x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

La crueldad

Publicada el 21/09/2014 a las 06:00 Actualizada el 20/09/2014 a las 19:01
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

No duermo. He visto en televisión una vez más las imágenes de un desahucio. Esta vez me quitan el sueño. La policía vence la protesta de unos vecinos, entra en casa de dos ancianos estafados, cumple una orden judicial y les arrebata su casa, una casa de toda la vida. Es extraño que me conmueva tanto una escena repetida en muchas ocasiones durante los últimos años. Madres con hijos recién nacidos, viudas, matrimonios enfermos, desempleados. Las operaciones bancarias no tienen compasión.

Doy vueltas por la nada con el rostro del anciano en mi noche. Quizá se trata de que me ha recordado a mi padre. Algunos sentimientos primarios son tan fuertes que consiguen romper la costumbre, el ruido que nos deja sordos, la costra seca que nos hace insensibles. Esta desesperación de ancianos en la calles extiende la culpa, me hace sentir más allá de la lógica de un orden. Las cosas son así, pero no basta. Culpabilizo uno por uno al banquero que busca negocio sin escrúpulos, al político subvencionado por el banquero para aprobar una ley hipotecaria injusta, al juez que dicta sentencia, al policía que cumple con su trabajo… y me culpabilizo a mí por ser parte de este mundo. Los sistemas, las profesiones, incluso el dolor, son con mucha frecuencia una excusa para esconder las responsabilidades individuales.

“Mi nombre es David Cawlhorne Haines, me gustaría declarar que te hago enteramente responsable a ti, David Cameron, de mi ejecución”. Son las últimas palabras del tercer degollado ante las cámaras por el Estado Islámico. Ahora consigo sostener la mirada. Cuando decapitaron a la primera víctima, el periodista James Foley, no pude resistir ni un segundo. Conviene ver estas cosas para saber el mundo en el que vivo, no se puede mirar hacia otro lado, pensé. Pero no pude. Tampoco pude con la muerte de Steven Sotloff, el segundo ejecutado. Parece que la repetición del acontecimiento por tercera vez me da fuerzas o me insensibiliza.
Siempre el mismo decorado: la inmensidad del desierto, un encapuchado vestido de negro con un cuchillo en la mano y la víctima con mono naranja, como los que llevan en el corredor de la muerte los presos en EE.UU. Víctor Hugo sostenía que cualquier pena de muerte es un modo de legalizar el asesinato. Fijar la hora para la desaparición de una persona es una crueldad, como lo es concederle a la víctima un último deseo para hacerla cómplice del rito o prestarle unas últimas palabras para que forme parte del espectáculo. Te hago enteramente culpable…


¿David Cameron? ¿Las injusticias bélicas del mundo occidental con Bush, Blair y Aznar en el origen? Sí, claro. Algunos comentarios en los periódicos digitales parecen alegrarse de la venganza del rebelde. También a los magnates se les puede meter un dedo en el ojo. Sí, claro, ya lo sé, Obama que ejecuta sin juicio ni ley a Bin Laden con el aplauso su público… Pero qué pasa con el desierto moral, con el encapuchado asesino, con el canalla que sostiene la cámara clandestina ante un ser humano que va a morir, que siente un cuchillo en el cuello, que se desangra, que muere. Y qué pasa con los que asisten al espectáculo y entran en el sí y el no, en el eje del bien y del mal, en la toma de partido entre los buenos y los malos. El espectáculo banaliza el mal de forma inevitable.

El cañón norteamericano disparó contra el periodista español José Couso para imponer el silencio. Ojos que no ven, corazón que no siente. Manos libres para la brutalidad. El espectáculo ha descubierto que la repetición es tan útil como el silencio, porque llena los ojos de ruido, nos insensibiliza, nos borra. La brutalidad que convierte al mal en espectáculo no sólo hace dañó a la víctima, sino que pretende fundar un mundo sin conciencia, establece un orden sin sentimientos personales. Como los sentimientos son la última razón de los matices, la brutalidad acaba con los individuos para imponer un sistema, una lógica de normalidad y de sometimiento, un orden parecido al de los banqueros que manda, los políticos que obedecen, los jueces que sentencian, los policías que cumplen con su deber. Ninguno reconoce los ojos de su padre en el anciano que van a desahuciar.

Rafael Alberti escribió Sobre los ángeles (1928) para hablar de una crisis social y personal. Su protagonista era un hombre deshabitado. La crueldad exterior se interioriza, nos deja huecos por dentro. Deshabitado me siento yo en este insomnio al recordar las escenas de un desahucio, las acusaciones de un sentenciado a muerte, el diseño estético en naranja y negro de un desierto moral que nos niega como individuos y convierte la crueldad en espectáculo o en rutina. Pese a las multitudes, vivimos en un mundo deshabitado.

Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

23 Comentarios
  • ela ela 22/09/14 22:46

    Ela dice: Para cometer semejantes salvajadas hacen falta dos cosas, el que las incita y promueve y el que las ejecuta. Los islamístas que matan de la forma mas atroz y los ayatolah que proclaman la guerra santa. Los primeros están desde niños oyendo machaconamente lo malos que son los que no sean musulmanes y en sus cerebros no hay nada que no sea la yihad. y los ayatolah se creen sus propias mentiras y siguen inculcando odio a sus seguidores. Pero aqui en España no hay ayatolahs, como es que se usa a la policía para echar a lo bestia a dos ancianos; a un yijadista no se le puede pedir que piense en lo que hace porque su cerebro está vacío, pero un policía si debería pensar que no está para echar de su casa a ancianos indefensos; el día que se den cuenta se habrán acabado los desahucios y tendrán que hacerlos los banqueros o dueños.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • javielito javielito 21/09/14 23:35

    Luis vivimos en un mundo deshumanizado, en el que la crueldad, la maldad humana, los instintos más bajos del ser humano lo vemos a diario en todos los rincones y eso termina deshumanizando a la persona que termina no sorprendiéndose ya con nada, cada muerte que ve, cada injusticia que ve a diario se lleva un cachito de nosotros, dejándonos más vacíos parece que el ser humano evoluciona rápidamente hacía el robot, eficiente pero sin sentimientos, hemos perfeccionado los modos de matar, de ganar dinero, pero seguimos sin perfeccionar la forma de hacer una sociedad más justa, tendremos que seguir intentándolo como otros lo hicieron antes para dejarnos una sociedad mejor. Los desahucios son el símbolo del Gobierno de los banqueros esos que tiene deshabitada su alma desde hace generaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Giordano Giordano 21/09/14 22:08

    https://www.youtube.com/watch?v=xx66OrmTxJY / Otro mundo es posible. Juntos Podemos. Gracias Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Raúl Suárez Raúl Suárez 21/09/14 22:01

    No hay justicia porque el sistema no es justo. Hasta que no haya un cambio de verdad a todos los niveles en este país, seguiremos viendo cosas que nos averguenzan a la mayoría. Repito, a la mayoría.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Estrella Estrella 21/09/14 21:01

    En el último número de la revista Tinta Libre del mes de septiembre, hay un artículo muy interesante Freud en Lavapies, son colegas,la profesión nunca puede ser una excusa , pero dependiendo de la personalidad , intereses...,elegimos la forma y el contenido del compromiso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rita martinez gude rita martinez gude 21/09/14 20:03

    Emocionante relato de la crueldad y sus origenes. Como siempre, me identifico con li que escribes. Yo tambien sufro...ya se que inutilmente  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • arrossinat arrossinat 21/09/14 17:57

    Sr. García Montero: Por lo poco que sé de usted y de su obra, cuenta usted con toda mi admiración. Además, leo con sumo interés sus siempre meritorios artículos en este periódico. También en este caso. Pero, como soy viejo y pesimista (¿o realista?), le confesaré que no creo que este mundo tenga solución en cuanto a sus comportamientos crueles y despiadados. Una vez escribí que “Con placidez la Humanidad navega / sobre un océano de inocente sangre». Y sigo pensando que será así hasta su final. Lo siento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irenepaz Irenepaz 21/09/14 14:59

    En 1978 León Giesco compuso la siguiente canción para expresar su dolor por los acontecimientos que estaban sucediendo como él que expresa  usted ahora y creó que puede ser el punto final del art.  SOLO LE PIDO A DIOS. QUE EL DOLOR NO ME SEA INDIFERENTE. QUE LA RESACA MUERTE NO ME ENCUENTRE. VACIO Y SOLO SIN HABER HECHO LO SUFICIENTE. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El analista de Marilyn El analista de Marilyn 21/09/14 13:58

    Todavía recuerdo cuando la ministra del PPSOE de Zapatero, la Carme Chacón, se ufanaba de crear más despachos judiciales para "agilizar los desahucios".... El PP, el Psoe, los Bancos siguen, a día de hoy, inamovibles en su postura de hacer pagar a las familias el expolio, la corrupción, y los privilegios que ellos disfrutan como Casta. Luego nos quiere vender el Muñeco Sánchez en Sálvame que hay "Un Nuevo PPSOE" dispuesto a salvarnos... (si los votamos, claro). 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Javi M Javi M 22/09/14 01:12

      Siento tanto asco como puedas sentir tu por los gobiernos de Zapatero, pero personalmente tengo la sensación de que Chacón fue y es una persona honrada en un lugar inapropiado. Me gustaría que aportaras una prueba de la acusación que le haces, porque aquí y ahora dudar de o maldecir a todos los políticos no aporta nada al debate y solo abunda en el sentimiento de indefensión del ciudadano frente a la política, de la  que deberíamos esperar que vuelva a ser fuente de soluciones y no de conflictos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Filo Filo 29/09/14 07:06

        Yo ya no me acuerdo que los políticos  fueran fuente de soluciones

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • jhgb jhgb 21/09/14 13:38

    Y que hacemos? Supongo que depende de la generosidad de cada uno. O del miedo a perder lo poco que tenemos. Que bien usan el miedo y que cobardes podemos llegar a ser.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.