x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

No hay nada más peligroso que creer que un chiste puede ser peligroso

David Suárez
Publicada el 16/07/2020 a las 06:00

Lo grave no es simplemente que alguien publique un tuit humorístico en el que describe cómo una persona con síndrome de Down le realiza una felación. Lo verdaderamente llamativo es la reacción de toda esa gente respetuosa y tolerante que se lleva las manos a la cabeza ante la realidad de que una persona con esta condición pueda disfrutar de una vida sexual activa. Eso sí que es intolerante y vejatorio. Y cínico. Y de mal gusto.

Las personas con síndrome de Down, por mucho que les moleste a algunos, follan, aman, sienten, lloran, piensan, disfrutan, sufren, odian e incluso se ríen (a veces) con chistes como los míos. Y aunque alguna vez hayan podido ser los protagonistas de uno de mis tuits, jamás serán el objetivo a perseguir en los mismos. Mi objetivo no han sido, ni serán, las minorías ni las personas con una situación especial. Mi enemigo serán siempre aquellas personas que usan a las minorías para su beneficio personal.

Si la asociación que me denuncia tiene como objetivo erradicar las conductas vejatorias hacia las personas de este colectivo, es ingenuo pensar que eso se conseguirá borrando un tuit de ficción o pidiendo cárcel por un chiste. Esto no va a extirpar de raíz la discriminación real que, por desgracia, sufren estas personas. Pero tanta dedicación, tantos burofax, tantas cartas a medios, tanto follón y tanto esfuerzo, me hacen pensar que, quizás, detrás de dicha asociación pueda haber otros motivos: el dinero. Y eso sí que sería intolerante y vejatorio. Y cínico. Y de mal gusto.

En los últimos días he aprendido que lo interesante ya no son los límites de la libertad de expresión, sino los límites de la gente que defiende la libertad de expresión. Ese es el nuevo debate. Gente que pasa de "Je suis Charlie" a "Yo creo en la libertad de expresión pero…" en una pirueta de cinismo que ni el Circo del Sol. Porque es muy fácil que se te llene la boca hablando del derecho individual a expresarse libremente, pero luego es muy difícil ser consecuente. Lo siento mucho, pero si crees en la libertad de expresión, defiéndela a toda costa aun cuando no te guste lo que escuches. Y por supuesto que las producciones culturales como la música, el cine y la comedia merecen ser criticadas, porque también son un reflejo de los errores de nuestra sociedad, pero si las criticas obsesivamente pasan a ser un reflejo de que el problema lo tienes tú.

Para mí un cómico es aquel que logra llevar al público a una situación en la que se descubre a sí mismo riéndose de desgracias sobre el mundo o su propia vida que jamás pensó que le fuesen a hacer gracia. Y eso es reparador y hasta sano. Seguimos arrastrando una moral católica que nos dice que hay pecado en el gozo, que al regocijo le debe seguir la culpa. Pero lograr sacar disfrute de la tragedia no solo está bien, sino que es un método de supervivencia que yo personalmente admiro. Pero seguimos escandalizándonos con un chiste de humor negro porque reducir todos los males del mundo a eso, satisface una visión del mundo mucha más simplista y libre de culpa para el ofendido.

Porque siempre va a ser mucho más fácil perseguir los chistes y las palabras que los actos en sí. Si el problema es de las palabras y no de las personas y sus actos, al final el problema no es de nadie. Y eso exime al ofendido de toda responsabilidad, que en el fondo es lo que quiere. No tener que hacer nada y poder seguir siendo el centro de atención. Y mientras eso siga siendo así, mientras nos importe más lo que ha dicho un cómico que nuestros propios actos, tendremos un problema.

No hay nada más peligroso que creer que un chiste puede ser peligroso. Porque nos distrae de los verdaderos problemas y sobre todo de los verdaderos enemigos. La comedia no desahucia, no abusa, no coarta libertades, ni destruye derechos. La mala política, la demagogia y la manipulación, sí. La comedia sirve para enfrentarse a esta imagen cínica de que todo en el mundo es bueno y perfecto. Es el enemigo de lo frívolo, de lo cínico y de lo estúpido. El humor es una buena forma de mostrar, bruscamente, que las cosas no funcionan tan bien como parecen.

Los prejuicios, la homofobia, el racismo, el clasismo… Todas esas cosas existen y están ahí, y esforzarnos por no hablar de ellas solo vuelve más gracioso y necesario el hablar de ellas. La comedia propone hablar de todas estas cosas para solucionarlas. Y cuanto más alto, mejor. Para empezar porque es la única forma de destruirlas. O al menos de cambiarlas.

Lo dije hace un año y lo repito una vez más: no tengo ningún reparo a la hora de pedir perdón a todos aquellos que se vean afectados por aquello que hago, porque no es mi intención ni lo será nunca. Lo que no voy a hacer jamás es pedir perdón por un chiste. Porque sería estúpido. Porque sería de cobardes. Y porque sería lo que ellos quieren.

* David Suárez es cómico y guionista. La Fiscalía de Madrid acaba de pedir que sea condenado a un año y diez meses de prisión y una multa de 3.000 euros por un tuit humorístico que considera "despectivo" contra las personas con síndrome de Down. 

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




11 Comentarios
  • MASanmartin MASanmartin 17/07/20 13:28

    Algunos comentarios que hace asiduamente "la gente bien", de "la chusma" aunque obscenos, tienen libertad de expresión. Por lo tanto, no castigo.
    Cuándo va a llegar el tiempo en que se preste toda la atención a lo importante? Cuándo se va a prestar atención y hacer frente a esta justicia franquista?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Nai Nai 16/07/20 23:21

    Lo primero: lo absurdo y preocupante que me parece que se pida cárcel para alguien por un chiste, por muy cutre que sea.
    Ahora bien, David, ¿¿lo de decir que tú estás defendiendo el derecho de las personas con síndrome de Down a disfrutar de una vida sexual plena?? ¿Es esta la broma? Buen intento...pero no cuela. A ver: si precisamente en el chiste denotas lo graciosísimo que es q que sea una persona con síndrome de Down la que haga la felación, lejos de normalizarlo lo estás tachando de insólito. Y te partes con el tema de la baba. Es más me atrevería a afirmar que no proyectas a tu "yo imaginario" haciéndole un cunnilingus a la chica en cuestión, que en tu mundillo tendría menos gancho cómico ser tú el que le da placer a la chica con síndrome de Down.
    A mí personalmente me hace tan poca gracia como me haría un chiste sobre un afroamericano molido a palos por la policía o sobre una chica que violan al volver a casa sola de noche. Porque concibo el humor como una vía preguntarse cosas sobre el sistema , no para apuntillar a la gente que ya lo pasa mal en el sistema. Si a esto le añades que estadísticamente las personas con síndrome de Down sufren un mayor número de agresiones sexuales (porque los agresores asumen que no van a hablar) pues el chistecito es más que desafortunado.
    En resumen, espero de corazón que no vayas a la cárcel. También espero que hagas un mínimo esfuerzo para ponerte en la piel de los demás, que tampoco es tan difícil.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 16/07/20 19:45

    Había uno al que le llamaban "El dicharachero" y todos le tenían mucha fila. El cura del pueblo le pregunta por qué y le contesta que porque hace aleluyas, dicharachos. El cura no ve razón para la tirria que le tienen y le pide un ejemplo de dicharacho, a lo que el otro dice: "Al cura de este pueblillo le van a dar por el culillo". A lo que el cura le replica: "Hijo, tú no eres un dicharachero: tú eres un hijo de puta". ¿Está claro, no?

    Ni a los dicharacheros ni a los hijos de puta (morales, que ahora hay que explicarlo todo) hay que llevarlos a los tribunales, pero tampoco reírles las gracias que no tienen. Los jueces no deben reemplazar el criterio de cada cual. Yo no quiero que el autor vaya a la cárcel y creo que tiene derecho a decir las barbaridades que le parezcan, pero yo tengo el mismo derecho que él a expresarme con libertad y, en uso de esa libertad, afirmo que lo que tiene es muy mala baba. Y que no me gastaré nunca los cuartos en ir a verle actuar.

    La cosa empeora cuando, como el calamar, lo enturbia todo con la tinta del pretendido progresismo: que si el dinero, que si el sexo de los retrasados mentales y tal. Como he dicho en otro comentario, mi mamá me enseñó que no se ríe uno (ni intenta que otros se rían) de los defectos físicos o mentales: no se ríe uno de los cojos, mancos, tuertos, ciegos o mongólicos. Y no se ríe uno porque son defectos reales y dolorosos para el que los sufre, que podría ser uno mismo si hubiera tenido peor suerte. En el caso de las personas con Síndrome de Down o cualquier otro retraso mental, la razón es doble: es casi imposible que el objeto de irrisión replique en términos de igualdad a quien se ríe de él, porque lo normal es que ni se dé cuenta. Intentemos reírnos los contertulios, casi todos viejos, de un coetáneo demente del que se riera nuestro autor o algún otro de su cuerda, basándose en sus balbuceos, sus babas o el desarreglo de sus esfínteres: gracioso, ¿verdad?

    No hay que confundir al humorista con el patoso ni, menos aún, el humor con la crueldad. Seguro que el autor tiene su público: que le aproveche.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • .Sasha .Sasha 16/07/20 18:20

    Honestamente ese chiste, de serlo, no tiene ni puta gracia. Pero vamos, ni puta gracia.

    El problema de muchos chistes como esos es soltarlos en la red para todo el mundo sin antes pasar el filtro de tus amistades, allegados, conocidos y demás, que te pueden advertir o recomendar esto o aquello. A lo mejor a veces conviene pasar algún filtro como estos antes de sacar algo al público. Más que nada, porque hay millones de cosas que pueden hacer gracia sin meterte en un charco o lodazal.

    A no ser que sea lo que buscas. Así se habla de tí, aunque sea mal, y así se te conoce, al menos por esto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • unlector unlector 16/07/20 17:03

    Si alguien te cuenta ese mismo chiste pero mentando a tu abuela, es probable que te ofendas.

    La sociedad no es homogénea. Ante semejante 'chiste' habrá quien te lo ría, habrá quien piense 'menudo imbécil', habrá quien pase de largo y habrá quien se sentirá ofendido.
    El peligro es que esos que te lo rían, al día siguiente inventarán uno más gordo, y al siguiente uno todavía peor, sobrepasando todo límite.

    ¿Dónde debe la ley poner límites para evitar males mayores? En algún sitio. Y hoy te ha tocado a ti. Somos muchos y no es fácil.

    Tú bromearás sobre el síndrome de Down quizá con buena fe y que riamos juntos, pero otros lo harán con la mala, malísima intención de humillar y marginar.

    Tú te conoces, la ley no.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • unlector unlector 16/07/20 17:19

      aunque el año y diez meses y 3000€ de multa que pide la fiscalía me parece un poco fuera de lugar.
      Parece intencionado para que el caso resuene, más que otra cosa.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • MIglesias MIglesias 16/07/20 15:50

    El chiste es de muy mal gusto, David, a mí no me hizo ni pajolera gracia, pero el mal gusto no debe ser delito, si así fuera tendríamos a media España en la cárcel.
    La libertad de expresión tiene y debe tener límites: la injuria y la llamada al odio hacia cualquier persona o grupo social. El humor, por muy grosero que sea y ofenda a quien ofenda, no es ninguna de esas cosas, es necesaria una reforma de la ley que delimite claramente lo que es delito y lo que es libertad de expresión.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • CinicoRadical CinicoRadical 16/07/20 13:47

    Seguimos arrastrando una moral católica que nos dice que hay pecado en el gozo, que al regocijo le debe seguir la culpa.",,compartiendo esta opinión,le define mejor calificarlos de hipócritas o en su argot,sepulcros blanqueados,Más quisieran ser Cínicos antes de prostituir el térmimo,su significado,original.
    La estupidez infinita y su osadía.
    Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Orlinda Orlinda 16/07/20 13:21

    No me puedo creer el puesto en primicia que ocupa en el medio semejante tipo.
    A lo mejor es que con su bazofia trata de convencer a alguien de que lo que en realidad pretende es defender el derecho de las Down al sexo, consistente en... hacer mamadas.
    Venga, tío valiente, no pidas disculpas como un estúpido que esto delito no debe ser. Lo que no se entiende bien es que alguien no estúpido llame chistes a lo que haces.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    9

    3

    • MIglesias MIglesias 16/07/20 15:59

      Quejarse de la grosería con más grosería, esta vez dirigida a una persona concreta, no parece la mejor manera de combatirla.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      3

  • leondebarro leondebarro 16/07/20 11:25

    Clarisimamente explicado, ¿cuando vamos a dejar de rasgarnos las vestiduras por semejantes memeces? Estamos en el siglo XXI, no querramos volver (o que nos vuelvan) al IXX. Seamos capaces de diferenciar el alegato del chiste.
    A esa fiscalia le faltan los manguitos y la gorrilla para situarse en la epoca que quiere representar y qu, afortunadamente, hemos superado pese a tanto nostalgico.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    12

 
Opinión