PORTADA MAÑANA
Ver
El PP carga contra "la PAC de Planas" que los populares europeos defendieron y avalaron en Bruselas

Pekín reprime sigilosamente a los manifestantes del 'movimiento de la página en blanco'

Manifestantes sostienen hojas de papel en blanco en la Plaza de la Libertad de Taipéi durante una concentración de apoyo a los manifestantes en China.

François Bougon (Mediapart)

El proverbio chino para vengarse discretamente –"Es después de la cosecha de otoño cuando se ajustan las cuentas"– nunca ha estado más de actualidad. Dos meses después de las manifestaciones sin precedentes contra la política de covid cero que tuvieron lugar en una treintena de ciudades, entre ellas Shanghái y Pekín, las organizaciones de derechos humanos advierten de la detención de numerosas personas que participaron en ellas.

La policía china está persiguiendo sobre todo a jóvenes feministas que se atrevieron a marchar y desafiar al Partido Comunista Chino (PCCh). 

A finales de noviembre, decenas de miles de personas participaron en las protestas tras un incendio mortal en Urumqi, capital de la región autónoma de Xinjiang, en el noroeste del país. Las protestas se ganaron el apodo de movimiento de la hoja en blanco porque muchos manifestantes sostenían hojas de papel A4 en blanco. El blanco es el color del luto en China, pero las sábanas también simbolizaban la censura impuesta por el régimen de Xi Jinping, número uno desde 2012. Todo lo que estos hombres y mujeres chinos hubieran querido decir, pero no pudieron expresar a causa de la censura.

"En este momento, nadie puede decir cuántas personas han sido detenidas", afirma Maya Wang, directora asociada para Asia de Human Rights Watch (HRW). Pero lo sorprendente es que muchas activistas feministas están en el punto de mira. "El feminismo es una fuerza poderosa que recorre el activismo actual, ya sea en Estados Unidos, China o Irán", declaró a Mediapart.

En Pekín, por ejemplo, se atacó a un grupo de amigas. Entre ellos, Cao Zhixin, una joven de 26 años que trabaja en la editorial de la Universidad de Pekín (Beida), una de las instituciones más prestigiosas del país. La noche del 27 de noviembre, acudió con cinco amigas a una concentración en Pekín en honor de las víctimas del incendio de Urumqi. Trajeron flores, velas y hojas blancas. Tres días después, fueron citados por la policía y puestos en libertad tras 24 horas de sermón.

Para cuando veas este vídeo, habré sido detenido por la policía, al igual que varios de mis amigos

Cao Zhixin, 26 años

Pero a partir del 18 de diciembre, fueron detenidos uno tras otro. Presintiendo que iba a ser la siguiente, Cao Zhixin grabó un vídeo y pidió a sus familiares que lo colgaran en Internet si desaparecía. "Hola a todos, me llamo Zhixin, les pedí a unos amigos que hicieran público este vídeo después de mi desaparición. En otras palabras, para cuando veas este vídeo, yo ya habré sido detenido por la policía, al igual que varios de mis otros amigos".

En él cuenta por qué acudió a la manifestación de la noche del 27 de noviembre. "Tengo 26 años. Me licencié hace año y medio. Soy editora en una editorial. Mis amigos y yo tenemos la misma edad. Tenemos trabajo. Nos interesa la sociedad en la que vivimos, y cuando murieron nuestros compatriotas, cuando fueron golpeados por la catástrofe, quisimos expresar nuestras legítimas emociones. Estábamos llenos de compasión por los que perdieron la vida, y fue con el corazón encogido que nos unimos a la multitud de dolientes junto al río Liangma esa noche".

Cuatro de sus amigos fueron detenidos acusados de "intentar provocar conflictos y alterar el orden público", delito frecuentemente utilizado por las autoridades para acallar las voces disidentes y que puede acarrear penas de hasta cinco años de prisión (artículo 293 de la Ley Penal china). Una de ellas, Zhai Dengrui, estudiante de posgrado en literatura inglesa, es conocida por su compromiso feminista. Según sus familiares, había organizado un grupo de lectura de la novela de Elena Ferrante La amiga estupenda nada más comenzar la pandemia.

Hacia una nueva Guerra Fría entre EEUU y China

Hacia una nueva Guerra Fría entre EEUU y China

También se produjeron detenciones en otras ciudades, incluida Shanghái. Algunas personas fueron liberadas. Según HRW, "las autoridades han puesto en libertad bajo fianza a algunos manifestantes, entre ellos el periodista residente en Pekín Yang Liu y el cineasta y periodista residente en Shenzhen Qin Ziyi. Esta última es una antigua estudiante de sociología de la Universidad de Chicago, cuyo Centro de Estudios de Asia Oriental emitió un comunicado pidiendo su liberación. También obtuvo reconocimiento por su trabajo como periodista en el Grupo Caixin sobre temas delicados, y luego se dedicó al cine tras formarse en Hong Kong".

La red china de Defensores de los Derechos Humanos está intentando establecer una lista de los detenidos: "Calculamos que al menos 100 personas han sido detenidas, y que algunas de ellas simplemente han sido puestas en libertad o en libertad bajo fianza a la espera de juicio", afirma la red. Según la legislación china, a los acusados puestos en libertad bajo fianza en espera de juicio se les pueden retirar los cargos si no vuelven a cometer infracciones de la ley, pero a menudo permanecen bajo estrecha vigilancia policial durante un año. En otros casos, en los que se desconocen nombres u otros detalles, los familiares se resisten a hacerlo público por temor a represalias del gobierno chino.

Kewser Wayit, ingeniero de origen uigur, denunció la detención de su hermana Kamile, estudiante de 19 años, en un vídeo publicado en Twitter desde Estados Unidos. Contactado por Mediapart, explica que Kamile fue detenida el 12 de diciembre, cuando regresaba a casa de sus padres en Xinjiang desde la provincia central de Henan, donde estudiaba. Kamile está acusado de haber publicado vídeos en las redes sociales relacionados con las protestas de finales de noviembre. "¿Cómo puede una inocente chica de 19 años ser una amenaza para la segunda potencia mundial?", preguntó su hermano. 

Más sobre este tema
stats