TOMA DE PARTICIPACIONES

FCC y Bill Gates, una larga historia que ha tardado seis meses en cuajar

FCC pierde 140 millones por el impacto de las renovables

Para William H. Gates III, cofundador de Microsoft, considerado el hombre más rico del mundo en dura disputa con el millonario mexicano Carlos Slim, invertir 113,54 millones de euros en un grupo como FCC no es algo extraordinario. Pero para un país estrangulado por la crisis como España es una inyección de moral. Para los vendedores de brotes verdes es la prueba de que el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, tiene razón cuando dice que a España está llegando dinero "para todo", en un momento "fantástico".

Sin embargo, convencer a Gates o, por ser precisos, a los gestores de los fondos a través de los que invierte el empresario, para poner dinero en un grupo español, no ha sido una tarea fácil. Fuentes de FCC explican que los contactos comenzaron en los meses de abril-mayo, cuando los responsables del grupo constructor y de servicios realizaron una gira por diferentes países para explicar el plan estratégico del grupo.

La primera toma de contacto alimentó el interés de los hombres de Gates, pero no dio fruto. En primavera, España, su Gobierno y sus empresas todavía estaban inmersos en una etapa depresiva que tuvo su imagen en la comparecencia de tres ministros el 26 de abril. En esa comparecencia de viernes, tras el Consejo de Ministros, donde el Ejecutivo dio muestras de impotencia ante la situación económica en general y ante el problema de desempleo en particular.

Momento complicado

Para FCC era un momento complicado. La situación en España, con problemas en todos los frentes, desde las autopistas radiales en Madrid hasta el sector de las energías renovables, no pintaba un panorama halagüeño. En el exterior, también había dificultades. La declaración de insolvencia de la filial Alpine en junio complicó más la realidad del grupo.

La filial austriaca Alpine, entre otras causas, emborronaba la tarjeta de presentación de FCC ante los fondos de Gates. Debido a Alpine (pérdidas de 450 millones en un año y 2.600 acumulados) FCC cerró 2012 con pérdidas históricas superiores a los 1.000 millones.

Al final, y tras una nueva presentación del plan estratégico, los gestores de Gates “compraron” los planes de FCC. Esos planes consisten, básicamente, en desinvertir por importe de 2.400 millones de euros, ajustar con fuerza el negocio constructor y salir de las energías renovables. La compra convierte a Gates (a través de sus fondos) en el segundo mayor accionista tras Esther Koplowitz.

FCC detalló que para el grupo la operación supone un "incremento de los fondos propios" en la misma cuantía en que se ha cerrado la operación que, no obstante, no tendrá impacto en su cuenta de resultados.

Mientras cierra el acuerdo, FCC mantiene negociaciones con tres fondos para traspasar el negocio renovable (14 parques eólicos y cuatro plantas solares) por un euro y asumiendo, eso sí, 900 millones de deuda.

Bill Gates compra un 6% de FCC por 113,5 millones y se convierte en su segundo accionista

Más sobre este tema
stats