x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Elogio de los 'traidores'

Publicada el 19/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 18/04/2019 a las 11:41
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

A menudo las grandes gestas deben agradecerse más a la humildad de los traidores que a la soberbia de los valientes. No deja de tratarse de un reduccionismo, una simplificación semántica que, a nada que le demos un par de vueltas, nos llevará a la conclusión de que hay muchas situaciones en la política (y en la vida) en las que la verdadera valentía consiste en tomar decisiones que otros calificarán de traición, cuando en realidad la mayor cobardía radica en encastillarse en la coherencia exquisita de posiciones excluyentes, insolidarias e inútiles. Esta campaña electoral rara, plagada de trampas para indecisos y desinformados, supone también una confrontación entre supuestos traidores y presuntos valientes. Conviene distinguir quién es quién, y diferenciar entre la defensa de España y la de los españoles, para comprobar que quienes más presumen de patriotas son precisamente quienes más desprecian los intereses y sentimientos de sus compatriotas. Como escribía hace años Benjamín Prado en un artículo del que ahora calcamos el título, “quizás es que las banderas hay que defenderlas o no, según lo que escondan debajo. Votar es la mitad de la democracia; la otra mitad es el derecho a saber”.

Sabemos que la “cuestión nacional” es uno de los ejes principales que marcan las elecciones del 28-A. El trío de Colón toma como referencia el resultado de diciembre en Andalucía para competir a codazos por el liderazgo del nacionalismo español. Casado, Rivera y Abascal se disputan el calificativo más grueso para describir cada día a Pedro Sánchez como un “traidor” a España que, según ellos, ya habría pactado el apoyo de los independentistas a cambio del derecho de autodeterminación y la secesión de Cataluña. Entregados a la intoxicación pura, importan poco las evidencias de que hay elecciones porque no hubo ningún acuerdo con los nacionalistas catalanes. Ahora se trata de proyectar hacia el futuro la acusación de “traición”, ya sea vía referéndum o vía indultos o ambas cosas.

Deberíamos saber, atendiendo simplemente a los datos que reflejan la firmeza marmórea del apoyo a la causa secesionista (ver aquí último sondeo del CEO) que cualquier vía de solución a la crisis constitucional abierta necesita mucho más la inteligencia de los “traidores” que las ruidosas amenazas de la cofradía de la porra del 155. Si se trata de “traicionar” la concepción de una España centralista, excluyente, incapaz de atender a su evidente diversidad y pluralidad, entonces necesitamos más “traidores” que defiendan una España federal, inclusiva, capaz de generar lazos sólidos y solidarios de convivencia entre los distintos pueblos, con un respeto escrupuloso a sus lenguas y sus sentimientos nacionales respectivos. Si se trata de “traicionar” la concepción de una Cataluña excluyente y de un independentismo que pretende imponer a la otra mitad de los catalanes la ruptura sí o sí con el Estado, entonces necesitamos más botiflers que renuncien a las vías unilaterales e ilegales.

Sabemos por las encuestas que, a pesar de las acusaciones falsas y las exageraciones sin cuento, la crisis catalana no está consiguiendo generar el aluvión de votos que PP y Ciudadanos esperaban ni la desmotivación que buscaban en el electorado progresista. Sí parece estar sirviendo para consolidar el auge de Vox en el espacio de la derecha, a base de un discurso nacionalpopulista que fundamentalmente se resume en eso tan castizo del “dejadme solo, que esto lo arreglo yo en dos patadas”. En vista de la desescalada de la tensión con Cataluña, han buscado Casado y Rivera recuperar la erección máxima del españolismo en territorio vasco, con la inestimable ayuda de grupos intolerantes que pican el anzuelo sin ningún complejo y pisotean la libertad de expresión de los candidatos a base de gritos, caceroladas e insultos. (Ver aquí). Si ya el apoyo (no imprescindible) de Bildu a los decretos sociales del Gobierno llevó a Casado a la miserable conclusión de que Sánchez prefiere manos manchadas de sangre a manos blancas”, el acoso (condenable y condenado por todo el arco parlamentario) que han sufrido dirigentes del trío de Colón en algunos actos en Euskadi convierte a Sánchez en “cómplice de los terroristas”.

Deberíamos saber que el uso electoralista del terrorismo no es nuevo en las filas de la derecha. Que mientras el Gobierno de Zapatero y algunos militantes socialistas concretos (como Jesús Egiguren) se jugaron su carrera política y también su cuello para hacer avanzar un proceso de paz que condujo al final definitivo de ETA (mérito conjunto de la sociedad civil, de las fuerzas de seguridad y también de sectores abertzales que se enfrentaron a la propia banda), el PP lanzaba acusaciones tan graves como las de ahora, y encabezaba manifestaciones contra “la ruptura de España”, la “venta de Navarra” y la “traición a los muertos”. Necesitamos más “traidores”, en España y en Euskadi, a una concepción del fin del terrorismo que niega ahora lo que estuvimos exigiendo a los etarras y a sus cómplices durante décadas: que dejaran las armas e hicieran política. El relato del sufrimiento causado por ETA sigue escribiéndose, y debe ser poliédrico, lo cual exige enormes dosis de generosidad durante los próximos años. Se creen tan “coherentes” los nuevos machos alfa del nacionalismo español que ni siquiera son capaces de asumir que el terrorismo fue derrotado entre todos, y que no es admisible ni ética ni democráticamente seguir utilizando electoralmente la sangre derramada.

Sabemos que asistimos a un cambio de época, y que este 28-A no se dilucida sólo si gobiernan las derechas o las izquierdas, sino si optamos por una democracia sin apellidos o aceptamos una regresión que nos conduce a modelos autoritarios de democracia iliberal o seudodemocracias, regímenes más basados en lo identitario que en lo social, sistemas que se autodefinen como democracias porque se vota de cuando en cuando, pero no porque se respeten las libertades, se escuche a las minorías y se asuma el desacuerdo político como punto de partida para lograr pactos en beneficio de las mayorías.

Deberíamos saber (lo dijera Gramsci o Bertol Brecht o coincidieran ambos en la idea) que todo cambio de época supone un tiempo de crisis en el que “lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no termina de nacer. Y en el claroscuro surgen los monstruos”. Se trata precisamente de esquivar a los monstruos y seguir avanzando. Se trata de elegir entre la España del siglo XXI y la que resucita nuestros peores fantasmas y alimenta el odio. Se trata de poner en evidencia a quienes se llenan la boca (y a menudo los bolsillos) en defensa de España pero se preocupan poco o nada de los españoles: de la precariedad, de la desigualdad o de la dignidad de las víctimas de un franquismo cuyos hagiógrafos vuelven a tomar los púlpitos, los escenarios y los altavoces.

La coherencia absoluta e inquebrantable roza a menudo la ceguera y el sectarismo. La transición o el llamado ‘régimen del 78’ tuvo muchos defectos y lagunas (que va siendo hora de corregir), pero fue posible porque Adolfo Suárez traicionó a la dictadura y Santiago Carrillo al comunismo, por ejemplo. Ambos fueron acusados de “traición”. Como lo fueron Juan Mari Bandrés o Mario Onaindía cuando disolvieron ETA-pm. Hay momentos de verdad históricos, en los que la mayor valentía consiste en saber escuchar al otro en medio del griterío, y la verdadera traición es aferrarse a un purismo esencialista o a unas convicciones inamovibles.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

59 Comentarios
  • Javier A Javier A 24/04/19 10:10

    ¡Chapó! (¿se puede, o hay que poner chapeau? :)
    Una sensación, la de traidor, que arrastro desde los días del referéndum, al quedarme prácticamente solo en todo mi entorno por aceptar la complejidad de la situación catalana y vasca (española, en fin) y no entender el simplismo con que la mayoría enfrenta cualquier problema. Es agradable pensar que a lo mejor o soy yo el rarito :)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Panchito M Laborde Panchito M Laborde 22/04/19 21:57

    Magnífico artículo 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • PESANVI PESANVI 21/04/19 13:01

    Muchas gracias Jesús por tu claro artículo. Lo lamentable es que los del "Santiago y cierra España" no quieran molestarse ni en leerlo. Seguimos en aquello de que no puede haber más España que la que ellos definan. A los que piensen de distinta manera mejor preferirán expulsarlos. ¡Cuanto nos cuesta mejorar!. Más bien parece que estemos regresando a las tinieblas del Franquismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Nidáguila Nidáguila 20/04/19 12:14

    ¿Va a cambiar algo gane el bloque que gane? ¿Qué bloque va a votar en contra de todo lo que a ellos les puede perjudicar?¿Alguien va hacer la independencia de poderes una realidad, o va hacer los referendums vinculantes, o se va a tener en cuenta al defensor del pueblo, o se va a basar la economía en la industrialización y en las nuevas tecnologías, se van a endurecer las leyes para defender a nuestras mujeres, cosa que no hacen porque siempre será una cortina de humo, apoyados por la prensa, que tienen en la manga para ,por detrás, seguir traicionando,Alguien nos va a decir como ser demócratas,alguien va a corregir la educación, y la ley de dependencia,.........? Me da igual, no votaré.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    1

    • GRINGO GRINGO 21/04/19 09:38

      Si no votas, tampoco esperes una solución "porque sí". Como si estas enfermo y no vas al médico, ni te vas a curar ni desaparecerán del mundo las enfermedades.

      Hay varios bloques "los que han construido la España actual (PP-PSOE) - los que quieren empeorar todavía la situación (PP-C'S-VOX) - el que sigue repitiendo lo de siempre, como si no hubiera gobernado, prometiendo el oro del moro para nada (PSOE) y los que no les quieren dejar la responsabilidad de gobernar, porque "dicen los que lo han jodido todo", que sería lo peor que le podría pasar a España (UNIDOS PODEMOS).

      Mira si tienes donde elegir.................

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • Ataio Ataio 20/04/19 10:52

    Unidas Podemos también existe Jesús.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    11

    • Isabelle0651 Isabelle0651 20/04/19 11:30

      UNIDAS PODEMOS existe y seguirá existiendo, mal que les pese al bipartito. La gente está muy quemada con situaciones inconcebibles larvadas desde hace 42 largos años, hay que avanzar, el baile de la yenka ya no se estila. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      12

    • Ataio Ataio 20/04/19 11:03

      De hecho somos los traidores por excelencia en este tema. No crees??

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      1

      7

      • Isabelle0651 Isabelle0651 21/04/19 11:51

        Hola, Ataio. Algo me parece entrever, espero equivocarme porque sería frustrante que a más de 8 millones de votos que piden separación de poderes YA y cambios sustanciales en situaciones aberrantes larvadas desde el franquismo, nos tomen por imbéciles.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        1

        2

        • Ataio Ataio 21/04/19 12:37

          Hola Isabelle.Me drigia a Jesús porque considero tremendamente injusto que en un artículo que elogia el dialogo y el reconocimiento de la plurinacionalidad,no se menciona a UP que yo creo que ha hecho más que nadie (ultmamente) por solucionar democraticamente el problema. Un abrazo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          3

          • Isabelle0651 Isabelle0651 21/04/19 13:26

            Un abrazo

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

          • Isabelle0651 Isabelle0651 21/04/19 13:24

            Hola, apoyo tu queja, Ataio. Creo que es de justicia, últimamente el PSOE lo está reconociendo con bastante tibieza, estamos en período electoral y somos una buena tropa, pero algo es algo...

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            2

  • jgo jgo 20/04/19 10:41

    Gracias Jesús por esa mente tan lucido

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • baja chico baja chico 20/04/19 07:08

    Pués me llamareis sectario pero no me gusta este lavado de cara a Suárez y a Carrillo que les dedica nuestro director editorial en su último párrafo.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    5

  • Retigosa Retigosa 20/04/19 04:49

    Excelente artículo Jesus. Cuando lo estaba leyendo, me ha venido casualmente a la memoria, aquella intervención de un senador que dedicó todo el tiempo de su intervención a repetir muchísimas veces, aunque con distintas entonaciones, la palabra Cataluña. Me pareció una intervención afortunada, porque como todos sabemos este senador venia a decir que ya estaba bien de que únicamente se hablara del tema de Cataluña, cuando había tantos asuntos (pobreza, falta de oportunidades para los jóvenes, sanidad, cambio climático, energías renovables, etc. etc. etc…..) pendientes de resolver, que requerían la atención política necesaria y que el monotema sobre Cataluña estaba eclipsando las necesidades más acuciantes de nuestra sociedad. Y, este es el mantra que están repitiendo continuamente los tres lideres de la derecha, para de esta manera camuflar o no exponer con claridad sus propuestas y que los ciudadanos puedan valorar si con ellas, mejorarán o no, sus condiciones de vida y su perspectiva de futuro.
    Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • gualdo gualdo 19/04/19 23:54

    Yo vivo en Madrid y tengo la sensación de que todo ese odio visceral hacia el independentismo que pretenden difundir las tres derechas es sólo un invento, una apuesta de unos pocos (políticos y algunos medios) que no representan la mayoría y ni siquiera una parca minoría; la derecha del país, que les seguirá votando por intereses bien diferentes, no hierve en la cuestión nacionalista. En consecuencia, aunque los desinformados y pobres de espíritu, que podríamos decir estos días, y los adinerados poco solidarios votarán por no contribuir a pagar unos impuestos que consideran excesivos, pocos de los indecisos sin motivaciones económicas votarán finalmente por ese lado, y la propia radicalización de la derecha supondrá su hundimiento. Mientras escucho la Pasión según San Juan de Bach, canto: así sea.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • Domingo Sanz Domingo Sanz 19/04/19 23:20

    De acuerdo con el elogio a la negociación y el acuerdo, no creo que "traición" sea el término adecuado, salvo que estemos hablando de dos o más bandos en estado permanente de guerra. Por lo demás, cuarenta años después no podemos presumir excesivamente del resultado de la supuesta ceremonia de las traiciones que fue la Transición, salvo que pensemos que, en caso de no traiciones, era inevitable que España siguiera siendo la única dictadura en Europa occidental tras la muerte de Franco. No debemos conformarnos. La "no ruptura" con la dictadura fue una basura, y el resultado fueron 40 años de corrupción de escándalo, en la que, probablemente, no hay ni un solo proceso electoral que no se haya desarrollado bajo el privilegio de la financiación ilegal de, al menos, el PP y el PSOE lo que, para empezar, descalifica la composición de todos los Congresos de Diputados y Senados de la democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.