Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Ideas Propias

Los laboratorios judiciales

Publicada el 13/08/2021 a las 06:00

Desde el momento en que la Organización Mundial de la Salud, el día 11 de marzo de 2020, declaró el estado de pandemia ya se contemplaba la necesidad de adoptar medidas drásticas en materia de aislamiento o confinamiento, tal como aconsejaban todos los organismos científicos especializados. El confinamiento domiciliario inicial, los confinamientos perimetrales o nocturnos de ciudades o zonas, las restricciones en la ocupación de los lugares de hostelería u ocio, se presentaban como medidas de urgencia para atajar el ritmo de contagios y fallecimientos de una primera ola de consecuencias dramáticas. Irremediablemente, estas medidas afectan a derechos humanos fundamentales como la libertad de circulación, reunión o manifestación.

Además, produjeron efectos emocionales sobre las personas, principalmente las más desvalidas, al verse privadas de sus relaciones familiares, afectivas o de contacto social. Por extensión también impactaron sobre la economía, al tener que ordenar el cierre de todos aquellos centros de producción que no tuviesen el carácter de esencial. Los grandes textos internacionales de Derechos Humanos (Declaración Universal de Derechos Humanos, Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales 1950 y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) contemplan la posibilidad de limitar algunos derechos fundamentales en aras de otros bienes supra individuales y colectivos, como el derecho a la salud y la vida comunitaria.

Después de diversas vicisitudes, ante la decidida opción de dar por finalizado el estado de alarma, el Gobierno decide, en este caso por Real decreto-ley 8/2021 de 4 de mayo, adoptar medidas urgentes en el orden sanitario, social y jurisdiccional que deberían aplicarse a la finalización de su vigencia. Creo que los autores de esta norma no han medido bien las consecuencias políticas, jurídicas y constitucionales que ponen en marcha al judicializar, preventivamente, las medidas que puedan adoptar las comunidades autónomas para hacer frente a las específicas situaciones sanitarias de sus respectivos territorios.

Les debió servir de advertencia el inusitado y esperpéntico aldabonazo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, acordando la apertura de la hostelería en aquellas zonas con una incidencia de más de 500 contagios por 100.000 habitantes. Sin otro argumento que su propio voluntarismo y con preocupantes signos de populismo, declaró que la medida era desproporcionada y carecía de justificación. La decisión era a todas luces arbitraria ya que no se fundó en criterios científicos que desmontasen los utilizados por el Gobierno vasco para acordar el cierre.

Siempre me he mostrado reticente al intervencionismo judicial, salvo excepciones individuales, para corregir o apoyar las medidas que los organismos encargados de velar por la salud pública general puedan adoptar sobre una materia que, en términos jurisdiccionales, les es totalmente ajena. Los científicos han llegado a la conclusión de que existen unas pocas certezas y muchas dudas sobre la forma de afrontar esta grave crisis sanitaria. Parece que algunos jueces sólo tienen certezas. Se pronuncian, en un sentido o en otro, invadiendo terrenos reservados a la ciencia, sobre la legalidad o ilegalidad de las medidas que puedan adoptarse.

Ante el desconcierto general que se está produciendo en estos momentos, debido a la movediza e insegura decisión de los organismos judiciales sobre confinamientos nocturnos o cierres perimetrales, es de justicia reconocer que el intervencionismo judicial se lo ha otorgado de manera innecesaria, temeraria e injustificada el Real Decreto-Ley mencionado, en el que se abordan varias cuestiones sin duda acuciantes para determinadas personas y sectores. En un escueto texto, se modifica el art. 122 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa concediendo a las Salas de lo Contencioso-Administrativo de los Tribunales Superiores de Justicia como una especie del nihil obstat canónico, atribuyéndoles la facultad de otorgar su beneplácito o desautorizar, las medidas que aconsejan los datos estadísticos sobre la evolución de la pandemia. Es decir, los convierten en una especie de Congregación para la Propagación de la Fe, en este caso de la pandemia.

La decisión no puede ser más desafortunada. Seguramente sus redactores no tuvieron su mejor día o lo que es peor, no supieron valorar las consecuencias del dislate constitucional en el que estaban incurriendo al condicionar o someter a autorización previa unas medidas exigidas por los organismos científicos internacionales. La justificación de las decisiones judiciales que se oponen a estas restricciones no pueden ser más aleatorias, ambiguas y caprichosas. En general se alega que las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias no están suficientemente justificadas según sus peculiares criterios. Además las consideran inadecuadas, innecesarias y desproporcionadas. Las razones científicas esgrimidas brillan por su ausencia o resultan incoherentes o absurdas.

Se supone que los organismos gubernativos encargados de velar, en circunstancias tan dramáticas, por la salud general actúan de conformidad con lo dispuesto en el art. 129 de la Ley 39/2015 de 1 de octubre de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, y en particular ajustándose a los criterios de eficacia, proporcionalidad, seguridad jurídica, transparencia y eficiencia. En todo caso, se ajustan a criterios científicos que pueden ser cuestionados pero no anulados.

El Tribunal Constitucional ha avalado de manera reiterada la adopción de medidas con impacto social en situaciones excepcionales y de urgente necesidad. Dicho aval demanda la concurrencia material de una motivación explícita y razonada de la necesidad y también formal, vinculada con la urgencia que impide acudir a la tramitación ordinaria de los textos normativos. No sabemos cuál sería su actitud a la vista de su sentencia sobre el estado de excepción en los momentos presentes.

Esperanzadoramente, el presidente de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, ante esta anómala modificación del orden de los factores que permiten la actuación del Poder Judicial para corregir a las Administraciones públicas, manifestó rotundamente que no era función de los jueces controlar unas medidas que solamente podían tener efecto, por supuesto siempre evolutivo y cambiante, en el ámbito de los organismos científicos nacionales e internacionales.

Estas manifestaciones parece que no afectaron a muchos organismos judiciales. Pensaron que debían cumplir estrictamente la Ley y surgieron a borbotones resoluciones judiciales que sembraron el desconcierto entre los ciudadanos con la consiguiente desconfianza y degradación del prestigio del Poder Judicial. No podemos seguir contemplando impasibles cómo se produce este caprichoso e injustificado baile de decisiones. Varias asociaciones judiciales ya se han pronunciado críticamente ante lo que constituye un absoluto despropósito jurídico y constitucional.

Por ejemplo, el portavoz de la Asociación judicial Francisco de Vitoria ha manifestado, y lo suscribo, "que al sistema judicial le corresponde la resolución de conflictos, pero ahora nos hemos convertido en una herramienta para tomar decisiones que le corresponde al Poder Ejecutivo". Con más reticencias, el portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura cree que "es pronto para hacer un diagnóstico aunque a priori el problema que veo es que van a existir diferencias entre territorios en cuanto a las medidas restrictivas y también en cuanto a los criterios en los Tribunales Superiores".

Nadie entiende la discrepancia de criterios. Es innegable que el virus tiene los mismos componentes y la misma peligrosidad y rapidez de contagio en todo el territorio nacional y en el mundo. Afortunadamente, la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha suscitado ante el Tribunal Constitucional una cuestión de inconstitucionalidad del Decreto-ley por entender que se vulnera la separación de poderes al tener que convalidar previamente las medidas que toman las comunidades autónomas contra la pandemia.

Los constituyentes descartaron la posibilidad de encomendar al Tribunal Constitucional el control previo de la constitucionalidad de las leyes porque el Parlamento encarna la soberanía popular y tiene la potestad legislativa. Si estuviera sometido al control previo de los doce componentes del Tribunal Constitucional en realidad serían ellos los verdaderos legisladores. Más de cuarenta años después, los redactores del Real Decreto-ley han concedido el control previo de legalidad, y por extensión de constitucionalidad, de las medidas sanitarias a los Tribunales Superiores de Justicia.

Una vez más somos una extravagancia en el entorno que nos rodea. La oposición política utiliza la pandemia para derribar al Gobierno y los jueces asumen una función que excede de sus facultades. O los jueces se auto restringen y rechazan dilucidar las medidas sanitarias, explicando sus razones, o urge derogar esta desafortunada decisión de convertir las sedes de los tribunales en laboratorios científicos.

____________

José Antonio Martín Pallín. Abogado. Comisionado español de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra). Ha sido Fiscal y Magistrado del Tribunal Supremo.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




26 Comentarios
  • Epi Epi 14/08/21 08:42

    Totalmente de acuerdo con usted, señor Pallín.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Serm Serm 13/08/21 22:09

    Es cierto que la epidwmioligía prpone medidas terapéuticas colectivas que pueden colisionar con derechos fundamentales;de ahí la necesidad de que intervengan jueces; pero una cosa es eso y otra que la función jurisdiccional ae ejerza bajo la irresponsabilidad...El juez debe recibir información por peritos,como dije màs abajo,de cuál es el resultado de no aceptar las medidas que propone n las autoridades sanitarias Básicamente porque no creo que un juez pueda valorar si una restricción es proporcional sin esa información a no ser que su sentencia la dicta a los 16 meses como el Constitucional y casi sin efectos retroactivos...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Galias Galias 13/08/21 17:30

    EL control judicial de las decisiones de los ejecutivos Autonómicos o consejerías sanitarias es la cosa más absurda de España en el mundo.Después de tomarlas , las Comumidades quedan a expensas de que los Tribunales superiores las apoyen o las tumben con criterios varios y distintos en contra del sentido común y maniatando a las Comunidades. Se ha judicializado de tal modo la política que los Gobiernos Autonómicos son unos "peleles" en manos de los jueces, prostituyendo su autonomía y la separación de poderes. Y como de ha dado esa intervención a los jueces todos los partidos que hacen oposición se sienten envalentonados para recurrir aunque sea di un semáforo está bien o mal puesto

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 13/08/21 16:45

    A propósito de la politización de la justicia, hoy voy a sacar el tema de que desde que gobierna el socialista Pedro Sánchez, siempre ha habido jueces que replicaban en los juzgados los planteamientos politicos de la derecha, en particular del PP. Solo, de memoria sin estar seguro del orden de ellos voy a mencionar.
    1ª El ministro Abalos "recibe" en el aeropuerto de Barajas o evita que entre a España a la vicpresidenta, o algo así, de Venezuela. La derecha, el PP, y la extrema derecha comienzan una feroz ofensiva politica contra Abalos y contra el Gobierno progresista, diciendo que está trabajando para Maduro y el bolivarianismo, que está traicionando a España, que explique en las Cortes semejante atrocidad y traición. etc. Resultado judicial: Un juez "diligente e independiente" inicia un proceso judicial contra miembros del Gobierno para ver si habían cometido delito, no se si bajo querella del PP o VOX o por querella a sueldo de alguno de ellos. Ruido político y ruido judicial. Decaído el tema por su intrascendencia, decae el ruido y la justicia no encuentra indicios de delito alguno. El ruido y las sospechas ya estaban hechas.
    2ª cuando comienza la pandemia el PP y la derecha empieza a acusar al Gobierno de las muertes de la Pandemia y, en particular, dicen porque el virus se propagó por las mujeres en la manifestación feminista del 8 de marzo. Después de llamar criminal al Gobierno y pedir su dimisión y elecciones, casualmente una juez se hace cargo del ataque político de la derecha y la judicializa para dar mas apariencia al ataque político de la derecha. Después de elevar el asunto judicial a político y tras utilizar a miembros de la Guardia civil en el asunto para dar mas impresión de escandalo, la justicia archiva el asunto por no ser nada, por no ser delito, sino la búsqueda de un delito político. Casualmente ningun miembro de la justicia investiga al Gobierno por permitir el acceso a los estadios de deportes, ni al metropolitano de Madrid, ni al congreso de VOX ni, incluso a las manifestaciones feministas de mas de 100 ciudades. Objetivo político del PP: acusar al Gobierno y a las feministas de muertes por Covid en Madrid. La justicia lo apoya.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    7

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 13/08/21 17:03

      3ª (Continuo): Tras el chantaje del gobierno de Marruecos a España colándole millares de personas y tras la conversaciones de Casado con los prebostes de uno de los partidos gobernantes liberticidas de Marruecos, el PP y VOX inician una ofensiva feroz contra el Gobierno, en el que coincidiendo con el Gobierno de Marruecos echan la culpa al Gobierno de España de romper la relación con Marruecos y de la emigración de miles de marroquíes por haber permitido curarse en España del Covid al presidente del FPolisario. La ofensiva es feroz, aunque eso significa que la derecha le dan la razón (y le anima) a un estado dictatorial como es Marruecos. Piden dimisión del Presidente y convocatoria de elecciones. Resultado judicial. Un juez "independiente por supuesto" abre proceso a miembros del Gobierno, coincidiendo con los intereses politicos de la derecha española y aumentando el altavoz político de ella. Ese juez intenta dominar las relaciones internacionales y politica de España, potencia administradora del Sahara de las dos partes en conflicto, insinuando el delito que cometería el Gobierno si le reconoce el status al frente Polisario que le reconoce la ONU. Ese juez ignora (o no) que están condicionando las relaciones y la politica internacional de España que en una democracia la establece el Gobierno y el Congreso. Casualmente coincide con los intereses politicos del PP.
      4ª El Gobierno concede una ayuda determinada a PLus Ultra, ayuda coincidente con las que se dan a otras aerolíneas. El PP y la derecha mas extrema intenta sacar rédito político de esa ayuda dada de acuerdo con la ley y monta el espectáculo de siempre, que dimitan y convoquen elecciones. .El gobierno prevarica (no como el PP con la Gurtel y la inmensa corrupción en todas las partes que ha gobernado en España) y se pone al servicio de Venezuela y de Maduro. Y el PP dice que lo que tiene que hacer es no dar la ayuda porque prevarica y que la empresa quiebre y ponga sus centenares de trabajadores en el despido, por corrupción. "Casualmente" un juez y el Tribunal de Cuentas se ponen a investigar. Conseguido el beneficio político del PP, se queda en nada
      Y así todo.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      7

  • Antonio LCL Antonio LCL 13/08/21 15:47

    Qué claridad y contundencia de análisis. Profesionales como el Sr. Martín Pallin otorgan dignidad y credibilidad a la cosa pública. Un lujo, que debería ser lo habitual y no la excepción, en la jauría social tan frecuente y tan agotadora.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Serm Serm 13/08/21 15:44

    El sistema de autorización pevia es un disparate,pero no creo que el resultado hubiera sido distinto si el control hubiera sido a posteriori... Aquí no quiero entrar en ciertas cosas que explicarían cierta " prepotencia judicial" (entre otras cosas,tanto curso que se organiza para "pajilleros judiciales" como dijo Elisa Beni sobre la Semtencia del TC,lo de pajilleros es mio) ; simplemente diré que si en cualquier procedimiento judicial de responsabilidad patrimonial de asistencia sanitaria se emplean peritos ,bien de las partes,bien judiciales;me resulta inexplicable que no se empleen epidemiólogos como peritos,.Al fin y al cabo,sólo estos saben de salud pública...Los operadores jurídicos no tenemos ni la más remota idea de medicina...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • TheLoneMan TheLoneMan 13/08/21 13:53

    Me sorprende que en un Estado conformado por territorios con autonomías de las más plenas del mundo, ahora nos extrañemos con la existencia de diferencias entre territorios o que se diga que nadie entiende la discrepancia de criterios. Recuerden que las CC.AA. tienen autonomía legislativa plena.

    A ver si va siendo hora de platear un Estado de concepción jacobina donde existan materias cuya competencia total y exclusiva deba corresponder al Estado, al menos bajo determinadas circunstancias, por ejemplo UNA PANDEMIA, ¡¡señores!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • CinicoRadical CinicoRadical 13/08/21 13:12

    Hay tribunales que de caducos hieden a podrido, corrupto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Fernandos Fernandos 13/08/21 11:42

    Bravo Sr. Pallin, por su valentia y por desmitificar a unos jueces que como "el molt honorable Puyol" no merecen el mas mínimo honor, ya que cada dia se foscan en la profesión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Ayla* Ayla* 13/08/21 11:17

    Estoy de acuerdo, nunca entendí que el gobierno diera la última palabra en una pandemia a la justicia, cuando se supone que querían desjudicializar la política.

    Rectificar es de sabios.

    Es un despropósito que decidan los jueces y más estos que nos están demostrando que no evalúan las causas sanitarias y lo hacen más bien por sus convicciones políticas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • paco arbillaga paco arbillaga 13/08/21 14:17


      Ayla*: «Rectificar es de sabios.» Probablemente ese es el problema: que los sabios no están donde les corresponde, por lo que es difícil que rectifiquen los mediocres que ocupan sus puestos. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5



Lo más...
 
Opinión