x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los diablos azules

Eduardo Mendoza: "Los que se manifiestan y queman contenedores tienen motivos para estar enfadados"

  • Con El negociado del yin y el yang, el escritor publica el segundo tomo de la trilogía de Rufo Batalla, protagonista de El rey recibe, su anterior novela
  • Siguiendo a Batalla, Mendoza recorre la realidad social desde 1968 al 2000 para ver "cómo lo extraño se ha hecho cotidiano, y lo cotidiano ha desaparecido"

Publicada el 01/11/2019 a las 06:00
El escritor Eduardo Mendoza.

El escritor Eduardo Mendoza.

EFE
Rufo Batalla, el personaje creado por Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943) en El rey recibe, su anterior novela, apenas para por Barcelona, aunque es oriundo de la ciudad, como el propio escritor. Esto es porque el personaje, que ahora repite en El negociado del yin y el yang (Seix Barral), la segunda parte de una trilogía, es un trasunto poco disfrazado del autor. La trayectoria del héroe, arrastrado de acá para allá por el excéntrico príncipe Tadeusz Maria Clementij Tukuulo, empeñado en reconquistar el trono de la antigua Livonia, un país ya desaparecido, es la suya. Eliminando, claro, el disparate que tanto ha trabajado el novelista. "Su visión es la mía", dice, "porque yo he vivido, desde que terminé mis estudios, siempre fuera. Creo que tengo una visión que algo puede aportar, porque es distinta, del que ha estado siempre aquí". 

Y así, desde la lejanía —hoy Mendoza vive en Londres—, mira también a las calles de su ciudad, de esa ciudad que Rufo Batalla apenas pisa durante sus aventuras. "A nadie le gusta cómo está", dice, con pocas ganas de hablar del asunto. Para no tener que hacerlo escribió, de hecho, Qué está pasando en Cataluña, un breve volumen con sus reflexiones publicado en 2017. "No lo he escrito para posicionarme en un bando o en otro. Personalmente, no me gusta ninguno de los dos, pero eso se puede atribuir a mi temperamento, a mis ideas y a mi experiencia personal. Lo he escrito para tratar de comprender lo que está pasando", escribía. Por entonces no concedía entrevistas sobre el libro, quizás porque creía ya haberlo dicho todo. Pero claro, la realidad pesa demasiado. Y se arranca hablando de las protestas desencadenadas tras la sentencia del procés: "A nadie le gusta que haya alteraciones serias y profundas, y con un futuro incierto. Porque yo creo que vivíamos muy bien. Es como en Inglaterra, que de repente [con el Brexit] todo se viene abajo".

  Pero, pese a su desacuerdo, se muestra comprensivo con los manifestantes: "Es verdad que quienes quieren el Brexit tienen sus razones, sobre todo para querer romper las cosas. Los que se manifiestan y queman contenedores tienen motivos para estar enfadados, porque es una generación muy maltratada". No cree, eso sí, que la reclamación de independencia sea un pilar en las revueltas: "Allí se apunta cualquiera. El otro día entrevistaban a uno que decía que vivía en casa de su madre, no encontraba trabajo, y decía: pues voy a pedir la independencia. Pueden pedir la independencia o pueden pedir que canonicen a Franco, da igual, algo por lo que poder tirar piedras. Eso hay que escucharlo y es verdad. Detrás de estas cosas siempre hay algo". Lo "penoso", dice, es que eso "se manipule, que se aproveche, que forme parte de las campañas". Y, algo sombrío, cierra el asunto: "En fin, no es un tema que me haga sentir ni optimista ni feliz". 

A asuntos, pues, más alegres. El libro, trufado, como el anterior, de los acontecimientos políticos y sociales que suceden como telón de fondo de la vida del héroe, salpicándola aquí y allá. Aunque parezcan decorado, son, en realidad, el principal punto de interés del escritor: "No quería contar lo que pasó, sino qué pensábamos de ello entonces los que éramos jóvenes. Hablar a toro pasado es fácil, por eso me parecía interesante dar cuenta de eso, de la charleta que acompaña a la historia". A veces, los juicios parecen sorprendentemente acertados —y entonces el lector se pregunta si no habrá usado Mendoza sus inevitables dotes adivinatorias, trasladando a sus personajes el aprendizaje de los años—, y en otros resultan ser catastróficamente erradas. "Precisamente", se explica, "porque quería contar cómo unas cosas se vivieron de una manera y cómo luego han sido de otra: cómo lo extraño se ha hecho cotidiano, y lo cotidiano ha desaparecido". Desde que la historia arranca en El rey recibe, en 1968, cuando Batalla es un plumilla en ciernes, hasta finales de los setenta, donde nos sitúa El negociado del yin y el yang, y rumbo al año 2000, su meta final. A partir de ahí, dice, el recuerdo deja de serlo para convertirse en "realidad presente". Y eso ya interesa menos.  

Como se puede intuir por el título, en este nuevo volumen el príncipe Tukuulo, motor de la acción, arrastra a Rufo Batalla hasta el Lejano Oriente. Igual que el personaje vive en Nueva York porque allí residió su creador, si Rufo se acerca a Corea, a Japón, a Vietnam, es porque por allí viajó Mendoza en su juventud. "El viaje a Oriente no tiene ni pies ni cabeza, pero les lleva a ver todo el Sudeste Asiático, una zona arrasada por la guerra, pobrísima", señala. "Y una zona muy importante también políticamente: Vietnam, Corea… Permite hablar también de cómo aquel momento de conflicto va a dar lugar al turismo sexual, que se ha convertido en una de las grandes industrias de nuestro tiempo". De telón de fondo, apunta, la globalización —o sus primeros anuncios: no sería evidente, desde aquella España, que décadas más tarde ese mismo personaje podría estar vestido de arriba abajo Made in China—. Si el libro tiene algo de viajero, poco tiene de turístico, un concepto que el novelista desprecia: "Me desespera el turismo, y el personaje lo expresa varias veces. No me llevéis a museos y templos, que se me olvidan". 

Hay un elemento de los dos tomos de la trilogía con el que Mendoza parece estar decepcionado: las citas que, en cursiva y sin que se aclare su autor, abren cada capítulo del libro. "Lo saqué de un libro de Baroja, no es un invento mío", confiesa. Si en el autor de La lucha por la vida, estas citas son inventadas, las de Mendoza son reales, aunque igualmente misterioras. Escritas en castellano, inglés, francés o alemán, parecen contener claves secretas para puertas desconocidas. "Me propuse que tuvieran que ver o no con lo que sucedía, pero que de alguna manera incorporaran algo al relato", explica. Pero hubo un fallo. No pensó en Google: "Yo creía que nadie sabría de dónde salen estos párrafos, pero resulta que todo el mundo en Internet los ha pillado. Esto incluso fuerza un poco la interpretación de la lectura, yo quería que quedara como una voz oída en la habitación de al lado...". Él, de redes sociales, ni hablar, aunque sepa que está "perdiendo el tren" porque "lo que pasa, pasa ahí, no pasa en el periódico al que estoy suscrito, que es una cosa arcaica". Reivindica su derecho a la "jubilación informativa". Y ahuyenta los miedos a la hiperconectividad con un chascarrillo puramente mendoziano: "En un mundo cada vez más hiperconectado, yo estoy cada vez menos conectado, porque tengo menos neuronas, con lo cual voy compensando".
 
Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • cea cea 06/11/19 16:36

    por qué nos empeñamos en blanquear la realidad aunque lo HACE ALGUIEN TAN BUEN ESCRITOR como Eduardo Mendoza? Yo creo que ,en general ,Mario Vargas es un escrtitor excelso y sin embargo hay artículos suyos que me parecen vomitivos. Cada cosa en su lugar,digo yo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Grobledam Grobledam 05/11/19 09:47

    El titular desvirtúa lo manifestado por Eduardo Mendoza.
    Es literalmente cierto que lo dice pero está sacado fuera de contexto y confunde al lector. Hay que leerse la entrevista para entender el mensaje.
    No creo que el Sr. Mendoza estuviera muy de acuerdo con el titular sin más aclaración.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    1

    4

    • Clara Morales Clara Morales 05/11/19 16:11

      Buenas tardes y, en primer lugar, gracias por la lectura.

      Es cierto que capturar una opinión matizada en un titular, que por definición es un texto corto, es complejo. A menudo se realizan cortes tendenciosos a las declaraciones formuladas para hacerlas cambiar de signo o volverlas más espectaculares. Sin embargo, en este caso consideramos que la frase recoge bien una de las ideas lanzadas por Mendoza: que los que protestan tienen motivos para el enfado. Esta idea fue formulada de esa y otras maneras en la entrevista, recogidas en el texto o no (por ejemplo: "[...] Pueden pedir la independencia o pueden pedir que canonicen a Franco, da igual, algo por lo que poder tirar piedras. >>Eso hay que escucharlo y es verdad. Detrás de estas cosas siempre hay algo

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      1

      • Clara Morales Clara Morales 05/11/19 16:21

        [SIGUE]"). Es cierto que el titular no recoge otras consideraciones que matizan esa opinión, como el desacuerdo con las protestas o la creencia de que la independencia es una ideología meramente accidental para los manifestantes. Hacerlo habría sido altamente difícil, por no decir imposible. Efectivamente, el titular es un espacio muy limitado, y aunque debe tener sentido por sí solo, se completa inevitablemente con el contexto y la ampliación aportada en el texto.

        Es por eso que consideramos que el titular es fiel a lo expuesto por Mendoza, y no solo en su literalidad, puesto que esta misma idea fue defendida por él de diversas formas a lo largo de la charla. Desconocemos si el escritor estaría de acuerdo o no con la selección, pero no consideramos que el titular falsee lo expuesto durante la entrevista.

        De nuevo, mil gracias por la atenta lectura, la crítica razonada y el apoyo a infoLibre. Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        1

        • Grobledam Grobledam 06/11/19 14:58

          Gracias por la lectura de mi comentario y su respuesta.
          No voy a entrar en mucha más discusión. Vd. misma acepta que la elección del titular es, al menos, polémica.
          Acepto, por mi parte, que la brevedad del espacio de un titular pierde el matiz. Por eso, precisamente, hay que elegir titulares que aunque sean significativos del contexto de la entrevista no puedan llevar a error o lo que es peor engaño.
          El titular, en los tiempos que corren, induce a pensar que el Sr. Mendoza se solidariza con las demandas de los que "ACTUALMENTE" queman contenedores en Cataluña y, como Vd. sabrá, nada más lejos de la intención de este magnífico escritor.
          Un cordial saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          3

          • Clara Morales Clara Morales 06/11/19 17:20

            Hola de nuevo.

            Sin alargar más lo que no pretendía ser una discusión, sino la aclaración de la redactora ante una crítica razonable: no, no considero que sea polémica; Mendoza se refería a las protestas en Cataluña. Cuando dice "los que se manifiestan y queman contenedores tienen motivos para estar enfadados", se refiere a los que "queman contenedores" en Barcelona. No está descontextualizado.

            Un saludo y, de nuevo, gracias por la lectura.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            1

            • Grobledam Grobledam 07/11/19 12:37

              Pues lo siento pero oscurece Vd más el mensaje. Es Vd la que entrecomilla: "Es verdad que QUIENES QUIEREN EL BREXIT tienen sus razones, sobre todo para querer romper las cosas. Los que se manifiestan y queman contenedores tienen motivos para estar enfadados, porque es una generación muy maltratada". Un lector que lea lo entrecomillado y que no esté suficientemente informado o que eluda el contexto actual de la quema de contenedores en Barcelona... Qué conclusión sacaría.
              Aun así, por mi parte sí que entendí que lo de los contenedores se refería a Barcelona (y por tanto a su demanda de independencia) y Mendoza -creo- que se refiere más a una demanda generalizada de los jóvenes "porque es una generación muy maltratada" y en ningún caso Mendoza quiere solidarizarse con el enfado de los quemacontenedores por la demanda separatista.. Más bien deja claro y duda incluso de que "la reclamación de independencia sea un pilar en las revueltas". El entrecomillado es de su artículo, yo no añado nada.
              Sigo pensando que el titular es erróneo e induce al lector a pensar que Mendoza justifica el enfado de los quemacontenedores porque no se hace caso a sus demandas de secesión.
              A lo mejor si Vd no hubiera acotado la frase de Mendoza y la hubiera dado completa, no cercenando de dicha declaración su final: "porque es una generación muy maltratada". Quizás ello hubiera evitado en cierta manera la interpretación equívoca.
              Esta fuera de mi intención y de una norma elemental de educación sugerirle muchas otras frases de Mendoza con mucho interés para sus seguidores, su trayectoria literaria y la publicidad de su nuevo libro; pero si Vd quisiera resaltar la opinión de Mendoza sobre el tema hubiera sido mucho más acertado (es mi opinión) titular por ejemplo: "Pueden pedir la independencia o pueden pedir que canonicen a Franco, da igual, algo por lo que poder tirar piedras". Sinceramente creo que se ajusta más a lo opinión de Mendoza y menos a "propaganda procesista" que es a lo que suena su titular.
              Atentamente y gracias por considerar mi comentario como "critica razonable". No era otra mi intención.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              3

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 01/11/19 10:53

    Conseguí, en su publicación 2017, el pequeño texto "Qué está pasando en Cataluña" publicado por Seix Barral.

    'Escribo estas páginas para cuestionarnos nuestras ideas en lugar de encogernos de hombros ante el prejuicio, la negligencia y la incomprensión'.

    Mi ejemplar está absolutamente señalado, con pestañas de colores y notas en los márgenes:
    'La independencia de Cataluña'
    ..."En este terreno la responsabilidad del Gobierno español es considerable. Vio el independentismo como un proyecto inviable acariciado por unos pocos. Como tenía de su parte la ley y la fuerza, nunca quiso abordar el problema precisamente cuando no existía.
    A la vista de lo sucedido uno se pregunta si responde a un plan rigurosamente concebido y llevado a término, o una alocada improvisación, o una combinación de lo uno y lo otro. Da la impresión de que ambas partes desearían poner fin a una tensión que ya no beneficia a nadie, que desgasta a sus protagonistas, desacredita al conjunto del país y causa unas pérdidas económicas reales, visibles y muy dificiles de corregir a corto plazo.

    Inicié el texto a sabiendas de que no le podría poner un final y de que probablemente estaría desfasado cuando viera la luz, si la veía. Lo empecé a escribir movido por la ansiedad, pensé que si daba una explicación parcial pero razonada aliviaría un poco mi inquietud intelectual. Creo que deberíamos haber hecho antes este ejercicio: cuestionar nuestras ideas, explicarnos las cosas a nosotros mismos y los unos a los otros..."

    Noviembre 2019, el autor publica el arl que comentamos: 'Los que se manifiestan y queman contenedores tienen motivos para estar enfadados'

    Los que tenemos motivos para estar enfadados, somos millones y millones de ciudadanos españoles, a quienes se nos impone: mañana, tarde y noche 'el tema catalán' ¿Dónde se habla/proponen soluciones a los problemas político-sociales PARALIZADA LA GOBERNANZA DEL ESTADO?

    EG:10N, otra vez. Los representantes catalanes en el Congreso, no posibilitaron los PGE y, votamos el 28A. Otro día para la historia mediata: 25Julio.

    Por qué es una generación muy maltratada: ¿porque lucha por la " SINGULARIDAD" catalana?

    Salu2

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Atea Atea 01/11/19 10:16

    Rufo Batalla, a pesar de ser un personaje apocado y medio gris, cuenta de forma muy curiosa y con altas dosis de ironía la permisividad de la sociedad en El rey recibe. Lo pasé muy bien leyéndolo.
    Leeremos este también.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    13

  • Juan Ferrera Juan Ferrera 01/11/19 09:16

    Desde que leí "La verdad sobre el caso Savolta"(1975) se ha convertido Eduardo Mendoza en un autor recurrente en mis lecturas. Y eso está bien.Me gusta escuchar a los que siempre tienen algo que decir. En estos tiempos asirocados es un valor que se agradece, más que nada porque forma parte de mi cotidianidad lectora.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

Lo más...
 
Opinión