LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así camuflan los diputados los datos sobre sus intereses económicos y esconden su agenda de reuniones

Sentirse en casa

Susana Drangosch

Casa de dos plantas

Gerardo Venteo

Editorial Sonámbulos (2021)

Por algo se regresa. Se escarba en la memoria. Se vuelve para afirmar o negar el presente frente al pasado que no ha quedado intacto, pero tampoco detenido. Una suerte de anillo que aprisiona y distiende el corazón dormido del esparto.

El poeta retorna sin melancolía. No hay urgencia, pero tampoco parsimonia. Es un viaje de ida a lo que fue, pero de vuelta a un descubrimiento que ya siente anticipado: ser parte de ese sitio al modo en que la esencia fluye y muta.

El campo, las faenas, las cosechas, los inviernos crueles, la algarabía de las fiestas o los juegos infantiles, el olor y la ternura de las manos de su madre, los viejos y arrumbados aperos de labranza de su padre, la letra menuda de las anotaciones en las paredes encaladas, el debe y el haber de las cosechas, la miseria o la abundancia, según tocara.

¿Quién sabe que portento arrancó de la mirada tanta ausencia?

La experiencia de un niño desde la visión de un hombre que ha regresado para afirmar lo que el recuerdo y la ausencia han conseguido sostener a desmedro de una modernidad que invalida la naturaleza como proveedora de nuestra subsistencia. El campo y el sacrificio de hombres y mujeres, cada uno en su faena, ajenos a los maniqueísmos urbanos de los roles hombre-mujer, de las libertades individuales frente a las inclemencias del tiempo y la urgencia de los resultados; el día a día de un cielo que se cierne inclemente o apacible sobre los sembrados, los frutos que compraremos posteriormente en el supermercado con la ufana desidia de quien ya ha roto su vínculo con la naturaleza. Un mundo que nunca será antiguo mientras la continuidad del ser humano se mantenga, y que solo una vuelta de tuerca puede recuperar de la subestimación y la deserción.

La bellísima Praga

La bellísima Praga

Una poética al margen de lo esperado: luz y recoveco de un decir que va contando historias, sin inicio ni fin, como abrir los ojos y encontrarse de pronto con que antes era ayer, pero sigue siendo siempre. 

 

Susana Drangosch es poeta residente en Granada. Su último poemario es El Libro del Amor

Más sobre este tema
stats