X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
@cibermonfi

El argumentario del próximo golpe

Publicada el 03/01/2020 a las 06:00
No es este un tiempo ideal de Paz, Amor y Buen Rollito. Y no me refiero a las festividades de la temporada, que aún nos queda por disfrutar la de Reyes Magos. Me refiero al tiempo político de España, este país plural y complejo al que siempre hay quien quiere reducir a la unidad, la unanimidad y la uniformidad del cuartel.

Es muy posible que, en cuestión de días, tengamos por fin ese Gobierno progresista de coalición que millones de españoles deseamos tras las elecciones de abril y noviembre del pasado año. Soy consciente de la correlación de fuerzas nacional, europea e internacional, y de ese Gobierno espero, pues, pocas cosas. Una es que frene el deterioro que han sufrido las condiciones de vida de las clases populares y medias durante los muchos años del PP. Otra es que defienda la dignidad de los votantes del PSOE, Unidas Podemos y las demás fuerzas que van a hacerlo posible.

No quiero que el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se amilane lo más mínimo ante el intenso bombardeo que va a sufrir, que ya está sufriendo antes incluso de su nacimiento, desde las poderosas baterías mediáticas de la patronal, el cardenal Cañizares y el eternamente excitado Trifachito. Este es el Gobierno legal y legítimo que corresponde a la composición del Parlamento resultante de dos citas consecutivas con las urnas. No me gustaría que ofreciera la otra mejilla para que también se la abofetearan; me gustaría que devolviera golpe por golpe. Dialéctica, política, institucional y judicialmente.

No me incluyo entre aquellos que se dicen progresistas pero adoptan la agenda y el lenguaje de la derecha cual si fueran las Tablas de la Ley. En cuanto a la agenda, no tengo el menor problema en decir que hay asuntos que me preocupan más que el conflicto en Cataluña. La pobreza, la falta de vivienda, las listas de espera sanitarias, la violencia machista, la contaminación atmosférica y los desastres provocados por el cambio climático matan a diario a mucha gente en la España de hoy. En cuanto al lenguaje, me importa un comino que las derechas –y la izquierda acomplejada– llamen demagogia al hablar y escribir en román paladino.

La absoluta corrupción del lenguaje es hoy una asignatura troncal en la formación de cualquier líder de la derecha extrema y la extrema derecha. El fenómeno nació en el Estados Unidos de los años 1980, cuando unos gurús y propagandistas muy cínicos tildaron de revolución al conservadurismo de Reagan y Thatcher. Aznar lo importó a España y ahora sus cachorros Abascal, Casado y Arrimadas se proclaman adalides de la libertad. No se veía semejante desfachatez desde que el general Franco se jactaba de no meterse en política apoltronado en el Palacio de El Pardo.

Abascal, Casado y Arrimadas, tanto monta, monta tanto, no creen en otras libertades que aquellas que permiten al multimillonario serlo aún más a costa del resto de la ciudadanía y al nacionalista español colocar en su balcón la bandera rojigualda. Para todo lo demás, el cavernícola Trío de Colón prescribe las porras de los antidisturbios, las multas de la Ley Mordaza, las mazmorras de Torquemada y otros bien engrasados instrumentos del Estado autoritario.

Estos días, Abascal, Casado, Arrimadas y sus cómplices están empleando otro de los clásicos contemporáneos de la corrupción derechista del lenguaje: la de llamar fascista al antifascista, nazi a la progresista y así sucesivamente. En la cuenta en Twitter de un tal Teófilo Amores Mendoza, concejal ultraderechista de Cáceres, se ha llegado a proponer que Pedro Sánchez (llamado el felón) y su esposa (la felona) sean ahorcados y colgados boca abajo como Mussolini y Clara Petacci. Y, también en Twitter, Rosa Díez, que tiempo atrás decía ser socialista, ha emparentado la traición de Pedro Sánchez con lo que hicieron los nazis en sus campos de exterminio. En la lengua de Cervantes, al fanatismo de Rosa Díaz se le llama la fe del converso.

La lengua de Cervantes es maravillosa, para cada cosa tiene su palabra o expresión. Una cosa son los disturbios, otra la rebelión, otra la revolución, otra el separatismo, otra la desobediencia… En esta lengua –y también en las demás–, un golpe de Estado es el derrocamiento de un Gobierno por la fuerza, generalmente la de las armas. O sea, lo que hizo Napoleón el 18 de Brumario, lo que hicieron Franco y los militares del 18 de julio de 1936, lo que les salió bien a Pinochet y Videla en 1973 y 1976 respectivamente, lo que no les salió a Tejero y Milans el 23 de febrero de 1981… Un golpe de Estado tiene, por supuesto, su técnica. En primer lugar hay que lanzar una intensa campaña de satanización del Gobierno, para que una parte significativa de la población perciba el golpe como un gran servicio a la Patria.

Pues bien, las palabras y el tono de la campaña propagandística iniciada por las derechas españolas contra un Gobierno que ni tan siquiera ha llegado a formarse tienen un indudable tufo golpista. Según ellos, la situación de España es apocalíptica y Pedro Sánchez, un amigo de los etarras, un cómplice de los separatistas catalanes, un socio de los bolivarianos, un traidor en definitiva.

La traición de Sánchez, según el relato de las derechas, es doble. En primer lugar, haber pactado con Unidas Podemos lo que en realidad es un modesto programa socialdemócrata: actualización de las pensiones según el IPC, mejora paulatina del salario mínimo, intento de reducción de los precios de la electricidad y los alquileres, ligero incremento de los impuestos para aquellos que ganan más de 130.000 euros al año… Hace falta estar chalado para pensar que cualquiera de esas medidas es leninista, bolchevique o comunista. Pero para la oligarquía cuyos intereses defiende el Trío de Colón dejar de ganar un céntimo ya es el fin del mundo.

En segundo lugar, Sánchez ha cometido el crimen de dialogar y negociar con ERC, y eso solo ya es lo más diabólico que pueda concebirse. Lo estrambótico es que lo diga el casi extinto Ciudadanos, al que le gusta llamarse centrista y defensor de la Transición, y no parece tener ni pajolera idea de que su admirado Adolfo Suárez pactó con Tarradellas el restablecimiento de la Generalitat republicana.

Por lo que sabemos, ese acuerdo del PSOE con ERC propone que un eventual acuerdo surgido de una mesa en la que se sienten los gobiernos estatal y catalán sea sometido a consulta popular en Cataluña. ¡Pues claro! Piensen antes de desenfundar: ¿no fueron consultadas las poblaciones afectadas por la decisión de que Andalucía accediera a la autonomía por la vía del artículo 151 (1980) y por la reforma del Estatut catalán de los tiempos de Zapatero (2006)? ¿Dónde está escrito que un referéndum solo pueda versar sobre la independencia?

Sigo con inquietud las elucubraciones de nuestras derechas. Como dije, las percibo como el comienzo del argumentario de un futuro golpe de Estado contra el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos. Un golpe que no sería militar como los del 18 de julio de 1936 y el 23 de febrero de 1981 –eso no es aceptable en la Unión Europea–, sino mediático y judicial.

Contando con tantos jueces y tribunales que militan con pasión en sus causas políticas, el Trifachito va a emplear a fondo la guerrilla judicial (lawfare), como anticipaba el otro día Ignacio Escolar. Fulgencio Coll, el general de Vox, ya ha señalado el camino en un artículo publicado en la edición balear de El Mundo. Coll, general jubilado y portavoz del partido ultraderechista en el ayuntamiento de Palma de Mallorca, presenta a Sánchez como “un problema para la seguridad nacional” y afirma que los “poderes del Estado” deben impedir su investidura si procede de algún tipo de pacto con ERC. Asimismo anuncia que Vox no descarta usar contra Sánchez la vía del artículo 102 de la Constitución, es decir, acusarle en el Congreso de "traición" para que termine siendo juzgado por el Tribunal Supremo.

Las derechas van a intentar tumbar al próximo Gobierno con todos los medios a su alcance, con todos y cada uno de ellos. Y van a interpretar como debilidad cualquier respuesta blandengue de su parte. Quedamos avisados.
Más contenidos sobre este tema




75 Comentarios
  • agua agua 19/01/20 11:20

    Aunque leído tarde, me parece excelente por la claridad y fundamentos de tu artículo Javier. Espero seguir disfrutando con tus reflexiones para no bajar la guardia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • cromwell cromwell 05/01/20 08:39

    No se puede ser más claro ni realista. Gracias por tu concisión. Decía Gracián "lo bueno, si breve, dos veces bueno.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • Tibetano52 Tibetano52 04/01/20 14:35

    El artículo es de una aplastante evidencia. El trifachito ve con envidia y admiración los golpes de estado judiciales que se dan en Venezuela, Brasil, Bolivia y los que se intentan en otros países suramericanos. España y los españoles les importa una mierda. Quieren conservar el poder cueste lo que cueste. Para su desgracia estamos en Europa, aunque este trozo de Europa sea España. ¡Pobre España!

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    17

  • Marlon Marlon 04/01/20 12:05

    Muy buen articulo, tan real como lo percibimos muchos. Desear que el nuevo gobierno (porque SI habrá gobierno) sepa contrarrestar con buenas políticas y acallar a esos energúmenos que solo están para hacer ruido. Gracias Sr. Valenzuela por tan buen análisis.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    12

  • Canija Canija 04/01/20 08:07

    Da alegría leer un artículo escrito con sentido común y grandes dosis de realismo, lo que hace falta que el nuevo gobierno progresista tenga suficiente altura política y no caiga en una confrontación baldía con la derecha/ultraderecha.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    13

  • Arkiloco Arkiloco 03/01/20 21:49

    Por lo que parece, no basta con denunciar las mentiras de las derechas, sus excesos verbales y calificativos y sus anuncios del apocalipsis como consecuencia del acuerdo PSOE-UP y las negociaciones con ERC. Lo que toca es emularlos y contraatacar de forma parecida. Con el exceso, imaginando confabulaciones a partir de opiniones en Twiter y anticipando “golpes”. “Solo mediáticos y judiciales” pero “golpes”. Es decir, para denunciar “el apocalipsis” que anuncian las derechas anunciamos otro, el que están tramando las derechas y cuyo camino ha señalado un exgeneral diputado de Vox. Chupado. Esta forma de caracterizar la situación para, al parecer, alertarnos, mantener las orejas tiesas y estar prestos a acudir a las barricadas, podría ser calificada perfectamente como demagogia pero Javier Valenzuela prefiere llamarlo “hablar y escribir en román paladino”. Ningún problema o derivado del emisor y los objetivos. Si se defiende a este gobierno tenemos licencia para excedernos, hacer de espejo del lenguaje de la derecha y corromper el lenguaje. La maravillosa lengua de Cervantes tiene para cada cosa su palabra o expresión pero ¿por qué no llamar “tufo golpista” a lo que estaría preparando un “golpe” pero que no sería un golpe militar? Una derecha histérica en sus declaraciones, el twit de un concejal de Cáceres, la opinión desquiciada de Rosa Diez y la ocurrencia de un exgeneral, bastan para montar el “tufo golpista” y otros “tufos” que deben servir para avisar y enardecer al pueblo incauto y dormido. Y así, viendo tanto fascista y golpista por doquier quién no despertará. Román paladino, verdades como puños o hablemos claro: así es como debe expresarse la izquierda no acomplejada. Estamos buenos. ¿Sirve para algo esto de parecerse tanto a lo que se critica?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    36

    16

    • secondlife secondlife 07/01/20 08:39

      Mejor callar y dejar hacer. Que callada la izquierda está más guapa.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

    • Amatista Amatista 06/01/20 12:25

      Estoy tan de acuerdo con usted que no puedo estarlo más. No está bien que se incite al pueblo a más violencia, sea ésta de la clase que sea, ni que se le ponga a la defensiva. Me molesta muchísimo que no estemos trabajando por una sociedad más pacífica, y sin embargo asertiva, dando alas a la confrontación para manipular al vecino. Se han acabado los bandos en una sociedad moderna y flexible. Habrá que llegar a soluciones desde nuevas propuestas integradoras.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 03/01/20 21:24

    "Sublevación "
    Rebelión de un grupo numeroso de personas que pueden ser tanto civiles como militares contra la autoridad"

    Nuevamente, 'sin violencia' alentando a las huestes, desde el balcón de la Generalitat, una vez mas, hacía la DUI reiterada

    Tras el 'acuerdo' mi dedo entra en tu ojo, democráticamente... of couse.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    12

    7

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 03/01/20 22:02

      "Había una vez un hombre con una vida tan ajetreada y acelerada que, hacía ya mucho tiempo, habia dejado atrás, muy lejos, su propia alma. Incluso sin alma llevaba una buena vida: dormía, comía, trabajaba, conducía y también jugaba al tenis.

      En una ocasión, durante uno de sus frecuentes viajes, en una habitación de hotel, el hombre despertó en mitad de la noche y sintió que apenas podía respirar. Miró por la ventana, pero no sabía muy bien en qué ciudad se encontraba. También había olvidado su nombre. Era una sensación muy extraña ya que no tenía idea de cómo debía dirigirse a sí mismo. Por un instante tuvo la sensación de que se llamaba Andrzej, pero al cabo de nada estaba seguro de que su nombre era Marian. Al final aterrado, buscó en el fondo de la maleta su pasaporte y entonces vio que se llamaba Jan.

      Al día siguiente fue a la consulta de una doctora anciana y sabia, que le dijo las siguientes palabras:

      -Si alguien pudiera contemplarnos desde arriba, observaría que el mundo está lleno de personas apresuradas, sudorosas y exhaustas, y que sus almas también están perdidas y siempre llegan tarde, incapaces de seguir el ritmo de sus dueños. Esto produce una gran confusión, las almas pierden la cabeza y las personas dejan de tener corazón. Las almas saben que han perdido a sus dueños, pero la gente en general no suele darse cuenta de que ha perdido su propia alma.

      Aquél diagnóstico preocupó mucho a Jan.

      - ¿Cómo es posible? ¿También yo he perdido mi propia alma? -preguntó.

      La sabia doctora le respondió:
      - Esto ocurre porque la velocidad a la que se mueven las almas es muy inferior a la de los cuerpos. Es así porque las almas nacieron en tiempos remotos, después del Big Bang, cuando el universo aún no se había acelerado tanto y todavía podía mirarse al espejo.

      "Debe buscar un lugar propicio para sentarse allí tranquilamente y esperar a su alma. Seguramente aún se encuentre donde usted estuvo hace dos o tres años. Así que la espera puede tardar un poco. No creo que tenga usted más remedio."

      ['El alma perdida' Olga Tokarczuk/Joanna Concejo. Fuera de Órbita. Thule Ediciones]

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      9

      7

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 03/01/20 22:07

        ...

        "Hasta que, al final, una tarde alguien llamó a su puerta y ante él se presentó su alma perdida, cansada, sucia, llena de rasguños.

        -¡Por fín! -dijo ella, resollando."

        [El alma perdida. Olga Tpkarczuk (Premio Nobel de Literatura 2018) y Joanna Concejo]

        Responder

        Denunciar comentario

        7

        5

  • tiago tiago 03/01/20 21:05

    No puede ser, esto es el mundo al reves, gritan los que mas tienen que callar, pontifican quienes nos han traido a esta crispación y los mas ladrones ¿se puede decir? o aun son presuntos para una justicia que huele a rancio y sabe mas que los "ratones coloraos" para defender a los que y desde el despacho del ministerio del interior, sin verguenza les afinan las causas. Los llamados grandes medios han sacado su artilleria pesada, y es que se juegan mucho, ladran luego cabalgamos ANIMO Y ADELANTE

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    22

  • Mascarat Mascarat 03/01/20 20:45

    Certera lectura de la situación politica...!

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    15

  • CarlosP58 CarlosP58 03/01/20 20:06

    Magnífico artículo Javier. Quedamos advertidos pues es lo que vemos y oímos día a día, la perversión del lenguaje y su contenido con intereses de élites frente a personas.
    Me quedo con tu párrafo :"Abascal, Casado y Arrimadas, tanto monta, monta tanto, no creen en otras libertades que aquellas que permiten al multimillonario serlo aún más a costa del resto de la ciudadanía y al nacionalista español colocar en su balcón la bandera rojigualda. Para todo lo demás, el cavernícola Trío de Colón prescribe las porras de los antidisturbios, las multas de la Ley Mordaza, las mazmorras de Torquemada y otros bien engrasados instrumentos del Estado autoritario"
    Gracias y siempre a tenerlo claro.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    31



Lo más...
 
Opinión