Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
La playlist de...

¿Qué le piden Luis Tosar, Silvio Rodríguez, María León, Willy Toledo, Kiko Veneno, Chris Stewart, Irene Montero y Peridis al Nuevo Año?

  • Celebridades comparten con nosotros sus deseos para un año repleto de retos: un mundo que invierta más en salud, que sea un lugar de libertad y respeto, de cooperativismo y solidaridad, de igualdad y de lucha contra el cambio climático
  • Todas coinciden en el mismo sueño, que la vacuna del covid-19 sea el principio del fin de todo el luto que nos trajo un mal 2020

Publicada el 02/01/2021 a las 06:00 Actualizada el 08/06/2021 a las 12:23

¿Qué le piden Luis Tosar, María León o Willy Toledo al Nuevo Año?

Algunas celebridades comparten con nosotros sus deseos para un año repleto de retos.

Superada ya una Navidad diferente, brindamos al son de Los Rodríguez “por el recuerdo y también por el olvido. Brindamos con emoción, pero también con frialdad, que la salud no falte a toda la humanidad”.

Estrenamos calendario con deseos que hablan de la excepcionalidad del año que hemos despedido. Poco o nada queda de las tradicionales intenciones de dejar de fumar, ir al gimnasio, hacer dieta o aprender idiomas. Casi todas nuestras aspiraciones parecen pequeñas, superficiales, cuando se trata de ganarle la partida a una pandemia que se ha cobrado la vida de más de 1,7 millones de personas, 50.000 solo en nuestro país. También una caída histórica de la economía y un sistema sanitario español muy debilitado después de atender ya a más de 1´8 millones de afectados.

El planeta entero aún con la respiración contenida suspira al unísono deseando que este año tengamos lo que nos privó el anterior: salud. Con ella, que la palabra coronavirus desaparezca tan rápido de nuestras vidas como llegó y que todas las consecuencias que ha generado la pandemia comiencen a ser ya solo un mal recuerdo.

Algunas celebridades alzan la voz para compartir con nosotros qué le piden a un año repleto de retos, aunque todos pasen porque la vacuna del covid-19 sea el principio del fin de todo el luto que nos trajo un mal 2020. Por eso, aún con mascarilla y sin licencia para despistes, volvemos a poner música a un brindis “por el futuro con la noche de testigo, brindamos con emoción, pero también con frialdad, que la salud no falte a toda la humanidad”.

Luis Tosar:” ¡Que el covid persistente deje de ser un mal sueño!”

Nació en tierra de meigas y sabe que a maxia existe. Solo hay que verle en una pantalla o sobre un escenario para encontrar siempre la cara de la verdad. A sus cuarenta y nueve años ha vivido un centenar de vidas. La que le acompaña siempre y supera la verdad de sus personajes, la de Luis López Tosar, nos recuerda que "lo mejor de nuestro país es la gente, nuestra energía, aunque andamos mal de autoestima y eso desemboca generalmente en mediocridad”.

Estrenando el Nuevo Año confiesa que “lo que más deseo es que paren las muertes. Que todos los afectados por la pandemia ahora mismo se curen lo antes posible. Que el covid persistente deje de ser un mal sueño para todos aquellos que la han sufrido. Y seguramente a partir de ahí podría arrancar con otros muchos problemas que ha provocado también el coronavirus, pero en mi deseo va impreso todo eso: salud y suerte para el mundo”.

Silvio Rodríguez: “Ojalá nos espere un mundo que se gaste más en salud”

Fiel a sus deseos de juventud que le llevaron a creer que “la poesía podía salvar al mundo”, Silvio Rodríguez, dibujante, poeta y trovador, no ha dejado de hacerla y cantarla. No pudo pisar los escenarios norteamericanos durante treinta años y hubo un tiempo en que sus composiciones estuvieron prohibidas en gran parte de Latinoamérica. Escuchar o tararear sus canciones podía costarte la vida. Ahora, superada la censura, acaricia de nuevo nuestros oídos e impulsa nuestro espíritu con Para la espera, su último trabajo. Mientras, nos apunta que en estos tiempos de pandemia le canta al espíritu de resistencia: “Ojalá después nos espere la vida, el mejoramiento humano y, ojalá nos espere un mundo en que se gaste más en salud, en curar a la gente que en matarla”.

María León: “Que estemos unidos”

Su rostro dulce, angelical, la traiciona. Pisa fuerte por la vida haciendo honor a su apellido. Leona, andaluza y familiar por los cuatro costados.

María León vive rápido y dispara por su boca con la misma naturalidad que el clan de actores con los que se crio. Por eso, afirma que nos faltan políticos de talla y define al partido de Abascal como “una mala película, en la que no tendría que haber público”. Ella sobrevive de la alegría que le confiere ser andaluza de cepa y sevillana del barrio de Triana: “Me cuesta la tristeza”. Por eso es fiel, como todo su clan familiar, al principio de que “la vida es tan bonita que parece de verdad”. Un optimismo que como digna León contagia: “Hay que vivir, saber elegir y decidir. Y añade su deseo para que su cielo se haga extensivo a todo el mundo en este 2021: “Que estemos unidos. Hay que darse la mano, tenemos que disfrutarnos, querernos un poquito más y escucharnos, sobre todo, un poquito más”.

Willy Toledo: “Libertad y estar alerta para no odiar al oprimido y amar al opresor”

Willy Toledo siempre quiso ser actor desde que de niño pasaba los tres “efímeros” meses de verano en el tinerfeño pueblo de pescadores El Médano. Allí, entre el surf, la pesca y los primeros besos, descubrió lo que era la libertad. Debutó en 1994 con Morirás en Chafarinas y la serie 7 vidas le hizo tan popular que empezó a encadenar títulos como actor principal. Presentó los Goya del “No a la guerra” en 2003 y, a partir de entonces, todo cambió. Sus polémicas declaraciones vinculadas a su militancia antirreligiosa y política le condujeron a visitar el calabozo durante una huelga general, a juicios, sanciones y a que su brillante carrera como cómico y actor se viera muy afectada. Durante los diez últimos años no ha recibido ni una sola llamada para trabajar en España. El maleficio lo deshizo Los favoritos de Midas.

Fiel como siempre a sus principios, desea que el Año Nuevo nos “traiga libertad y que consigamos dominar el covid-19”, y recurriendo a una cita de Malcom X critica a los medios de comunicación advirtiendo: “Si no estamos alerta, nos harán odiar al oprimido y amar al opresor”.

Kiko Veneno: “Cooperativismo y solidaridad”

Volando va, volando viene. Sesenta y ocho años de travesía vital y más de cuarenta de camino musical entreteniéndose. Cantando como oficio y como forma de vida. Con poesía popular, pero alzando la voz para no dejar títere con cabeza. Creando un mundo sonoro, alegre y callejero con una impronta rítmica sureña. Reivindicando la magia de Jimi Hendrix y la honradez de Bob Dylan. Viviendo de “la innovación y el riesgo”. Parándose a echar un cantecito para aferrarse a nuestra esencia: “A una cultura que ha retrocedido tanto como hemos aumentado en burbuja inmobiliaria estos últimos treinta años”. Enamorándose de la vida, aunque a veces duela, el catalán más andaluz que nunca viaja sin su guitarra se mantiene fiel a sus principios de “cooperativismo y solidaridad”. Por eso, espera que en el futuro “el dinero no sea lo único importante” y tararea: “Porque somos campeones de la suerte, aquí venimos a compartir”.

Chris Stewart: “Cancelación del Brexit y lucha contra el cambio climático”

Después de ocho años tratando de arañar vida a la tierra y de esquilar ovejas, un amigo le animó a aparcar a ratos la azada y escribir las anécdotas que le relataba. Con boli verde y tierra en las uñas escribió sus vivencias entre limones. Una discreta editorial las publicó, pero sus ecos llegaron a la radio de la BBC y desde allí se difundieron pasajes de la historia de un optimista. El sueño imposible y luego improbable, se hizo inevitable: dos millones y medio de ejemplares le convirtieron en el libro revelación del año, su autor encontró “un don” y la tranquilidad de tener que esquilar ya solo sus propias ovejas.

Hoy, en el porche próximo a su saciada biblioteca, Chris Stewart reconoce que al final de 2020 se ha visto cumplido uno de sus sueños: “Ver a Trump y a su pandilla de impresentables compinches hundidos en el fango político que han creado, lo cual es un gran beneficio para el mundo entero”. Pero sigue deseando que “se cancele el maldito Brexit y que los líderes con más influencia se den cuenta del cataclismo en el que estamos metidos ahora con el cambio climático. Tenemos los recursos, pero hace falta un liderazgo que tenga la sabiduría de hacer algo sólido”.

Irene Montero: “Igualdad y fin de las violencias machistas”

Con la máxima responsabilidad de la cartera de Igualdad, Irene Montero habla alto de las víctimas de la violencia de género y hace de “mi intención de cambiar y mejorar la vida de miles de mujeres” el objetivo incansable de su ministerio. Tarareando Ellos dicen mierda, de La Polla Records, y buscando Girasoles en los ojos de la gente honrada al compás de Rozalén, “lo mejor de nuestro país es el pueblo, la capacidad de hacer equipo y de hacer piña”, la ministra que entró en Podemos tras las europeas de 2014, reivindica la política como “la única herramienta que tiene la gente humilde para cambiar las cosas y para vivir mejor”. Y desea que este 2021” consolide la lucha por la igualdad de las mujeres, acabe con las violencias machistas y despegue el suelo pegajoso que hace que muchas vivan en situación de más precariedad asumiendo sobre sus cuerpos todas las cargas de cuidados”.

Peridis: “Demostremos que somos capaces de lo mejor”

Sembrando reconciliación, el arquitecto Peridis amante del Patrimonio y gran maestro del Románico cita a Heráclito para señalar que "salvo desgracias imponderables, con un poco de suerte el carácter marcará nuestro destino". El suyo, sin duda, es admirable. José María Pérez González, el hombre que cargó sobre sus hombros un monasterio para salvarlo, continúa disfrutando con Gene Kelly Cantando bajo la lluvia, aunque no le dejen de caer afilados chuzos de punta: la pérdida de otro de sus hijos y enfrentarse al coronavirus desde la cama de un hospital. Sin embargo, aferrado a una pluma para salvarse escribiendo su última novela, El Corazón con que vivo, remarca en estos días confusos de enfermedad que "somos capaces de lo mejor. Los médicos y otros profesionales lo han demostrado. Sigamos su ejemplo". Y tarareando a Serrat nos alienta añadiendo: “Hoy puede ser un gran día… y mañana mejor todavía”.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión