x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Cuando el dilema de deporte o estudio solo es para ellas

Publicada el 18/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 17/05/2019 a las 21:55
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Si sus hijos tienen entre los 14-15 años o más, ya están en edad universitaria, seguro que llevan ya unos días cargándose de mucha paciencia para poder afrontar la etapa de exámenes finales que tenemos encima. Los puentes no han existido, el buen tiempo lo hemos visto casi casi por la tele y hemos sido muy prudentes a la hora de plantear alguna salida para ir al cine o cenar. Porque los ánimos no andan para mucha broma y los nervios están a flor de piel.

Sí, andan agobiados con los finales, algunos saben que se están jugando un poco su futuro con la prueba de la EBAU. Y aunque intentas quitarle hierro diciéndoles que el trabajo de todo el año está ya hecho y que lo de ahora es sólo un empujón, la verdad es que con ellos vuelves a revivir tus peores momentos de estudiante. La angustia de pensar que no sabes nada, que todo se te ha olvidado, que lo que estudiaste la semana pasada ya no lo recuerdas… (sí, yo también era de esas mariangustias). Pero ahora toca vivirlo desde el otro lado y hay que aprender a andar por la casa con pies de plomo o más bien lo contrario, moverse casi como un ser etéreo que no mete ruido. El objetivo es molestar lo mínimo porque cualquier sonido, tele demasiado alta, una llamada de teléfono en la que, Oh, Dios mío, has hablado unos decibelios más altos de lo permitido, es suficiente para que salga la fiera del cuarto a decirte con su cara y su gesto que ahí dentro hay un cerebro intentando asimilar muchos conceptos y a punto de explotar. ¡Ayyyy!

Cada día me propongo que al menos cinco minutos salga a la calle, a respirar, a despejarse, a tomar aire, a levantar un poco la cabeza para luego volver de nuevo al cuarto y seguir estudiando. La excusa suele ser tener que sacar a nuestro perro, pero me sirve para hacerle reír un rato y que piense en otra cosa. La pobre el otro día me decía: “es que, mamá, cuando llega la semana de exámenes no tengo tiempo ni para esto, ni para dar una vuelta corta contigo y con Owie (nuestro perro)” y recordé el estudio que hace unos días cayó en mis manos a cuenta de los hábitos deportivos de las mujeres cuando llegamos a la adolescencia.

El 76% de las mujeres jóvenes de entre 12 y 25 años deja de hacer deporte. No cumple ni siquiera con las recomendaciones mínimas de la OMS de actividades físicas recomendadas para una vida saludable. Ellos en cambio, siguen haciendo deporte a esa edad, algunos incluso de una forma muy activa. La brecha en esto es tremenda, también existe. Y no se van a creer cuáles son las causas.

Una, efectivamente, los estudios: ellas sienten una mayor responsabilidad con su vida académica. Las mujeres empiezan a abandonar la práctica deportiva cuando empiezan el bachillerato y no la recuperan casi hasta que terminan sus estudios. Están más preocupadas por su futuro laboral que por hacer deporte. ¿Creen que ellas lo tendrán más difícil? No es una pregunta planteada en este estudio aunque parece que es la causa que hay de fondo. Pero hay más.

Ellas tienen un mayor sentido del ridículo, sienten más presión en cuanto a su físico que ellos. Y esto podría parecer contradictorio: si están preocupadas por estar bien, deberían practicar más deporte. Pero al final es la pescadilla que se muerde la cola: como se ven mal no quieren ponerse en ropa deportiva, y como no se ponen las mallas, no quieren salir a correr, andar en bici, y no digamos ya ponerse un bañador y tirarse a la piscina.

El estudio propone a las administraciones generar programas específicos para animar a las chicas jóvenes a practicar deportes, a encontrar espacios en los que se encuentren cómodas, con actividades asequibles y piden a los centros educativos que se impliquen también en promover la actividad física en este grupo. La idea es lograr crear en ellas hábitos saludables desde pequeñas, y que no pierdan esos años maravillosos sentadas o paradas, porque su salud, su cuerpo, su corazón, su cabeza, les agradecerá después el haberse mantenido activas. Voy a ver si saco a mi adolescente del cuarto 15 minutos para ir a trotar un poco por el parque. Deséenme suerte.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • M.T M.T 18/05/19 06:59

    Pareciera Helena que me hubieras leído el pensamiento con eso del ambiente familiar de estudio en vísperas de exámenes y con adolescentes, en mi caso también chica,en vísperas de EBAU.
    Me resulta muy familiar y lo comparto eso de haber sido 'mariangustias', madre de otra similar.
    ¡ Y qué decir en este contexto del silencio sepulcral exigido...!
    Ya que en su artículo menciona la EBAU, se me hace difícil entender que en la política universitaria de nuestro país ¿ distrito único universitario? el examen de acceso a esa EBAU no sea un examen único e idéntico y en las mismas fechas en todo el país. Porque una vez superada esta selectividad, con porcentaje altísimo de aprobados en las materias comunes obligatorias, llega la nota de corte exigida, con exámenes complementarios de materias específicas, para pider acceder al Grado Universitario deseado, con el peregrinar necesario por las diferentes universidades públicas y /o privadas (ej. Grado de Medicina, que se habrá puesto de moda), porque en una de las Universidades castellano-leonesa, en el Curso pasado para 175 plazas de 1er Curso de Medicina, solicitaron más de 3000 alumnos, en la Convocatoria de Junio del Curso 2018-19 y hasta Septiembre de 2018 no se supo quiénes eran los 175 agraciados.
    ¿ Es la Universidad española una Universidad de excelencia? Pareciera que en la dificultad del acceso, sí. Espero que en la formación también.
    ¿ Y el idioma en que se imparten los Grados supone otro veto? ¿ coto vedado?
    De deporte no puedo hablar, no se puede hablar de ello con las féminas adolescentes, en general, en vísperas de exámenes. Es el entorno que conozco.
    Gracias, Helena ¡ Suerte!. Cordiales saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Kovacs Kovacs 17/05/19 23:45

    Por favor, periodista, ¿sería posible conocer las fuentes de las cuales se han obtenido las tres razones referidas? De otro modo, son tan válidas como decir que las niñas hacen menos deporte porque el deporte les atrae menos y les aburre más. La misma razón que explicaría por qué en general los hombres se resisten más a ir de compras, vaya.

    Lo dicho: las fuentes del estudio, por favor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.