Migrantes

Cumbre migratoria: la UE estudiará la propuesta italiana y se abre la puerta a acuerdos "sin esperar a los Veintiocho"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, charla con Angela Merkel en la cumbre informal sobre migración de este domingo.

infoLibre

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró este domingo en Bruselas que tanto él como el resto de socios comunitarios estudiarán en los próximos días la nueva propuesta migratoria del Ejecutivo italiano que pone el foco en la cooperación entre la UE y terceros países, y la creación de "centros de protección internacional" en los países de tránsito de migrantes, como Libia o Níger, desde lo que se gestionarían las solicitudes de asilo.

"El primer ministro italiano ha presentado su plan en la reunión. Hay muchas cosas que se han incluido en la conversación. Ha compartido sus puntos de vista, hemos recibido las propuestas y vamos a estudiarlas", dijo Sánchez a su salida de la reunión de líderes de la UE, que finalizó sin una declaración formal a la espera de que tenga lugar el Consejo Europeo de los días 28 y 29 de junio.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, propuso a sus socios comunitarios que se establezcan "cuotas de entrada para migrantes económicos" en todos los países de la UE, bajo la amenaza de un recorte en fondos europeos a aquellos países que se nieguen a cumplirlas, según la nueva propuesta de Roma para hacer frente al reto migratorio, a la que ha tenido acceso Europa Press.

"Cada Estado establece cuotas de entrada para migrantes económicos. Es un principio que debe ser respetado", dice el texto italiano, pero para ello deben acordarse "contramedidas adecuadas" que pasen por la reducción de fondos europeos a los países que "no den la bienvenida a los refugiados".

La propuesta enumera diez puntos que Roma cree que pueden servir para aportar una solución al reto migratorio, e incide en que es necesario reformar el conocido como Reglamento de Dublín, que establece las reglas para la gestión y tramitación de las solicitudes de asilo en la UE, y que ahora determinan que la petición debe realizarse en el país de llegada.

En ese sentido, la propuesta italiana recalca que "quien llega a Italia, llega a Europa" por lo que la UE debería tener una "responsabilidad compartida" respecto a aquellos migrantes rescatados en el mar Mediterráneo, a la vez que asegura que "el sistema Schengen (libertad de circulación entre países) está en juego".

"Esta propuesta (la italiana) tiene mucho que ver con el sistema que ya existe en nuestro país, donde acogemos a los migrantes, les prestamos atención humanitaria en primera instancia y después se procede a gestionar el asilo" a aquellos que tienen derecho a él mientras que al resto se los traslada "a los centros llamados CIES", explicó Sánchez.

El jefe del Ejecutivo calificó su primera reunión europea como "positiva y esperanzadora" y se ha congratulado por el hecho de que se haya producido "una conversación franca". "Hemos encontrado más puntos de unión que de discrepancia" dijo, por lo que se ha dado "un importante paso" en el objetivo de alcanzar una reforma del sistema común de asilo en la próxima cumbre europea.

Sobre las diferentes visiones expresadas en las discusiones, Sánchez insistió ante la prensa en que "todos estamos de acuerdo en que necesitamos una visión europea" al tratarse de "una responsabilidad común a un reto común como es gestionar el flujo migratorio".

"No tenemos una conclusión concreta pero ha sido un paso adelante", explicó Sánchez, quien defiende la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, de crear "centros cerrados" de migrantes en países de la Unión Europea –el Gobierno español prefiere denominarlos "centros controlados"– que consista en un sistema parecido al de los CIES en España pero que cuente con financiación comunitaria.

"Las plataformas de desembarque (centros de migrantes) están aquí para quedarse", ha asegurado una fuente comunitaria al término de la reunión de líderes, quien ha reconocido que la ubicación de estos genera división entre los países, ya que "algunos los quieren dentro de la UE, otros fuera y otros son partidarios de compaginar ambas opciones".

"Cuando se trata de la dimensión externa, nuestra relación con lo países de origen y de tránsito, hemos subrayado que el acuerdo UE-Turquía sirve como ejemplo" para la cooperación con otros países del norte de África, ha asegurado la canciller alemana, Angela Merkel, al fin de una reunión que se ha alargado durante más de cuatro horas.

"Estamos de acuerdo en que todos queremos reducir la migración ilegal, proteger nuestras fronteras y en que todos somos responsables sobre todas las cuestiones". No puede "darse el caso" de que algunos países solo tienen que lidiar con los movimientos primarios de llegada de migrantes y otros únicamente con los secundarios, ha dicho Merkel, quien ha insistido en llegar a "acuerdos bilaterales o trilaterales" cuando no sea posible alcanzar "soluciones europeas".

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha insistido en que "no hay un plan, solo propuestas de unos y de otros", y ha celebrado que hayan tenido "un enfoque de conjunto tratando soluciones externas, de protección de fronteras y de soluciones internas, es decir de movimientos secundarios".

Sin esperar a los Veintiocho

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, coincidieron este domingo en Bruselas en que se debe encontrar "una solución europea" para hacer frente al reto migratorio aunque ambos resaltaron que esa solución no ha de pasar necesariamente por un acuerdo entre los Veintiocho sino entre aquellos países miembros que "decidan avanzar juntos". Informa Europa Press.

"Sabemos que en el Consejo Europeo, desgraciadamente, no alcanzaremos una solución completa para la cuestión migratoria. Por ello habrá acuerdos bilaterales o trilaterales, para ver como podemos ayudarnos los unos a los otros, y no esperar siempre a los 28 Estados miembros" para tomar decisiones sino "pensar en qué es importante" para cada país, dijo Merkel a su llegada a la cumbre sobre migración y asilo en la que participan otros quince líderes europeos.

Por su parte, el presidente francés insistió en que "la solución que debemos aportar es europea y se construirá únicamente sobre la cooperación entre los Estados miembros" de la UE aunque a la vez reconoció que esa solución puede ser "a Veintiocho o entre varios países que deciden avanzar juntos".

La cumbre extraordinaria sobre migración y asilo convocada este domingo en Bruselas por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker volvió a poner a prueba la unidad de los socios comunitarios. Así, únicamente participaron 16 de los 28 Estados miembros, tras la negativa de los países del grupo de Visegrado (Polonia, República Checa, Eslovaquia y Hungría) a participar en la reunión tras años de desacuerdo con la política migratoria europea, especialmente las cuotas de reparto de refugiados.

Los guardacostas italianos rechazan la ayuda de varias ONG para rescatar a 1.000 personas en el Mediterráneo

Los guardacostas italianos rechazan la ayuda de varias ONG para rescatar a 1.000 personas en el Mediterráneo

Más sobre este tema
stats