x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Elecciones 20-D

La izquierda irresponsable

  • PSOE y Podemos están convirtiendo la oportunidad de un Gobierno de izquierdas, ilusionante para muchos votantes tras cuatro años de nefastas políticas conservadoras, en una quimera

Editorial de Ctxt
EL AUTOR
Publicada el 31/12/2015 a las 06:00 Actualizada el 30/12/2015 a las 20:27
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La izquierda irresponsable.

La izquierda irresponsable.

Pedripol
CTXT apostó tras el 20-D por una alianza a la portuguesa. La realidad no parece ir en esa dirección. Aunque la izquierda obtuvo un millón de votos más que la derecha y se dibujó la opción de un pacto entre PSOE, Podemos y Unidad Popular, con el apoyo de algunos partidos nacionalistas e independentistas, los movimientos de socialistas y podemitas están convirtiendo esa oportunidad, ilusionante para muchos votantes tras cuatro años de nefastas políticas conservadoras, en una quimera.

Da la impresión de que a los dos partidos les atemoriza la posibilidad de formar un gobierno de izquierdas. Y que ambos identifican al otro, como ha pasado tantas veces en la historia, con el gran enemigo a batir, olvidando que el principal objetivo debería ser desalojar a la derecha del poder y liderar un frente progresista de los PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España), capaz de empezar a moderar la deriva ultraliberal de la Unión Europea.

La responsabilidad mayor del improbable acuerdo entre la nueva y la vieja cultura izquierdista corresponde al PSOE, un partido que vive instalado en el establishment desde hace décadas y que ha perdido la conexión con buena parte de la sociedad. El PSOE carece de empuje, y ha perdido la capacidad de ilusionar a un electorado que ansía un cambio profundo en el funcionamiento de la política y la economía. Muchas de sus propuestas son razonables, pero la gente apenas les presta atención. Lo que necesitan los socialdemócratas es recuperar la credibilidad perdida, pero si la socialdemocracia europea parece haber tirado la toalla durante la crisis económica y democrática, el PSOE parece no tener ni toalla que arrojar. Cada vez más reduccionista en sus análisis, desconoce las dimensiones de los cambios sociales que ha ocasionado el 15-M. Lleno de temor, se refugia en su feudo andaluz y en un discurso plagado de apelaciones a un pasado glorioso que ya no es suficiente y no volverá (“Nosotros universalizamos la sanidad, creamos las pensiones no contributivas, extendimos la educación”).

El lunes 28 de diciembre, el partido todavía liderado por Pedro Sánchez tomó el camino del suicidio en un comité federal marcado por la rebelión de Susana Díaz y otros barones regionales, que, entre acusaciones de bolchevismo a Podemos –formación que ha aupado al poder a varios de esos dirigentes autonómicos–, pusieron por delante de cualquier opción política el simplista “España se rompe”. En la práctica, se trataba de negar toda posibilidad de negociación real a Sánchez, convertido en líder interino.

El secretario general, atacado por todos salvo desde Izquierda Socialista, el PSE y el PSC, tuvo que asumir las tesis de la ambiciosa presidenta andaluza, que condenó al líder –elegido, recuérdese, por los militantes– a emprender una no negociación abocada al fracaso. A Díaz, que exige la rápida celebración del congreso que debe auparla a la secretaría general, no parece importarle lo mas mínimo ninguna otra circunstancia, ningún otro interés.

La segunda responsabilidad de la ausencia de diálogo real entre los partidos progresistas se debe a Podemos. El partido que más fortalecido salió de las urnas apenas ha escondido su deseo de que las elecciones se repitan: su objetivo real y poco disimulado consiste en adelantar al PSOE y colocarse como primer partido de la oposición. Vista la situación interna del PSOE, y la fragilidad de un Rajoy que, como Berlusconi, ya solo confía en el salvoconducto que le libre del caso Bárcenas, Podemos ha lanzado a la arena de Sánchez algunas medidas provocadoras (un presidente de prestigio elegido por el Parlamento y no por las urnas), otras duras de tragar (el final inmediato de las puertas giratorias) y alguna vacía de contenido real (blindaje constitucional de la sanidad y la educación) o imposible de negociar con un PSOE escorado hacia el populismo españolista (referéndum catalán). Y luego ha doblado la oferta con una propuesta de ley de Emergencia Social (la Ley 25), que requeriría de un Gobierno que la aplique para que no se quede en simple humo.

La síntesis pactada por las cuatro almas de Podemos parece más electoralista que basada en el interés general, más teatral que realmente dirigida a buscar el entendimiento con Sánchez. Iglesias fantasea abiertamente con que unas nuevas elecciones serán la panacea. Y en el partido berenjena muchos admiten que prefieren que sean otros quienes gestionen los nuevos recortes que la UE exigirá en enero. La intuición de Iglesias puede ser cierta, y quizá convierta a Podemos en la segunda fuerza. Pero parece difícil que le lleve a ganar los comicios, como afirmó tras visitar a Rajoy. Más bien, lo lógico es que, si se celebran nuevas elecciones, el PP reagrupe fuerzas a costa de Ciudadanos: tras la fragmentación del 20-D, es posible que muchos votantes de centro y de derecha quieran un gobierno fuerte.

La conclusión es que Podemos prefiere adelantar al PSOE y liderar la oposición antes que evitar a los españoles una nueva legislatura del PP. Y lo mismo cabe decir del PSOE: prefiere seguir con sus luchas internas y obedecer los deseos del IBEX antes que garantizar un gobierno que desaloje a Rajoy y los suyos del poder. Los dos partidos, que representan ya dos culturas distintas, han encontrado el pretexto ideal para la inacción en el referéndum catalán. Se trata de un asunto importante, sin duda, pero para nada es el más urgente. La derecha lleva tres años utilizando el anhelo independentista de una parte de los catalanes como cortina de humo de los recortes y la corrupción. Resulta decepcionante que PSOE y Podemos repitan el mismo esquema y no sean capaces de ofrecer una alternativa plausible a un tema que según las encuestas del CIS es la preocupación número 16 de los españoles.

España tiene en este momento dos opciones. La primera es que los partidos tradicionales desprecien el mensaje de cambio de las urnas y miren hacia otro lado con la bendición de Merkel. La segunda, que es por la que apostó CTXT, es luchar por esa alianza de izquierdas que mezcle la vieja cultura política con la nueva, y se proyecte hacia Europa haciendo frente común con los países de la periferia sur, los más castigados por la crisis económica y política. Conviene entender que un país solo no podrá mover un centímetro los cimientos neoliberales de la UE, ni dar una salida positiva al exceso de miedo y a la crisis de democracia y solidaridad que vive la Unión Europea.

La duda es, ahora mismo, ¿hay alguien ahí fuera?

Lee este artículo en Ctxt

Ctxt 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 05/01/16 19:06

    Es un buen análisis y, además, está bien escrito, lo que siempre es de agradecer. Pero el fondo de la cuestión permanece: no parece que haya voluntad real de acuerdo y, como recuerda algún otro lector, tampoco los números dan para mucho: PSOE, Podemos y UP, juntos, suman 161 escaños. Aunque no esté tan claro que haya que sumar automáticamente PP más C's (163), lo cierto es que 161 escaños no dan mayoría estable. Si hubiera buena voluntad (que no la hay) se podría, tal vez, acordar una legislatura corta, presidida por quien fuera, para sacar adelante una nueva ley electoral y eliminar los aspectos más deplorables de la contrarreforma laboral del PP, pero sin olvidar que este partido sigue teniendo mayoría absoluta en el Senado y puede bloquear muchas iniciativas. Yo creo que habrá que ir a nuevas elecciones y que en ellas lo más probable es que el PP mejore su posición en relación al actual reparto de escaños: lamento que asi sea, pero es lo más verosímil.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rubica rubica 01/01/16 02:57

    Hay alguien que aparte de escribir sepa sumar?. PSOE+PODEMOS+IU=161, PP+C's=163. Aque tanto rollo si los números no cuadran. No puede ser y todos estos artículos,  solo sirven para confundir.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Giordano Giordano 01/01/16 14:35

      Y un plato es un plato.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Giordano Giordano 31/12/15 19:36

    Ahora mismo es siempre y la eternidad se concentra en el instante. La retadora pregunta levantó una onda expansiva que alcanzó al Hades y Zeus se despertó. Pero, ¿por qué estoy yo colocado aquí?, se preguntó, tras recuperar plenamente la conciencia y comprobar lo profundamente que había estado durmiendo. Inmediatamente convocó a todos los sabios de Grecia. ¿Hay alguien ahí fuera? Les preguntó. Se suscitó un debate prolijo que cristalizó en dos posiciones: Protágoras decía que no, que el hombre es la medida de todas las cosas; Platón, por contra, insistía en que el hombre es una planta divina que hay que cultivar para que contemple el Bien inconmensurable. Pero Zeus finalmente se atascó cuando Parménides sentenció: lo que es, es y un plato es un plato. Dios, siempre más allá, no dejaba de mirar hasta que se apiadó y decidió enviar a su hijo; pero éste, sentado a su derecha, protestó: lo siento padre, pero yo ya me he sacrificado una vez y no estoy dispuesto a que me crucifiquen otra vez. Dios se lo tomó a broma y pensó: esto de tener hijos unigénitos es una química extraña. El espíritu santo soltó entonces un trino: yo, soy el que soy y un plato es un plato. Perdón, señor, ¿me permitiría decir algo? Un insecto raro y precioso, oriundo de Königsberg, se respondió a sí mismo, interpretando el silencio de Dios como una respuesta afirmativa: un plato es un plato, sí, pero se inventó para comer civilizadamente y ni en el mundo ni fuera del mundo nada puede ser pensado como absolutamente bueno y sin restricción que no sea una buena voluntad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dossy Dossy 31/12/15 19:05

    !España se rompe es la afirmación de los que no quieren transformar nada!. Es imposible en el siglo XXI, continuar con los mismos esquemas con los que salimos de una dictadura. Hoy, es necesario, plantearse el modelo territorial de España, desde otros parámetros y otros argumentos que vertebren a la ciudadanía. Se tiene que poder hablar de todo sin miedo buscando el mejor encaje de todos con sus diferentes sensibilidades. Hay que atreverse a buscar soluciones consensuadas para una España plural y solidaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • isimartin isimartin 31/12/15 13:49

    Lo terrible para el PSOE es el despreciio absoluto de Podemos. Con esos mimbres es difícil hacer cestas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • FFgaro FFgaro 31/12/15 12:16

    F. Gavilan Tengo 70 años, he votado a la izquierda durante 37 años, la ultima a Podemos y ahora después de estos 4 años de catástrofe y con una mayoría de izquierda, si los responsables de estas formaciones no anteponen las necesidades de los españoles a las suyas, nunca mas contaran con mi voto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Juan I Juan I 31/12/15 12:05

    Lo único importante es rescatar a la gente, y para ello es imprescindible desalojar al pp del gobierno. Tenemos una oportunidad histórica de construir una mayoría de izquierdas. Perder esta oportunidad por razones electoralistas y por intereses de partido seria imperdonable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • P. González P. González 31/12/15 10:35

    El asunto está claro. Tan "claro como el caldo de un asilo". La lástima es que muy poca gente es capaz de ver esto tan obvio y todavía no se ha parado a razonar que gentes como D. Felipe González, el Sr. Álvarez Vara y compañía, que son la mano que mece la cuna del PSOE, son desde hace ya bastante tiempo meros peones del neoliberalismo que, disfrazados con el uniforme de viejos socialistas, se dedican en cuerpo y alma a impedir cualquier posibilidad de cambio del sistema que les ha permitido -a ellos- vivir tan confortablemente. Para ello, además de su falta de escrúpulos de índole política y moral, se aprovechan de las “ambiciones” de gentes como Dª Susana Díaz (Que aún no ha alcanzado ese “status” pero aspira a ello), de la manipulación del sentimiento nacionalista (Y antinacionalista) de una parte de la ciudadanía y del narcisismo e infantil oportunismo de algunos dirigentes de Podemos que ingenuamente se creen el ombligo del mundo y han entrado en la vida política con una sobredosis de “juego de tronos” sin ser capaces de poner los pies en el suelo. Entre ambos grupos le están haciendo el trabajo a la derecha hasta el punto de que es muy probable que, quienes de verdad mandan (Mérkel, el BCE, el FMI y el mundo financiero y gran-empresarial) ni siquiera van a tener que utilizar su munición (que la tienen; y de muy grueso calibre) para intentar ahogar el deseo de regeneración de los ciudadanos de este país. Confiemos en que finalmente “Haya alguien (con sentido común y un mínimo de decencia) ahí fuera. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 31/12/15 10:20

    No veo las cosas exactamente así: Podemos debe una parte muy importante de su fuerza en las nacionalidades históricas por su planteamiento realista de la estructuración de España: tras las barbaridades del PP (aquí siempre rompo una lanza a favor de Zp, pues sí intentó valientemente una buena integración de Catalunya en España, fracasada por la manipulación del PP del autodenominado Tribunal Constitucional) no queda otra salida que un referendum. Que, por cierto, de ser contrario a la independencia, que es de lejos el resultado más probable, debería incluir un compromiso de no repetición de como mínimo 25 años, para evitar inestabilidad (si los nacionalistas pierde, que lo asuman un tiempo. Es algo tremendamente razonable). Y, por supuesto, entiendo justificada la desconfianza de Podemos hacia el PSOE. Se la han ganado a pulso, desde el gato de González y su puesto en el consejo, que manifiesta los agradecimientos oscuros, o el "OTAN de entrada no" al servilismo hacia la UE, y el período del último Zp. Y si siguen empeñados en suicidarse, da más motivos para buscar la repetición de las elecciones. Que hub

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.