Lula se impone pero Bolsonaro resiste: habrá segunda vuelta en Brasil

Lula supera a Bolsonaro en la primera vuelta de las elecciones brasileñas

Jean-Mathieu Albertini (Mediapart)

Río de Janeiro (Brasil) —

Como una lluvia fría, una ligera llovizna cayó sobre los partidarios de Lula que habían acudido a reunirse en la plaza de Cinelândia, en el centro de Río de Janeiro. A las 21.00 horas, los resultados definitivos acababan de llegar y la euforia del bando progresista había dado paso a un persistente malestar. Desde hace una hora, las malas noticias se acumulan a medida que se cuentan los votos. Cristina, vestida toda de rojo, está un poco aturdida. "Soñaba con una victoria en la primera ronda, sin creérmelo realmente, pero esto es un verdadero shock. Me alegro de que Lula esté por delante a pesar de todo, pero ver a Bolsonaro con tantos votos me inquieta."

Amenazado por una humillante derrota en la primera vuelta, el presidente de extrema derecha terminó con el 43,2% de los votos, frente al 48,4% de Lula, una diferencia de seis millones de votos. "Lula está por delante, pero Bolsonaro tiene posibilidades reales de ganar. Es una victoria con sabor a derrota", dice Maurício Santoro, profesor de la Universidad Estatal de Río de Janeiro. No solo evitó una derrota, sino que el bolsonarismo incluso parece haberse recuperado.

Casi 32 millones de brasileños (el 20,9% del electorado) no acudieron a las urnas en un país en el que el voto es obligatorio, llevando la abstención a su nivel más alto desde 1998.

"El conservadurismo sigue siendo muy fuerte, muchos de los aliados del presidente han conseguido ser fácilmente elegidos", señala Maurício Santoro, ya que el domingo también se celebraron elecciones legislativas y de gobernadores locales. Tereza Cristina, la ministra de Agricultura apodada "la musa de los pesticidas", entra en el Senado, por ejemplo, al igual que la ex ministra de Derechos Humanos Damares Alves. En la Cámara Baja, Eduardo Pazuello, el desastroso ministro de Salud durante la pandemia, o Ricardo Salles, el destructivo exministro de Medio Ambiente, deberán sumarse al mayor grupo parlamentario de la Asamblea, el del partido de Jair Bolsonaro (PL), con 99 diputados. Se espera que el Partido de los Trabajadores (PT) y sus aliados se queden cortos, pero aún así pasen de 68 a 80 diputados.

En los gobiernos locales, ganaron varios gobernadores aliados del actual presidente, entre ellos Cláudio Castro en Río de Janeiro, a pesar de estar implicado en recientes casos de corrupción. En São Paulo, el candidato del PT, Fernando Haddad, el derrotado de las presidenciales de 2018, se enfrentará a Tarcísio de Freitas, exministro de Infraestructuras de Jair Bolsonaro, en segunda vuelta. En estos dos importantes distritos electorales, Bolsonaro se impuso a pesar de una campaña intensa de Lula, que sin embargo tomó la delantera en otro estado clave, Minas Gerais.

Las fortalezas de Jair Bolsonaro le permitieron resistir una comisión de investigación, un manejo desastroso de la pandemia, escándalos de corrupción y sobre todo una violenta crisis social y económica. Su sólida base electoral, sus poderosas conexiones con los círculos evangélicos y su dominio de las redes sociales le garantizan todavía un fuerte apoyo. El aura de los conservadores ha disminuido tras cuatro años en el poder, pero mucho menos de lo esperado.

Para Bolsonaro, una brecha difícil de recuperar

"Es más una victoria de Bolsonaro que una derrota del PT, que ha recuperado sus resultados anteriores a 2018 en las elecciones presidenciales", dice Sergio Praca, profesor de la Fundación Getulio Vargas. Lula sigue siendo el favorito, pero a diferencia de 2018, que vio a la extrema derecha invadir el espacio político, este año no hay una gran agitación ideológica. Ya bien asentado, el bolsonarismo se ancla por otros cuatro años en el panorama político brasileño.

Aunque el resultado es malo para un presidente en funciones, normalmente en una posición de fuerza. La desventaja de Jair Bolsonaro –de seis millones de votos– será difícil de superar a menos de 27 días de la segunda vuelta. Sobre todo porque, tras repartir muchas ayudas, el presidente en funciones parece haber agotado sus recursos para atraer a nuevos votantes.

En São João de Meriti, un suburbio pobre del norte de Río de Janeiro, algunos de sus partidarios pasan un mal rato frente a la pantalla de televisión instalada en una sala de entrenamiento de jiu-jitsu. Al principio confiados y desafiantes, se ponen tensos cuando Lula toma la delantera: "Hay fraude... Bolsonaro no puede estar en segundo lugar", dice Marlon Aymes, presidente del pequeño grupo que apoya al actual presidente. Las victorias de los candidatos aliados anunciadas en la televisión son acogidas con un vago comentario, pero como en el caso de los militantes de Lula, el corazón está en otro sitio. "Si perdemos en la segunda ronda, ¡es el fin de Brasil! No podemos dejar que ganen, tenemos que movilizarnos, aunque sea saliendo a la calle con armas", se entusiasma Marlon.

Para Lula, una estrategia por definir

"Con este resultado mucho más alto de lo esperado, Jair Bolsonaro podrá intensificar y radicalizar sus críticas, especialmente contra los medios de comunicación y los institutos de encuestas, para tratar de presentarse como el hombre que lucha contra el ‘sistema’. Esta segunda parte de la campaña promete ser especialmente dura", suspira el profesor Maurício Santoro.

Sobre todo porque el hijo del presidente, el tempestuoso Carlos, parece estar asumiendo la comunicación de su padre desde el debate del pasado jueves. Si la campaña aún no ha decidido su estrategia futura, su estilo incisivo podría contribuir a tensar aún más el clima actual. "Es difícil de predecir en este tipo de casos, pero la tensión, la ira y la desconfianza son máximas... Podemos esperar lo peor en esta campaña, ya especialmente violenta. En todo el país, el proceso electoral se ha visto empañado por la violencia, con agresiones, amenazas de muerte y asesinatos”.

Lula, que lidera la carrera, tendrá que redoblar sus esfuerzos en los veintisiete días que le separan de la segunda vuelta para mantener a sus votantes y ganar otros nuevos. Al igual que sus militantes, ninguno de los dos candidatos principales parece estar perfectamente satisfecho con su resultado. "La lucha continúa hasta la victoria final. Es sólo una prórroga, vamos a ganar estas elecciones", dijo el expresidente, sin mucho entusiasmo tras el anuncio de los resultados. El ambiente en la sede de campaña de Bolsonaro parecía más de victoria, aunque el actual presidente no dio signos de triunfo durante su discurso.

Ahora tienen que intentar forjar nuevas alianzas. Y los ocho millones de votos de los dos principales candidatos derrotados son objeto de codicia. La centrista Simone Tebet, muy por detrás pero en tercer lugar, ha conseguido sacar adelante su nuevo partido, mientras que el candidato laborista, Ciro Gomes, ha fracasado estrepitosamente. Lula y Bolsonaro tratarán también de convencer a los casi 32 millones de brasileños (20,9% del electorado) que no acudieron a las urnas. 

¿Qué dicen los sondeos? ¿Cuáles fueron los resultados en 2018? Las elecciones de Brasil, en gráficos

¿Qué dicen los sondeos? ¿Cuáles fueron los resultados en 2018? Las elecciones de Brasil, en gráficos

Más sobre este tema
stats