BRECHA SALARIAL

Dos de cada tres trabajadores que cobran el salario mínimo son mujeres

Trabajadoras en una factoría de Andalucía.

La crisis económica ha agrandado la brecha salarial entre hombres y mujeres en España, que se encuentra en el nivel más alto desde 2008. Medida en términos brutos anuales, alcanzó el 24% en 2013, dos puntos más que hace ocho años, según un estudio de UGT. Es decir, un hombre cobra de media 6.160,91 euros anuales más que una mujer. Si la brecha se calcula atendiendo sólo al salario por hora cobrado por hombres y mujeres –por tanto, sin tener en cuenta tipo de contrato y de jornada–, la diferencia ha crecido 3,2 puntos y alcanza el 19,3%. Las razones de este aumento, explica el sindicato, descansan en la ausencia de políticas de igualdad que impiden corregir la mayor precariedad laboral de las mujeres: contratos temporales más breves, más trabajo a tiempo parcial, sobrerrepresentación en los sectores con sueldos más bajos y en las categorías profesionales inferiores…

De esta forma, de cada tres personas que cobran en España un sueldo igual o inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) – 645,3 euros al mes en 2013, el año al que se refiere la Encuesta Anual de Estructura Salarial– dos son mujeres: 1,26 millones de personas. Estas mujeres con retribuciones mínimas representan el 18,6% de las asalariadas españolas. Los hombres que perciben el SMI equivalen sólo al 8,3% de los asalariados.

También son muchas más las mujeres que perciben dos veces el SMI –18.068 euros brutos al año–, el 56,5% de los asalariados con ese sueldo. A partir de esa zona de la escala salarial, la proporción se invierte. Y, en su parte más alta, el número de hombres que cobran más de 72.000 euros al año triplica al de mujeres. Sólo el 0,69% de las asalariadas –46.888– tienen esos sueldos, por un 2% de los hombres –146.931–.

Se triplica en la enseñanza y entre los titulados

Durante la crisis se ha disparado la brecha salarial especialmente en dos sectores. Se ha triplicado en la educación, pese a tener “un carácter mayoritariamente público”, destaca UGT: del 4,18% al 12,2% En la enseñanza el 70% de los asalariados son mujeres. En la misma proporción ha aumentado la grieta salarial entre los técnicos profesionales de la salud y la enseñanza, la segunda categoría profesional más elevada, sólo por detrás de los directores y gerentes. Un arquitecto, ingeniero, médico o abogado cobraba en 2013 casi 5.000 euros más que sus compañeras femeninas.

“Aun acreditando los mismos méritos y capacidad, se discrimina a las mujeres no reconociendo económicamente su trabajo”, resume el estudio. Las mujeres también representan el 70% de los asalariados ocupados en esta categoría profesional. Pero sólo son el 30% de los directores y gerentes. Entre ellos, la brecha dobla a la de los técnicos profesionales: 10.000 euros más al año.

En cualquier caso, la mayor distancia salarial la sufren las trabajadoras cualificadas de la industria, con un 30,89%. Curiosamente, les siguen, con un 30%, las trabajadoras no cualificadas del sector servicios, que perciben los salarios más bajos de todas, apenas por encima del SMI.

El informe de UGT constata que la discriminación comienza en el mismo momento en que mujeres y hombres se incorporan al mercado de trabajo. Las trabajadoras más jóvenes ingresan en el mundo laboral con salarios en torno al SMI, mientras los hombres más jóvenes las superan en 2.445 euros anuales. Esa diferencia “se acrecienta y perpetúa” con la edad. De forma que la brecha salarial pasa paulatinamente desde el 14,2% a los 25 años hasta el 28,8% a los 55, asegura el sindicato. El motivo estriba en que la diferencia crece según aumentan los sueldos con la edad. La mayor discriminación salarial la sufren las mujeres mayores de 65 años, con un 41,3%.

La discriminación crece cuando aumentan los sueldos

Lo mismo ocurre si el foco se coloca en la distribución territorial de la brecha. Donde mayores son los sueldos, más grave es la discriminación. La mayor distancia entre lo que cobran hombres y mujeres se produce en Navarra, con un 30,46%, casi seis puntos por encima de la media nacional. Y la menor, en Canarias –14,8%– y Baleares –15,8%–.

También la grieta se agranda entre quienes tienen un contrato indefinido. Si la media es del 24%, entre hombres y mujeres con empleos fijos alcanza el 25,66%: un hombre con contrato indefinido cobra 7.124 euros más que una mujer con idéntica relación laboral. La distancia salarial encoge entre los contratados temporales: el 10,38% o 1.688 euros al año.

Combinando ambos factores  –contratación indefinida y distribución territorial–, las mujeres con empleo fijo de Madrid, pese a ser las que más cobran de todas, tienen sueldos inferiores a las de los españoles con puestos indefinidos de cualquier comunidad autónoma, excepto canarios y gallegos. Y sólo las canarias con contratos temporales cobran más que los canarios con el mismo tipo de relación laboral.

Finalmente, el estudio de UGT analiza también el trabajo no retribuido de las mujeres en el cuidado y atención de menores, mayores y enfermos. Lo cuantifica en 205 días al año, basándose en la Encuesta de Empleo del Tiempo que elabora el Instituto Nacional de Estadística y se refiere al año 2010. Por tanto, no toma en cuenta el aumento de la carga de trabajo que para las mujeres han implicado los recortes en la atención públicalos recortes en la atención pública a menores –guarderías–, mayores –centros de día y residencias–, y enfermos –Ley de Dependencia–. El sindicato cifra en 279.573 millones de euros el valor de ese trabajo no remunerado de las mujeres en un año.

Los complementos de la nómina explican casi la mitad de la brecha salarial entre hombres y mujeres

Los complementos de la nómina explican casi la mitad de la brecha salarial entre hombres y mujeres

Más sobre este tema
stats