X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

¿Quién liquida la Transición?

Publicada 08/03/2015 a las 06:00 Actualizada 07/03/2015 a las 16:44    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 32

Como el pasado forma parte del presente y, en realidad, no pasa nunca, la vida suele darle muchas vueltas a las cosas. Las conversaciones, los debates, las inquietudes de la actualidad nos buscan las vueltas. Esto es lo que ocurre con la Transición cada vez que se discute sobre el bipartidismo, la memoria histórica, el proceso constituyente o la crisis desconstituyente.

Si don Benito Pérez Galdós ayuda a entender la historia española del siglo XIX desde la derrota de Trafalgar hasta los turnos políticos de la Restauración, la literatura de Max Aub es una buena compañía para meditar sobre los años republicanos, la guerra civil y el exilio. Las palabras iluminan las huellas que dejaron las efemérides y las declaraciones oficiales sobre la vida cotidiana.

Aub dedicó tres pequeñas obras de teatro a contar Las vueltas de algunos exiliados españoles o a darle vueltas a España desde el exilio. En una de ellas, fijada en 1964, un personaje dice: “La democracia liberal ha llegado a ser algo tan útil como el coche, las vacaciones pagadas o la televisión”. Creo que es necesario tener en cuenta estas palabras. Cuando murió el dictador en 1975, después de los planes de desarrollo, los Seat 600 y los electrodomésticos, las verdaderas tensiones políticas no se producían entre la dictadura y la democracia. Conviene comprenderlo si queremos entender el significado de nuestra historia y de nuestro presente.

Las élites económicas del franquismo habían aceptado ya que la autarquía y las formas dictatoriales no eran aconsejables para integrarse en los negocios del capitalismo europeo. La dictadura estaba de sobra y las peligrosas agresiones de la extrema derecha suponían, más que un camino de afirmación fascista, un argumento a la hora de imponer las condiciones que más les interesaban en el diseño de la Transición. El debate real se produjo entre dos formas de entender la democracia. Por un lado, la reforma liberal útil para perpetuar el predominio económico de las élites franquistas y acercarlas a un campo más ancho de negocios internacionales; por otro, la democracia social promovida durante años de clandestinidad por el movimiento obrero y las luchas estudiantiles con el deseo de una transformación más profunda de la sociedad.

La situación histórica, eso que se llama correlación de fuerzas, hizo que las élites impusieran su modelo bajo el símbolo de la monarquía restaurada, el olvido del pasado y la reconciliación. Pero estas élites españolas, poco dadas a lo largo de la historia a rebajar su prepotencia y a perder privilegios, tuvieron que ceder y asumir algunas demandas de la democracia social en libertades civiles y derechos públicos. Sin llegar nunca a igualarnos con las democracias maduras de Europa, se consiguieron avances significativos en la sanidad, la educación, las administraciones, las fuerzas de orden público y los derechos laborales.

Conviene recordarlo por varias razones. En primer lugar, porque muchos luchadores antifranquistas, después de haber soportado años de cárcel, torturas y miedos, y después de haber visto a muchos compañeros asesinados por el Régimen, tienen derecho a pensar y saber que su sacrificio sirvió para algo. Y en segundo lugar, porque nos interesa darle vueltas a la actualidad y tomar conciencia del significado de nuestro presente. Aunque critiquemos con toda justicia el bipartidismo, la degradación institucional y la deriva calculada de nuestro sistema, no debemos perder de vista que las batallas profundas contra la Transición, sus liquidaciones más serias, las plantean ahora las élites.

Una configuración neoliberal de Europa y la dinámica de la crisis financiera han servido de argumento a los poderes económicos, bajo el paraguas de la austeridad, para recuperar todos los privilegios que cedieron con la intención de perpetuarse en su modelo de democracia neoliberal. De ahí el ataque agresivo a los servicios públicos y a los derechos laborales.

Hay muchos motivos para estar indignados. El ejercicio de la crítica es indispensable, pero conviene tomar conciencia del tablero de juego para evitar que los movimientos no faciliten la pérdida de nuestros peones, alfiles y torres. Se trata de comerse al rey del adversario. La furia desemboca en mansedumbre disfrazada cuando nos obsesionamos con nuestra táctica y perdemos de vista la estrategia del enemigo.


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • Bacante Bacante 11/03/15 08:59

    Sólo gente como usted, Señor García Montero, y como Gabilondo y como la jueza de Podemos proporciona un poco de esperanza a los ciudadanos que queremos, desesperadamente, limpiar la pestilencia del país. Es casi inconcebible en qué nivel de corrupción y de desastre nos encontramos, por la inmoralidad, o amoralidad, qué más da, de un Presidente inútil, mendaz, protector de corruptos, vago y absolutamente indiferente a todo, salvo a lamer los pies de Merkel y del gran capital. Osea, un servil al que le importa un c.r.j. el futuro y los libros de Historia, en los que aparecerá como un gobernante destructivo, cruel y nefasto .  Estamos completamente indignados y su generosidad y la de los citados arriba, es el único consuelo para nosotros. Yo creo que ustedes son necesarios, pase lo que pase. Ya digo, sobre todo por lo que representan enmedio de la cloaca. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Jaca1930 Jaca1930 11/03/15 20:10

      Permítame recordarle, Bacante, que "la jueza de Podemos" se llama Manuela Carmena. No es por nada, pero ya que especifica los nombres de los otros dos considero que no está de más citar a esta señora por el suyo. Saludos. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Inguru Inguru 11/03/15 18:36

      Me hubiera gustado poderlo decir, pero no podría hacerlo tan perfecto. Permítame Bacante que me sume a su opinión, pues ha descrito exactamente lo que pienso...un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 11/03/15 20:06

        Muchas, muchas gracias. Y un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • FJAlmazan FJAlmazan 09/03/15 09:03

    Aunque parezca imposible liquidar la Transición sin la expectativa de un futuro peor, resulta necesario superar un proceso que ofreció muy poco a los débiles y todo a las élites.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • esfera esfera 09/03/15 01:20

    Sr Montero, creo que  los poderes economicos, por  mucho que lo intenten, no podrian nunca pertuarse en su modelo de" democracia neoliberal" , porque estos dos términos son yuxtapuestos, y juntos forman un oxímoron; de tal forma que uno significa lo contrario del otro, anulándose respectivamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Liberto Liberto 08/03/15 20:06

    La estrategia del enemigo ha quedado magistralmente expuesta en el penúltimo párrafo del artículo: “Una configuración neoliberal de Europa y la dinámica de la crisis financiera han servido de argumento (...). De ahí el ataque agresivo a los servicios públicos y a los derechos laborales”.  Pero, señor García Montero, ¿cómo debemos hacer para enfrentarnos a esa infame estrategia?  ¿Cómo debemos hacer para no perder los peones, alfiles, torres, ni tampoco los caballos? ¿Quizá sea el momento de seguir la Transición y hacer desaparecer del tablero al rey (y a la reina), o por el contrario siguen siendo piezas claves de la partida? ¿Por qué no un doble jaque mate –no tablas, por favor- a los dos reyes del tablero? Fin del bipartidismo, fin de la monarquía. ¿Por qué no?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ela ela 08/03/15 18:47

    Ela dice: Buen artículo Sr. Montero, debe prodigarse mas en este foro. Creo que la izquierda no aprende de sus errores, se divide en innumerables grupos o partidos y nadie da el brazo a torcer, y mientras las élites representadas por la derecha se come al rey o a los reyes y vuelta a empezar. Espero que esta vez se les eche bien lejos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jeannett Jeannett 08/03/15 17:03

    La tabla marcada. La transición española, que hoy se desmorona sobre nuestras cabezas, observó que la ciudadanía alcanzaba derechos y libertades mas no hacía peligrar el estado de privilegio económico. La entrada en Europa cambió las empresas de titularidad, meras formulaciones. La ruinosa gestión privada de las élites, en una Europa más pragmática bancaria, sustentó sus activos a la saca pública en créditos a la misma. Ahora la ciudadanía se encuentra entre el saqueo de sus patriotas y Europa Bank. Tauromaquia, futbol, misas, telebasura y aipads son legados desde los que empezar a construir. Atada. Resumen, es 3/5 de ambas Cámaras para referéndum y ley ya de referéndum a propuesta consultiva ciudadana en, digamos, 25%, que ahora es si la política tiene a bien consultarle a usted. Van a necesitar ustedes mucha suerte. República, federalidad, laicidad, en la contextual económica de la clase social. Grandes temas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irenepaz Irenepaz 08/03/15 16:48

    Sr. Montero tiene usted mi voto. Un saludo 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El analista de Marilyn El analista de Marilyn 08/03/15 14:43

    “En Grecia vamos ganando, le pese a quien le pese… Tras alertar durante meses del peligro que suponía Syriza y anunciar corralitos inminentes acompañados de imperiosas salidas del euro, la prensa promercados ha cambiado de estrategia. Ahora nos repite machaconamente que Varufakis se ha rendido. El mensaje de los voceros de Merkel es: las políticas neoliberales son inalterables, no lo intentéis…Si nos dejamos llevar por el pesimismo impuesto, si les permitimos convencernos de que no hay alternativa, no estaremos comprometiendo el éxito del gobierno griego, sino la posibilidad de que nazca la Europa democrática que se abre paso desde el Egeo”… http://www.eldiario.es/zonacritica/Grecia-vamos-ganando-pese_6_362973720.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Laniebla Laniebla 08/03/15 14:02

    En esta vida nunca hay que olvidar nada, de lo bueno hay que aprender, de lo malo tambíen para que no se repita. El bipartidismo se hunde solo, no es cosa de los votantes, es de los politicos que lo componen. Desde el 78 se han tejido telas de araña de corrupción, ayudadas por una falta total de transparencia. Y lo que es mucho peor, falta total de mano dura a la hora de erradicarla. Cuando la corrupción esta enquistada, no sirve barrer por encima. Quiza el bipartidismo no es malo, lo malo son los partidos y muchos de los politicos que lo componen. En mi opinión pp psoe han perdido por pensar que pasara lo que pasara se perpetuarian en el poder. Quiza a llegado la hora de cambiar y sobre todo poner los medios para que nadie robe impunemente desde la politica. A ver si se acaba de una vez utilizar la politica como un trampolin donde ganas menos (esto es discutible) pero haces "contactos" para ganar mucho dinero el resto de tu vida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Vergilius Punctus Vergilius Punctus 08/03/15 13:52

    Es el eterno retorno, o al menos de los dos últimos siglos en nuestro país. Cuando las oligarquías -casi inmanentes en la historia de España- se han sentido "débiles" o "desorientadas" en un momento dado, han concedido algunas cosas a su pesar, con sarcasmo podríamos decir que se han sentido generosas. Siempre que se han vuelto a sentir fuertes han aniquilado lo anterior, recuperado lo perdido y acrecentado su poder. Nos viene bien que nos lo recuerdes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.