x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

¿Por qué hacemos de la inmigración un problema?

Publicada el 20/08/2018 a las 06:00 Actualizada el 19/08/2018 a las 19:56
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Quienes se empeñan en hacernos ver la inmigración como problema han encontrado este año un argumento que parece sostener sus tesis: la inmigración es considerada por los españoles, según el CIS, el quinto problema que tiene el país. A este dato hay que ponerle dos cautelas. En primer lugar, que cuando se pregunta por el problema que más afecta a la vida personal de cada cual, esta preocupación desciende al noveno puesto. Y en segundo lugar, que si comprobamos lo que pasó el año pasado –no así los anteriores–, la preocupación por la migración sube en verano y desciende en invierno, lo que abre no pocas preguntas. En 2017 la inmigración era, en el barómetro de julio, el séptimo problema, pero en diciembre, había descendido al duodécimo puesto. Haría falta un estudio en profundidad para poder sacar conclusiones; pero, al menos en un primer vistazo, conviene ser cauto con las afirmaciones contundentes.

No debemos cansarnos de recordar que los flujos migratorios forman parte de la historia de la humanidad y obedecen a múltiples causas. ¡Parece mentira que tengamos que recordarlo en este país! Si profundizamos en el análisis, como hace José Luis Villacañas en este artículo sobre el informe del Banco Mundial, veremos cómo los guardianes del liberalismo están viendo en la inmigración una oportunidad. Es más, como dice el autor, “Podemos preguntarnos si lo que vemos todos los días en el estrecho no será la utopía de regulación al modo neoliberal”. Hasta qué punto el sistema tiene esto asumido que, cuando apartas el ruido del escándalo y te quedas a solas con los datos, descubres, como publicaba este domingo infoLibre, que en España hemos tenido, entre 1985 y 2005, seis regularizaciones de inmigrantes: González legalizó 143.967, Aznar 453.891 y Zapatero 565.121. De la misma manera que Portugal acaba de aprobar un nuevo decreto de regularización que permitirá obtener un visado de residencia temporal a aproximadamente 30.000 inmigrantes que hayan contribuido a la Seguridad Social durante al menos un año. Entre los motivos, frenar una posible pérdida de la población activa portuguesa de un 40% en 2060.

Para entender bien el fenómeno hay que acudir a buscar las causas. Hoy, la desigualdad global, agravada más si cabe por el cambio climático, es el denominador común de muchos de estos movimientos migratorios, unido a la promesa de encontrar la tierra prometida que supone una imagen utópica de Europa, como narra el sociólogo Joseph Tanda.

Se han escrito y difundido numerosos informes, datos y gráficos que desnudan muchas de las mentiras que estamos escuchando sobre las migraciones, sobre los que entran a España por vía marítima, sobre los asaltos en las vallas, sobre los manteros, y sobre todo lo que tenga que ver con la inmigración. Una de las elaboraciones más completas es la que hace el profesor Javier de Lucas en este artículo. El paroxismo ha llegado a tal punto en este asunto que la representante de ACNUR en España, Francesca Friz-Prguda, en declaraciones a la cadena SER, informó haber solicitado una reunión a Pablo Casado y Albert Rivera para explicarles, con datos concretos, que ni hay "millones" de migrantes intentando llegar a España ni existe una "avalancha" de pateras hacia las costas europeas. Datos, información y argumentos, por tanto, sobran para echar por tierra la alarma social creada.

Y sin embargo, aparentemente –insisto, aparentemente–, existe. ¿Por qué? Supongo que lo más sencillo sería una vez más acudir al chivo expiatorio en que convertimos a diario a los medios de comunicación y buscar en un desenfoque del asunto la culpa de todos los males. No negaré yo que algo de esto hay, aunque un mínimo de rigor exige distinguir entre unos medios y otros, y un mínimo de coherencia implica ir más allá.

Creo que la clave la da el sociológico Antonio Izquierdo en esta entrevista publicada por infoLibre: "El sentimiento de amenaza ante la inmigración indica desintegración social". Efectivamente, uno de los efectos de la crisis que quizá aún no haya sido suficientemente estudiado es que nos ha convertido en una sociedad miedosa. Nos sabemos vulnerables, intuimos que la próxima puede llegar en cualquier momento –ojo a los indicadores globales–, y vivimos temerosos de que los próximos en caer seamos nosotros. Porque cada cual es consciente de que, aunque de la última nos hayamos salvado con más o menos solvencia, igual que personas próximas a nosotros se han visto en situación de desempleo, sin ingresos o próximas al desahucio, en la siguiente podemos ser nosotros mismos los que quedemos descolgados. Ahí puede estar una de las causas para explicar por qué tienen eco los mensajes que apelan al miedo al diferente y los que consiguen que la inmigración sea vista como un problema.

Otra explicación, ligada con lo anterior, la podemos buscar en la aporofobia, esa expresión acuñada por Adela Cortina para explicar el rechazo al pobre. No nos violenta el jeque árabe, la ingeniera alemana o el futbolista argentino que cobran sueldos millonarios, lo que genera rechazo es el inmigrante pobre. Y tras eso, hay toda una ideología neoliberal que hace creer que la pobreza no es fruto de desigualdades estructurales, sino el resultado de una culpa personal. Por eso los pobres son una amenaza, cuyos efectos se multiplican en un momento de aumento de las desigualdades.

Haríamos bien, como sociedad, en preguntarnos por qué estos discursos incendiarios, irresponsables y mentirosos encuentran eco en una parte de la población. Si no lo hacemos, quizá sea porque tememos encontrarnos una imagen no muy agradable de nosotros mismos.

Las sociedades democráticas deben abordar los flujos migratorios como fenómenos sociales complejos, con visión global, políticas integrales, de forma coherente y responsable. Deben asumir, además, que esto va de Derechos Humanos, no de mano de obra en función de las necesidades coyunturales. Y por si alguien –generalmente haciendo gala del mayor de los cinismos–, nos acusa de “buenismo”, podemos tirar de datos oficiales como los que se están publicando estos días en medios para este para recordar que la inmigración está jugando ya un papel crucial en nuestros desequilibrios demográficos, además de ser fuente de innovación y diversidad. De esta forma, conseguiremos ver la inmigración como lo que es, una oportunidad, y nos desharemos de esa idea de la inmigración como problema, que en el fondo, no es sino un síntoma de nuestra debilidad e incapacidad para gestionarla.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

40 Comentarios
  • Ataio Ataio 23/08/18 01:09

    Buen artículo sra Monge. La felicito.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Orlinda Orlinda 22/08/18 01:11

    Lo siento, Arkiloco, quería ponerlo al final y me equivoqué poniendo mi comentario interrumpiendo los tuyos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Arkiloco Arkiloco 21/08/18 15:05

    Respecto a lo que plantea Cristina, mi comentario sería secundario o desviar la discusión de lo más importante. Pero me resulta imposible pasar por alto el último artefacto que ha salido de la cacharreria Bidebi y que es todo un paradigma del reaccionario que se esconde tras palabreria supuestamente izquierdista y que tanto encandila a algunos y algunas por aquí. Y les levanta admiraciones, aplausos, olés y bravos. Los que no duermen o les intriga el sentido de los deditos deberían, si fuesen conscientes, tener pesadillas para todo el año con los 19 verdes que a Bidebi le han pinchado. Pero no le deben pillar el truco y se quedan anodados con un señor que habla de "supremacismo español" para entender el "rechazo al inmigrante" (¡bravo!) y por aquí y por alli habla de "clases dominantes", "neoliberalismo", "pobreza" y "conciencia de clase" (¡ole, ole y ole!). Como para no quedarte prendado si eres un izquierdista epidermico o pueril y que puede ser mañana un gran reaccionario o xenofobo ilustrado. Algunos comentaristas que tienen bien calado a Bidebi ya le han respondido y con acierto pero a mi me tienta a extenderme un poco más y los, de momento, 19 se lo merecen. Este señor no creo que sea un supremacista vasco y casi todos los dias demuestra que más bien, es un melón que domina algunos trucos y manualidades obsoletas y que, mayormente, no sabe nada de casi nada o lo ignora casi todo pero lo camufla con palabreria izquierdista o colocando en la barraca monigotes a los que todo el mundo quiere aporrear y son faciles de aporrear (Bravo y olé). Analizarlos, explicarlos y masticarlos con algo de rigor es otra cosa y cumplen servicios muy variados y consoladores en el mundo fácil de los buenos y los malos. Y en papilla mejor porque todo se traga con la facilidad que demanda el mercado. Es evidente que la pobreza es un hilo importante para tratar de explicarnos y analizar los problemas que suscitan las migraciones y algunos rechazos. Lo que uno se pregunta es si el "neoliberalismo", las "clases dominantes", la "conciencia de clase" y el "supremacismo español" pueden llevar a alguna parte fructifera en esta discusión.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    3

    9

    • Orlinda Orlinda 22/08/18 00:49

      Eres fantástico, coincido plenamente en que el comentario de Bibedi y sus 19 merecen mucha más respuesta de la que yo he sabido decir y por eso me satisface contar contigo aquí y poder leer tus análisis con esa capacidad de profundizar y expresar tan impresionantes con los que me identifico sin matices. 
      No me puedo quedar solo con el pulgar verde, como dice Damas, tenía que decirlo y mucho más y mejor si supiese hacerlo, te lo mereces. Que esto sirva para que me llamen tu “adoradora” a mí no me importa, siempre y cuando a ti no te moleste. Buenas noches, Arki.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      5

      6

      • Arkiloco Arkiloco 22/08/18 13:54

        Si a ti no te molesta que yo te adore a ti creo que podremos soportarlo y que el foro nos absolverá. Y, si no, lo hará la historia. O con Alaska gritaremos aquello de "A quién le importa lo que yo haga, a quién le importa..." Un abrazo amiga y siempre un placer leerte y saludarte. ¡Vaya mañana que llevo con la lavadora! Nunca he tenido claro si es peor que se estropee la lavadora, el frigo, el calentador o la vitro...

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

    • Arkiloco Arkiloco 21/08/18 15:46

      Y resultar irritante que se manipule y se mienta tanto tratando de hacer un aparte de tolerancia hacia los migrantes en el Pais Vasco y Cataluña. Y hacer equiparaciones con el trato dado a "migrantes españoles pobres" y que tienen derecho a votar como los "autoctonos" y con varios apellidos que les dan el label. Casi nada lo que Bidebi ha colocado y el Pais Vasco como modelo de integración de los "otros" y, además, "pobres". Justo sería al revés y como sigue latiendo de formas muy sutiles, variadas y conflictivas, el problema de la "integración", que se entiende por integración y una clasificación de la ciudadania que, como se ve en Cataluña, tiene dos planos, el de la legalidad que define e iguala a los ciudadanos y la visión patrimonialista de los nacionalistas que segrega y clasifica y de muchas maneras imprime en la realidad que hay ciudadanos de primera y de segunda, un pueblo catalán que ha dado un mandato o vascos y algo menos vascos según votes o no nacionalista. A los de "aqui" de siempre o a los "españoles". Problemas que remiten directamente y aunque algunos piensen que es enrevesado, a esos jovenes magrebies que no pueden sentirse catalanes y españoles porque todo les recuerda que aunque hablen español, catalán o euskera, siguen siendo "los moros". Asunto que da para mucho y las dificultades o fronteras internas que las construcciones nacionales y los nacionalismos plantean alrededor de eso que se llama la "integración". Pero hable usted de "supremacismo español" y tendrá oles y bravos y deditos verdes a granel. Puede ser que porque su porcentaje de población migrante se inferior a la de Francia, Italia o Alemania pero he aquí que España es uno de los paises de Europa con mayor tolerancia hacia ese fenomeno y ahora mismo uno de los paises esperanza o que resisten al avance de partidos xenfobos y de ultraderecha y que les ha llevado al gobierno en Austria, Dinamarca y Holanda, están proximos en otros paises o campan a sus anchas en varios de la Europa del Este. Pero diga usted que PP y C's no son, aún, igual que aquellos y no dicen, de momento, las mismas cosas y se llevará un abucheo. Para que les cuadre todo tienen que ser iguales, matices no.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      4

      9

      • Arkiloco Arkiloco 21/08/18 16:39

        Da igual que desde hace unas décadas la llegada de personas procedentes de otras partes de España al País Vasco y "pobres" sea irrelevante y que incluso haya más salidas que entradas. Para Bidebi y para buena parte del nacionalismo vasco, los españoles migrantes y que pueden ser hijos, nietos o bisnietos de aquellos "migrantes" y que hablarán euskera o tendrán mezcla de apellidos, sigue siendo una categoría. Una categoría del nacionalismo, de los nacionalismos, claro, y que con mayor o menor conflictividad, sigue latiendo y expresando los largos caminos que tiene toda "integración" o la casi imposible integración bajo el concepto patrimonialista del nacionalismo y su sentimentalidad y el penoso avance del concepto de ciudadanía y el derecho a identidades diversas e individualizadas y no las obligatorias que impone “el pueblo”.
        Y he aquí que frente a lo que dice Bidebi y algo nos ilumina en el presente, el proceso de industrialización en el País Vasco y la llegada masiva de obreros y personas “pobres” fue uno de los elementos fundamentales en la “concienciación” de Sabino Arana como patriota y su sentimiento agónico de una Euskalherria idealizada que podía desaparecer. Como hoy, el nacionalismo como defensa. Y todo eso junto con teorías raciales, ser los caminos por los que circularon las ideas con las que se estigmatizó a los “españoles” como portadores de lo peor, separando a las personas por origen y viendo allí el peligro para esas cosas de los nacionalistas, el “ser” vasco. Y para una lengua que, por cierto, Arana no dominaba y su familia burguesa había perdido, como tantas, hacía muchas generaciones. Y, mayormente, por desprecio hacia la lengua que hablaban los “paletos” y posteriormente sacralizados, baserritarras. Pero se “ha integrado” dice Bidebi, ignorando todos los conflictos, discursos y posos que ha dejado en el presente y que basta con remover un poco para que nos hable del mucho tiempo y recursos que hacen falta para que las personas se reconozcan como ciudadanos y religiones “civiles” como los nacionalismos vayan perdiendo su sustancia segregadora y con tendencias a la clasificación.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        10

        • Arkiloco Arkiloco 21/08/18 16:43

          Y para que vamos a hablar de lo incomodo que lo de los migrantes ha resultado siempre a la llamada izquierda abertzale o los discursos preventivos respecto a la migración del antiguo dirigente del sindicato abertzale LAB, Rafael Diez Usabiaga y que no voy a copiar. Ideas reaccionarias y que mezclan conciencia nacional y conciencia de clase y que siguen hablando de cosas de salarios a la baja y competencia desleal en el mercado de trabajo sin soporte empírico. Pero eso va con lo del “neoliberalismo”. Dígalo y tendrá otro ole y otro bravo. Y si hablamos de eso todo será más fácil y el “rechazo al migrante” será cosa de otros. Del capitalismo o de los partidos de derechas que no dejan de ganar votos con ese discurso nacionalista y xenofobo y las dificultades de asimilar notables cantidades de pobres y pobreza en un mundo donde las inseguridades crecen y la vulnerabilidad se percibe en aumento y entre más gente.

          Responder

          Denunciar comentario

          3

          9

  • Púrpura Púrpura 21/08/18 01:23

    Con diferencia el periódico que mejor aborda el tema migratorio.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • I:OI:OI:O:I I:OI:OI:O:I 20/08/18 16:44

    Hacemos de la inmigración un problema por puro egoísmo. Tanbién sucede que por otras causas la inmigración es una delicia, depende de la dirección que tenga la inmigración.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    0

  • Atea Atea 20/08/18 16:34

    Creo Sra. Monge que si convertimos a los medios de comunicación en “chivos expiatorios” es porque en gran medida se lo merecen.
    Cuando un medio de comunicación emite las declaraciones de Casado diciendo que millones de africanos están esperando para entrar en España, debería seguidamente dar los datos que ofrece ACNUR, la gente se queda con lo que oye y no se molesta en contrastar, no se trata solo de mentir, la manipulación va también en omitir información o de contar verdades a medias. También es cierto que los consumidores tenemos la libertad de comparar, pero eso visto lo visto y aparte de ser complicado encontrar un medio mínimamente neutral, es pedir demasiado.
    Hace muy poco que leí en un periódico que Carmena cedía un palacio con piscina para acoger inmigrantes, parecía que los iban a ubicar en el Palacio Real, al final dicho palacete era un internado que luego sirvió para los campamentos escolares y que lleva cerrado desde 2003.
    Como éstos, hay otros mensajes que, como decía Goebbels, se repiten hasta la saciedad y terminan convirtiéndose en verdad absoluta.
    Los medios de comunicación no solo transmiten información sino que también manipulan sentimientos como el miedo, la empatía, la hostilidad o la compasión haciendo que jueguen a favor de los intereses de quienes manejan los hilos de dichos medios.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    13

    20

    • frida56 frida56 20/08/18 19:10

      Qué acertado su comentario!

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      3

  • jorgeplaza jorgeplaza 20/08/18 15:48

    No se puede hablar de la inmigración en general, sin más calificativos. No es igual un inmigrante con capacidad de ganarse la vida al día siguiente de su llegada (porque, por ejemplo, hable español y tenga una profesión que pueda ejercer aquí) que uno que desconoce el idioma y no sabe hacer inicialmente nada que pueda ser útil en nuestra sociedad. No son iguales los inmigrantes que hablan nuestro idioma o comparten, aunque solo sea en parte, nuestras costumbres, que los que son totalmente ajenos a nuestra cultura. No es igual un niño que un adulto: en el niño hay que gastar, mientras que el adulto puede producir. Et cetera. Con generalidades no vamos a ningún sitio. Respecto a las pateras y análogos, es cierto que a los medios les crecen los colmillos viendo africanos negros en patera aunque numéricamente sean muchos menos que los africanos blancos o los sudamericanos de todas las razas que han llegado a España por medios menos fotogénicos: pero ojo, que si a los medios se les hace la boca agua con los fotogénicos negritos en barca es porque a los espectadores les gusta más ese espectáculo que otros más sobrios y objetivos. No echemos al empedrado nuestras propias culpas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    14

    18

    • Atea Atea 20/08/18 16:48

      Los inmigrantes pueden y quieren contribuir en la economía de los países de acogida. Para que puedan trabajar y sean, como usted dice, útiles a esta sociedad, hay una cosa que se llama proceso de integración.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      8

      9

      • jorgeplaza jorgeplaza 20/08/18 17:41

        Eso que usted llama "proceso de integración" cuesta dinero. Nos cuesta a todos: medios de rescate, alojamientos, comida, formación, sanidad y un largo etcétera. Si quiere, tómelo como una inversión que puede ser rentable en el futuro, pero que no rendirá --si es que lo hace: el emigrante puede irse a otro país que le convenga más, por ejemplo-- hasta pasados unos años. En cambio, el adulto formado y que habla español puede ser productivo desde el primer momento. Es una diferencia crucial. Creo que, sin decirlo y a veces hasta sin darse cuenta ellos mismos, muchos de los que están apasionadamente en favor de los inmigrantes sin mayores distingos confunden la caridad cristiana (aunque lo llamen solidaridad de izquierdas) con el análisis frío y racional de la realidad. Creo que en su subconsciente siguen añorando aquellas huchas del Domund con una ranura en la cabeza: una cabeza de negrito, por cierto.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        27

        11

        • Atea Atea 20/08/18 18:01

          El análisis frío y racional de la realidad dice que la gente está muriendo intentando tener una vida mejor y si bien no hay que buscarle soluciones como gallo sin cabeza, hay medidas que se pueden adoptar para alcanzar un beneficio mutuo.
          La sociedad tiene una parte intolerante y cerrada llena de adultos formados, que hablan español y que pueden ser productivos y flaco favor hacen con sus pensamientos y actitudes.

          Responder

          Denunciar comentario

          9

          8

  • bidebi bidebi 20/08/18 15:46

    El rechazo hacia el inmigrante, a mi modo de entender, se resumiría en una palabra compuesta que podría ser xenofobia-supremacismo español (o belga, alemán o francés)-pobreza. Sería la conjunción del rechazo al de fuera, considerando superior lo propio, siempre que el inmigrante sea pobre.
    No es una cuestión de clasismo, ya que sería aún más ridículo un clasismo entre gentes de parecida clase, es una cuestión de competencia entre gentes de parecida clase pero de diferente nivel económico. (Una de las satisfacciones mayores del neoliberalismo es el enfrentamiento entre gentes de la misma clase explotada).
    No es una cuestión exclusiva de xenofobia, ya que se recibe con los brazos abiertos al inmigrante rico. Solo se rechaza al pobre, no por ser extranjero, si no por ser pobre.
    No es tampoco una cuestión de racismo ya que solamente se les considera inferiores cuando son pobres.
    Y es supremacismo relativo porque nos consideramos superiores siempre que los otros sean pobres.
    Por lo tanto, los tres elementos unidos constituyen el concepto pero ninguno por separado nos lo explicaría del todo.
    Es curioso trasladar este rechazo al inmigrante en el estado español al menor rechazo que el inmigrante español ha tenido en comunidades como la vasca o la catalana.
    Comunidades en las que ha tenido rechazo, pero en las que ese inmigrante se ha integrado. Comunidades a las que se llama tontamente supremacistas y sin embargo en ellas votan igual que los nacidos en ellas inmigrantes españoles que constituyen la mitad o más de sus habitantes. Comunidades que no serían lo que son sin precisamente la inmigración pobre española. La lección está dentro del mismo estado y algunos no se enteran.
    Como decía, el enfrentamiento por la supervivencia entre personas de la misma clase es uno de los anhelos del neoliberalismo. Hace bajar los salarios y hace desaparecer la conciencia de clase. ¡Quién puede pedir más para los intereses dominantes!.
    La extrema derecha europea y americana lo que hace es avivar ese fuego porque le puede dar votos para gobernar, a la vez que aviva también el enfrentamiento entre asalariados que beneficia a sus amos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    20

    19

    • jorgeplaza jorgeplaza 20/08/18 15:49

      Ustedes los separatistas saben un rato de supremacismo (Torra es una autoridad mundial en la materia) así que, por una vez, me tomaré en serio su comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      24

      23

      • svara svara 21/08/18 00:32

        Agudo, como acostumbra.
        Salud

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        6

      • Orlinda Orlinda 20/08/18 17:31

        ¡Aplausos, Jorge! El tío sabe tanto de supremacismo que para refutar el existente en los separatistas dice cosas como:
         “Comunidades a las que se llama tontamente supremacistas y sin embargo en ellas votan igual que los nacidos en ellas inmigrantes españoles (inmigración pobre española) que constituyen la mitad o más de sus habitantes.”
        Se cree una libre de espantos y sin embargo raro es el día que no queda epatada con algún cacharro más surrealista todavía.

        Responder

        Denunciar comentario

        18

        16

  • M.T M.T 20/08/18 12:00

    ¿ La inmigración, un problema? Me aproximo a esta cuestión sin partir de un verdadero conocimiento. Lo hago como mera observadora, que desde lo que he podido percibir me ha llevado a esta reflexión: observo que ante la presencia de un extranjero en nuestro país, nuestras reacciones pueden ir desde la admiración al recelo o rechazo, motivadas, las más de las veces, por la muestra de signos externos: cómo viste, cómo se presenta, dónde vive, cómo habla, en qué puede sernos útil o qué pudiera aportarnos o en qué perjudicarnos. No sé si prejuzgamos desde la apariencia. A la vista de ello, bien sea blanco o de otro color de piel, chino, japonés, africano, alemán o americano me pregunto: ¿qué ocurre en ese tránsito o gradación desde el admirar-recelar- rechazar? ¿ no será que somos más clasistas que racistas en esa diferenciación ricos/pobres y que lo que rechazamos es la pobreza, porque somos de otra clase?
    Tal vez sea una observación banal, motivada por prejuicios, a los que somos muy dados: ¡ perdón!.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    23

    • Birth 3 Birth 3 20/08/18 14:01

      Me parece, M.T. muy sensata su observación. Lamento no haberla leido antes de mi previa intervención. Una de las causas de la aceptación de l@s republicanos que escaparon tras la guerra civil a los paises de sudamérica fue sus evidentes conexiones culturales y de lengua. Fueron bien acogid@s y contribuyeron rápidamente a las colectividades en las que se integraron. Por supuesto que ayudó que no fue una inmigración que compitió en el marco de desarrollo en el que se encontraban esos paises. Saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      8

    • itnas itnas 20/08/18 12:55

      Datos profesora... 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      6

      4

      • M.T M.T 20/08/18 13:27

        Datos parciales desde la observación de un entorno inmediato: famlia, donde existen extranjeros de diferente condición, estrato social y nivel socioeconómico y cultural y amistades. No he hecho estudios al respecto. He opinado desde lo que es una percepción oersobal ¿ contrastable, equivoda, errónea ? : lo admito, Itnas.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        5

        • M.T M.T 20/08/18 13:31

          Observación personal, particular en un entorno próximo, sin estudio previo del tema. Me parece haberlo indicado en el 1er comentario.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          9

          • itnas itnas 20/08/18 16:38

            Como creo que sabes, lo de 'Datos profesora' era una especie de maldad a la vista de la cantidad de veces que Monge repite el término. Me ha quedado claro que te expresabas desde tu observación personal y, sin embargo, como también sabes desde tiempos inmemoriales, me preocupa que lo personal se transforme en una generalización, por ejemplo, al decir 'no sé si prejuzgaMOS desde la apariencia' o '¿no será que SOMOS más clasistas que racistas?' con la dualidad ricos/pobres. La profesora A. Cortina acuñó el término 'aporofobia', cierto, y como catedrática de Ética e intelectual mi sincera admiración. Sin embargo, tengo un problema con la aplicación del miedo al pobre cuando se trata de una gran cantidad de inmigrantes, es decir, ¿desaparece el temor al inmigrante si suponemos que la gran cantidad de inmigrantes está compuesta de personas ricas? Dicho en otras palabras, la contraposición entre una pequeña cantidad de inmigrantes ricos con una gran cantidad de inmigrantes pobres olvida la magnitud de inmigrantes en una y otra clase y centra el análisis en la calidad de ser rico/pobre. Repito, tengo un problema, que no supone estar concluyendo algo distinto sino más bien que sería necesario, tal y como lo veo, un nuevo análisis que tenga en cuenta la magnitud de inmigrantes (gran cantidad de inmigrantes ricos y pequeña cantidad de inmigrantes pobres). 

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            1

            7

            • M.T M.T 20/08/18 17:52

              Destacaría en tu agudo comentario, Itnas, varias anotaciones, y todas ellas tendrían que relacionarse con el rigor o profundidad en tus análisis.
              Comienzo por la expresión del plural en la 1a persona del verbo: ¿ plural de modestia, plursl mayestático, interés en ocultar lo que nos compromete en la identidad particular, personal y nos refugiamos en la generalidad...? Cabría todo ello.
              En 2° lugar, un grado de Conciencia social, del que participo, ya que en comentarios anteriores me he centrado en la actitud ( de recelo, desconfianza o rechazo, temor al pobre, bien documentado con la referencia al estudio que citas) del receptor: hablamos de nuestro país y sus gentes, nuestra reslidad como receptores de inmigrantes. Y vuelvo a la generalidad en ese parecer o sentir- sentirme parte de esa colectividad. Y recalcaría de nuevo en este apartado la necesidad de un mayor nivel de Educación para familiarizarnos ( yo en el nosotros) con el diferente en reciprocidad: educación conjunta que favoreciera la integración: voluntad mutua de hacerlo.
              Por último, desde tu educación superior, la educación y formación de un investigador, con una mente conformada en la precisión y rigor intelectual en el análisis, sería muy interesante esa aportación de datos en cantidad y calidad ( no es mi campo y pido disculpas si desconozco cómo expresar esos conceptos). No sé si en tu comentario te referías concretamente a algo estadístico.
              Gracias por tus observaciones, Itnas.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              11

  • itnas itnas 20/08/18 10:25

    Quede meridiano que el mensaje de la profesora Monge es necesario, útil y correcto en mi opinión. El problema que he encontrado reside en las formas de expresión. En primer lugar, un dato es una información sobre un fenómeno que permite estudiarlo de forma que si Ud. tiene cautelas (dos como aquí) sobre sus datos, mejor no siga su estudio y busque otra fuente de información pues en efecto, en caso contrario, 'conviene ser cauto con las afirmaciones' que se hagan. Uno lee esto en un informe científico y termina la lectura (¿quizás por esto resulta difícil entender la denominación 'ciencias políticas'?)

    Luego están esas afirmaciones contundentes que al decirlas, sin demostración, una autoridad deben ser tomadas, al parecer, como un mandato de origen extraterrestre que se creen sí o sí. Me refiero, por ejemplo, a la concatenación de lo afirmado por el sociólogo (¿no se dice también 'ciencias sociológicas'?) A. Izquierdo 'el sentimiento de amenaza ante la inmigración es signo de desintegración social' y la subsiguiente afirmación de la profesora Monge de que 'nos sentimos vulnerables y temerosos ante la inmigración por efecto de la crisis'. Lo que me pregunto es, más considerando las veces que en el artículo se emplea el término 'datos', dichas afirmaciones y su intersección ¿en qué datos se basan y/o en qué contraste de hipótesis pueden verse, y con qué porcentaje de confianza se ha construido dicho contraste?

    Tampoco quiero extenderme más allá de hacer una pregunta sobre algo que me parece recordar con claridad, ¿no es cierto que a cualquier sociedad humana, desde tiempos inmemoriales, le 'cuesta' (digámoslo de este modo) acoger al extraño a la sociedad? Desde luego en tiempos neolíticos existe documentación arqueológica de tal hecho, de forma que ¿aquellas sociedades estaban desintegradas socialmente? De ser así, llevamos desintegrándonos una cantidad de años considerable. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    12

    • platanito platanito 20/08/18 14:21

      Y sin embargo las "extrañas" se iban a buscar, e incluso a raptar (mito del rapto de las Sabinas) para evitar los riesgos de la consanguinidad, sobre todo en poblaciones pequeñas. En otros casos es el hombre el que se incorpora a la tribu de la esposa. En ambos casos debía ser una adaptación trabajosa. Y es que los modos de vida son muy refractarios al cambio. Y este es el gran problema que yo veo para que culmine la globalización que nos quieren imponer las fuerzas vivas del planeta.
      A mí la sociedad yankee, como ave precursora de tal desgracia, me da pena. Y no sé si me he salido del tiesto.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      9

      • itnas itnas 20/08/18 15:47

        No creo de manera alguna que te salgas del tiesto. Yo aprecio una diferencia entre lo que comentas y la inmigración pues ésta no es demandada por la sociedad que acoge en tanto tus dos ejemplos son situaciones acordadas por ambas partes (me refiero como poblaciones, luego habría que ver si las doncellas aceptaban de buen grado el 'intercambio'). Lo de la globalización neoliberal no creo que vaya por la vía de la inmigración si bien puede ser una colateral.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        5

        • platanito platanito 20/08/18 22:04

          Más bien la provoca.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

    • itnas itnas 20/08/18 10:42

      'Desde luego en tiempos neolíticos existe documentación arqueológica de tal hecho' (A Marxist History of the World. From Neanderthals to Neoliberals, N. Faulkner, 2013, Pluto Press).

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      8



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.