La portada de mañana
Ver
Los torturadores franquistas siguen luciendo medallas dos años después del anuncio de su retirada

Hermoso declaró ante la Fiscalía que el beso de Rubiales no fue consentido: "No me sentí respetada"

Concentración en Motril en apoyo a Jenni Hermoso.

La jugadora de la Selección Española Jenni Hermoso declaró a preguntas de la Fiscalía que el beso que le propinó el expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales no fue consentido ni se sintió respetada como persona y futbolista. "Me estaban sometiendo a algo que yo en ningún momento busqué ni hice para encontrarme con esa situación", desveló.

En la declaración ante Fiscalía, adelantada por el programa Código 10 de Telecinco y recogida por Europa Press, la jugadora de fútbol ha narrado el momento en el que recibió el beso después de que España ganara el Mundial femenino. Según su relato, se abrazó con Rubiales y afirmó: "La que hemos liado". Después, el expresidente de la RFEF pegó un brinco sobre ella y le comentó "este Mundial lo hemos ganado gracias a ti".

Rubiales sostuvo ante el juez que el beso a Hermoso fue "una muestra de afecto" que se dio de forma "natural"

Rubiales sostuvo ante el juez que el beso a Hermoso fue "una muestra de afecto" que se dio de forma "natural"

"Lo siguiente ya fue sus manos en mi cabeza y ya ahí no escuché nada más. Me vi con el beso en la boca y ya directamente me bajé a la tarima con mis compañeras", rememoró Hermoso a preguntas de la fiscal de la Audiencia Nacional Marta Durántez. "Ni me lo esperaba", añadió la deportista.

En este punto, la futbolista recordó que la victoria del Mundial fue un "hecho histórico" que costó "la vida conseguirlo"". "En ningún momento me podía esperar que pasara al final algo así (...) En una persona de confianza creo que nadie se esperaría que iba a usar ese momento para hacer algo así, por muy espontáneo que fuera", reprochó Hermoso, que también explicó que cuando bajó de la tarima contó lo sucedido con Rubiales a sus compañeras de equipo Alexia Putellas e Irene Paredes.

Cuestionada expresamente por si el beso fue consentido y si se sintió violentada o violada, Hermoso respondió que sí: "Claramente me sentí no respetada. En ese momento no se me respetó en ningún momento, ni como jugadora ni como persona, estaba viviendo algo que era histórico", apostilló.

Más sobre este tema
stats