x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

La invención de una “nación” europea

Publicada el 10/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 09/05/2019 a las 19:49
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Las naciones son realidades inventadas, construidas a través de elementos palpables. Las niñas y los niños estudian su historia en las escuelas. Hay una bandera que se honra, unas tradiciones, y un himno que se escucha con respeto. Hay una música nacional y fiestas populares en las que el pueblo celebra su unión.

Hay naciones grandes, los Estados, y “naciones” chicas. El próximo miércoles, festividad de San Isidro, en Madrid no es laborable. Y aunque en esta ciudad tenemos muy poco sentido de la identidad madrileña (o más bien, hemos hecho de nuestro poco apego a la identidad local nuestra seña de identidad), muchos colegios han pedido a los padres que de algún modo celebremos con nuestros hijos el día de la ciudad. Yo en concreto participaré de la liturgia de llevar a mi hijo vestido de chulapo a dar un par de bailes en el patio del colegio. Una excentricidad algo vulgar pero que certifica anualmente la identidad madrileña de mi hijo, y de la que participo sin mayor problema.

Este jueves 9 de mayo fue el Día de Europa y casi nadie se enteró. En la Plaza de Cibeles se han puesto banderas de la Unión Europea intercaladas con las españolas, como se pone la de cualquier país cuando su líder nos visita. Los autobuses municipales se han colocado una banderita también que probablemente casi nadie sabe qué significa. La inmensa mayoría de los europeos no celebramos nada y fuimos a trabajar como cualquier otro día. Ni escuchamos nuestro himno, la portentosa Oda a la Alegría de Beethoven, que más bien nos parece la música de un anuncio de coches, ni expresamos nuestra identidad europea en modo alguno.

Europa tiene una enorme carencia emocional. No la sentimos. La Unión Europea es un éxito colectivo sin precedentes en la historia universal. Tras ser el escenario de las peores guerras y los más crudos enfrentamientos entre pueblos, la Unión Europea es hoy la vanguardia mundial en el respeto a los derechos humanos, individuales y colectivos, el paraíso de la protección del Estado y la promoción de la igualdad y la justicia social. Pero no lo sentimos, porque nadie nos propone lugares donde celebrar nuestra unión, ni canciones para cantarla, ni días en los que honrarla, ni símbolos que nos permitan expresarla. Habría mil motivos para hacerlo, porque los cafés de Praga son iguales que los de París o los de Roma. Porque nuestra música clásica y contemporánea suena igual de europea en el Este y el Oeste. Porque los centros históricos de cualquier ciudad europea son inequívocamente europeos. Y porque culturalmente somos una comunidad mucho más parecida a la que forman los chinos entre sí, o mucho más consolidada que la que componen un neoyorquino y un ciudadano de Texas.

Construida con ciertos complejos tras las II Guerra Mundial, en un momento histórico en el que se reforzaba la idea del Estado-Nación, la Unión resultó ser demasiado práctica, demasiado fría. También demasiado generosa en el papel que asignaba a los Estados miembros. Y demasiado elitista. En cuanto llegó la crisis económica, la identidad europea se resquebrajó, y es probable que dentro de un par de semanas, en las elecciones al Parlamento Europeo, la extrema derecha nacionalista logre ser un grupo importante en Estrasburgo. El grupo que tratará de boicotear cada iniciativa que diluya la soberanía de los Estados en favor de una soberanía europea, hoy ya en decadencia.

Si los europeístas no ponemos también medios para el refuerzo de los trazos emocionales de nuestra identidad, si no inventamos nuestra “nación europea”, como antes los españoles inventamos la española o incluso los madrileños una pequeña identidad madrileña, con sus banderas y sus cánticos, con sus desfiles y sus tradiciones, los nacionalistas nos despertarán bruscamente del sueño. El de la unidad de la comunidad más prometedora que hay en este momento sobre la tierra. Ese sueño nuestro es la pesadilla de Trump, de Putin y de China, por supuesto, que prefieren vernos divididos y enfrentados.

No es una broma. España o Francia o Portugal no pintan nada solos en el tablero del mundo. Sólo una verdadera Unión Europea, expresada también en sus ritos y sus liturgias, puede mantener las cotas de desarrollo social, económico y cultural que los europeos hemos logrado en los últimos 70 años.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • apzuker apzuker 10/05/19 22:30

    Al vero filosofo tutto terreno e patria. Giordanoo Bruno

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 10/05/19 14:37

    Las naciones no se crean. Las estructuras sí. Los Estados, los Estados federados, la Unión Europea,..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 10/05/19 09:59

    La futbolística Champions por ejemplo es algo muy sentido en Europa...
    No sabemos en que quedará la UE, creo intuir que no se convertirá en algo federal como Estados Unidos sino que se mantendrá confederal y multinacional, un ente sui generis del que no hay precedente ni nada parecido hoy en día en el mundo, Asean y Mercosur por ejemplo casi no tienen nada que ver.
    De momento quiero votar en las Europeas contra Salvini, Le Pen, Orban y compañía...
    Muy buena columna, buen día!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    6

    • luzin luzin 10/05/19 12:36

      Completamente de acuerdo ... se mantendrá en un difícil equilibrio dado que la confederalidad es claramente centrífuga en cuanto vienen mal dadas ... lástima porque el proceso federal hubiera sido el auténticamente "revolucionario", pero creo que eso nunca estuvo encima de la mesa, las naciones europeas son muy "pesadas" ...

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • GRINGO GRINGO 10/05/19 09:41

    Es cierto que, a veces necesitamos poner distancia por medio para apreciar lo que tenemos.

    Éso nos pasa con nuestro entorno, el cual, por verlo diariamente no apreciamos, pero si lo encontramos en un lugar recóndito nos quedamos boquiabiertos.

    De ahí, a afirmar que la UE es el paradigma de la igualdad, derechos sociales, etc,etc,etc, hay un largo trecho.

    Éso es lo que deberíamos ser, pero no lo somos ni por asomo, y lo que es peor, corremos serios riesgos de retroceder.

    La UE no es homogénea y éso que ahora no estamos en lo peor de la crisis económica, una crisis inducida por los poderes económicos del otro lado del Atlántico, pero que se llevó por delante la vida, el presente y el futuro de muchas familias, tanto de la UE como de los EE.UU. principalmente, y donde la UE precisamente no dio un ejemplo de solidaridad, ni ése mensaje de fraternidad y derechos civiles que comenta Luis, todo lo contrario, hicieron caja echando leches a costa de los griegos, salvando el culo de bancos alemanes y franceses, además de insultarles con recetas de austeridad.

    Si los líderes de la UE quieren que ésta unión tenga un futuro real, deberán apostar por la ciudadanía y no por los beneficios económicos que les pueda reportar, porque la gente ya está harta de negocios en los que el único que tiene motivos para festejar "es el poder económico".

    Basta ya de "productividad, austeridad", como conceptos aplicables exclusivamente a quienes se va recortar, que sean ellos, los políticos, más productivos en la puesta en marcha de soluciones, y los poderes económicos más austeros a la hora de enriquecerse con una codicia fuera de cualquier límite.

    Cómo podemos seguir conviviendo con el despropósito de que haya milmillonarios y gente que cobra al día lo que muchos no cobran al mes, incluso al año, y no le pongamos solución o simplemente se comente y debata en tanto y tanto plató de TV, donde acostumbran a despellejar a cualquiera, incluso por comprar una casa con hipoteca.....

    Dicho ésto, hay que votar el 26M y a la única opción progresista, porque unidos podemos ser más fuertes y revertir las políticas que nos afectan a todos de forma negativa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • Lunilla Lunilla 12/05/19 09:26

      "Eureca GRINGO: Acabi de recibir por correo en mi casa, cinco sobres de publicidad  , personalizados cada uno par cada uno de los votantes que en ella habitamos, tenga  por seguro que todos ellos seeràn bien utilizados  y les elicito por el numero de candidatos y laapublicidad utilizada d la cabeza de lista y  mas por los 70.00 Euros largos de sueldo anuales con los que quedara  mas agraciada, pensando que lo meresca..¡de lo cual estoy mas que seguro...¡como cambian las cosas eh..?.....se  nota en su falta de 'rabia¡' hablando...igual le toca a Vd. algo en esa Loteria, donde se encuentra tambien una hermosa nieta mia...Un Saludo  El Diablo Cojuelo....PD: Enviado a Editar a las 9,20 h. a/m

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • baja chico baja chico 10/05/19 06:39

    ¡Menuda UE la que nos pinta aquí el señor Arroyo!
    La que sostiene a ese espantajo Guaidó que ayer sonaba los tambores de la guerra, llamando a gritos a los marines yankees. O la que colaboró en las desastrosas campañas guerreras kosovares o libias. O la que consiente que el banco Central Europeo llene los bolsillos de los bancos mientras propicia el crecimiento de las deudas públicas de los países miembros. O la que emplea a aquel ministro De Guindos o al petrolero Arias Cañete.
    A estos europeístas a veces se les calienta el morro en exceso.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    3

    • TURACA TURACA 10/05/19 07:26

      El Sr. Arroyo habla de futuro mirando al pasado. Nada es absolutamente bueno o malo. Compare la Europa actual con anteriores y escoja.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.