Derechos humanos

"Ahora estamos en sus manos": Amnistía Internacional denuncia que la vigilancia omnipresente de Facebook y Google amenaza los derechos humanos

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg , durante su declaración ante una comisión del Capitolio, en Washington

"Google y Facebook dominan nuestra vida". Así lo denuncia Amnistía Internacional en el informe que ha presentado este jueves con el objetivo de poner el foco en la amenaza que la vigilancia omnipresente por parte de los gigantes de la tecnología supone para los derechos humanos de los usuarios.

Según el documento Surveillance Giants  (Gigantes de la vigilancia), el modelo empresarial basado en la vigilancia de los usuarios permite a Facebook y a Google acumular un poder inigualable sobre el mundo digital, mediante la recopilación y monetización de datos personales. Desde la ONG declaran que se trata de una práctica incompatible con el derecho a la privacidad y representa un peligro sistémico para diversos derechos más, como la libertad de opinión y de expresión, la libertad de pensamiento y el derecho a la igualdad y a no sufrir discriminación.

Existen otras grandes empresas tecnológicas como Apple, Amazon o Microsoft pero son principalmente Facebook y Google las que se han vuelto esenciales para los usuarios a la hora de relacionarse e interactuar, y es precisamente esto lo que les ha permitido establecer su dominio. A través de multitud de plataformas (Instagram, Whatsapp o el sistema Android de Google por poner algunos ejemplos), estos gigantes tecnológicos facilitan la búsqueda y difusión de información sin cobrar ninguna tarifa monetaria aunque, a cambio de estos servicios, los usuarios ceden sus datos personales y son sometidos al rastreo continuo de sus movimientos, tanto en la web como en el mundo físico, por medio de los dispositivos móviles. “Para proteger nuestros valores humanos básicos –dignidad, autonomía y privacidad– en la era digital es necesaria una transformación radical del modo en que las grandes empresas tecnológicas desarrollan sus actividades a fin de dar paso a una Internet basada en los derechos humanos", señala Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional. A lo que añade, "esta no es la Internet a la que la gente se adhirió cuando estas plataformas empezaron a funcionar. Google y Facebook han ido menoscabando nuestra privacidad con el tiempo". "Ahora estamos en sus manos", sentencia Kumi Naidoo.

Uso indebido de los datos para manipular e influir

Amnistía Internacional recuerda como el escándalo de Cambridge Analytica puso de manifiesto lo sencillo que es usar indebidamente los datos de los usuarios para manipularlos e influir en ellos. Es solo un ejemplo del uso que se puede dar a los inmensos volúmenes de datos que Google y Facebook tienen en su poder, pueden ser empleados con fines políticos pero también en nuevas tácticas publicitarias dirigidas a personas vulnerables y desprotegidas precisamente porque los anuncios se adaptan a cada persona, lo que les permiten eludir el escrutinio público. 

Las plataformas de Google y Facebook están basadas en sistemas algorítmicos que procesan volúmenes inmensos de datos para inferir características increíblemente detalladas de las personas y conformar sus vivencias online. Los anunciantes pagan luego a Facebook y Google para dirigirse a la gente con anuncios o mensajes específicos.

Un espacio público que no rinda cuentas a Silicon Valley

“Ha llegado la hora de reclamar este espacio público vital para todas las personas, no para unas cuantas empresas poderosas y que no rinden cuentas a Silicon Valley”, manifiesta el secretario general de Amnistía Internacional. Para ello, la ONG considera necesario que los gobiernos promulguen leyes para garantizar que los gigantes tecnológicos no pueden condicionar el acceso a sus servicios a que el usuario “dé su consentimiento” a la recopilación, procesamiento y distribución de sus datos personales con fines comerciales o publicitarios.

Según Kumi Naidoo, “no se debe permitir a Facebook y Google dictar cómo debemos vivir online. onlineLa tecnología que sustenta Internet no es incompatible con nuestros derechos, pero el modelo empresarial que Facebook y Google han elegido sí lo es”.

Por último, Amnistía Internacional señala que estas empresas han rechazado las conclusiones del informe. Sin embargo, sus respuestas sí se incluyen en él.

El cierre de Google News en España no se ha traducido en una pérdida de lectores para la prensa digital

El cierre de Google News en España no se ha traducido en una pérdida de lectores para la prensa digital

Más sobre este tema
stats