La portada de mañana
Ver
Tres lecciones comunes de Galicia y Euskadi: los proyectos a largo plazo tienen premio

RECORTES DE IMPUESTOS

Hacienda dejó de recaudar 7.864 millones de euros en 2015 por la reforma fiscal

Montoro anuncia un recorte de 2.000 millones en 2016 para contener el déficit

La reforma fiscal hizo un agujero en la recaudación de 7.864 millones de euros en 2015. Según consta en la Memoria de la Agencia Tributaria correspondiente a ese ejercicio, las rebajas aplicadas en el IRPF redujeron los ingresos de Hacienda en 4.813 millones de euros y otros 1.089 millones las aplicadas en el impuesto de sociedades. El resto del impacto negativo se debe a cambios en el IVA y los impuestos especiales.

La reforma fiscal entró en vigor en enero de 2015 y el Gobierno adelantó al mes de julio las rebajas en principio previstas para enero de 2016. Así, estableció que no se tributaba si se ganaba menos de 12.450 euros al año. Con esos ingresos, el gravamen pasó a ser del 19%, un punto menos. Además, se redujeron de siete a cinco los tramos del impuesto, hasta un gravamen máximo del 45% en el más alto, a partir de 60.000 euros. También se rebajó al 15% la retención del 19% para los autónomos que ganan menos de 15.000 euros al año.

Además, se recortaron los gravámenes de las rentas del ahorro: del 21% al 19% por debajo de los 6.000 euros, del 25% al 21% hasta los 50.000 euros, y del 27% al 23% a partir de esa cantidad.

Por lo que respecta al impuesto de sociedades, el tipo nominal bajó del 30% al 28% en 2015 y este ejercicio se reducirá al 25%.

El resultado de este conjunto de recortes fue un descenso de 4.275 millones de euros por la rebaja aplicada a las rentas del trabajo, 271 millones por las de capital y 267 millones más por las nuevas deducciones anticipadas a familias numerosas y dependientes.

En el impuesto de sociedades, detalla la memoria, las arcas públicas perdieron 1.089 millones de euros: 974 millones por los pagos fraccionados y 115 millones en las retenciones del capital.

También cambios en el IVA

La reforma fiscal también redujo del 24,75% al 24% el tipo general del Impuesto sobre la Renta de los no Residentes, mientras que para los residentes en otros Estados de la Unión Europea estableció un tipo del 19%, el más bajo del IRPF. De esta forma, se dejaron de recaudar otros 82 millones de euros.

Por lo que se refiere al Impuesto sobre el Valor Añadido, Hacienda perdió 1.162 millones de euros por el cambio en la forma de liquidar el IVA de importación. Pero recaudó 387 millones más tras subir el tipo de algunos productos sanitarios –desde vendas hasta prótesis o sábanas de hospital– y de ciertas operaciones de notarios y registradores para equiparar sus tipos con los vigentes en el resto de la Unión Europea.

También se recortaron los ingresos en concepto de tasas judiciales, 83 millones, que fueron declaradas anticonstitucionales y dejaron de cobrarse.

Por el contrario, Hacienda recaudó 349 millones de euros más gravando la paga extraordinaria que le fue eliminada a los funcionarios en 2012 y después recuperada.

El 64,5% de la pérdida de recaudación de 2015

Estas cifras se refieren al ejercicio de 2015. Pero los efectos de la reforma fiscal han continuado en el ejercicio actual. Hasta septiembre, según los datos publicados en el último informe mensual de recaudación tributaria, el impacto negativo de los recortes asciende ya a 5.072 millones de euros. Es el 64,5% de la pérdida de ingresos sufrida en todo 2015.

Por las rebajas aplicadas al IRPF, el fisco ha dejado de recaudar hasta el momento un total de 3.306 millones de euros, de los que 2.734 millones corresponden a retenciones en las nóminas y otros 228 millones a retenciones del ahorro. Por las rebajas en el impuesto de sociedades las arcas públicas han perdido 1.595 millones de euros en los nueve primeros meses del año y otros 1.434 millones por los cambios en los pagos fraccionados. Un total de 3.029 millones.

Hacienda suavizará la prohibición de aplazar el IVA, una medida aprobada hace un mes que favorecía a la banca

Hacienda suavizará la prohibición de aplazar el IVA, una medida aprobada hace un mes que favorecía a la banca

Hay que recordar que la reforma fiscal eliminó los tipos incrementados en los pagos fraccionados del impuesto para las empresas que facturan más de seis millones de euros, también el pago mínimo del 12% sobre el resultado contable que desde 2012 se exigía a las compañías que superan los 20 millones de euros de cifra de negocio.

Como consecuencia, la recaudación del impuesto se desplomó este año. Por ese motivo, pero sobre todo por las exigencias de Bruselas para cumplir el objetivo del déficit, el Gobierno se vio obligado el pasado octubre a aumentar del 12% al 25% el pago mínimo para los bancos y las compañías petrolíferas, y al 23% para las demás, todas las que facturen más de 10 millones de euros: unas 9.000. También ha aumentado la base imponible que se aplica para calcular el pago fraccionado, del 17% al 24%.

Se trata de un anticipo a cuenta del impuesto que las empresas deben abonar en abril, octubre y diciembre de este año y que pueden recuperar cuando hagan la liquidación del impuesto en julio del año siguiente. El objetivo es ahora aumentar la recaudación en 8.300 millones de euros. Un poco más de lo que dejó de ingresar el fisco en 2015.

Más sobre este tema
stats