X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Una crisis global

Una tasa europea para el 1% más rico neutralizaría en una década toda la deuda que generará el covid-19

  • El impacto económico del coronavirus pone sobre la mesa nuevas fórmulas que permitan cargar sobre las rentas más altas buena parte del coste de la pandemia
  • Mientras desde Más País se propone una "tasa covid" a la italiana, otros economistas plantean la necesidad de poner a nivel europeo una tasa para los patrimonios superiores a los 2 millones de euros
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 26/04/2020 a las 06:00 Actualizada el 12/05/2020 a las 20:15
Imagen del puerto José Banús, en Marbella (Málaga).

Imagen de Puerto Banús, en Marbella (Málaga).

E.P.

Algunos grandes conflictos históricos han dado paso a importantes reconstrucciones apoyadas sobre las espaldas de grandes fortunas. Ocurrió en Estados Unidos en la década de 1950 y 1960, tras la devastadora Segunda Guerra Mundial, cuando los cuatro centenares de ciudadanos más ricos del país afrontaban tipos impositivos máximos de hasta el 70%. O en Alemania y Japón, donde llegaron a alcanzar el 80% para mitigar los estragos de la contienda. Ahora, más de siete décadas más tarde, buena parte del mundo se enfrenta a otra durísima batalla. La pandemia del coronavirus ha puesto contra las cuerdas el normal funcionamiento de la economía global y ha obligado a los Estados a intervenir de urgencia para intentar amortiguar el impacto que se avecina. Una nueva crisis, otra más, a la que podría hacerse frente con un plan fiscal que ponga la lupa sobre los bolsillos más cargados. En este sentido, algunos economistas han calculado que fijando solamente una tasa anual temporal para el 1% más rico de Europa se podría hacer frente en una década a todo el coste de la crisis sanitaria si este fuera equivalente al 10% del PIB comunitario.

La necesidad de poner en marcha una tasa covid para financiar los efectos negativos del confinamiento fue planteada la semana pasada en el Congreso de los Diputados. “¿Quién va a pagar esto? Existen dos opciones: esto se puede pagar vía aumento de los ingresos públicos o se puede pagar, a la postre, vía recortes”, señaló desde la tribuna de oradores durante la sesión de control al Gobierno el portavoz de Más País, Íñigo Errejón. En este sentido, su formación política registró en la Cámara Baja una proposición no de ley en la que se plantea, entre otras cosas, la creación de nuevos tramos “extraordinarios” para los más ricos. Un baremo para la tributación del IRPF que comience en el 47% en el caso de aquellas rentas superiores a los 100.000 euros y que alcance el tope máximo del 60% para las que se encuentren por encima de los 600.000 euros. En 2017, últimos datos disponibles de la Agencia Tributaria, menos de 10.000 contribuyentes, el 0,5% del total, ocupaban el tramo de renta superior a los 150.001 euros, mientras que otros 689.353, el 3,46% del total, se movían entre los 60.001 y los 150.000 euros.

El programa de Gobierno que sellaron en diciembre PSOE y Unidas Podemos incluía en su décimo punto la intención de estudiar la fiscalidad de las grandes fortunas con el objetivo de que “contribuyan a un sistema fiscal más justo y progresivo”. Sin embargo, en relación con la llamada tasa covid, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, prefirió limitarse a señalar que hay medidas que deben tener “un largo y un medio recorrido”.

Algo más claro fue el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, en una entrevista en eldiario.es. “La posibilidad de implantar impuestos a los grandes patrimonios es una cosa que ha entrado con fuerza en la agenda y que debe ser valorada y discutida y con la que, desde luego, nosotros estamos de acuerdo. Tanto Zucman como Piketty, por ejemplo, han señalado que es una de las mejores vías para reducir drásticamente la desigualdad”, afirmó el economista, quien recordó que Podemos ya llevaba en su último programa electoral “un impuesto a las grandes fortunas” muy “similar” a la tasa covid.

Carles Manera, catedrático de Economía Aplicada en la Universitat de les Illes Balears, cree que la crisis del coronavirus evidencia la necesidad de darle una vuelta a “la fiscalidad”. Un replanteamiento que, dice, pasa por el incremento de la presión impositiva sobre las grandes fortunas. “La imposición a las rentas más elevadas ha demostrado que no penaliza a la economía. Tras la Segunda Guerra Mundial, vimos que las tasas altas en países como Estados Unidos, Francia o Alemania se tradujeron en crecimientos del PIB y un refuerzo del Estado del bienestar”, apunta al otro lado del teléfono apoyándose sobre la obra del economista francés Thomas Piketty. Pero luego llegaron Margaret Thatcher y Ronald Reagan. “El aumento de la inflación y del paro dieron la oportunidad al neoliberalismo de decir que todo esto no funcionaba. La idea pasó entonces por bajar los impuestos a los ricos para que se incrementara la inversión. Sin embargo, podemos decir que entre la década de 1980 y el año 2008, con la Gran Recesión, el crecimiento económico se ralentizó en comparación con el periodo anterior”, asevera el el economista.

De Argentina a Italia pasando por España

Ahora, con las sombras de un posible nuevo cambio de ciclo, Manera considera que es el momento de obligar a las grandes fortunas a arrimar mucho más el hombro. En una línea similar se pronuncian los economistas Daniel Raventós y José Ignacio Conde . El primero echa cálculos: “Sabemos que si se aplicase un 10% al 10% que tiene mayor patrimonio, se recaudarían unos 84.000 millones de euros. Piketty incluso propone tasas impositivas mucho más elevadas, que podrían llegar al 90%”. “Si se quiere mantener un buen sistema social, es necesario subir impuestos”, apostilla, por su parte, el profesor de Economía de la Universidad Complutense de Madrid. Sin embargo, para Conde Ruiz sería un error pensar que con un impuesto a las grandes fortunas estarían resueltos todos los problemas fiscales que tiene España. “Esto seguramente tenga que ir acompañado con una reforma fiscal más global que garantice una mayor recaudación. Aquí se recauda mucho menos que en otros países en lo que es la imposición indirecta, en lo que se llaman precios públicos, también tiene muchas deducciones…”, apunta.

Algunos Estados ya han abierto el debate sobre este tipo de impuestos a las grandes fortunas. Uno de ellos ha sido Italia, el más golpeado por la pandemia en el Viejo Continente. Allí, el Partido Demócrata propuso hace un par de semanas un tipo progresivo que comenzase en el 4% para las rentas anuales de entre 80.000 y 90.000 euros y que alcanzase un máximo del 8% para las superiores al millón de euros. Un impuesto del que estarían exentos los médicos y que sólo afectaría al 1,95% de los contribuyentes italianos. Fuera de Europa, se están estudiando medidas similares en algunos países de Latinoamérica. Es el caso de Argentina, donde se ha planteado un impuesto extraordinario para hacer frente a la crisis que se movería entre el 2% y el 3,5% y que gravaría a todas aquellas personas con patrimonios superiores a los 3 millones de dólares. Es decir, según los cálculos realizados por los diputados encargados de elaborar el borrador del proyecto afectaría a unos 12.000 contribuyentes, alrededor del 1,1% del total.

Coordinación a nivel europeo

El profesor de Economía de la Universidad Complutense e investigador de Fedea considera que estos tipos no pueden ser muy elevados porque podrían provocar una “fuga de capitales”. Por ello, considera que dichas iniciativas serían mucho más efectivas con una coordinación de Estados en el Viejo Continente. “Si se hace a nivel internacional puede ser más fácil”, sostiene Conde Ruiz. Coinciden con él tanto Manera como Raventós. “Si no hay una homogeneización, una complicidad entre los países, será difícil contener un movimiento de capitales a no ser que también decidas gravarlo severamente”, reflexiona el catedrático en la Universitat de les Illes Balears, que reitera que de esta crisis sólo va a poder salirse en condiciones si se hace de forma “coordinada”. “Es fundamental renunciar a la competición fiscal”, completa, por su parte, el economista de la Universitat de Barcelona y también presidente del colectivo Red Renta Básica.

Bajo este enfoque, los economistas Gabriel Zucman, Emmanuel Saez y Camille Landais –Universidad de California y London School of Economics– han propuesto crear una tasa temporal a nivel comunitario para aliviar el impacto de la pandemia en las arcas públicas. En un artículo titulado “A progressive European wealth tax to fund the European COVID response”, los tres expertos plantean que aquellos con un patrimonio superior a los 2 millones de euros abonen un 1% de su riqueza, un tipo que se elevaría al 2% en el caso de que se superen los 8 millones y al 3% si sobrepasan los 1.000 millones.

Según los últimos datos de la revista Forbes, en el año 2020 hay en el Viejo Continente alrededor de tres centenares de milmillonarios. Sólo en España hay poco más de una veintena a los que afectaría el tipo más alto propuesto. Es el caso por ejemplo de Amancio Ortega y Sandra Ortega. El dueño de Inditex acumula un patrimonio que sobrepasa los 50.000 millones de euros, mientras que su hija supera los 4.000 millones de euros. El dueño de Mercadona, Juan Roig, o el empresario Juan Abelló también forman parte de este exclusivo grupo.

Para los economistas la tasa no es descabellada. “Está en línea con las aplicadas por muchos países europeos que tenían impuestos sobre el patrimonio hasta hace poco, como Alemania, Dinamarca o Suecia”, apuntan en el artículo. Además, consideran que esta forma de hacer frente al impacto provocado por el coronavirus puede que sea la menos dañina para el crecimiento económico. Según los cálculos de los expertos, este gravamen al 1% más rico permitiría recaudar anualmente el equivalente a un 1,05% del PIB comunitario. Es decir, si para la batalla contra el coronavirus fuera necesario un fondo de rescate por valor del 10% del PIB, la tasa permitiría “pagar esta deuda extra en diez años”.

Su diseño a nivel europeo, además, tendría una doble ventaja. Por un lado, permitiría evitar la migración de contribuyentes a otros Estados miembro. Y por otro, cambiaría el enfoque relativo a la manera de pagar esta nueva crisis, que dejaría de ser sobre transferencias nacionales y se centraría en las transferencias entre individuos según su riqueza. “Esto superaría las oposiciones basadas en intereses egoístas nacionales y contribuiría a crear la sensación de que Europa trabaja para todos”, sentencian.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • revistas revistas 22/05/20 17:29

    Ens trobem en una Unió els socis de la qual no ens volen o, si de cas, ens utilitzen econòmicament, quan no, directament, ens estafen –Països Baixos, p. ex.–. La sensibilitat col·laborativa i la solidària es mostren selectivament, amb absoluta manca d'igualtat. A dia de hui, no ja és que hauríem de plantejar-se forçar un Espexit, sinó un Eurexit, una eixida d'Europa de la Marca; ¿Compensa el rebut la brutal pèrdua de sobirania que s'està produint en els Estats membres de la UE? La resposta és òbvia, no? Llavors caldrà promoure mesures conseqüents. I més pronte que tard.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • revistas revistas 22/05/20 17:25

    Ens trobem en una Unió els socis de la qual no ens volen o, si de cas, ens utilitzen econòmicament, quan no, directament, ens estafen –Països Baixos, p. ex.–. La sensibilitat col·laborativa i la solidària es mostren selectivament, amb absoluta manca d'igualtat. A dia de hui, no ja és que hauríem de plantejar-se forçar un Espexit, sinó un Eurexit, una eixida d'Europa de la Marca; ¿compensa el rebut la brutal pèrdua de sobirania que s'està produint en els Estats membres de la UE? La resposta és òbvia, no? Llavors caldrà promoure mesures conseqüents. I més pronte que tard.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aserejé Aserejé 28/04/20 18:21

    Excelente idea. A ver si se pone en practica y no se pierde el tiempo, pues deberia haber estado en vigor hace mucho tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 27/04/20 00:40

    Sin perjuicio de esa tasa ¡que hace décadas que debería de existir de forma consolidada y del remiendo de la renta básica, que debe desaparecer tan pronto como sea posible; es decir, INMEDiATAMENTEde haberla pueto en marcha, lo que es URGENTE es reducir la jornada laboral para que se logre el pleno empleo que permitirá la dinamizacion de la economia al potenciar su elemento más débil: la falta de demanda que produce el paro que sufirá un incremento en todo el mundo. Eso permitirá alcanzar un nuevo equilibrio ente la oferta y la demanda que incrementará el giro del dinero, de dondevienen todos los bienes.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Dver Dver 28/04/20 21:50

      Distribución de la riqueza y del trabajo necesario para producirla. De cajón. hace cien años las patronales de entonces avisaban de una hecatombe si se reducían las jornadas maratonianas de todos los días de la semana. No solo la reducción del trabajo no trajo ninguna catástrofe, sino que trajo progreso y (muy importante, a pesar de que lo olvidan) mayor acumulación capitalista porque continuaron manejando el cotarro.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Dver Dver 26/04/20 17:58

    Y por que no el 2%. ¿Acaso se morirían de hambre? Gente que tiene asegurada su estupenda vida por generaciones (mientras no vayamos y se lo quitemos todo), ¿no puede pagar una parte de más de lo que tiene (nada de contribuir, ¡pagar!, pues si tienen esas fortunas es en virtud del Contrato Social, expreso vía leyes, o tácito por consuetudinario, que han reconocido la propiedad privada como instrumento social de progreso, pero que también reconocen que ese instrumento no tiene objeto si no es útil a la sociedad, y que los resultados de ese instrumento deben repartirse justamente). Es hora de replantearse el Contrato Social y las nuevas formas de propiedad. Es cierto el temor de algunos economistas de prestigio a la fuga de capitales en caso de aumento de impuestos a los mismos, y la conjunción de los países es clave para afrontar el problema, pero también es cierto que hay que empezar. Existe la deuda odiosa o ilegitima, cuyo primer país en aplicarla fue EEUU y justamente contra España (en Cuba). Pero sin llegar a tanto, el Constitucional belga dictó una sentencia en la que le decía a un fondo de inversión americano que el estado belga solo le iba a pagar la cantidad por la cual este fondo la había comprado a un tercero (una miseria con respecto al capital titularizado), más los intereses correspondientes y legales, y que ya podía el fondo de inversión recurrir a otros tribunales americanos o de dónde fueran, que en Bélgica solo valía esta sentencia basada en una Ley aprobada en 2015 por el Parlamento belga al respecto. A raíz de esta sentencia el PE aprobó una Resolución pidiendo a los estados miembros trasladar dicha legislación a sus Constituciones, y que yo sepa ningún estado a iniciado proceso alguno para dar cumplimiento a lo acordado por el PE. La noticia: https://periodistas-es.com/los-fondos-buitre-no-podran-actuar-en-belgica-ejemplo-mundial-104987 Luego, sí que hay mecanismos legales para evitar abusos y fugas de capitales, lo que tenemos que hacer es presionar para que el modelo de sociedad cambie y la riqueza se distribuya con equidad. Y si alguien se lleva la pasta, se le anula la deuda y santas pascuas. Que actúe entonces el BC Europeo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • artybeck artybeck 26/04/20 16:04

    No hay

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • senenoa senenoa 26/04/20 14:35

    En una década no, la neutralizaría en cinco años como máximo... El problema, como siempre, está entre el cascabel y el gato. Ya te digo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • GRINGO GRINGO 26/04/20 13:15

    Mal negocio para los de siempre, si tenemos que esperar a una pandemia para que, una vez más nos planteemos la necesidad de que los impuestos sean justos y progresivos...

    Siempre estamos con lo mismo y es porque no se hace NADA.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • josemariarojas josemariarojas 26/04/20 12:53

    si añadimos a esa tasa a los mas ricos, la devolución por parte de los bancos del dinero que se les dió por el pp, eliminamos el dinero que se regala a la iglesia, mas se les obliga a pagar el ibi por las propiedades, si recortamos en armamento a 0 euros durante varios años, ponemos otra tasa sobre los beneficios obtenidos a las empresas del ibex y está todo solucionado y si se quieren ir de españa que dejen todas sus instalaciones para el estado y que se vayan, patriotas sobran ya tenemos alos casadista-voxeras

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Pedroleg Pedroleg 26/04/20 11:52

    ¿Y a qué están esperando?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



Lo más...
 
Opinión