X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

'Todos estaban vivos', de Javier Bozalongo

  • El escritor y editor nos retrata en estos 26 relatos no solo un “yo”, sino un sujeto plural que camina junto a “los demás”
  • Cada relato es un viaje por la vida y de fondo la muerte como paradoja de la existencia: “Todo es ficción pero nada es mentira”

Carmen Canet Publicada 16/12/2016 a las 06:00 Actualizada 15/12/2016 a las 20:38    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Todos estaban vivos
Javier Bozalongo

Esdrújula Ediciones
Granada

2016

Ya desde la sugerente ilustración de cubierta nos sorprende este libro de relatos, del que el propio autor dice: “Esas cerillas consumidas representan a la perfección lo que aquí se cuenta, que no es otra cosa que el sentimiento de pérdida que produce cualquier ausencia, ya sea narrada como una comedia o como una tragedia, ya sea de manera irónica o involuntariamente triste”. Javier Bozalongo (Tarragona, 1961) ha publicado los poemarios Líquida nostalgia (2001), Hasta llegar aquí (2005) y La casa a oscuras (2009), además de las antologías Nunca el silencio (Costa Rica, 2012), Has vuelto a ver luciérnagas (México, 2015) y Las raíces aéreas (Ecuador, 2016). Dirige la colección de poesía Valparaíso Ediciones. Todos estaban vivos es su primer libro de relatos. Comienza con un interesante prólogo, titulado “Una mirada nueva”, por el poeta Santiago Espinosa, que confiesa: “Gratamente desconcertado, he terminado estos relatos con una incómoda verdad: es su literatura un laberinto en el que caen los personajes sin remedio, caen los lectores también, y con ellos la tranquilidad de sus certezas”.


Nos hallamos ante un libro que contiene 26 relatos muy diversos: microrrelatos,  relatos breves, otros más extensos e incluso uno en forma de poema. Está dividido en dos partes significativas, tituladas: “…Uno”, la primera, más personal, “…Y los demás”, la segunda, más social. Así desde esta aparente dicotomía, nos retrata no solo un “yo”, sino un sujeto plural que camina junto a “los demás”, en esta ida que es la vida. Es muy ocurrente y singular que varios de los relatos del volumen, que tenían la posibilidad de haber concluido con un final feliz, acaben con la ironía de la muerte, y que en el último, titulado: “En la mitad del mundo”,  que funciona como coda, pese al acecho evidente de una tragedia, concluya el texto con otra ironía: la de la vida, ya que después de un tremendo terremoto “todos estaban vivos”, frase final que engarza con el título del libro.

El autor en este compendio de cuentos, cuyo denominador común es la existencia —la familia, la amistad, el amor, el trabajo…— nos descubre una forma amable de ver el mundo donde habita la esperanza junto con los instantes,  las sorpresas, los hallazgos. Todo ello entramado en una arquitectura cuidada de palabras, itinerarios que se asoman y dejan entrever muchos años a su espalda de poeta. Las páginas van entrelazando la fantasía y la realidad, lo maravilloso y lo terrenal. Es un libro de identidades que dibuja y enmarca con la suya propia. No faltan orillas, esquinas, recodos, desfiladeros, hoyos, reversos pero con todos establecen, a través del diálogo, pactos e historias de búsqueda donde hay oportunidades y emociones. Algunos de sus relatos son ejercicios de reflexión que, a veces, nos liberan de los engaños que a menudo nos formamos. Sabe darnos con su ritmo, su escritura elegante y su humanismo pequeñas lecciones de vida que él diluye o intensifica cuando la anécdota lo requiere.

El paso del tiempo es un tema clave que da identidad al libro, lo refleja su relato “El tiempo de un reloj”. Esta temporalidad del ser humano se simboliza en forma de viaje; así, entre otros, en “Rojo oscuro” —“Tenía muy presente su primer viaje en tren”—, en “El premio” —“Después de consultar los horarios de tren…”, “mis compañeros de viaje, de trabajo gente esperando el tren”, metáfora de ese “transitar”—, relatos donde utiliza un léxico variado referido al tiempo y a su transcurrir, en un selecto juego semántico. Son vidas que pasan, historias que suceden, hechos que ocurren en cualquier escenario que Javier Bozalongo transporta a la literatura. Es un cronista de hallazgos múltiples que funcionan como estaciones en un viaje con varios trayectos, en donde se suben y bajan personas que convierte en personajes y de los que el tiempo es el eje conductor. Y, como dice su autor en los agradecimientos: “Todo es ficción pero nada es mentira”. Cada relato es un viaje por la vida y de fondo la muerte como paradoja de la existencia. Sus personajes, que a veces retrata y otras caricaturiza, son urbanos, de ciudad.

El humor y la ironía recorren todos los capítulos, en donde algunos de los protagonistas son vulnerables; por eso trata de que en lo cotidiano brille algunas veces lo extraordinario, porque son las pequeñas cosas, los acontecimientos diarios, lo que vivimos sencillamente, lo que nos iguala y humaniza. El autor nos hace cómplices y nos avisa de que debemos estar atentos, vigilantes. Y es que, a veces, nos ocurren o se nos presentan cosas terribles, de las que no podemos sentirnos culpables pero de las que sin embargo, en cierto modo, somos responsables. Así, bajo esa máscara irónica aparece, en algunos cuentos, un tinte existencialista, reflexivo, en donde se rastrea la soledad, el desamor, las horas bajas, el poder, mientras que en otros la sonrisa y la carcajada están servidas.

Javier Bozalongo con sus palabras nos hace a cada lector un guiño en estas piezas, tal como los músicos hacen siempre en la ciudad donde dan su concierto, o los pintores en sus cuadros. Su mirada nos abre los ojos a otra realidad, porque, como escribe Santiago Espinosa: “En cada relato sentimos que un artesano cuidadoso, pesando cada una de sus palabras, construye sus cuentos como cargas de dinamita con la pólvora justa”.
Tanto la ilustración de cubierta, de Eva Vázquez, como la cuidadosa edición de Esdrújula son impecables. Con un lenguaje personal, minucioso, sutil, nos rememora el humor fino de Ángel González, la ironía de Mario Benedetti y al Neruda de las Odas elementales.

Es una suma de voces donde caben numerosos temas y personajes que dibuja con los juegos del humor, donde lo humano tiene un pulso diferente en cada historia. Sus relatos conversan con los lectores, provocando su lectura, misterio, diversión y entretenimiento, dejándonos siempre encendida la risa aunque la muerte, a veces, se asome. Como dice Piedad Bonnett en la contracubierta: “Javier Bozalongo nos acerca, siempre entre el humor negro y la ironía, a la idea de la muerte como paradoja, como ese golpe inesperado y definitivo que es capaz de revelarnos lo que de otro modo tal vez jamás habríamos comprendido”.

*Carmen Canet es escritora y profesora de Literatura. Su último libro, Malabarismos (Valparaíso, 2016).
 
Volver a Los diablos azules


Hazte socio de infolibre



Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Cataluña: el camarote de los hermanos Marx

    Quizá Mas y sus ventrílocuos, ERC y la CUP, pensaron hace años que lograrían tener masa crítica suficiente para promover una insurrección ciudadana histórica. Pero lo cierto es que no lo han logrado.
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre