X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

El plan B de Trump: volver en 2024

Publicada el 12/11/2020 a las 06:00

Las elecciones de EEUU aún no han terminado. Todo depende de Donald Trump, que mantiene que se las han robado. No tiene intención de admitir la derrota y facilitar el traspaso de poder, regulado por ley. Habla de fraude masivo, del que no presenta pruebas porque no las hay. No está solo en su negacionismo. Decenas de altos cargos y senadores como el jefe de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, alientan la teoría de la conspiración, pese a que en esas mismas elecciones supuestamente fraudulentas han salido elegidos. Es la esquizofrenia de un partido que se aleja de los valores de la democracia

Trump es un tipo enrabietado, vengativo y peligroso. No olvida traiciones, desapegos o tibieza en el entusiasmo. Quedan 10 semanas hasta el 20 de enero, fecha de la toma de posesión. No sabemos —y es posible que Trump tampoco—, si el presidente confía en revertir el resultado en los tribunales o es solo ruido para robarle protagonismo a Joe Biden y sentar las bases de su futura plataforma política. Nadie se mueve en la foto porque todos hacen la lectura de que Trump no está muerto.

Biden no ha perdido tiempo en poner en marcha su maquinaria presidencial. Primero, los discursos de la victoria, el suyo y el de Kamala Harris; después, las primeras decisiones. El objetivo es no dejar espacio a la duda, ni a los juegos de Trump, imponer la narrativa de que las elecciones han terminado. Cada día que pase les será más difícil a los republicanos dar la vuelta al resultado, y mayores los riesgos si lo intentan. No es posible una repetición de Florida 2000 multiplicada en varios Estados. Esta vez hay peligro de un grave enfrentamiento civil si el Tribunal Supremo dominado por los conservadores (tres de ellos elegidos por Trump) revirtiera el resultado. Sería un golpe de Estado. De todos los tuits trumpistas, aún faltan los más peligrosos, los que llamarán a la defensa de la Casa Blanca.

Trump tiene varias opciones una vez que deje de ser útil la fantasía de que ha ganado de calle. La principal es presentarse en las elecciones de 2024. Se lo permite la Vigésimo Segunda enmienda, que limita la estancia en la Casa Blanca a dos mandatos. El actual presidente solo ha consumido uno. Lo pueden comprobar en este enlace.

De confirmarse su derrota, tratará de ejercer de presidente en la sombra. No descarten que lance un medio de comunicación, preferentemente televisión, como plataforma personal, o se haga con alguno existente. Le ha defraudado Fox News, su canal de cabecera, porque se apresuró a dar la victoria a Biden-Harris en Arizona, y ahora tiene “la desfachatez” de llamarle presidente electo y de cortar sus filípicas o las de sus asesores. Un tercio de la audiencia de Fox News considera que este canal ultraconservador es demasiado liberal. Esto significa que hay base para una plataforma todavía más a la derecha.

De presentarse en 2024, Trump debería someterse antes al larguísimo proceso de primarias, y por lo tanto conseguir el dinero para financiarse. Otro de los peligros es que asentada la base populista en 71 millones de votos aparezca otro líder, alguien más sofisticado, menos cortoplacista y menos enfermo de ego, con un programa ultraconservador detrás. Este artículo de Zeynep Tufekci es de lectura obligatoria: America’s Next Authoritarian Will Be Much More Competent.

Más allá de lo que haga el aún presidente en estas semanas, el éxito de la presidencia de Biden se juega en Georgia, que celebrará una segunda vuelta el 5 de enero en sus dos escaños al Senado, algo infrecuente (lo explico más adelante). Si los demócratas ganaran ambos escaños, que está por ver, empatarían a 50 con los republicanos en una cámara alta formada por 100 senadores (dos por cada Estado). En ese caso, la vicepresidenta electa Kamala Harris, que es a su vez presidenta del Senado, tendría el voto de desempate.

Esto permitiría a Biden gobernar durante los próximos dos años sin tener enfrente un Senado hostil, con capacidad de bloquear sus iniciativas. Georgia equivale a una segunda vuelta de las presidenciales. Antes del 3 de noviembre, los republicanos tenían una mayoría de tres escaños en el Senado; ahora la tienen de dos, a falta de lo que suceda en Georgia.

En 2022 habrá elecciones legislativas (se celebran cada dos años). Afectarán a la totalidad de la Cámara de Representantes y a un tercio del Senado. Será un momento delicado en el que los republicanos podrían recuperar la cámara, si la pierden ahora, o quedarse en minoría hasta 2024. Biden y los demócratas necesitan asentar su éxito para dificultar cualquier intento de Trump en 2024. El presidente electo tendría entonces 82 años. Estos cuatro años deberían servir para lanzar a Kamala Harris y tener banquillo suficiente. Para eso sirven los gobiernos. Esperen altos cargos para Pete Buttigieg y Elisabeth Warren.

Apunten este nombre: Stacy Abrams. Es la fuerza y la inteligencia política que está detrás del cambio en Georgia. Estuvo en la lista de Biden como posible vicepresidenta. Lleva diez años trabajando para lograr que su Estado deje de ser republicano.

La explicación prometida. El Senado tiene 100 miembros con un mandato de seis años. Está escalonado para que cada dos años se renueve un tercio. Si un senador muere o renuncia durante su mandato, el gobernador del Estado del que procede el escaño vacante nombra un sucesor. Algunos Estados, no todos, obligan por ley a que el sustituto sea del mismo partido. El nuevo senador deberá refrendar el cargo en la siguiente elección. En ella pueden presentarse varios candidatos. Es necesario superar el 50% de los votos para evitar la segunda vuelta.

En la elección especial de Georgia, el republicano David Perdue no lo consiguió por décimas. La particularidad de este Estado es que también exige el 50% en las elecciones regulares. Él y Kelly Loeffller, que quedó segunda y lo tiene más difícil, pidieron la dimisión del secretario del Estado de Georgia, que también es republicano, acusándole de no defender la integridad de la elección. Ambos copian la reacción de Trump.

Tras cuatro años de anormalidad bajo un presidente anormal y peligroso, incapaz de ver más allá de su ego y con un discurso divisivo repleto de insultos, llega un hombre normal, incluso aburrido, que nos va a parecer un bálsamo y una oportunidad de concordia. Nunca había visto tanta alegría en las calles de EEUU para celebrar la derrota de un presidente. Es como si cayera un régimen, no un gobierno.

Más contenidos sobre este tema




13 Comentarios
  • elcapitantan elcapitantan 14/11/20 12:45

    Opinion de Lobo publicada el dia 12 y hoy dia 14 ya parece obsoleta.
    Viendo los acontecimientos en USA, parece que a Trump, cada dia más abandonado por los republicanos, solo le queda negociar una salida de la Casa Blanca discreta y sin ruido a cambio de no entrar en la cárcel.
    Por supuesto yo no soy ni periodista ni analista politico, aunque tambien la gente corriente pensamos y analizamos. Pero lo que parece bastante claro es que Trump no volvera en 2024, aunque siempre podemos hacer una porra...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elcapitantan elcapitantan 12/11/20 18:59

    Opción 1:Si entre las posibilidades que dice Lobo, Trump perdiera y montara una cadena de noticias habría que ver cómo. Parece ser que tiene deudas hasta por encima de su tupé naranja. Y le esperan juicios en un pais donde Madox fue encarcelado sin miramientos.
    Opción 2: Si el Tribunal Supremo declara finalmente vencedor a Trump y se produce un enfrentamiento civil, los norteamericanos estarán recibiendo lo que se merecen. Después de 70 años de provocar enfrentamientos civiles en multitud de paises, consiguiendo que mueran millones de personas inocentes, se merecen que se les aplique su propia medicina, y más sabiendo que medio pais es tan violento como Trump. Es el Karma.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • Pirichi Pirichi 12/11/20 17:23

    Como con los virus, si no acaba éste individuo con nosotros será el siguiente y si no el siguiente y si no el siguiente, pero va a ser algo parecido.
    Y lo gracioso de ese final vergonzoso es que va a ser votado, como se hizo con Hitler, que vistos los personajes de hoy día, solo se diferencia en que perdió la guerra y como ya sabemos, la historia la escriben los ganadores.
    Y hablando de lo de siempre, he leído tu libro, Ramón, te lo digo por aquí porque yo no formo parte de ninguna red social más allá del whatsapp y no se me ocurre otra forma:
    He leído tu libro y me ha dado la sensación de habeeye estado escuchando toda una mañana, o una tarde, o una noche. Y me ha gustado.
    Tenemos muchas cosas en común. Salvando las distancias. Yo, a tu lado, he vivido muy poco. Tenemos una edad parecida y eso debe favorecer.
    Aconsejo que lo lean nuestros contertulios de Infolibre.
    Felicitaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • luzin luzin 12/11/20 14:27

    Pero no iba a dar Trump un golpe de estado? ... y las milicias armadas? ... menudo troleo ... que el Ministerio de la verdad lo investigue y lo sancione ...

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    1

  • jorgeplaza jorgeplaza 12/11/20 11:14

    Ya, pero el problema en el fondo no es Trump sino los electores americanos que, casi en el mismo número que a Biden, han respaldado al atrabiliario millonario neoyorquino. Trump podría decir misa (evangélica) que, si no tuviera el amplio respaldo popular que tiene, no sería ningún problema para nadie porque, para empezar, no habría sido elegido candidato en las anteriores elecciones.

    Algo de responsabilidad, digo yo, deben de tener los demócratas, de la misma manera que en Francia alguna responsabilidad tendrá el resto de partidos de que una gran parte de los electores tradicionales del PC francés se hayan pasado ahora a la dinastía Le Pen. A lo mejor es que a los obreros desempleados, a los supuestos desechos de la sociedad globalizada, digitalizada y atenta sobre todo a los derechos de ciertas minorías (que realmente lo son, porque son poquísimos) les importa mucho más tener un currelo decente y la esperanza de que también lo tendrán sus hijos y nietos que andar apoyando el inalienable derecho a "autodeterminar" el "género" propio y zarandajas similares, que parecen por contra ser las mayores preocupaciones de la izquierda actual en los EE.UU. ... y en todas partes.

    Un trabajo decente y un sueldo decente para toda ciudadano que esté dispuesta a trabajar, que es la inmensa mayoría, sea lo listo que sea: si los demócratas consiguieran eso, el respaldo a Trump sería mucho menor de lo que es, por mucho racista, chalado o evangélico furibundo que haya en los EE.UU.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    6

  • Ibaetatik Ibaetatik 12/11/20 11:10

    Trump, creo, no necesitaría someterse a unas primarias en 2004: no tiene por qué ir a la elección de presidente bajo el paraguas del partido republicano, sino como independiente. No sería la primera vez que aparecen multimillonarios que se presentan como independientes.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Ibaetatik Ibaetatik 12/11/20 11:11

      Errata: 2024

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • GRINGO GRINGO 12/11/20 10:56

    Si yo fuera Biden, estaría hablando con los militares para recordarles ciertos principios que pueden evitar que los EEUU se conviertan en la URSS del siglo XXI...

    Ojo al parche que se puede estar fraguando una confrontación armada entre los Asociados del Rifle y resto de población.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • PedroLibre PedroLibre 12/11/20 10:48

    Mister Tramposo tiene muchos frentes abiertos para llegar a la presidencia en 2024, pero el principal, creo que lo tiene en su propio domicilio conyugal. Me da la sensación de que su querida esposa no va a aguantar otros cuatro años mas de ridículo social, solidariamente con alguien que ha perdido el rumbo, y lo va a desplumar mas pronto que tarde a todos los niveles. Francamente, creo que este personaje, tiene sus días contados al frente de los EEUU.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Epi Epi 12/11/20 08:51

    Maravilloso el vídeo de Demi Lobato. De nuevo, gracias Ramón por tu pedagogía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Epi Epi 12/11/20 08:45

    Después de leer el estupendo y documentado artículo de Ramón Lobo no dejéis de ver el vídeo "Bye Donald". Si no entendéis el inglés, poner los subtítulos en español. No tienen desperdicio. Gracias Ramón.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    4

    • Decrepitus Decrepitus 12/11/20 09:38

      Si,tiene que ser gracioso el vídeo que dices,pero los subtítulos están en inglés...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • Ramon Ramon 12/11/20 10:24

        Los puedes cambiar a español. Pincha en la rueda

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

Lo más...
 
Opinión