Lo mejor de Mediapart

El general Suleimani, una figura clave para la presencia militar iraní en Siria, Líbano e Irak

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Hace un año, cuando presentó su “Evaluación estratégica” para el 2019 al presidente israelí, el general Amos Yadlin, director del Instituto Nacional de Estudios de Seguridad (INSS) y exresponsable de Inteligencia Militar (Aman), lanzaba una advertencia que ahora parece casi profética. Mientras que el primer ministro Benjamín Netanyahu y sus asesores parecían convencidos de que el mayor riesgo para la seguridad de Israel era que Irán poseyese armas atómicas, hasta el punto de convencer a Trump de retirarse del acuerdo de 2015 sobre la desmilitarización del programa nuclear iraní, que consideraba insuficiente, el general señalaba otro peligro, a su juicio mucho más real y preocupante: el desarrollo de la presencia militar convencional iraní en Siria, en el Líbano –vía Hezbolá– y en Irak.

“La amenaza más grave a la que nos enfrentamos”, advertía entonces, “no es una tercera guerra en el Líbano, o un deterioro de la situación en Judea y Samaria, sino la primera guerra en el norte, es decir, un conflicto simultáneo con Hezbolá, Siria, Irak e Irán, al que podría unirse Hamás en el sur”. Esta “guerra del norte” que temía el general Yadlin es, grosso modo, con la incorporación de Yemen, la configuración estratégica hostil a la que podrían enfrentarse no sólo Israel, sino también Estados Unidos y el resto de aliados en la región, a saber, Arabia Saudita y las monarquías suníes del Golfo, después de que un dron estadounidense liquidase al general iraní Qassam Suleimani y su teniente en Irak, Abu Mehdi al-Muhandis. Nadie sabe, por supuesto, qué forma tomará la represalia de Irán después del asesinato selectivo del jefe de la fuerza de al-Quds.

Aunque la primera respuesta de Teherán fue una salva de misiles disparados abiertamente desde Irán hacia las bases militares iraquíes que albergan a soldados estadounidenses el martes por la noche, no hay nada que indique que este ataque “proporcionado”, según el ministro de Asuntos Exteriores iraní, vaya a poner fin a la escalada de represalias recíprocas. Y si lo hay, es más que probable, según los expertos, que no sea una ofensiva abierta, sino una o más operaciones de “guerra asimétrica”, en la que Irán y sus aliados se han especializado y experimentado durante años. Y cuyos objetivos podrían ser Estados Unidos o cualquiera de sus aliados.

“Israel, en 2019, es un país fuerte”, constataba Amos Yadlin. “Nuestro ejército es lo suficientemente fuerte para disuadir a nuestros enemigos. El desafío que afrontamos es movilizar ese poder para reforzar la política correcta”. La “política correcta” aparentemente incluía una evaluación precisa de la presencia militar de Irán en Siria, una estrategia activa para contener el poder de Hezbolá y el desarrollo de la protección de los sitios estratégicos vulnerables en Israel. Esto ha dado lugar a varios cientos de bombardeos sobre Siria por parte de aviones israelíes en 2017 y 2018. La mayoría de ellos tenían como objetivo los almacenes de armas iraníes, las instalaciones militares iraníes o los convoyes de equipo militar iraní destinados a Hezbolá. "Sólo en el año 2018”, confiaba el general Gadi Eizenkot, entonces jefe de las Fuerzas de Defensa, a The New York Times, “lanzamos casi 2.000 bombas en esos ataques”.

Para los militares israelíes, el general Suleimani desempeñó un papel clave tanto en la desestabilización de Irak –en beneficio de Teherán– tras la invasión estadounidense, en el mantenimiento de Bashar al-Assad en el poder en Siria –lo que ha costado cientos de miles de muertos– como en la transformación de Hezbolá, una milicia de tamaño modesto en 2011, que con los años se ha convertido en un verdadero ejército, estructurado, equipado y entrenado, capaz de imponer su autoridad en el juego político libanés.

En un estudio de junio de 2019, el general de reserva Michael Herzog, oficial de inteligencia del Ejército israelí durante veinte años, entonces jefe del Departamento de Planificación Estratégica y asesor de cuatro ministros de Defensa, analizaba en detalle la estrategia de modernización de los armamentos de Hezbolá lanzada por su protector iraní en 2016 bajo la autoridad del general Suleimani para convertir a Siria en un “frente reforzado” contra Israel. Sus conclusiones explican el alarmismo del general Yadlin.

La estrategia del general iraní, bautizada “Proyecto precisión”, tenía como objetivo transformar en armas de precisión algunos de los misiles suministrados por Teherán a Hezbolá. Los aproximadamente 100.000 cohetes Katyusha o Grad, de corto alcance, no se vieron afectados por esta transformación. Pero al menos 1.000 misiles de medio y largo alcance tenían que estar equipados con sistemas de guía GPS de fabricación rusa o sistemas de navegación inercial que les daban una precisión de unos 10 metros. El trabajo de transformación se llevó a cabo en Líbano y Siria en talleres camuflados. Según el Ejército israelí, uno de estos talleres estaba situado cerca de la ciudad de Nabi Chit, en el valle de la Becá libanesa, no lejos de la frontera con Siria. Otros tres talleres en Beirut han sido cerrados y posiblemente trasladados a lugares más discretos.

“Desde el punto de vista israelí”, escribió el general Herzog, “el Proyecto de precisión es quizás el componente más formidable del diseño iraní en Siria y Líbano”. A pesar de su poderío militar, Israel es un país pequeño y vulnerable, con la mayoría de sus centros de población y una importante infraestructura nacional y militar concentrada en una zona de 20 km. de ancho y 80 a 100 km. de largo. Con un número relativamente pequeño de cohetes de alta precisión, Hezbolá podría hacernos pagar muy caro una nueva guerra al apuntar a los principales sitios para la seguridad nacional del país y para nuestra capacidad de hacer la guerra”.

Un muro de odio mutuo

En diciembre de 2018, la milicia libanesa afirmó en un vídeo que tenía un “banco de objetivos israelíes” que contenía bases aéreas, el reactor nuclear de Dimona, el Ministerio de Defensa y el cuartel general del ejército en el centro de Tel Aviv, el aeropuerto internacional David Ben Gurion, la refinería de Haifa, instalaciones de gas en alta mar, plantas de desalinización, instalaciones petroquímicas y grandes centrales eléctricas.

Todo estos objetivos podrían integrarse ahora en la estrategia de represalias de Irán. Designado como uno de los principales objetivos en los últimos días por las multitudes iraníes que piden venganza por la muerte de Suleimani, Israel no parece ser el más preocupado de los enemigos de Irán. En primer lugar, porque su capacidad de disuasión, que llega hasta la posibilidad de una represalia nuclear, es real. Y creíble. En segundo lugar, porque incluso ante las nuevas amenazas tecnológicas iraníes utilizadas en septiembre contra las instalaciones petroleras saudíes, el Comando de Defensa Aérea del Ejército israelí dispone de un conjunto de tres sistemas de defensa probados contra los ataques desde el cielo.

La “cúpula de hierro” contra proyectiles, cohetes y misiles de corto alcance. La “honda de David” contra misiles de medio alcance y de crucero. Y “La flecha” (Hetz) contra los misiles balísticos. Además, el Comando de Defensa Aérea tiene varias baterías de misiles antimisiles American Patriot y al menos una batería de misiles antibalísticos American Thaad, junto con su radar de muy largo alcance, desplegados el pasado mes de marzo en algún lugar del Negev. Hasta la fecha, este sistema ha sido relativamente eficaz para proteger las ciudades y los lugares estratégicos de Israel, incluso en el norte del país, que está expuesto a las baterías de misiles de Hezbolá e Irán desplegadas en Siria. Incluso en mayo de 2018, cuando el general Suleimani ordenó que se disparara una salva de 30 misiles contra Israel, ninguno de ellos dio en el blanco. Y como represalia, el Ejército israelí atacó 80 objetivos militares sirios e iraníes.

Mientras que las relaciones entre Israel e Irán han sido durante años lo que son hoy –un muro de odio mutuo– y el general Suleimani ha contribuido en gran medida a mantener esta hostilidad armando al Hezbolá libanés y multiplicándolo, en Siria, es decir, a las puertas de Israel, en las bases militares iraníes, ni el actual jefe de Estado Mayor, el general Aviv Kochavi, ni su predecesor Gadi Eizenkot, que entre 2015 y 2019 trató de contener el empuje de Irán hacia el oeste, consideraron prudente llegar hasta la eliminación física del estratega enemigo. Sin embargo, ni las unidades especiales del Ejército israelí, ni sus pilotos de aviones de combate o aviones teledirigidos, ni los ejecutores del Mossad han evitado las “operaciones selectivas” contra “los enemigos de Israel”, como ha demostrado el último medio siglo. Y Benjamín Netanyahu ha estado repitiendo durante diez años que el principal objetivo del régimen de los mulás es la destrucción de Israel.

Cuando algunos periodistas especializados le preguntaron, poco antes del final de su mandato, hace un año, por qué Suleimani seguía vivo, el general Eizenkot se negó a responder. Se negó a responder a la pregunta de si había aconsejado al Gobierno que eliminara al jefe de la fuerza de Al-Quds. Fue más franco sobre las “debilidades” del general iraní. En su opinión, Suleimani había mostrado en ocasiones, en los últimos años, un peligroso exceso de confianza para un hombre en su situación, un error que bien podría haberle costado la vida el pasado viernes en el aeropuerto de Bagdad. Y a menudo subestimó la determinación de Israel de contener la progresión hacia el oeste de la influencia iraní.

“Por ejemplo, eligió a Siria como posición avanzada, donde teníamos una incuestionable superioridad de inteligencia y una superioridad aérea total gracias a nuestra tecnología y a nuestras relaciones con los rusos”, explicó Eizenkot. “Además, era un terreno en el que teníamos una gran capacidad de disuasión y en el que nuestras acciones se justificaban fácilmente por la proximidad de nuestras fronteras. El resultado fue que la fuerza que teníamos delante de nosotros en los dos últimos años era indudablemente determinada, pero sus capacidades de combate no eran muy impresionantes”.

“De hecho, lo que hizo fuerte a Suleimani, a pesar del relativo fracaso de su intento de establecer una presencia militar en Siria”, explica un experto israelí familiarizado con el expediente iraní, “fue al mismo tiempo su carisma, su conocimiento del terreno y de las relaciones de fuerza, gracias a los 22 años al frente de Al-Quds y sobre todo su proximidad al guía Alí Jamenei. Incluso cuando la gente y los allegados al presidente Hassan Rohani le reprocharon que gastara el dinero del Estado exportando la Revolución Islámica en lugar de invertirlo en el desarrollo del país, él mantuvo la confianza del guía. Era piadoso, pero no un fanático, y su red de contactos en media docena de países le proporcionó una enorme cantidad de información sobre la vida política, incluyendo los movimientos yihadistas contra los que luchaba”.

“Su ausencia de la dirección política iraní, donde aportó el realismo de un soldado, forjado durante la guerra contra Irak, donde Irán había perdido casi un millón de hombres, y la ira provocada por su asesinato, probablemente pesaría mucho en las decisiones políticas de Teherán. Y es probable que su experiencia en la guerra asimétrica y en el uso de milicias y movimientos satélites sea muy deficiente a la hora de definir una estrategia de represalias que no lleve al país a una escalada fatal. Sin su influencia, Teherán puede juzgar mal su capacidad de respuesta y lanzarse a una guerra incontrolable. Pero una vez que la ira de la turba se haya calmado, uno también puede imaginar que Irán, sin Suleimani, comenzará a contener sus aspiraciones de dominación regional”.

Mientras que en Israel, como en otros lugares, los especialistas en estrategia regional buscan en vano detrás de la incendiaria decisión de Trump el más mínimo plan para la era post Suleimani y se topan con explicaciones electorales triviales en las que la estabilidad y la seguridad en Oriente Próximo están totalmente ausentes, uno de los columnistas políticos del diario estadounidense Haaretz propone una interpretación original, pero poco tranquilizadora para la primera potencia mundial y el resto del mundo. Al ordenar, como lo hizo, el asesinato de su enemigo, escribe, Trump, que sólo ha sido elegido por 62 millones de votantes de los 231 millones del país, se ha comportado como cualquier déspota, autócrata o dictador de la región y ha transformado a los Estados Unidos en un país del Medio Oriente como los demás…

________________

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

  

Basora: la pesadilla de los 'bebés monstruo' y los casos de cáncer tras las dos invasiones de EEUU

Basora: la pesadilla de los 'bebés monstruo' y los casos de cáncer tras las dos invasiones de EEUU

Más sobre este tema
stats