x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Elecciones 20-D

Ocho batacazos electorales: del hundimiento de la UCD al PSOE de 2011

  • La UCD pasó de gobernar a quedarse con once diputados
  • Tras la salida de Anguita, IU pasó de 21 parlamentarios a sólo 8
  • En 2011 el PSOE perdió más de un tercio de sus escaños

Publicada el 14/12/2015 a las 06:00
Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato del PSOE en 2011.

Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato del PSOE en 2011.

EP
La Historia de las elecciones generales en España está plagada de éxitos. Algunos muy sonados, como el del PSOE de Felipe González en 1982. Otros más discretos, como el paso de 7 a 17 escaños de IU en 1989, las ocho actas de Esquerra Republicana en 2004 –hasta entonces siempre tuvo un único representante en el Congreso– o el salto de una única diputada a cinco parlamentarios de UPyD en 2011. Pero también de sonados fracasos: este es el repaso de infoLibre a los grandes batacazos electorales.

1. UCD en 1982: de 168 diputados a 11


Después de gobernar durante las dos primeras legislaturas, la UCD sufrió en 1982 la mayor debacle de un partido en la historia de las elecciones generales: perdió de golpe 157 diputados, el 93% de sus representantes. El fracaso llegó tras la dimisión de Suárez, que obligó a presentar a un candidato alternativo: Landelino Lavilla, anteriormente presidente del Congreso de los Diputados. Lavilla únicamente cosechó 1,4 millones de votos. Tres años después, en 1989, la UCD desapareció definitivamente de la Cámara baja.

2. El PCE en 1982: de 23 parlamentarios a 4


El Partido Comunista fue el gran damnificado de la victoria de Felipe González en 1982: pasó de 23 escaños a obtener sólo 4. Fue la última ocasión en la que Santiago Carrillo se presentó como candidato y también la última en la que el PCE se presentó como tal. Cuatro años después, en 1986, lo haría ya integrado en Izquierda Unida, que se estrenó en la Cámara baja con siete diputados. Cabe destacar que los 23 diputados del grupo comunista en 1979 son, hasta la fecha, el mejor resultado de una candidatura a la izquierda del PSOE.

3. El CDS: de tercera fuerza a la nada en ocho años

Fundado por Suárez y otros políticos procedentes de la UCD, el Centro Democrático y Social (CDS) se estrenó en el Congreso en 1982 con dos diputados y subió hasta los 19 en 1986, cuando se convirtió en la tercera fuerza, sólo por detrás del PSOE y de Alianza Popular. A partir de entonces comenzó el declive: en 1989 perdió una cuarta parte de sus representantes y se quedó con 14 diputados. Y en 1993 ni siquiera entró en la Cámara, lo que aceleró su proceso de desintegración interna.

4. IU tras Anguita (2000): de 21 actas a 8

Tras la primera legislatura de Aznar, el PSOE de Almunia e Izquierda Unida cerraron un acuerdo electoral para gobernar juntos si lograban los escaños suficientes. La estrategia fracasó estrepitosamente: Aznar venció con mayoría absoluta, los socialistas pasaron de 141 a 125 escaños... e IU se hundió tras no presentarse Julio Anguita y tomar las riendas de la federeación de izquierdas Francisco Frutos. La candidatura pasó de 21 a 8 diputados, su peor resultado desde 1986.

5. CiU en 2004: perdió un tercio de su representación

En 2004, Esquerra Republicana cosechó un gran éxito: pasó de 194.000 a 652.000 votos y de uno a ocho diputados. Ese ascenso perjudicó a CiU, que consiguíó 15 escaños en 2000 y sólo 10 en 2004. Duran i Lleida, líder de la coalición en el Congreso, se ofreció rápidamente a Zapatero para sostener al Gobierno socialista en un intento por paliar los malos resultados. El fracaso de CiU llegó, además, pocos meses después de que el tripartito (PSC-ERC-ICV) lo apartara del poder en Cataluña.

6. El estreno de Rajoy: de mayoría absoluta a 148 escaños

Mariano Rajoy no tuvo un buen estreno como candidato: en 2004, primera cita electoral que afrontó como cabeza de cartel, llevó a su partido directamente a la oposición partiendo de la cómoda mayoría absoluta que disfrutó José María Aznar durante cuatro años. Los conservadores pasaron de 183 a 148 diputados, con lo que perdieron casi un 20% de su grupo en el Congreso. A la espera de lo que pueda suceder el 20-D, este su es su mayor descenso hasta la fecha.

7. ERC en 2008: éxito fugaz

Si en la noche electoral de 2004 Esquerra Republicana se alzó como una de las formaciones triunfadoras, cuatro años después le sucedió justo lo contrario: perdió más de la mitad de sus votos y diputados y pasó de ocho a sólo tres. Ese mismo resultado es el que cosechó en las últimas generales celebradas hasta la fecha, las de noviembre de 2011.

8. El PSOE de Rubalcaba: de gobernar a un mínimo histórico

El del PSOE en 2011 es el mayor batacazo de uno de los dos grandes partidos desde 1977. En las pasadas generales los socialistas perdieron más de un tercio de sus diputados y pasaron de los 169 a los 110. Tras la salida de Zapatero, las listas lideradas por Rubalcaba apenas pasaron de los siete millones de votos –7.003.511– frente a los más de once millones que obtuvieron las de Zapatero en 2008. Y el porcentaje de apoyo al PSOE descendió en picado, del 43,87% al 28,76%, lo que llevó al partido a marcar su mínimo histórico hasta la fecha.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión