X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Los diálogos de Emilio Lledó

  • El diálogo es algo más que una invitación a hablar. Se trata de una manera de entender la verdad y el conocimiento
  • El pensamiento vivo de Dar razón parece salir del interior de los lectores. Los maestro convierten su palabra en una cita con nosotros mismos

Publicada 20/10/2017 a las 06:00 Actualizada 19/10/2017 a las 17:00    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Pensar es dialogar con uno mismo. En ese diálogo no suele aparecer una verdad original, ni una ocurrencia inmotivada, sino las consecuencias de un sedimento de lo vivido, de lo aprendido, de lo dudado. Por eso cuando se lee o se escucha a un maestro parece que la conversación nos sale de dentro, que estamos hablando con nosotros mismos. Esa es la experiencia que he tenido al leer Dar razón. Conversaciones (KRK, 2017), el libro en el que Juan Á. Canal ha ordenado un numeroso conjunto de entrevistas con Emilio Lledó. Los distintos interlocutores buscan las opiniones de Lledó sobre los asuntos que han caracterizado su inquietud: la palabra, la memoria, la educación, la ética y la libertad.

El diálogo es algo más que una invitación a hablar. Se trata de una manera de entender la verdad y el conocimiento. Educarse es hacerse a uno mismo y en el hacerse uno está el descubrimiento de la alteridad, la manera de prepararse para escuchar al otro como un requisito imprescindible en el dialogar con uno mismo. Los clásicos griegos van siempre en el equipaje del maestro; pero también la poesía, la palabra de Antonio Machado: "Se miente más de la cuenta / por falta de fantasía: / también la verdad se inventa". O también: "¿Tu verdad? No, la Verdad /, y ven conmigo a buscarla. / La tuya, guárdatela".

La conversación es por tanto un deseo de estar con uno mismo y con el otro, un deseo de ser y de convivir. Esta imagen del saber no encaja bien con una idea de libertad que se funde en la posibilidad de decir, pero se desentienda del aprendizaje de escuchar. Tampoco con la dinámica de precipitarnos a decir lo que se nos ocurre, antes de pensar bien lo que decimos. La verdad no es algo concedido, revelado. Es algo creado, compartido. Lo máximo que podemos pedir es que nos den razón, que nos muevan a compartir la búsqueda.

Pero puestos a pensar en el mundo que habitamos hay una imagen que crea inquietud. El individuo solitario, sin memoria y sin preocupación por el futuro, que se limita a vivir en el instante. Se trata del tiempo mercantilizado propio de la sociedad de consumo, el tiempo de un individuo también mercantilizado y sin lejanías. Y la paradoja moderna es que este individuo, hecho puro presente, sólo puede tener una relación lejana con el mundo a través de realidades que le llegan por medio de las redes sociales. Si convivir en el diálogo supone que los individuos con memoria compartan la cercanía del mundo (una interpelación de lo que está ahí), las nuevas formas de comunicación facilitan otra posibilidad: individuos sin memoria, sin lejanías, hablan y deciden sobre un mundo por el contrario lejano y desconocido. Invitaciones a la inexistencia, estas dinámicas empujan a deshacerse en lo ya deshecho, a dejar de ser en lo otro. Y no hay silencio, sino el ruido tumultuoso de la nada, retórica sin poesía, la acumulación de verdades no inventadas en común, sino asumidas en soledad. Supercherías que conforman a su antojo un yo que no es dueño de sí mismo. El súbdito de una democracia oligárquica.

Ponerse filosófico o poético sólo significa preocuparse por la vida. A Emilio Lledó le gusta repetir una frase del Gorgias platónico: “Déjate de historias y dime de una vez cómo hay que vivir”. Es decir, cómo debemos pensar y hacer la justicia, la educación, la libertad, el amor y la economía.

La ética es una costumbre de ser, una guarida que nos permite resistir dentro del campo de desplazados y dentro del vértigo de los movimientos migratorios en el que se ha convertido el mundo con la mercantilización de las lejanías. La lectura supone un refugio a campo abierto, un modo de dialogar con uno mismo en presencia del otro. La palabra escrita nos devuelve lo ausente, nos permite sostener el diálogo a través del tiempo, nos hace herederos, nos consolida en la memoria. De nuevo la poesía y la filosofía juntas, en este caso de la mano de Quevedo, en la conversación de un retiro habitado por la historia. Es el diálogo con sus doctos libros juntos: "Si no siempre entendidos, siempre abiertos, / enmiendan, o fecundan mis asuntos; / y en músicos callados contrapuntos / al sueño de la vida hablan despiertos". Un diálogo de vivos, palabras vivas que salen de la boca o de los ojos gracias a los libros. Según Lledó, la literatura es el contrapunto de la vida que necesita despertar,  un medio efectivo para romper la monotonía de los discursos imperantes cuantos las sociedades caen en la indiferencia, el dogmatismo o la zafiedad.

El pensamiento vivo y vinculado de Dar razón parece salir del interior de los lectores. Los maestro convierten su palabra en una cita con nosotros mismos. Y eso es lo que ha hecho Emilio Lledó a lo largo de muchos años en su tarea de escritor y profesor: dar sentido al diálogo, mandar recado con un lugar y una hora para la cita.

*Luis García Montero es poeta y profesor de Literatura. Su último libro, Balada en la muerte de la poesía (Visor, 2016).
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • paco arbillaga paco arbillaga 22/10/17 07:56

    El diálogo me parece una de las mejores expresiones de los más altos valores humanos puesto que en él se le presupone a quien escucha la capacidad de entender (lo que no quiere decir que esté de acuerdo) lo que se le está diciendo.

    El diálogo entre personas que son capaces de entenderse (insisto que quizá no estén de acuerdo en lo que se cuentan) es uno de los mayores ejemplos de democracia porque presuponemos en nuestro interlocutor nuestra misma capacidad de comprensión.

    Estos tiempos políticos no parecen buenos para el diálogo, o quizás ocurra que no dialogan las personas adecuadas. Osasuna2 salu2.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    3

    • M.T M.T 22/10/17 09:54

      Paco, comparto y respaldo todo lo que afirmas en tu comentario. ¿ No somos palabra? ¿para qué nos sirve si no es para intercambiar amablemente, cordialmente nuestras ideas por diferentes que sean con voluntad de entendernos? Un abrazo osasunado en estos días tristes para todos. De la falta de diálogo y entendimiento, todos, absolutamente todos salimos perjudicados en alguna medida. Algunos más, siempre los más débiles, con menos recursos. Triste.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • paco arbillaga paco arbillaga 22/10/17 12:11

        De acuerdo con lo que expones, incluso en la parte triste de tu comentario. Quizá lo único que pueda consolarnos sean nuestras conciencias. Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • M.T M.T 22/10/17 12:43

          Osasuna2 salu2, Paco.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 20/10/17 13:32

    "...mandar recado con un lugar y una hora para la cita."

    Gracias, Luís García Montero, por provocar el diálogo, compartiendo la demanda de Emilio Lledó.

    Escribes: 'El pensamiento vivo y vinculado de 'Dar razón' parece salir del interior de los lectores'

    Conversemos ¿por qué no, a través de este u otro digital, para seguir siendo en el otro?

    ¿Comenzamos por 'ver'?

    "Ya nadie ve nada, Mirar lo real es cada día mas difícil si eso real se va lentamente diluyendo en la infinita sucesión de oídas. Alguien tiene, sin embargo, que haber visto, que saber que ha visto, que conoce algo digno de verse. La lucha por esa originaria visión es, precisamente, por la que el texto del Quijote pugna: Alguien todavía capaz de ver ('que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho') ; que pueda traspasar el imperio de esos mensajes en donde ya no queda lugar para el originario ver, y en donde toda visión es una visión oída, interpretada en las múltiples versiones que la manipulan -- "En este mal mundo que tenemos, donde apenas se halla cosa que esté sin mezcla de maldad, embuste y bellaquería" , dice Sancho ante las máscaras de las Cortes de la Muerte.
    Don Quijote no ha visto a Dulcinea. Es demasiado fuerte su deseo de ver, su pasión de visión total, como para que no tema ver lo que anhela y para que, por otra parte, llegue a alcanzar, tan sólo, un ver de oídas. "
    (Emilio Sánchez Lledó: 'Imágenes y Palabras - Don Quijote: El encantamiento del lenguaje')

    Dices: 'La verdad no es algo concedido, revelado. Es algo creado, compartido que nos mueve a participar de la búsqueda."

    - ¿Qué veo? Pienso sobre lo percibido y lo transmito. Si ha sido escuchado, y el ausente se hace presente... contrastaremos nuestras versiones; caminamos hacia la verdad.

    Siendo en el otro, existimos, buscando...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 22/10/17 08:08

      «Alguien tiene, sin embargo, que haber visto, que saber que ha visto, que conoce algo digno de verse.» Creo que hay muchas personas así, que saben, que nos podrían contar, que nos podrían entretener, instruir, enseñar sobre muchas facetas de la vida. Pero parecen ser seres molestos para el sistema y no tienen acceso a los grandes medios de difusión donde podrían deleitarnos con su sabiduría, con su sencillez.

      irreligionproletaria: me ha gustado mucho tu comentario; como no me gusta picar en las puntuaciones, te envío un abrazo. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Luis Luis 21/10/17 14:34

      Un abrazo, vuelvo de vieje y leo ahora tu comentario. Sí, hay que negarse a ver de oídas este mundo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.