X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Egipto

Egipto acude este lunes a las urnas con Al Sisi como gran favorito a la reelección

  • Más de 59 millones de egipcios están registrados para votar en estos comicios en los que se prevé que no habrá segunda vuelta
  • Sólo se han validado las candidaturas de Al Sisi y Musa Mostafá Musa, quien apoyaba al presidente hasta poco antes de presentar su candidatura

infoLibre Publicada 25/03/2018 a las 16:07 Actualizada 25/03/2018 a las 16:45    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

El presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, y Musa Mostafá Musa, líder del partido opositor Ghad.

El presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, y Musa Mostafá Musa, líder del partido opositor Ghad.

EFE
Los egipcios residentes en el país inician este lunes el proceso de votación en unas presidenciales en las que el actual mandatario, Abdelfatá al Sisi, parte como favorito dado que se enfrenta únicamente a un rival que además le apoyaba hasta poco antes de presentar su candidatura, informa Europa Press.

Más de 59 millones de egipcios están registrados para votar en estos comicios, que transcurrirán entre el 26 y el 29 de marzo –los residentes en el extranjero votaron entre el 16 y el 18 de este mismo mes– y en los que se prevé que no habrá segunda vuelta, programada para el mes de abril.

Finalmente, la Autoridad Nacional de Elecciones (NEC) –creada en 2017 y que está encargada por primera vez de gestionar un proceso electoral en el país– validó únicamente las candidaturas de Al Sisi y Musa Mostafá Musa, líder del partido Ghad, en medio de las denuncias de la oposición por las restricciones a los candidatos que podrían haber hecho frente al actual presidente.

El organismo aseguró que las elecciones serán libres y justas, una línea en la que también se ha expresado la campaña de Al Sisi, que ha intentado dar la imagen de que los comicios serán disputados y que los ciudadanos tienen opción para elegir a su próximo presidente. El portavoz de la campaña del mandatario, Mohamed Abú Shaka, llegó a decir que los comicios serán "los más justos en la historia del país".

De hecho, Al Sisi afirmó recientemente que le habría gustado que hubiera más candidatos a la Presidencia, al tiempo que sostuvo que la situación "no es su culpa". "Desearía que hubiera habido diez de los mejores (candidatos) para que (la población) eligiera", dijo en una entrevista.

Al Sisi accedió a la Presidencia en 2014 con un 97% de los votos –e igualmente casi sin oposición en las elecciones– tras encabezar un año antes un golpe de Estado militar siendo jefe de las Fuerzas Armadas contra el entonces presidente electo, Mohamed Mursi.

Desde entonces, las autoridades egipcias han sido acusadas de llevar a cabo campañas de detenciones contra todos aquellos percibidos como opositores, entre ellos activistas y defensores de los Derechos Humanos que participaron en la revolución de 2011 contra el régimen de Hosni Mubarak.

Pese a ello, Al Sisi sostuvo en la citada entrevista que "la gente puede decir lo que quiera" y recalcó que no existe una política para que la Policía detenga a las personas por sus posturas políticas. "La gente es libre de expresar su opinión y también con sus actos, pero no es libre de dañar al país con actos violentos", zanjó.

Los candidatos

En esta ocasión, Al Sisi se presenta a la reelección centrando su discurso en la lucha contra el terrorismo y en la mejora de la economía del país, muy afectada por el descenso del turismo desde la revolución de 2011 contra Hosni Mubarak y el aumento de los atentados en el país.

El mandatario ordenó hace varias semanas el lanzamiento de una nueva fase de la campaña del Ejército contra el terrorismo en la península del Sinaí, expandiendo las operaciones al delta del Nilo y el desierto occidental, cerca de la frontera con Libia.

Al Sisi se ha presentado desde el inicio de su mandato como un bastión de la lucha contra el terrorismo, y las duras medidas de seguridad aplicadas desde su llegada al poder, así como la amplitud y vaguedad de las mismas, han llevado a la cárcel a centenares de personas por cargos relacionados con supuestos ataques contra la seguridad del Estado.

Asimismo, los tribunales del país han emitido condenas –muchas de ellas a muerte– a miles de seguidores de la organización islamista Hermanos Musulmanes, a la que pertenecía Mursi y que fue declarada como grupo terrorista tras su llegada al poder.

El propio mandatario resaltó en febrero que "lo que pasó hace siete u ocho años no volverá a pasar en Egipto", en referencia al levantamiento contra Mubarak. "Parece que no me conocéis lo suficientemente bien. No soy un político que sólo habla", advirtió.

A la situación de represión a nivel de libertades se suma un deterioro de la situación económica a causa del descenso del turismo y la puesta en marcha de reformas económicas respaldadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que han afectado al bolsillo de los egipcios con menos recursos.

Frente a él se encontrará Musa, quien presentó su candidatura por sorpresa –hasta entonces había estado organizando actos a favor a la reelección de Al Sisi– con el argumento de que no quería que hubiera un único candidato. Pese a ello, ha reiterado que su objetivo es ganar y ha defendido que no está ahí únicamente para dar una pátina de competitividad al proceso.

Sin embargo, Musa ha evitado durante la campaña mantener un perfil público activo y, de hecho, ha señalado en varias ocasiones que mantendría la mayoría de las políticas actuales en caso de hacerse con la victoria, a excepción del plano económico, donde se ha mostrado contrario a las reformas aplicadas por el Gobierno.

El portavoz de su campaña, Adel Esmat, llegó incluso a acusar a los que critican a Musa por su papel residual de intentar desacreditar al Gobierno, antes de subrayar que "grupos terroristas" trabajan a favor de la "agenda" de Hermanos Musulmanes, tal y como recogió el diario local Al Masry al Youm.

A pesar de ello, Musa no ha celebrado prácticamente ningún acto político durante la campaña electoral y sigue siendo casi un desconocido para la mayoría de los electores, por lo que no se prevé que vaya a recabar un número significativo de votos en los comicios.

La eliminación de candidaturas

El llamamiento al boicot fue formulado días después de que Hisham Genena, exjefe de campaña del antiguo jefe del Estado Mayor del Ejército Sami Anan fuera agredido. Días antes, Anan fue arrestado bajo la acusación de presentarse como candidato sin el permiso de las Fuerzas Armadas.

En diciembre, un tribunal militar condenó a seis años de cárcel al coronel del Ejército Ahmed Konsoua, que se había presentado como el tercer candidato a las presidenciales, en un fallo en el que subrayó que los miembros de las Fuerzas Armadas no podían participar en política.

Antes que él había presentado su candidatura el ex primer ministro Ahmed Shafiq –considerado como el opositor con más opciones– tras asegurar que, después de volver al país, lo había pensado mejor. El anuncio llegó en medio de las informaciones sobre su posible arresto domiciliario.

Posteriormente, el destacado abogado pro Derechos Humanos y excandidato presidencial Jaled Alí abandonó igualmente la carrera electoral denunciando "presiones". Alí había sido condenado meses antes por "ofender la decencia pública" tras "hacer un gesto obsceno" durante una manifestación, dejando su candidatura en el aire.

Por último, Mohamed Anuar el Sadat, exparlamentario y sobrino del asesinado presidente egipcio Anuar el Sadat, anunció igualmente que no se presentaría a las elecciones argumentando que "hay indicios de que el escenario electoral no es tranquilizador".


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • CinicoRadical CinicoRadical 26/03/18 12:27

    Un golpe de estado,aprobado con el visto bueno del occidente democrático ¿.?,Habrá sorpresas en ésta reñido paripé?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.