LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Sánchez y UP buscan un acuerdo rápido sobre el 'sí es sí' con "retoques" al alza de penas mínimas

Club de lectura

Colectivo y singular

Cecilia Silveira y Rosa Galisteo (Mucho Cuento)

Los clubes de lectura forman un tejido muy importante en la vida cultural. Les dejamos esta sala para que comenten sus lecturas y nos ayuden a componer nuestra biblioteca. Si formas parte de un club de lectura, puedes escribirnos a losdiablosazules@infolibre.es para contarnos vuestra historia y hacernos llegar vuestras recomendaciones. losdiablosazules@infolibre.es

____________________

La realidad pide muchas veces lo que necesita. Y el club de lectura de la asociación cultural Mucho Cuento, coordinado junto con la Red Municipal de Bibliotecas de Córdoba, surgió como consecuencia de una necesidad.

El tejido de bibliotecas municipales extendido por toda la ciudad, con clubes de lectura en cada una de ellas, abarcando temáticas que podían interesar a los lectores potenciales, ya era muy interesante. Pero Mucho Cuento notó la ausencia de un espacio dedicado al cuento literario, relato corto y microrrelato. Y en marzo del 2014 se puso en marcha algo singular. El primer club de lectura con estas características en la provincia de Córdoba.

Singular como es la experiencia que se tiene al leer un libro en solitario, reflexionar sobre una propuesta del autor, y llegar a conclusiones a partir de ello. Además los clubes de lectura nos permiten un después. Llegar una tarde a una sala con otras miradas subjetivas, con nuestro libro como soporte, y compartir momentos y opiniones, esperando la respuesta en la reflexión ajena. Lo singular muta a experiencia colectiva, y entonces algo acontece.

Un libro de cuentos o micros tiene puntos de contacto con este razonamiento. Un relato leído de forma individual provoca una reacción sutil, que desencadena muchas veces una búsqueda de algo más, y eso nos lleva al colectivo del libro, para comparar, para encontrar otro estímulo, para entender. Y hay libros que nos van completando una imagen a medida que leemos sus cuentos, y que lo aprendemos casi por capítulos. Otros, que nos regalan perlas individuales, pero con un tono de fondo, que nos deja ver una idea común.

Como ejemplo, un micro que muestra este proceso de forma magistral. Habla de un individuo y su relación con el entorno, en este caso el camino es de lo personal a la social. Se titula“ El drama del desencantado” y es de Gabriel García Márquez:

“... el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.”

En nuestro club se han leído autores contemporáneos y cercanos, como Eloy Tizón y Ángel Olgoso, adelantados a su tiempo, como Max Aub, del otro lado del océano en el caso de Julio Cortázar, clásicos como Alejo Carpentier, y mujeres pioneras como Carmen Martín Gaite. También autores cordobeses, que en la mayoría de los casos acudieron al club el día que su libro se ponía sobre la mesa, y esa experiencia cambió al lector, y también al autor. Nos han visitado Francisco A.Carrasco, Pedro Tébar y José Castillejo, entre otros.

Esta circunstancia repetida todos los meses, de octubre a junio, crea nuevas relaciones, opiniones y afectos que nutren a la asociación, y es algo transversal. Se mezcla con otros proyectos de Mucho Cuento, como los talleres de creación literaria, la presentación de autores y sus libros, los homenajes a los clásicos de este género. Allí  se encuentran alumnos de talleres, amigos lectores, amantes del cuento, en definitiva, un colectivo transgénero. Y esa es otra de las características del cuento: busca un lenguaje con las palabras justas, y se roza con la poesía en lo conciso, con la novela en el desarrollo de algo que pasa, con la música en la perfección del ritmo.

Quizás el secreto está en el camino, Mucho Cuento lleva desde el 2006 transitando esa vía: de lo singular a lo colectivo, teniendo siempre como meta la buena literatura.

Más sobre este tema
stats