X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El cuento de todos

Memoria de la noche

  • "¿Que qué hice ayer? Ayer fui a comer a Martínez Campos, donde las Hermanitas de la Caridad. Y sí, allí estaba el pobre Lucas, comiendo con un apetito de lobo, quién iba a decir que habrían de matarlo esa misma noche."
  • Luis Landero inicia el nuevo relato colectivo, que continuará Fernando Aramburu

Luis Landero Publicada 17/02/2017 a las 06:00 Actualizada 16/02/2017 a las 19:40    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

El escritor Luis Landero.

El escritor Luis Landero.

(Comienza Luis Landero.)

Ante todo, señor comisario, déjeme decirle que yo también soy un hombre de orden. ¿Que cuál es mi profesión? Soy indigente, señor, que es el oficio más viejo del mundo. Que me perdonen las putas, pero nosotros fuimos antes que ellas. Soy indigente, carezco de trabajo, de techo, de dinero, vivo de la caridad, pero vivo bien y no me quejo. Yo no soy como otros del oficio que siempre están echando pestes de la sociedad y blasfemando contra los políticos, contra los ricos, contra Dios, contra todo. Yo no, yo soy una persona educada y limpia, un hombre de orden, voy todos los domingos a una casa de baños y todas las semanas me pongo ropa limpia. Yo, señor comisario, soy una persona honrada, y me gusta esta vida que llevo.

¿Que qué hice ayer? Ayer fui a comer a Martínez Campos, donde las Hermanitas de la Caridad. Nos dieron dos croquetas de aperitivo, y luego sopa de fideos con tropezones y dos huevos duros con tomate. De postre, fruta y café. También nos dieron un vaso de vino, y pan a discreción. Allí estuvimos casi hasta las cinco, alternando y escuchando a un coro de voluntarios que vino a cantarnos villancicos de Navidad. Y sí, allí estaba el pobre Lucas, comiendo con un apetito de lobo, quién iba a decir que habrían de matarlo esa misma noche. ¿Y después? Pues después unos cuantos, entre ellos el pobre Lucas, tiramos hacia Argüelles, a la sede de un voluntariado donde reparten ropa y comida, y de paso te reconoce un médico, y si necesitas medicinas, te las dan allí mismo. A mí me dieron una camiseta térmica y dos pares de calcetines gordos de lana. También dos latas, una de caballa y otra de callos, dos molletes de pan, un cartón de leche y un paquete de galletas de coco. Una voluntaria me obsequió además con una cajetilla de Ducados y me regaló su mechero. Para que luego hablen mal de la sociedad.

¿Que por dónde suelo moverme yo? Verá, señor, a mí no me gusta ir de aquí para allá con un carrito de supermercado o una carretilla, como hacen algunos, el pobre Lucas entre ellos, que andaba siempre con dos maletas a cuestas, a mí me gusta andar libre y ligero, por eso uso esta mochila, con eso me vale, yo no tengo alma de propietario y no soy como esos que se pasan el día a la rebusca en cubos de basura, papeleras y contenedores, y que suelen tener un sitio fijo donde montan el campamento, todo lleno de bultos y de montones de cachivaches, y no se cansan nunca de juntar más y más, a lo mejor así se imaginan que son ricos, los muy gilipollas, con perdón sea dicho. Algunos incluso, al verse con tantos bienes, se hacen sedentarios, y enseguida empiezan a soñar con tener una chabola, y criar gallinas, y sentarse a ver la televisión, sin caer en la cuenta de que en este oficio, si quieres establecerte de verdad, tienes que meterte en el trapicheo de la droga, si no, mejor seguir de nómada, que es lo que yo hago, como un hombre de orden que soy. Yo, con mi mochila, me muevo por toda la ciudad, y conozco a mucha gente, y a muchos del gremio, aunque apenas me trato con ellos, en parte porque soy más bien solitario, y en parte porque a mí la verdad es que mis colegas no acaban de gustarme, siempre tan sucios, tan vociferantes, tan borrachos, tan cínicos. Además, somos muchos, demasiados, y hay demasiada competencia desleal, deberían ustedes hacer una ley para separar el trigo de la paja y regular y dignificar este oficio, que  como ya dije antes es el más antiguo del mundo, con perdón de las putas.

¿Que qué hicimos luego? Pues verá, señor comisario. Unos, que iban a asar carne en unos desmontes por donde el cementerio de la Almudena, me invitaron a ir con ellos, y luego a dormir en uno de esos bloques que con la crisis se ha quedado a medio construir. Otros decían de ir a dormir a un albergue y cenar allí mismo de bocadillo. Entonces el pobre Lucas, que tiene un entrante muy bueno y muy abrigado en un banco que hay al final de la calle Abascal, preguntó si alguien quería compartirlo con él, para así entre los dos defenderse mejor de esos niñatos que andan al deporte de cazar indigentes. Y la verdad, no sé si alguien se fue o no con él. Yo desde luego no, ni lo tomé en consideración, ya le he dicho que yo soy de por sí solitario y no me gusta hacer parte con nadie de mi soledad y mi buena fortuna.

¿Que dónde me fui a pasar la noche?

(Continuará Fernando Aramburu.)

*Luis Landero es escritor. Su último libro,
La vida negociable (Tusquets, 2017). 

Volver a Los diablos azules


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 19/02/17 23:40

    Quiero referirme a tu última presentación Landero, 'La vida negociable' El mismo jueves, por la noche, tras la celebración del 30 aniversario de Librería Miraguano, donde me dedicaste tu libro, lo inicié y enganchada sigo; devorándolo, quitando horas al sueño. La presentación de Pepa y tu complentaria, prometían. Leo novela desde el descanso y una vez en la cama. Durante el día, mis lecturas son para el conocimiento. Hace muchos años, en el 89 del siglo pasado, creo; inicié 'Juegos de la edad tardia' , éramos otros; o, yo era otra, y no lo concluí. Con esta obra tuya, tenemos comunicación. Gracias, Luís.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 20/02/17 09:57

      Error comentario#5. la referencia correcta es: '... 40 aniversario..'. Disculpen el error.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Tierrasaltas Tierrasaltas 19/02/17 23:38

    ¡Vaya lujazo! Primero Luis Landero, cuyo libro Caballeros de Fortuna me parece una de las mejores novelas que he leído, la mejor narrada desde luego. Y luego Fernando Aramburu; estoy leyendo Patria y lo mismo, me parece una novela magistralmente contada. Literatura de la buena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 18/02/17 09:53

    Siempre la Literatura como catarsis, evasión y refugio. Me encanta tu escritura, Luis. Te leo y que podamos seguir largo tiempo deleitándonos con lo que dices. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 18/02/17 09:44

    Excelente comienzo del relato. Atrapada desde la 1a línea en ese Yo de 1a persona en el que confluyen tantas identidades de soledad y desamparo. Felicidades por este comienzo, Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • juan alvarez juan alvarez 18/02/17 08:31

    "Soy indigente, señor, que es el oficio más viejo del mundo. Que me perdonen las putas, pero nosotros fuimos antes que ellas. Soy indigente, carezco de trabajo, de techo, de dinero, vivo de la caridad, pero vivo bien y no me quejo. Yo no soy como otros del oficio que siempre están echando pestes de la sociedad y blasfemando contra los políticos, contra los ricos, contra Dios, contra todo".Indigentes que viven de la caridad, como Buda, borrachos, putas y sin oficxo están resuktando ser de lo poco decente y honesto de este pueblo de acomodados necios. Puesto que son los únicos que nos epreocupan de que comerñan o vertirán mañana, son los únicos cristianos de esta sociedad de hipócritas que somos. Son lo que los demás, aborregados, no somos, los amigos de Buda, de Jesús, de Mahoma. Los amigos de Dios. Dice Jeremías, 17.5: Maldito el hombre que en el hombre pone su confianza y de la carne hace su apoyo. Bienaventurado el varón ( y la hembra) que confia en Yavé.Nótese que la hipocresía campa por sus respetos entre los "creyentes" de todas las religiones, al igual que entre los "ateos" de todas las sectas. Cuanta libertad. ¿algún ciudanado es más libre que este que relata? Necios espejeantes. Gracias por hablar de los seres humanos más libres, más valientes, más honestos, los únicos que merecen ese nombre, y que deberían ser las cabeceras de toda información, y no esos badulaques vestidos como monas de seda, ridículos, hueros de toda razón. Estos son los cínicos Sr. Prado, los que buscaba Diógenesde día con una lámpara por las calles de Atenas. Lo demás somos malos aprendices, petulantes y estúpidos, como decía Pio Baroja de los Magistrados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 20/02/17 00:16

      Me agrada su comentario; nos encontramos en el lugar que asignamos a la humanidad, en los seres humanos. Ahí creo, comienzan también, nuestras diferencias. Conozco el lugar escogido por Landero para comenzar el relato colectivo; no solo lo conozco, fué mi colegio de los 4-17 años. Y, a veces, lo cito en estos foros, porque si vuelvo en el 61, de la UCM, a horas de comedor, me bajo, para hablar con la gente que hace fila. Créame, el corazón que ud. transmite al acontecimiento, lamentablemente, difiere de la realidad. Esa puerta de acceso a los comedores sociales (familias, trabajando los padres, recogen a los hijos del colegio concertado/privado en el que estudian -vienen con uniforme- y, ahorran en alimentos, para adquirir bienes) MAGNIFICO EL APOYO A QUIENES REALMENTE LO NECESITAN POR SITUACIONES SOBREVENIDAS. Pero, todo es un círculo que requiere relato. Esa puerta era la entrada al colegio de las alumnas pobres; con babys distintos para su identificación; y, con horario de recreo 20 minutos antes para recogerse en las clases, durante los recreos de las niñas de padres con posibles y que accedian por la puerta ppal. de escaleras. Puedo hablar de 14 años en lucha contra esa discriminación (supongo que comenzó mi batalla cuando hice la comunión. Íbamos a los pobres 'de domingo' ; no, con uniforme, como hubiera sido procedente para no constatar diferencias externas...e internas, entiendo. Mi rebeldia y mis notas con '0' en religión por 'mi lucha particular' que decían; hoy, lo comparten millones y sería inadmisible en esta sociedad 'estética' y superficial. Ayer tuve ocasión de discutirlo con mis hermanas. En esa época ibámos 4, a ese colegio; después, también fueron sobrin@s. Ellas no entendían mi lucha, no entonces. Ahora, simplemente responden: era otro tiempo. SALUT.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    No me hable usted de Cataluña

    Es posible que la operación judicial-policial-política desplegada este miércoles haga imposible nada que se parezca a un referéndum, pero la cuestión de fondo sobre Cataluña no tendrá arreglo mientras se siga pensando más en las siguientes elecciones que en las siguientes generaciones. 
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre