x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Disculpen por no insultar

Publicada el 29/03/2019 a las 06:00 Actualizada el 29/03/2019 a las 14:45
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En estos tiempos agitados, veloces y gaseosos, ya no eres nadie si no gritas más que el otro, si no insultas o si renuncias a calificar en lugar de argumentar. Se diría que hoy lo 'políticamente correcto' es por completo 'políticamente incorrecto', cobarde o trasnochado. Si tuvo razón en su día Eugenio del Río cuando denunciaba que “la extensión de lo políticamente correcto se ha convertido en una enfermiza ocultación de la realidad a través del lenguaje eufemístico”, hoy tiene uno la impresión de que la ola reaccionaria ha dado la vuelta (también) a esa tortilla para imponer una visión política, identitaria, cultural y moral que encuentra en el lenguaje un arma de destrucción masiva de la verdad y de la memoria.

Lo dice sin rodeos Steve Bannon, exasesor de Trump, inspirador e impulsor de los movimientos nacionalpopulistas que avanzan en distintos países europeos: “La victoria de Vox es que ya ha trasladado su conversación al resto de la derecha; partidos como Ciudadanos y PP ya hablan como ellos. A eso lo llamo colocar el producto”. Sostiene Bannon que ese “producto”, cuyos detalles “cambian en cada país”, contiene unos ingredientes comunes muy básicos: nacionalismo, seguridad, economía y “llevar la toma de decisiones cerca de la gente”. Por supuesto se trata de un enorme engaño, una especie de truco comercial, por eso Bannon ni siquiera habla de ideología o programa reformista o revolucionario, sino de “producto”. (Ver aquí)

Sabemos que Pablo Casado no tenía que “contagiarse” de nada vía Abascal, puesto que ya crecieron juntos en Faes, la fundación del PP de Aznar, y chapotearon felices en la charca de ranas del aguirrismo, incluyendo en el caso del líder de Vox la dirección de chiringuitos en los que se derrochaba dinero público con absoluto desparpajo y sin rendir cuentas a nadie (ver aquí). Sorprende más el contundente (y arriesgado) desplazamiento de Albert Rivera hacia la derecha, entregado a la competición por la hegemonía del espacio conservador abandonando el centro en el que se supone que pretendía colocar Ciudadanos su “producto”. Más allá de errores de estrategia que sólo podremos valorar a partir del 28 de abril, lo cierto es que la formación naranja calcula que le compensa más disputar apoyos al PP de Casado y frenar la sangría de votos hacia Vox que la que se pueda producir hacia el PSOE con el pacto andaluz, la foto de Colón o su sonoro juramento de “no pactar nunca con Sánchez ni con el PSOE la gobernabilidad de España”.

A un mes del 28-A, todo indica que el trío de Colón pretende entretenernos las próximas semanas con un teatro ambulante similar al que protagonizaron en Andalucía desde el 2 de diciembre hasta mediados de enero pero multiplicado y amplificado al máximo. Todo el mundo sabía desde la misma noche electoral que habría acuerdo de gobierno PP-Cs-Vox, pero anduvieron mareando la perdiz y facilitando la propaganda reaccionaria y los bulos sobre violencia de género, feminismo, inmigración y todo aquello que Bannon considera “hablar claro de lo que interesa a la gente corriente”. Ahora están disputándose el liderazgo y el peso de cada cual en el espacio de la derecha, pero además intentan mantener movilizado hasta el último voto al tiempo que nadie duda que si suman habrá un gobierno reaccionario en España, por mucho que se lancen pullas, insultos, desprecios o se reten al amanecer para resolver quién es más macho o menos cobarde. (Ver aquí)

Asistimos, más o menos conscientemente, a ese “embrutecimiento de la política” que hace unos días recogía nuestro compañero Ángel Munárriz en un detallado informe (ver aquí). El lenguaje de lo 'políticamente incorrecto' es un arma de enorme eficacia no sólo en mítines y entrevistas sino también en las redes sociales y en los miles de grupos de WhatsApp por los que circulan mentiras, intoxicaciones e infamias que terminan por conformar esa “conversación” que tan felices hace a los Bannon, los Trump, los Bolsonaro, los Órban, los Putin… y por ahí hasta llegar a tantos Abascales que torpedean la democracia en todo el mundo.

Ser 'políticamente correcto', no en el sentido de disfrazar la realidad sino de defender al débil, usar la diplomacia frente al grito o simplemente respetar al prójimo, no puntúa. Al contrario: lo “in”, lo que se aplaude, es el exabrupto. Si López Obrador (ver aquí) tiene la ocurrencia de solicitar que España y el Papa se disculpen por las “matanzas e imposiciones” sobre los pueblos indígenas que habitaban en el actual México hace 500 años, de inmediato aparecen académicos, dirigentes políticos y tertulianos compitiendo por tachar de “imbécil”, “payaso” y cosas peores al remitente. Para qué molestarse en indagar sobre el contexto en el que se produce este discutible gesto (500 aniversario de las ‘hazañas’ de Hernán Cortés y vísperas del 200 aniversario de la independencia mexicana) o si tiene un nexo político con la campaña de Obrador contra las empresas españolas que hacen hoy negocios en su país. Lo sexy, lo macho, lo alfa, lo “español de verdad” es atizar una catarata de insultos que contribuyan alegremente a esa “imperiofobia” cuya denuncia también se ha puesto de moda.

Ese lenguaje, ese nivel de “conversación”, no sólo atropella un mínimo rigor sobre los hechos sino que alienta otro de los objetivos prioritarios de esta ola reaccionaria: la desmemoria. Mientras cada dos horas o dos días, con la inestimable ayuda de medios de comunicación dedicados a hacer caja con el ruido, se van siguiendo las liebres que suelta el nacionalpopulismo, nos olvidamos del motivo que provocó la moción de censura y un gobierno provisional que ha durado ocho meses: la corrupción política que empapaba al PP, financiado de forma irregular durante décadas y condenado judicialmente por haberse beneficiado de la misma. Mientras Casado le suelta a Sánchez lo de “felón”, “traidor”, “incompetente”, “ocupa”… casi sin respirar, desviamos la mirada de esa trama político-mediática-policial que el excomisario Villarejo manejaba desde el mismísimo Ministerio del Interior. Como si se tratara de un asunto de la época de Hernán Cortés, cuando fue en la última legislatura cuando se espió a dirigentes de Podemos o del independentismo para ensuciar su imagen y perjudicar a sus partidos. Y todo ello además con dinero público. (Ver aquí)

Es responsabilidad de las fuerzas progresistas y de los medios de comunicación no dependientes de la derecha ni de la guerra del clic intentar huir de ese “embrutecimiento” del debate político, para elevar la “conversación” y demostrar que quienes más gritan y ofenden no tienen la exclusiva sobre lo que es España ni su memoria ni su futuro. 


P.D. A un mes menos un día para las elecciones generales, sería deseable que Pedro Sánchez dejara de hacer gracietas sobre el trifachito y se centrara en defender la España diversa, la justicia fiscal, la sostenibilidad de un Estado del bienestar sólido y moderno y todas las propuestas compartidas con Unidas Podemos contra la precariedad, la pobreza o el cambio climático, entre otras. Y del PSOE hacia la izquierda urge aterrizar y levantar la vista más allá de los sillones, las purezas ideológicas y los ajustes de cuentas personales. Como escribía anteayer Manuel Jabois, "por cada torero que ficha la derecha, la izquierda fabrica un partido". Ya basta. 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

43 Comentarios
  • rodiseo2 rodiseo2 31/03/19 01:09

    Encuentro excelente este trabajo de nuestro apreciado Jesús Maraña, que refleja nuestra cruda realidad. También recomendaría leer el artículo de MUÑARRIZ, que menciona nuestro director en su artículo. Es tremendamente realista y sus detalles son inolvidables. Un trabajo exhaustivo sobre este embrutecimiento de la política, que es barbarie y la negación de la inteligencia. RODISEO

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dver Dver 30/03/19 13:56

    Es cierto, o lo parece, que el embrutecimiento de la política, a tenor de lo que se ve en los medios, es real. Sin embargo, lo realmente importante de la política son los actos legislativos, y de estas cosas se habla poco. Uno entiende que la noticia sea que “un hombre muerde a un perro” y no al revés, por citar un principio básico. Pero si los medios solo sacan las estupideces dichas en público por políticos, se entra en un bucle infernal: “ladran, luego cabalgamos”, por seguir con los principios. Lo que vengo a decir es que hay una responsabilidad muy grande en esta rueda inacabable de soltar una barbaridad porque se sabe que va a ocupar páginas y a desbancar otros temas seguramente de más enjundia. Los periodistas preguntan mucho el qué, sobre qué propone tal o cual político, pero poco sobre el cómo lo piensa hacer. El otro día, el señor Piqueras, un reputado periodista, dejó pasar lo que le puso a huevo Pablo Casado. Este último, preguntase lo que preguntase Piqueras, respondía con los males de los otros (Sánchez, los comunistas de Podemos, etc.), pero en un momento se despistó y dijo que ellos (el PP) estaban “por el empleo, las pensiones” y todas estas cosas. Si yo hubiese sido Piqueras le hubiese preguntado de inmediato “cómo” pensaba lograr tales cosas, con detalle, pero el periodista insistió en Vox y compañía (seguramente era ese el guión). Y si saco este asunto es solamente como ejemplo (pienso que el señor Piqueras es un entrevistador respetuoso), porque esto es lo que abunda por cualquier lado, incluso en su medio. El ladrido es lo que importa; el fundamento, menos, o muy poco.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • FRANSU FRANSU 30/03/19 02:17

    Chapó, análisis brutalmente acertado.
    La recomendación es 100% acertada

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • El chipionero El chipionero 29/03/19 23:33

    Como siempre, chapó, señor Mataña

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • HEREJE HEREJE 29/03/19 20:59

    De las bravuconadas que lanzó Bannon, apoyando a Vox y constatando que su presencia cambiaba todo el lenguaje de la derecha, yo destacaría su referencia a que la campaña se disputará en las redes y que el lenguaje en ellas es agrio, fugaz e instantáneo repleto de insultos y mentiras y reservado a los especialistas.

    Alguna vez en los últimos meses he hablado del peligro Bannon que se había desplazado a Europa y he sido ridiculizado por algún comentarista del foro (que no se dé por aludido Sancho, que no es él, el señor todopoderoso me libre) sin duda mucho más preparado que yo, sobre todo en enfangar el debate y lanzar mensajes confusos. El bicho ya está sacando la cabeza y tiene mucho peligro en una sociedad, como la nuestra, atocinada por la comunicación fugaz y permanente (aparente oxímoron que define el constante martilleo de mensajes de imagen) del móvil y las televisiones líderes de basura, que es terreno abonado para la gentuza sin escrúpulos. No podemos olvidar ni a Trump, ni el Brexit ni Bolsonaro, que son productos de esa factoría .

    Esta sociedad no tiene en cuenta el magnífico artículo de Maraña, porque su capacidad de atención no sobrepasa los diez segundos, salvo que estén viendo GH o masterchef. Si a eso le unimos el ejemplo de lobotomía dado por la izquierda a la hora de diseñar su mierdestrategia, que parece creada por el propio Bannon, soy poco optimista, aunque VOTARÉ (insisto, VOTARÉ) a Unidas Podemos porque se me hace imposible votar a otro partido.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    11

  • Bellum Bellum 29/03/19 19:12

    Totalmente de acuerdo y con la contundencia del final, ya basta. Dicho lo cual y al hilo de no corear esa política chabacana de algunos medios....los periodistas honrados y decentes podríais empezar por declinar vuestra asistencia a esos "espectáculos" compartidos con Inda, que está más que probado que es un instrumento de las cloacas. Es una sugerencia..porque desde luego el nivel que han demostrado debates como los pocos que he visto en el Objetivo, en tono moderado pero contundente, con periodistas de distintos colores (Juliana, Zarzalejos...) no es la bazofia vomitiva de la Sexta Noche en que el nivelazo del fantoche de Inda, lavozdesuamo de Marhuenda o la fascista mentirosa de Claver ponen el debate a ras de suelo...a pesar de la solvencia de profesionales de altura ..son programas amarillos, en los que vuestra presencia los blanquea.
    Un Saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    12

    • mrosa mrosa 29/03/19 19:47

      ¿Y es mejor dejar que Marhuenda, Inda y Claver griten solos? La verdad es que no lo sé. Maraña en la sexta noche parece un Caballero intentando que un ejército de dragones entre en razón, esa tarea es inútil. Pero también intenta que los que ven el programa (yo ya hace tiempo que no lo soporto) no oigan solo estas voces, sino que tengan también una versión sensata de la realidad; yo creo que eso sí es necesario.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      1

      7

      • RFripp RFripp 31/03/19 14:24

        Es que don Jesus es caballero y santo Job. Mejor escucharlo en la SER.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

      • Bellum Bellum 30/03/19 17:10

        Tengo el convencimiento de que los responsables del programa no buscan contrastar opiniones sino un espectáculo....prueba de ello es que mantienen a los infumables Inda/Claver/Marhuenda....si de verdad buscasen calidad, no me cabe duda que encontrarían sustitutos de nivel...Ana Pastor de vez en cuando lo hace y es de agradecer. Prefiero ver a Maraña en otros foros y no exasperado ante la brutalidad o la tontería de dich@s energúmen@s. Somos much@s l@s que hace años que dejamos de verlo.. para embrutecerse hay programación de sobra

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        5

        • RFripp RFripp 31/03/19 14:20

          Yo hace mas de tres años. Estoy con usted. Un programa que mantenga a Inda, pierde todo tipo de credibilidad. No hay rigor en absoluto y el moderador es un incapaz.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • veopiensocritico veopiensocritico 29/03/19 18:53

    Es que el fascismo es eso: situar la sinrazón y lo irracional en primer lugar. Los gritos y las mentiras son parte de su liturgia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • GRINGO GRINGO 29/03/19 15:56

    La "moda de gritar por encima de cualquier persona", es algo muy español, y basta sólo con salir a cualquier país europeo para comprobar con que educación se comportan.

    Si no fuera suficiente con nuestro bagaje cultural, los medios de comunicación visuales llevan mucho tiempo incorporando las peores normas de comportamiento, animando a interrumpir incluso a los contertulios, con la excusa de que son "debates abiertos" y que el espectáculo está por encima de todo, tú mismo Jesús lo sufres todas las noches que vas al programa de La Sexta Noche....

    Preferimos el insulto, seguido de la indignación, porque así no hace falta razonar, y si no sigan el ejemplo de Inda, Maruhenda, etc,etc,etc, incluso Josep Borrell en su última entrevista que, c o la que está cayendo, ha dejado el pabellón español por los suelos.....

    PD.- Creo que Puigdemont tuvo que ser asistido, por que se le desencajó la mandíbula de tanto reír al ver semejante ridículo....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    5

    10

    • Damas Damas 30/03/19 00:36

      Igual Puigdemont ya la tenía desencajada desde que se vió en https://youtu.be/-p4ilOPPAc0

      Claro que en cuanto a lo de hacer el ridículo, eso sí contestando, Puigdemont tiene experiencia. https://youtu.be/bGI5baLpiFg

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      2

      • GRINGO GRINGO 30/03/19 09:23

        Desgraciadamente tenemos el panorama político y mediático repleto de imbéciles y jetas.
        Puigdemont es uno más y hace podium sin ninguna duda.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        2

    • Birth 4 Birth 4 29/03/19 18:55

      No me extraña. Hay que ver la versión completa para ver lo bajo que cayó Borrell.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      7

  • Birth 4 Birth 4 29/03/19 13:45

    El embrutecimiento y bajeza en la política va más allá de los elementos identificados en el texto. Un puro ejemplo es la entrevista que hizo el periodista británico Tim Sebastian en el programa Conflict Zone de Dewtsche Walle, al ministro de exteriores Josep Borrell. Veintiseis minutos en el que Borrell hace strip-tease de carácter y sus iimitaciones de argumentos. Muestra claramente por qué NO es posible el diálogo y la negociación en este país en relación con Cataluña y otros temas. El modo de expresar su disconformidad fue agredir e insultar al periodista, lo llama ignorante, y reacciiona como un pequeño dictador enfurecido. Un Trump, y de pacotilla. Tim Sebastián no se inmutó y nunca respondió a sus insultos y continuó preguntando. Quedaron sin propia respuesta casi todo y en el aire cuestiones interesantes sobre Gibraltar. Su frase final corresponde a su formidable profesionalidad y trayectoria. Que una persona como Josep Borrell esté dirigiendo la política exterior de este país explica mucho de nuestra imagen en el exterior. Temo que puestos bajo la lupa, pocos de nuestros políticos pasaran entrevistas realizadas por periodistas preparados, Cada vez que recuerdo las que vi de Rajoy en radio o televisión me entra vergüenza ajena. Y no sólo de Rajoy. Saludos, Jesus. Me ha gustado tu trabajo.

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    11

  • Calviniano Calviniano 29/03/19 13:23

    Sr. Maraña, no se compadece la tesis de su artículo con el titular de la primera noticia de Infolibre. El calificativo "disparatadas" déjeme ponerlo a mí, ustedes son periodistas.
    Además, no se dice "lanzar puyas". Se dice "lanzar pullas".
    Por lo demás, de acuerdo en todo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Jesús Maraña Jesús Maraña 29/03/19 14:48

      Gracias por el apunte y la corrección. Saludos!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.