Cadenas televisión

La televisión en abierto podría perder otros ocho canales

El Tribunal Supremo.

Consumada la desaparición de nueve de los 24 canales de la TDT, la actual oferta gratuita para toda España de quince señales en abierto podría sufrir cambios importantes en los próximos meses. Ocho frecuencias más han sido recurridas, aunque también podría ocurrir que se ampliara el número de canales si, una vez distribuido el espectro por el que llegarán a los hogares, quedara espacio libre.

El Gobierno Rajoy, a través del secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo Sotelo, siembra nuevas dudas mientras el sector clama por una marco legal estable, y lo único seguro es que millones de hogares tendrán que reorientar sus antenas en los próximos meses para recibir las emisiones.

A las cero horas del seis de mayo, Nitro, Xplora y La Sexta 3, pertenecientes a Atresmedia, dejaban de emitir; lo propio hacían La Nueve y La Siete, de Mediaset. En el caso de Net TV (Vocento), desaparecía la teletienda de Intereconomía y MTV; por parte de Unidad Editorial, desaparecía La Tienda en Casa, ya que AXN ya se había pasado a la televisión de pago.

En realidad, los espacios que ocupaban la programación de estas frecuencias eran, en buena medida, repeticiones de los ya emitidos, o bien temporadas atrasadas de series y telefilmes repetidos. Fuera de este marco se encontraba Xplora que se transforma en un canal gratuito en Internet, aunque parte de sus contenidos serán trasladado al canal Neox. Un traslado ya iniciado por El Chiringuito de Jugones que se emite en La Sexta y Frontón, que pasa a esta misma cadena los domingos.

Los espectadores, grandes perjudicados

Ante el hecho consumado, la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA) habla de exigir indemnizaciones al Gobierno por los perjuicios causados al conjunto de propietarios. Quizás sea Atresmedia, grupo que lidera las audiencias, el que ha salido peor parado: de siete frecuencias pasa a cuatro, mientras que Mediaset mantiene seis de las ocho que poseía.

En los últimos tiempos, UTECA demandó al Gobierno una resolución (vía Real Decreto Ley) que subsanara el error administrativo cometido al adjudicar estos canales, y que provoco la sentencia judicial de cierre. El Gobierno se amparó en el cumplimiento de la resolución del Tribunal Supremo.

Tuviera razón una u otra parte, lo cierto es que los espectadores españoles consumimos cuatro horas y media frente al televisor, la inmensa mayoría contemplamos televisión en abierto y del mando han desaparecido nueve canales; el perjudicado es el ciudadano desconcertado ante una polémica externa que a día de hoy reduce la oferta, y añade zozobra al futuro.

Por un lado, el propio secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo Sotelo, ha advertido que "tanto el Gobierno como el sector saben que existe la amenaza de que el Supremo cierre otros ocho canales", ya que esa demanda ya ha sido planteada ante los tribunales; curiosamente, el propio secretario quiso quitar hierro al asunto al asegurar que sería "a muchos meses vista".

La segunda causa de preocupación para los espectadores se sitúa en la nueva ubicación de todos los canales en un nuevo espacio radioeléctrico, que obligará a millones de hogares a reorientar sus antenas, con un coste de alrededor de veinte euros por hogar, cuando aún no se ha olvidado del gasto que supuso pasar de la televisión analógica a la TDT.

TVE y las plataformas de pago ganan

También se puede hablar de beneficiados por la nueva situación. Dentro de la televisión en abierto, el único grupo que no pierde nada es Televisión Española, que conserva todos sus canales y contempla como disminuyen los de sus competidores privados. En una situación financiera al borde de la quiebra y a la espera de un nuevo sistema que permita cuadrar sus cuentas, la disminución numérica de la competencia supone una ventaja innegable.

La otra gran opción beneficiada es la de la televisión de pago, en la que Moviestar es hegemónica tras anunciar la compra de Digital Plus. Este movimiento supondría culminar su plan de expansión a medio y largo plazo, con la pretensión confesa de convertirse en proveedor principal de ese sector

En lo que llevamos de año, su penetración en los hogares españoles por medio de una oferta combinada de teléfono fijo, móvil, Internet e Imagenio se ha multiplicado, a la vez que aumentan sus compras de derechos deportivos y contenidos de ficción.

Finalmente, podría salir beneficiada 13TV; la televisión de los obispos podría recibir en propiedad un canal si con la reordenación del espectro quedara hueco para nuevas concesiones. En el sector es un secreto a voces que el Gobierno Rajoy estaría encantado de que así fuera.

Las televisiones privadas presionan al Gobierno para que no ejecute el fallo del TS

Las televisiones privadas presionan al Gobierno para que no ejecute el fallo del TS

Más sobre este tema
stats