Las organizaciones internacionales no seducen a Ucrania y su sociedad civil hipermovilizada

La florería de Ksénia Kalmous sirve como lugar de almacenamiento para la ayuda humanitaria.

Clara Marchaud (Mediapart)

Kiev (Ucrania) —

El 24 de febrero, cuando comenzó la guerra, Daniil Cherkasskiy se sintió impotente viendo cómo las bombas llovían sobre su país de origen. Al otro lado del mundo, este empresario de las tecnologías de la información, que cambió Kiev por Chicago hace veinticinco años, no podía hacer nada al respecto. Una pareja amiga estadounidense se puso en contacto con él. Unos días antes del inicio de la ofensiva rusa, la pareja había tenido gemelos prematuros de una madre de alquiler en una clínica de la capital ucraniana y estaban desesperados por conseguir leche materna. Daniil publicó un mensaje en Facebook como una botella lanzada al mar: "¿Alguien conoce a alguien que conozca a alguien que pueda ayudarles?"

A 8.000 kilómetros de distancia, al son de los bombardeos y con los tanques rusos ya dentro de la capital ucraniana, Natalia Mitsouta conduce por la capital. El ejército ucraniano se prepara para un asedio digno de la Segunda Guerra Mundial, pero esta agente inmobiliaria sólo tiene una cosa en mente: encontrar comida para bebés en las últimas farmacias abiertas, primero para sus familiares y luego para otros padres en apuros. Dos horas después, "por pura casualidad", las redes hicieron la conexión. Los dos ucranianos no tenían amigos en común. "Fue como algo sacado de una película", dijo Daniil, todavía atónito, por teléfono desde Chicago.

Desde el comienzo de la invasión rusa, miles de voluntarios ucranianos se han convertido en profesionales de la ayuda humanitaria, apoyándose en sus redes personales y de amistades, en la Iglesia, en sus vecinos o en las asociaciones locales. En 2014, la sociedad civil ucraniana ya se organizó en un movimiento similar para compensar las deficiencias del ejército, desbordado por la primera invasión rusa, y para apoyar al millón y medio de desplazados en el Donbás y la Crimea anexionada.

Pero en 2022, la escala es muy diferente. El día de su primera conversación, Daniil decide sin pensárselo enviar a Natalia 1.000 dólares para que pague la gasolina y los alimentos que reparte a las personas necesitadas. "El viernes, el día después de la invasión, tenía seis voluntarios, el miércoles tenía 30, el sábado 70", dice. Daniil no tardó en pedir a su red que hiciera donaciones para ayudar a más voluntarios. A través de contactos, el americano encontró a un voluntario que evacuaba a los niños de un orfanato de Jerson en pequeños grupos. En pocas horas, Daniil consiguió 5.000 dólares para comprar un autobús y, un día después, fueron evacuados los ochenta niños. Esa misma tarde esa ciudad del sudeste fue ocupada. Durante todo este tiempo, una pregunta permanece en el fondo de la mente de Daniil, Natalia y los demás voluntarios ucranianos: "¿Dónde están las ONG internacionales?".

Una anomalía para las ONG internacionales

Desde el inicio de la invasión se han enviado 2.500 millones de euros en donaciones privadas e institucionales, aunque ello suponga privar de financiación a otras crisis igualmente dramáticas. Pero, paradójicamente, en los tres primeros meses de la guerra, el 85% de este dinero, en manos de las pocas ONG presentes sobre el terreno, no se había utilizado, según un informe de la organización británica Humanitarian Outcomes publicado en junio. Las ONG que ya estaban en el terreno, que carecían de fondos y trabajaban principalmente en proyectos de desarrollo en el Donbás antes de la invasión, se vieron sorprendidas por la invasión y se dedicaron su esfuerzo a evacuar a sus equipos.

El informe de los investigadores de Humanitarian Outcomes descubrió que, a pesar de que los grupos de voluntarios ucranianos "informales" proporcionan "prácticamente toda" la ayuda humanitaria, sólo recibieron el 0,24% (6,3 millones de euros) de las donaciones directas a Ucrania. En cuanto a la crisis humanitaria, Ucrania es una anomalía para las ONG internacionales. La sociedad civil está activa y el Estado no se ha hundido. Casi dos mil asociaciones ucranianas participan activamente en el esfuerzo humanitario, 1.700 de las cuales se registraron después de febrero, además de los grupos informales que operan sin existencia legal. 

En Kiev, Ksenia Kalmous registró su asociación a toda prisa en marzo. Nos reunimos con esta florista en un barrio creativo de la capital, en su tienda, un local cultural y cafetería que solía acoger eventos culturales y ramos de flores. En la actualidad, la sala está llena de flores secas, chalecos antibalas y metralla recogidos por los voluntarios, que esperan subastar para continuar su actividad. Al principio de la guerra, Ksenia -con el apoyo de Daniil- se hizo cargo de los alimentos y de los refugiados que huían de los combates en el norte.

Luego, cuando las tropas rusas se retiraron en abril, ella y algunos voluntarios se repartieron por los caminos rurales aún sin limpiar para llevar alimentos a los territorios que habían estado ocupados durante un mes. Ahora participan en la reconstrucción, que también está dirigida por voluntarios, más flexibles que las grandes organizaciones o el Estado. Pero la asociación ha pasado de treinta voluntarios a diez. "La gente está quemada, no tiene más dinero, tenemos que encontrar la manera de hacer sostenibles estas iniciativas", señala esta treintañera, que a su vez está agotada y no ve cómo pagar el alquiler cada mes. En mayo, Daniil hizo una transferencia de 500 euros para los voluntarios más activos. Un pequeño respiro, pero insuficiente para Ksénia. A principios de agosto, el propietario de su floristería desalojó a la gerente sin previo aviso.

Muchas grandes ONG no pueden financiar a estos pequeños grupos, ya que suelen requerir fuertes procesos de seguridad y trazabilidad tanto de los beneficiarios como de los gastos en un país en el que la corrupción sigue estando muy presente, explica Varvara Pakhomenko, una de las autoras del informe Humanitarian Outcomes. Exigencias que no encajan bien con la situación cambiante sobre el terreno. 

"Nuestra solución es basar todo en la confianza. Si conozco a alguien que confía en alguien sobre el terreno que realmente presta ayuda, puedo enviarle dinero", explica Daniil, que ha llamado a su asociación Ukraine Trust Chain, cadena en la que se basan sus actividades. La asociación, financiada principalmente por la diáspora ucraniana, pero también por la rusa y bielorrusa en Estados Unidos y Canadá, financia actualmente veinte equipos en los lugares más peligrosos de Ucrania. También consiguen financiar discretamente a voluntarios en los territorios ocupados, que compran y distribuyen medicinas y alimentos a los más desamparados. En total, la ONG ha recaudado más de 1,3 millones de euros y ha evacuado a casi 40.000 personas.

Casi seis meses después del comienzo de la guerra, las ONG internacionales están empezando a establecer sus actividades, especialmente en Leópolis, Kiev y Dnipro, que se han convertido en centros humanitarios de retaguardia. "Nos cortaron la financiación antes de la guerra y ahora nos dicen que no hacemos lo suficiente, que no nos desplegamos con la suficiente rapidez", se defiende un humanitario que dirige una ONG internacional presente en Ucrania desde hace varios años. Deseando permanecer en el anonimato para no perder a sus donantes institucionales, critica los "mecanismos de financiación ultra burocráticos" que carecen de flexibilidad. Cambiar el lugar de operaciones, contratar a un nuevo empleado: cada decisión que afecta al presupuesto requiere la aprobación de los financiadores, que tarda varios días o incluso semanas en obtenerse. Frente a este muro burocrático, algunas organizaciones que dependen de donantes privados, como Médicos sin Fronteras o World Central Kitchen, se han desplegado mucho más rápidamente. 

"El planteamiento de las organizaciones internacionales debería ser 'sin remordimientos': un poco de dinero puede caer a veces en manos equivocadas, pero al menos la ayuda irá a quienes la necesitan", dice Varvara Pakhomenko. Muchas organizaciones, como la ONU, han optado por la ayuda financiera directa a los beneficiarios, pues muchas empresas, incluso cerca de la línea del frente, siguen funcionando. 

Dudas sobre la imparcialidad de las ONG

La ausencia de su visibilidad sobre el terreno y los mensajes que defienden la imparcialidad de las organizaciones internacionales molestan cada vez más a la sociedad ucraniana, como ha ocurrido recientemente con la publicación de un polémico informe de Amnistía Internacional. La organización acusa al ejército ucraniano de poner en peligro a la población civil al tomar posiciones en zonas pobladas. Pero, cómo defenderse de una invasión si se abandona la ciudad que los rusos quieren ocupar, dicen los militares y la sociedad civil ucraniana. La propaganda rusa está ya repitiendo machaconamente las conclusiones de Amnistía. 

Muchas organizaciones ucranianas consideran que el apoyo a los militares, que defienden sus hogares, es inseparable de la crisis humanitaria. "Mientras haya guerra, habrá civiles que sufran y refugiados", señala una voluntaria ucraniana del oeste del país que presta principalmente ayuda médica al ejército y que prefiere permanecer en el anonimato, ya que sólo muestra ayuda a los civiles. "La única manera de detener la crisis humanitaria es detener la guerra y para ello hay que apoyar al ejército", añade.

Frente a esto, las organizaciones internacionales abogan por la neutralidad para poder acceder al otro lado de la línea del frente, aunque sus esfuerzos en el territorio ocupado sean limitados. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) fue objeto de críticas en marzo cuando intentó establecer una oficina en Rostov (Rusia), donde están llegando los refugiados del Donbás. Muchos testimonios e informes demostraron que una parte de estos exiliados habían sido desplazados por la fuerza. Los días 23 y 24 de marzo, el presidente del CICR, que ya había visitado Kiev, se reunió con el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso mientras aparecían imágenes horribles de Mariúpol.

Donde las organizaciones internacionales pueden desempeñar un papel clave, quizá más discreto, es manteniendo la imparcialidad para poder acceder hoy o mañana a los millones de personas que viven en los territorios casi inaccesibles al otro lado del frente, dice Pakhomenko. La Cruz Roja ha podido establecer procedimientos con ambas partes para encontrar a los desaparecidos. "Es difícil de aceptar para la gente que sufre el conflicto", añade el investigador que ha trabajado en Ucrania durante varios años, "pero [como humanitario internacional] tienes que hablar con todo el mundo y dar la mano a los malos si eso ayuda a acceder a la gente más vulnerable".

Amnistía denuncia que el Ejército de Ucrania realiza tácticas que ponen en peligro vidas civiles

Amnistía denuncia que el Ejército de Ucrania realiza tácticas que ponen en peligro vidas civiles

Más sobre este tema
stats