La portada de mañana
Ver
La tormenta perfecta del extremismo en Europa descoloca a la derecha tradicional a las puertas del 9J

Bolsonaro aprovecha la guerra para abalanzarse sobre las tierras indígenas en busca de materias primas

Una madre con su hijo participa de unas protestas para exigir que se termine con la "destrucción de la Amazonía y de Brasil", esta semana frente a la sede del Parlamento, en Brasilia.

Jean-Mathieu Albertini (Mediapart)

Río de Janeiro (Brasil). "Esta crisis [entre Ucrania y Rusia] nos da una buena oportunidad". El lunes 7 de marzo, entrevistado en una radio local amazónica, Jair Bolsonaro dijo que sabía cómo evitar una posible escasez de fertilizantes.

Gran exportador de materias primas agrícolas, Brasil es de hecho el cuarto consumidor mundial de fertilizantes, de los que casi el 30% proceden de minas rusas. La potasa, que se importa a gran escala porque es esencial para el cultivo de la soja, preocupa especialmente a los muy influyentes productores de oro verde.

Para Jair Bolsonaro, aunque la Constitución lo prohíba, el PL 191 debe ser aprobado con urgencia: se trata de un proyecto de ley que permite la explotación de recursos naturales, especialmente la minería, en los territorios indígenas (TI).

Pero el argumento es descartado por Luiz Jardim, del Comité de Defensa de los Territorios del Sector Minero. "Es pura retórica, sólo para justificar su proyecto. La inmensa mayoría de las reservas de potasa están fuera de los TI, según los datos recopilados por los investigadores de la Universidad Federal de Minas Gerais, pero también por los organismos gubernamentales".

"Brasil podría satisfacer sus necesidades de potasa hasta 2100 sin acercarse a estos territorios. Pero la industria de los fertilizantes lleva varios años en declive: el país prefiere importar en lugar de fomentar la modernización del sector. Las declaraciones del presidente no tienen sentido ante la emergencia", dice Rosana Miranda, de la ONG Amazon Watch. Incluso aprobadas en tiempo récord, estas explotaciones tardarían mucho tiempo en ser viables.

La oportunidad era demasiado buena para Jair Bolsonaro, que ha construido parte de su carrera sobre su apoyo inquebrantable al sector minero y su oposición a los derechos indígenas. En 2016, cuando era diputado, ya criticaba una legislación demasiado protectora de estos pueblos, que impediría la explotación del potasio en la Amazonia.

En cuanto llegó al poder, se dedicó a empezar a ejecutar su obsesión. En 2019, el ministro de Minas y Energía hizo público el esbozo de un proyecto a varias embajadas y multinacionales, que fue presentado a principios de 2020. Al mismo tiempo, el entonces ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, afirmó en una reunión ministerial, que fue filmada y hecha pública, que la pandemia debía utilizarse para acelerar el desmantelamiento de la legislación medioambiental. Dos años después, el Gobierno de Bolsonaro parece querer aprovecharse de la guerra en Ucrania.

La situación es especialmente favorable. En el pasado, el lobby minero estuvo ciertamente representado por muchos parlamentarios, "pero nunca fue fundamental para los gobiernos anteriores. Ahora es una prioridad para el Ejecutivo federal", afirma Luiz Jardim, autor de un informe sobre el tema.

Otros proyectos preocupantes

"Ya muy presente en el Congreso, la influencia de las multinacionales y de los mineros de oro ilegales ha aumentado considerablemente. Tienen el oído de Bolsonaro, del vicepresidente Mourão...". Pese a ello, el anterior presidente de la Cámara de Diputados se mostró reacio a incluir en el orden del día este tipo de proyectos tan impopulares. El Ejecutivo tuvo que conformarse con decretos, presiones o recortes presupuestarios. Fueron iniciativas devastadoras, pero menos sostenibles.

La llegada de Arthur Lira al frente de la Cámara Baja, a principios de 2021, cambia la situación. No duda en agiilizar los procedimientos legislativos para que estas propuestas se aprueben con urgencia. A pocos meses de las elecciones presidenciales, Jair Bolsonaro espera aprobar la mayor cantidad de leyes posibles y mostrar sus éxitos a los sectores más retrógrados que lo apoyan. Además del PL 191, otros cuatro proyectos de ley son considerados especialmente preocupantes por los ecologistas.

"La legislación ambiental está retrocediendo rápidamente, muchas conquistas han sido barridas por este Gobierno", suspira Kâhu Pataxó, que vino a protestar el miércoles 9 de marzo en Brasilia con 150 indígenas de su región, que se unieron a miles de personas que participaron en un "acto por la tierra", casi frente a los parlamentarios.

Pero mientras tanto, tras intensas negociaciones en los pasillos de la Asamblea, el líder de la mayoría presidencial celebró en Twitter el apoyo de la mayoría de los dirigentes de los partidos, dispuestos a aprobar el PL 191 por el procedimiento de urgencia. Arthur Lira sometió inmediatamente esta petición a votación de los diputados, que la aprobaron. El texto podría votarse en abril.

200 grupos indígenas amenazados

Los pataxó viven en el noreste del país, lejos del Amazonas, pero temen que sus tierras sean saqueadas por los proyectos mineros. "No hay minas limpias: para explotar, hay que destruir. Todas las minas atacan a la tierra, y sin ella, nuestra cultura desaparece y nosotros con ella. Es un proyecto de muerte", añade Kâhu Pataxó.

Según el estudio realizado por Luiz Jardim, esta ley podría afectar a más de 200 grupos indígenas de todo el país y provocar un aumento del 20% de la deforestación en la Amazonia. Muchos pueblos aislados, los que no tienen contacto con el resto de la sociedad, podrían ser diezmados.

Algunos partidarios del PL 191 afirman que la ley pondría fin a la minería ilegal de oro: una ilusión para Rosana Miranda. "Ya ha provocado un aumento de los buscadores de oro ilegales en la informática, debido a la perspectiva de la legalización, unida a la falta de control en el campo".

Las poderosas razones económicas que se esconden detrás de la invasión rusa de Ucrania

Las poderosas razones económicas que se esconden detrás de la invasión rusa de Ucrania

En realidad, se espera que crezca exponencialmente el impacto de los mineros del oro y de las grandes industrias mineras. "El número de solicitudes de exploración minera en estos territorios ha aumentado significativamente desde que Jair Bolsonaro llegó al poder, tanto de cooperativas mineras de oro como de multinacionales", explica Rosana Miranda, coordinadora de un reciente informe que denuncia la actitud de los bancos, entre ellos el Crédit Agricole, que financian proyectos mineros en TI.

Se han presentado unas 2.500 solicitudes de exploración minera en 261 territorios indígenas ante la Agencia Nacional de Minería (ANM). Estas solicitudes son ilegales, pero siguen registradas y los solicitantes esperan ser los primeros en ser atendidos si se produce un cambio en la legalización.

Texto en francés:

by on Scribd

Más sobre este tema
stats