X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

En un solo día

  • Wassalon, de Salvador J. Tamayo, cuenta cómo un joven español se ve obligado a dejar su país por no encontrar un trabajo acorde a su formación
  • Este es un libro reflexivo, descarnado en algunos momentos y fiel a una realidad que vemos pero no siempre miramos detenidamente

Javier Bozalongo Publicada 24/11/2017 a las 06:00 Actualizada 23/11/2017 a las 18:17    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Wassalon
Salvador J. Tamayo

Eolas
León

2017
  Un día después de los atentados terroristas de Bruselas en marzo de 2016, un joven inmigrante español en Bélgica acude a lavar su ropa en una lavandería pública de Brabantdam y encuentra el cuerpo de una mujer dentro de una lavadora. A partir de esta anécdota el autor, un alter ego del protagonista, recrea la vida en la capital europea de los que como se afirma al comienzo de la novela, no lavan la ropa sino que alistan un uniforme para la batalla. Un barrio donde conviven sin mayor problema inmigrantes llegados de multitud de países, de culturas y religiones diferentes se convierte después de los atentados en un foco de atención mundial donde se cree que pueden estar refugiados los terroristas no detenidos. Ser diferente se convierte entonces en una posibilidad de ser también sospechoso en una ciudad en que hasta el modo de lavar tu ropa te identifica con una clase social. Mezclada con la historia de suspense del cadáver encontrado, al que el protagonista decide bautizar como Sara, esta breve novela nos cuenta cómo un joven español se ve obligado a dejar su país por no encontrar un trabajo acorde a su formación y termina en otro país, con otro trabajo que tampoco tiene que ver nada con lo que estudió en España, y además en otro idioma que no había estudiado anteriormente. La historia del cadáver no es sino una excusa para mirar alrededor y –como afirma el propio autor– tratar de explicar el momento en el que transcurre la historia, cómo el personaje se relaciona con su entorno, con el poder, con su cuerpo y con su tiempo.

“Nunca me habría planteado venir a Bélgica si no fuera por Marta”, se dice a sí mismo como justificación de un viaje sin billete de vuelta; un viaje para el que todo lo necesario cabe en una maleta de veinte kilos. Los recuerdos no pesan, el país que se dejó atrás sí pesa, aunque sólo dos horas de vuelo te separan de tu casa: “¡Yo no tengo casa!”, dice Ernesto a quien quiera escucharle. En esos recuerdos y en esos recuentos que el protagonista hace conversando con Marta o pensando, mientras vuelve de la comisaría donde le han interrogado acerca del cadáver encontrado, aparecen desde Nina Simone a Luis Cernuda, desde los cereales japoneses importados a las canciones de Nirvana, desfilan dinosaurios y periodistas del New Yorker, Ramón J. Sender, Ana Rossetti o Almodóvar.

La novela sucede en un sólo día, desde el hallazgo del cadáver y el traslado a la comisaría hasta que Ernesto, el protagonista, puede volver a por la ropa que dejó olvidada en la lavandería y ponerla por fin a lavar y a secar como hacen otras muchas personas en Bruselas, Londres, Madrid o Berlín, jóvenes en su mayoría que buscan la oportunidad de una vida mejor, o distinta, o simplemente en paz. En medio de esas horas en que sucede la novela, el autor nos cuenta cómo transcurre la vida en la ciudad, cómo un joven islamista es detenido antes de llegar a Siria tras cometer el error de llamar a su madre desde Estambul, cómo Marta abandona a Ernesto y este encuentra a Alicia, a quien sólo preocupa si tiene o no lavadora en su apartamento, mientras Europa deja de ser un espejismo y se convierte para muchos en un espejo que acaba por devolvernos nuestra propia imagen, la de un país cuyos jóvenes, como el protagonista de esta novela, llegan a un aeropuerto, por ejemplo el de Zaventem en Bruselas, y sueñan con ir todavía más lejos, viajar al espacio al ver allí un cohete de siete metros idéntico al que aparece en Aterrizaje en la luna, de Tintín, y en comer patatas fritas bajo gravedad cero escuchando música de Strauss mientras piensa: “No quiero morirme tan lejos de casa. Un país no tiene que estar en guerra para que quede destrozado. Todos los exilios son políticos. Soy expatriado, soy emigrante, soy exiliado. Aunque estés entre nosotros no eres uno de los nuestros”.

Salvador J. Tamayo (San Fernando, Cádiz, 1986) es Licenciado en Historia y Master en Estudios Hispánicos. Su primer libro, una colección de relatos titulada Salitre fue publicado en 2013, y con esta primera novela confirma un rumbo ascendente en su narrativa. Wassalon es un libro reflexivo, irónico y tierno al mismo tiempo, descarnado en algunos momentos y fiel a una realidad que vemos pero no siempre miramos detenidamente.

*Javier Bozalongo es poeta y editor. Su último libro, Todos estaban vivos (Esdrújula, 2016). 
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    El peligro de hablar idiomas

    Ser racista, xenófobo y supremacista está de moda; tanto que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española va a incluir la última, que las otras dos ya estaban. 
  • ¡A la escucha! Helena Resano Helena Resano

    Monitorizando el acoso

    Para aquellos y aquellas que ponen en duda que salir por la noche para una mujer es una tortura aquí va una demostración científica: un estudio tecnológico que lo demuestra.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    El punto ciego de Irene y Pablo

    Es inconcebible que ambos no fueran capaces de vislumbrar la que les iba a caer encima cuando se conociera la compra de su ya famoso chalé.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre