Brasil

Un juez suspende el aforamiento de Lula da Silva y el Gobierno anuncia que lo recurrirá

Un juez suspende el aforamiento de Lula da Silva y el Gobierno anuncia que lo recurrirá

infoLibre

Un juez brasileño suspendió este jueves el nombramiento de Lula da Silva como jefe de la Casa Civil (el segundo cargo más importante del Gobierno) con la intención de que se le pueda seguir invesigando por el caso de corrupción Petrobras.

Sin embargo, horas después, el Gobierno anunció que recurrirá esta orden judicial. "Estamos estudiando la situación para poder recurrir hoy mismo [jueves]", dijo en declaraciones al diario Folha el abogado general del Estado, José Eduardo Cardozo, que era ministro de Justicia hasta hace dos semanas.

Una vez que Lula tomó posesión de su cargo se convirtió en aforado, lo que significa que las investigaciones que le relacionan con el presunto cobro de comisiones en el caso Petrobras pasarán ahora al Tribunal Supremo.

En consecuencia, el juez Preta Neto ordenó suspender el nombramiento de Lula como jefe de la Casa Civil o "cualquier otro que le otorgue la prerrogativa del foro", con el argumento de que su inclusión en el Gobierno podría entorpecer la investigación judicial.

"La ostentación y el ejercicio del cargo pueden dar lugar a una intervención indebida y odiosa en la actividad policial, del Ministerio Público y del Poder Judicial", argumentó Preta Neto, para quien "este ha sido el único motivo" por el que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, le ha nombrado, por lo que podría ser culpable de un delito de responsabilidad por "atentar contra la Constitución y especialmente contra el libre ejercicio del Poder Judicial".

En relación a la posible responsabilidad criminal de Rousseff, el juez ordenó remitir un oficio al presidente de la Cámara de Diputados y al procurador general para que lleven a cabo "las providencias inherentes a sus respectivos cargos".

Lula habría recibido sobornos

Lula fue investido este jueves jefe de la Casa Civil un día después de que Rousseff confirmara que se incorporaría al Gobierno con "los poderes que sean necesarios" para llevar adelante su trabajo, centrado en superar la crisis política y económica.

El ex presidente fue detenido brevemente el pasado 4 de marzo para ser interrogado sobre la propiedad de un tríplex de lujo construido por el grupo de ingeniería OAS, involucrado en el escándalo de corrupción de PetrobrasPetrobras.

Los investigadores creen que Lula es el verdadero dueño del apartamento y que lo habría recibido como pago por ejercer su influencia en la adjudicación de los contratos públicos de Petrobras, de acuerdo con la prensa local.

Rousseff ha criticado en varias ocasiones las medidas coercitivas aplicadas sobre su antecesor en el cargo y la semana pasada llegó a apuntar que sería un "orgullo" tener a Lula como ministro del actual Gobierno.

Las investigaciones contra Lula han aumentado la presión sobre Rousseff, también cuestionada por Lava Jato y objeto de un proceso de juicio político por maquillar las cuentas públicas de 2014. Millones de brasileños se han manifestado estos días para exigir su dimisión.

Lula reivindica su inocencia y transforma su cita con la Justicia en el anuncio de su candidatura para 2018

Más sobre este tema
stats