Sector eléctrico

El oligopolio eléctrico carga contra Telefónica por disputarle el negocio de los nuevos contadores

El precio de alquiler de los nuevos contadores es hasta un 60% inferior al de los analógicos a pesar de que el aparato es más caro.

El cambio de 25 millones de contadores eléctricos es sobre todo un negocio.millones de contadores Uno de los jugosos. Las compañías eléctricas, obligadas a cambiar todo el parque de contadores de sus clientes domésticos (menos de 15kw) antes de diciembre de 2018, calculan que están en juego 5.000 millones de euros. La cifra ha atraído el interés de empresas que buscan nuevos nichos de beneficios, lo que ha irritado a las empresas que dominan el mercado.

Es el caso de Telefónica. La compañía que preside César Alierta quiere entrar en el proceso de la gestión a distancia de la factura eléctrica, algo que ya hace en Reino Unido. La entrada del nuevo actor está rodeda de  polémica porque, según sostienen fuentes del sector, cuenta con el respaldo de Red Eléctrica de España (REE), participada por el Estado (20%) y mimada por el Ministerio de Industria. Fuentes de REE, sin embargo, destacan que la compañía es neutral y que no tiene nada que ver con los planes de Telefónica.

La batalla, en suma, ha empezado. Las grandes compañías como Endesa o Iberdrola utilizan para los nuevos contadores una tecnología llamadada PLC que permite dos cosas: la lectura remota del consumo y programar el aparato para limitar, por ejemplo, la potencia máxima que puede demandar el cliente. Ni más ni menos, sostienen, que lo que marca la norma vigente (RD 1634/2008). Pero eso es insuficiente, según expertos como Jorge Morales, quien destaca que no ofrecen herramientas para que el consumidor controle su consumo e incluso pueda desplazarlos a las horas con electricidad más barata. Por ello, la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético ha pedido incluso la paralización del plan de sustitución.

El caso de Reino Unido

Lo cierto es que el sistema que se está implantando en España no es el único. En Reino Unido, Telefónica ganó en 2013 un contrato para los próximos 15 años para gestionar el envío de datos de 53 millones de contadores. La propuesta de Telefónica funciona en la práctica como un gigantesco sistema de móviles. Cada contador de la luz dispone de una tarjeta SIM y envía datos sobre el consumo eléctrico de la vivienda o el local donde está instalado, que a su vez es utilizado por las comercializadoras eléctricas para facturar por el servicio o para diseñar ofertas personalizadas y otros servicios de valor añadido.

La batalla es enconada. Hasta tal punto que se ha llegado a poner en cuestión el funcionamiento de hasta cuatro millones de contadores sustituidos hasta la fecha por Endesa. Es algo que la compañía niega. Sus contadores, asegura la empresa que preside Borja Prado, se adaptan "perfectamente" a lo que marca la ley.

Otras fuentes del sector eléctrico son menos cautas y sostienen que se están difundiendo "de forma interesada sospechas sobre la viabilidad del proyecto actual y de los contadores instalados hasta ahora". Esas mismas fuentes aseguran que la irrupción de empresas de telecomunicaciones y de REE en el proceso de sustitución del parque de contadores "conllevará un incremento de los costes del sistema" que afectará, de nuevo, al consumidor.

Aspirante a competidor

Telefónica, señalada como aspirante a competidor por las eléctricas tradicionales, no oculta su interés por entrar en el negocio. "Es un área de actividad como cualquier otra", asegura un portavoz de la compañía, y "estamos -añade- hablando con las eléctricas y ofreciendo nuestras soluciones": Su proyecto, enfocado a ofrecer un paquete global de soluciones en gestión energética, eficiencia y ahorro "aún está en embrión", matiza.

Para justificar la disparidad de sistemas de gestión de datos entre Reino Unido (donde opera Telefónica) y España, las compañías españolas explican que mientras en España la responsabilidad de medir el consumo es de la empresa distribuidora, en Reino Unido la responsabilidad recae en las comercializadoras, intermediarios que no tienen "cables", por lo que han elegido sistemas de tecnología inalámbrica.

Mientras crece la pelea empresarial, el proceso de sustitución de contadores continúa. Endesa es la compañía que más contadores ha cambiado, en torno a cuatro millones de unidades (tiene 11,5 millones de clientes). Iberdrola, por su parte, ha sustituido 2,5 millones de un total de 10,3 millones. Pero a pesar del retraso, las empresas aseguran que el objetivo previsto de sustitución del parque para este año, del 35%, se cumplirá sin problemas.

Los contadores inteligentes solo son inteligentes para las eléctricas

Los contadores inteligentes solo son inteligentes para las eléctricas

Más sobre este tema
stats