x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La escuela pública

Antonio García Gómez
Publicada el 13/01/2020 a las 06:00 Actualizada el 12/01/2020 a las 00:41
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Cuando yo iba al colegio de “los curas” en mi ciudad natal, al salir de las clases debíamos, mis compañeros y yo, andar con cuidado y echar a correr si nos percatábamos de que los chavales de la Escuela de la Villa (es decir las Escuelas Nacionales de la época, vamos, la escuela pública) venían a celebrar también su salida de clase a pedradas, por ser nosotros los pijos de “los frailes”.

Entonces, las escuelas públicas eran literalmente guetos en los que se recogía a la chiquillería más vulnerable y abandonada, sin mucha esperanza de salir a flote del destino, a pesar de su paso por las escuelas de entonces, desprestigiadas, retiradas al ostracismo, casi relegadas a la mera acogida de los niños, para que fueran creciendo sin mayores alicientes que los propios de sus travesuras dejadas a su infortunio, porque tampoco iban a merecer más esfuerzo en su educación que el estricto paso por la escuela que no los fuera a “desasnar” más allá de lo imprescindible.

Cuando me incorporé a mi primer empleo como docente, en una escuela pública, el 7 de enero de 1975, en una localidad guipuzcoana del corazón corporativista de prometedor futuro laboral y económico para la zona, lo que me encontré fue un caserón medio abandonado, en pésimo estado, con un claustro de maestros/maestras poco motivados, anticuados en sus metodologías, abandonados por la propia Administración, interesados en asegurar “las permanencias”, aquellos pluses que se añadían a los magros jornales de aquellos maestros que, recuerdo, podían limitarse a “contratar” a cualquier amigo/a por una pequeña propina, mordida, para poder ausentarse de sus puestos de trabajo.

Ese era el sistema y esa era la nula importancia que había dado el régimen a la educación encargada a la escuela pública. Al menos de modo muy generalizado.

Pronto pasé a formar parte del Movimiento en defensa de la Escuela pública vasca, en aquellos años de indefinición y cierta perturbación, hasta lograr entre muchos iniciar el auge digno, responsable y pedagógico de, efectivamente, la escuela pública, en este caso, “vasca”.

Recuerdo que entre otras actuaciones, se logró, en la ciudad en la que yo trabajaba, vecina a Arrasate (Mondragón), comprometer a un grupo de familias para que “llevasen a sus hijos a hacer el primer curso a la escuela pública”, por cierto todas ellas euzkaldunas y vascoparlantes. También se iniciaron, y no sin dificultades y plantones de parte del profesorado, las asociaciones de padres y madres. Y aquello fue el principio de un renacer… desde el tiempo, sin duda, de la II República.

Desde entonces la escuela pública, en nuestro país, no ha hecho más que crecer en competencia y dignidad, solvencia y respetabilidad. Incluso habiendo logrado establecer el sueño de una escuela pública, universal y gratuita. Incluso compartiendo su pervivencia con colegios privados, como no podía ser menos, doctrinarios y, en su mayor parte, religiosos.

Hasta que se inventó, sucedió durante el gobierno de Felipe González, lo de los “colegios concertados”, más o menos creados para atender y sosegar a aquellas familias acomodadas que deseasen llevar a sus retoños a escuelas, con apariencia excelente de colegios privados, muy privados, muy ideologizados, muy aparentadores  y selectivos… en detrimento escamoteador del servicio público de educación que debería ser integrador, socializante, igual para todos y todas.

Con la sensibilidad a flor de piel de los mantenedores de ese invento educativo de los “colegios concertados”, muy integrados en la sociedad española, incluso muy favorecidos, los patronos de “la concertada” (especialmente los procedentes de la Iglesia católica) son muy dados a acusar al resto de adoctrinadores, muy cicateros cuando esa sospecha se les echa encima.

Y así la escuela pública vuelve a estar en entredicho ante el auge de una “escuela concertada” muy crecida, muy asentada y que, desde luego, no está dispuesta a perder ni uno solo de sus privilegios conseguidos y por conseguir… mientras la escuela volverá a sufrir el egoísmo, en aras de una libertad que solo favorezca a una parte, de quienes solo pretenden educar de parte, formar según sus particulares principios, en contra del carácter universal e igualitario que ofrece y debería exigir la educación pública… verdadero tesoro de una sociedad que no ha sabido y no sabe resguardar, proteger y fomentar.

Al tiempo que el servicio a los más necesitados, vulnerables y excluidos, como poco, solo es capaz de asegurarlo … ¡la escuela pública!

_____________

Antonio García Gómez es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • Rosa Vime Rosa Vime 13/01/20 19:48

    ¿ En qué años 70 vivías tú ? Yo vivía en Madrid. Había una una escasez de plazas escolares bestial. Hice primaria en un público del barrio de Salamanca donde iban la gente más modesta del barrio, claro. Instalaciones decentes y maestras preparadisimas y con ganas de trabajar. En el curso 69-70 empecé bachillerato en el instituto Beatriz Galindo Aulas masificadas, 40 niñas por clase. Nivel académico muy alto. Mezcla amplia de clases sociales. Profesorado, salvo excepciones, excelente en preparación y entusiasmo. Año 79 hago prácticas de Magisterio en el Palacio Valdés, cerca de la estación de Atocha, Paseo del Prado. Clase trabajadora y media baja. 30-35 de ratio. Buen nivel académico muy decente. Algo d innovación. En ciudades medias y pueblos grandes había centros públicos muy buenos. Las clas pudientes preferían los curas y las monjas, claro pero lo público solo era marginal en barriadas pobres. Hoy en día encontrar un público decente en Madrid para mi nieta va a ser una odisea. Mucho más difícil de lo que fue para.mis padres. En otras partes d España no están crudo pero, en general, la concertada ha sido mala idea.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ambon Ambon 13/01/20 19:13

    Cada cual cuenta la feria según le va, yo nací y crecí en un barrio obrero de una pequeña ciudad de provincias, pues bien de aquel barrio y de sus escuelas públicas han salido varios jefes de servicio de hospitales de primer nivel, empresarios de éxito e incluso el actual alcalde de la ciudad. Hoy esas escuelas son las que obtienen mejores calificaciones de la CCAA en los informes comparativos.

    Por ese convencimiento de la gente humilde de que los colegios de curas eran mejores, mis padres se esforzaron, saque becas y estudie con los escolapios hasta que me echaron en 5º de bachillerato, fui menospreciado y minusvalorado por no ser de las clases altas de la ciudad, eso provocó mi rebeldía y mi expulsión, pasé al Instituto Público donde cursé estudios de 6º y Preu y hoy soy de los antiguos alumnos del Instituto, ¡Faltaría mas!

    Cuando llegó la democracia muchos pensábamos que había llegado el momento de eliminar el negocio educativo de los frailes, se acordó lo de la concertada hasta que el Estado fuera capaz de atender a todos el mundo, pero hasta ahí llegó el tema, los distintos gobiernos han preferido pagar a la concertada que cumplir con su obligación.

    Mi vida profesional no tiene nada que ver con la educación, pero he tenido hijos y tengo nietos y la educación es uno de los aspectos con los que más fácilmente se hace demagogia, ahora bien, ¿Porqué no imitamos a los mejores? Según el informe PISA, Finlandia es un país a imitar desde el punto de vista de la educación, pues bien, si no estoy equivocado el pacto de Estado que hicieron hace algunas décadas se establece en torno a la EXCLUSIVIDAD DE LA PÚBLICA.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.