X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

La guerra de la educación

Publicada el 26/11/2020 a las 06:00

En España no existe un debate profundo sobre qué tipo de enseñanza queremos. Aquí, la guerra se desarrolla entre los defensores de una escuela privada para unas presuntas élites financiada con dinero de todos y una escuela pública que aspira a ser como la francesa, laica y de calidad, capaz de educar ciudadanos libres. Llevamos 45 años de democracia y no nos hemos acercado al objetivo, mientras que nuestro ideal al otro lado de los Pirineos pasa por serias dificultades. Habría una tercera vía, una escuela verdaderamente privada financiada en su totalidad por los padres que la disfrutan, y sin ayudas públicas.

Si quieren educar a sus hijos en los valores del liberalismo es esencial que aprendan sus reglas: quien paga, manda, y más si es el Estado que somos todos. Napoleón lo dijo de una manera más poética: “La mano que da siempre está por encima de la mano que recibe”. (Ya sé que se trata de una cita usada en esta sección, pero es tan buena que se perdona la reiteración).

¿Cuántos planes de enseñanza llevamos desde que finalizó la dictadura? Derecha e izquierda han sido incapaces de consensuar un gran pacto nacional que genere un modelo definitivo o, al menos, estable

Cada ocho años saltamos de uno a otro, pero jamás entramos a debatir el fondo del asunto. El actual se puede resumir en una pregunta: ¿cuál debería ser el objetivo de la educación en un mundo hipertecnológico dominado por robots? Hay más: ¿es mejor formar ciudadanos libres o acumular súbditos obedientes? ¿Apostamos por gente que piensa y siente o gente que solo gana dinero?

Es casi imposible alcanzar un pacto en España porque las derechas, y esta de Pablo Casado aún más, defienden las tesis del catolicismo encarnado por el Opus Dei y los Legionarios de Cristo, y otras organizaciones similares. Buscan la sopa boba: que el Estado pague una educación que segrega por sexo y margina por origen y dinero. Este texto de Milagros Pérez Oliva, periodista especializada en educación, sitúa la esencia del problema nacional: El consenso que piden y no dan.

Para que no me regañe José Carlos Rodríguez Soto, ex misionero comboniano en Uganda, y gran amigo, matizo: es cierto que existen órdenes religiosas de tradición misionera que manejan enfoques más abiertos y tolerantes. No todo es Antonio María Rouco Varela y el cardenal supermán, Antonio Cañizares.

La escuela concertada –un término que debería admitir grises, porque los hay– se ha comido el presupuesto educativo en detrimento de la pública, que hoy parece destinada cada vez más a las clases populares y a los migrantes. Crece una educación a dos velocidades, una para las clases medias y altas y otra para las pobres. No es lo que manda la Constitución Española. Muchos de los defensores de la libertad de enseñanza que se manifiestan por Colón (que obcecación con esta plaza) llevan años batallando contra todo tipo de libertad.

Otro matiz dentro de un asunto muy complejo: no todos los colegios concertados son del Opus ni religiosos ni nadan en la abundancia ni llenan las aulas de ricos que desean seguir siendo ricos; los hay humildes en barrios humildes, como señala en Twitter @NoemiNPerez.

Sucede lo mismo con el dinero que el Estado entrega cada año a la Iglesia católica. Prefiero que no se le dé nada, que se autofinancie con sus fieles. El Estado debería entregar el dinero sin intermediarios a aquellas organizaciones como Cáritas u órdenes que hacen un trabajo esencial para la sociedad. Nada para los cardenales, nada para 13Tv.

El debate de fondo está atrancado en esta primera fase, si la escuela debe ser solo pública, concertada o privada, o cómo deben convivir y financiarse

El asunto esencial es decidir para qué educamos. ¿Queremos formar ciudadanos capaces de navegar en un mundo en el que la verdad ha dejado de ser importante, o apostamos por los depredadores que han convertido el capitalismo y la democracia en un juego entre estafadores?

Si creen que exagero, les recomiendo que vean An American Dream, documental de Netflix sobre Donald Trump. Es un retrato demoledor de un sistema sin contrapesos.

Si a la contrarrevolución conservadora de Margaret Thatcher y Ronald Reagan en los años 80 le añadimos la crisis de 2008, con el hundimiento de Lehman Brothers, y la del covid, que aún no ha mostrado toda su destrucción, obtenemos un cuadro preocupante, similar al de los años 30 del siglo XX. Son épocas en las que triunfan las ideologías cerradas, cuasi religiosas, que ofrecen soluciones simples para gentes que no tienen capacidad, o ganas, de enfrentarse a problemas complejos. La única herramienta de cambio es la Educación, por eso es el campo de batalla.

Deberíamos debatir más sobre los contenidos: ¿se mantiene el aprendizaje memorístico o entrenamos a los niños para que sean capaces de relacionar conocimientos dispares? El gran educador británico, recientemente fallecido, Ken Robinson defendía que la gran revolución es pasar de una educación industrial destinada a crear trabajadores para una industria en declive a otra agrícola, en la que la escuela sea un campo abonado donde plantamos niños y dejamos que germine el talento de cada uno, más allá de su rentabilidad. Decía Robinson que los niños se aburren en un sistema poco ingenioso y divertido. Aprender nunca puede ser aburrido.

Tenemos la idea revolucionaria de Summerhill: la escuela libre, dejar que cada niño encuentre su pasión y su ritmo de aprendizaje. La idea es fantástica, pero el resultado no fue bueno. Es difícil educar personas libres en un mundo que reclama esclavos. Fue la respuesta a la dura escuela victoriana en la que el castigo físico estaba presente. El sueño de Summerhill sigue vivo.

¿Debe fomentar la escuela los saberes científicos y las humanidades dentro de un marco de valores democráticos y del laicismo, entendido como campo de respeto común? ¿Es necesario que un cura enseñe religión católica como si fuese un saber objetivo, como la Física, cuando se debería enseñar la historia de las religiones? ¿Construimos puentes o muros? ¿Deben ser las escuelas privadas las que seleccionen a los mejores para formar las élites que dirigirán el país cerrando la salida de la pobreza a millones de niños sin visibilidad?

Me gusta la apuesta francesa pese a que la liberté, solidarité y fraternité es para los franceses, no para los migrantes. Me gusta aún más la finlandesa en la que prima la enseñanza pública. No me gusta la española. Sé que existen numerosos centros públicos y profesores ejemplares que trabajan para innovar métodos, ideas y materias. No es necesario acumular toneladas de conocimiento inútil (no sé para qué me sirvieron la lista de los reyes godos y las raíces cuadradas). Ahora lo esencial es aprender a buscar y saber distinguir lo bueno de lo malo, los hechos de los bulos, los sabios de los charlatanes. 

Para aquellos que dudan sobre mi capacidad en un tema tan complejo, que es escasa, les diré que repetí tres cursos, uno en cada tramo educativo: Primaria, Bachillerato elemental y Bachillerato superior (y pudieron ser más). Es decir, tengo tres años más de experiencia que la mayoría de los alumnos españoles. Además, estudié en los Maristas de Chamberí y en El Prado de Mirasierra (Opus Dei) y salí vivo, pero ateo.

Siempre recordaré a mi profesor de Filosofía de COU, que en el primer día de clase dibujó un árbol en la pizarra. Después, preguntó: “qué es”. Un listo respondió: “un árbol”. Y el profesor recorrió durante 50 minutos la historia del pensamiento sostenido por un árbol de tiza. Al terminar, cogió el programa con la mano y lo tiró a la papelera. Dijo que era una mierda y que su trabajo era enseñarnos a pensar. Pero que si queríamos aprobar recogiéramos el programa y lo estudiáramos. Fue el acto educativo más impactante que he recibido en mi vida.

 

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




21 Comentarios
  • GloriaHE GloriaHE 30/11/20 23:20

    EDUCACIÓN
    Formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual, moral y afectiva de las personas de acuerdo con la cultura y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenecen.
    "la escuela se ocupa también de la educación en valores"
    VAMOS A ANALIZAR EL TÉRMINO

    La educación se desarrolla desde hace miles de años, cogiendo mil formas y mil maneras de proceder, a veces también se utiliza al antojo de uno, por desgracia...
    Pero ese no es el objetivo, debemos cuestionarnos como individuos que opinan y conforman una democracia, cuál es el tipo de educación que la sociedad necesita y lo pendiente de corregir hasta adaptarla al momento actual de la evolución humana.
    Está claro que es una capacidad intelectual pero esa habilidad se puede utilizar torcida o recta, así de simple, por eso , recae el mayor peso en saber que camino tomar... se puede ser intelectual y necio, no es incompatible.
    La capacidad moral es atractiva pero ambigua, como la igualdad de género y la visión moral de cada persona actua en una dimensión diferente, existen los moralistas de leyes, clases sociales,derechos humanos, riqueza económica, ecologista, empresarial, individual, colectiva, con influencias, nítida y limpia ( las menos)...y mil caras que cambian de expresión...es ahí..en ese punto, donde debemos detenernos en la definición, buscar nuestra moral propia con un sentido de equilibrio para el bien común social sin causa, consecuencias ni motivos..limpia, sin buscar daños ajenos...es muy fácil sobornar a la moral...siempre se deja llevar por corrientes y se pierde en las decisiones finales.
    Afectiva porque actúa con empatía, no es egoísta, es libre, con apoyos mutuos, con colectividad, puntos comunes de unión, conformidad, intercambio dexriqueza cultural , aceptación y respeto ...sobre todo respeto, el valor humano más ético y civilizado.
    Cultura y normas de convivencia es equivalente a un circuito multiconexional con otros países, ideas, creencias, religiones, costumbres, puntos de vista, enriqueciendo una mentalidad abierta, a buscar opciones, resolutiva, critica, anticonformista, curiosa, integradora, iinclusiva porque la tierra es universal y la educación también.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 30/11/20 10:35

    "En General los hombres JUzgan mas por los ojos, que por su iteligencia: Pues todos pueden ver: Pero pocos comprender; Maquiavelo; Dixit; "Me pasa lo que con Dios "Acaso no es un simple mortal a su imagen y semejanza..? "... "¿Acaso no cumple ni lleva, a cabo lo que dice..? "NUMEROS: 23:19" 'Dios' -no eshombre-' para que mienta, ni hijo de hombre'- para que se arrepienta-'¿ -lo ha dicho el- y, no lo hara..?; ha hablado- y no lo cumplirà- ?-Dios no es hombre para que mienta'- ni hijo de hombre'- para que se arrepienta'- 'el dijo- ¿y no harà?; Hablò, y no lo ejecutarà' ?- Dios no es como todos los mortales- no miente'- ni cambia de opiniòn-' / El DiabloCojuelo: Dixit" OTROSIDIGO: "Quien paga manda"- y mas si es el Estado : que somos todos / Napoleòn; Dijo... -de una manera poètica: "La mano que da, siemepre esta por encima, de la mano que recibe" ¡Saludos Cordiales" ( 10,34 h. a/m)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    1

    • Lunilla Lunilla 30/11/20 11:16

      El Pueblo no renuncia nunca a sus libertades, sino bajo el engaño de una ilusion Edmund Burque dixit; "Mi mayor ilusiòn, es seguir teniendo ilusònes; Jose Natoski: Dxit" Saluds El DIabo Cojuelo ( 11,16 h.)

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      1

      • Lunilla Lunilla 30/11/20 11:29

        "Haya algo que da explendor a cuanto existe, y en la ilusiòn de eencontrar algo a la vuelta de la esquina; Perder una Ilusiòn duele, perderlas todas, mata; La diferencia entre el presente, elpasado y el futuro, es solo una ilusiòn persistente; ¿Hasta cuando nos vamos a seguir creyendo que la felicidad no es mas que uno de los juegos de la ilusiòn ; Juio Cortazar; Dixit; "Saludos..El DIablo Cojuelo ( 11,28 h.)

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        1

        • Lunilla Lunilla 30/11/20 11:41

          "La ilusiòn es la hermana menor del desengaño: "Es sin duda un mal estar lleno de defectos; Pero es todavia un mal mayor estar lleno de ellos; Oliver Wendell Holmes; Dixit; Saludos Cordiales: El Diablo Cojuelo: ( 11,40 h.a/m )

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          1

          • Lunilla Lunilla 30/11/20 11:56

            El amor como tal, no existe; Sòlo es la ilusiòn de la felicidad; Dadme trabajo, cansancio, entusiasmo; "Palabras baratas" para crear una ilusiòn optica del amor" Peter Alexander Ustinov; Dixit; SaludosCordiales..El DIablo Cojueo !! ( 11,55 h. a/m )

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            1

  • Azalea Azalea 27/11/20 19:19

    Muy buen articulo. Gracias Ramón Lobo.
    saludos cordiales!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • wamba wamba 27/11/20 17:46

    Gracias por tu artículo . has dicho algo que siempre me he preguntado y veo que tu respuesta y la mía coinciden , el que quiera una educación según su carta de prioridades . que se vaya a la privada . La religión fuera de las aulas que cada religión se encargue en sus iglesias o en sus centros ; la escuela deberá dar historia de las religiones . vivimos en un país laico , admitimos a todos pero no beneficiamos a ninguno en particular . y que de una vez por todas que las religiones las paguen sus asociados , como en cualquier organización . Me duele que el estado entregue dinero a la iglesia , yo no deseo que un euro de mi pase a la iglesia , y digo más,
    respeto a los que creen fervientemente en su religión , por eso les pido que los sufraguen con su dinero ; y entonces mi respeto aumentará . Un abrazo a todos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • paser paser 26/11/20 19:13

    Estupendo artículo como siempre Ramón Lobo.
    He leído el acertado artículo de Milagros Pérez Oliva " El consenso que piden y no dan" que haces mención, y puedo destacar estos párrafos, que en mi opinión nos aclaran por qué no hay consenso en la Ley de Educación:

    "Resulta muy difícil consensuar una ley educativa con quienes hacen seguidismo de la parte más retrógrada de la Iglesia católica y que a la hora de negociar ponen condiciones tan regresivas que aceptar un término medio supondría imponer a la mayoría las exigencias particulares de una minoría......."
    " No es un sistema de mutuas exclusiones en las que podamos repartir culpas de forma simétrica. La equidistancia siempre es un triunfo de quienes tensan la cuerda hacia uno de los extremos....."
    "Quienes se oponen a ella en nombre de la libertad, lo que reclaman en realidad es la libertad de las élites para emanciparse del resto de la sociedad..."

    Y en mi opinión añado que, mientras la Iglesia Católica tenga tanta influencia en esta materia de la Educación en España, no habrá consenso posible.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    18

    • D.Tregon D.Tregon 27/11/20 20:45

      Amén, nada que añadir, esta todo dicho: ite missa est.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Argaru Argaru 26/11/20 19:05

    Si buscamos un denominador común de todos los planes de educación que hemos tenido, ese denominador común es la de “crear gente que solo gane dinero”. Porque la gente que solo gana dinero, solo se dedica a lo suyo y no se ocupa de “la cosa pública” o sea, no se ocupa de la política o, mejor dicho, “no piensa” en la política. Por esta razón, en la guerra entablada por los planes de estudio entre la derecha y, si somos benévolos con Felipe González, de la izquierda, la filosofía fue (y parece que va a seguir siendo) la principal baja en la batalla por las leyes de educación. Y si bien el ciudadano “idiota” facilita la gobernación, también tiene su peligro, ya que a los “idiotas” los “carga el diablo” y eso explica que grandes “lumbreras” como Trump o Bolsonaro hayan llegado al poder o el auge de los movimientos fascistas en toda Europa. Por otro lado, tenemos a la asignatura de la religión como principal ariete de la derecha para defender la necesidad de la enseñanza concertada, perpetuando en la educación su ideología de clase. Está claro que con más religión y menos filosofía es más fácil gobernar, porque, como decía también Napoleón Bonaparte y, de eso sabía bastante, “un cura me ahorra diez gendarmes”.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • CinicoRadical CinicoRadical 26/11/20 15:42

    Simios en evolución. La imperiosa necesidad de "perder el tiempo "

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Cuatro Puertas Cuatro Puertas 26/11/20 14:04

    Mientras siga vigente el concordato y tengamos monarquía, este país no avanzará.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    12

    • Emilion Emilion 27/11/20 18:59

      Y tanto.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • bidebi bidebi 26/11/20 12:10

    2.2
    Pero la realidad era que tanto el Franquito, como la romana, como la patria en peligro, eran mitos utilizados por la derecha española para seguir manteniéndose en el poder que veía peligrar por las reformas de la II República. La unidad de la patria y los dogmas católicos no eran más que herramientas de esa derecha privilegiada durante siglos para crear un mundo mágico español que hiciera posible su mantenimiento.
    Pues ahora estamos en lo mismo, porque hemos heredado la misma derecha fascista y sus mitos históricos. Y así, en el s.21 en España la patria y la religión siguen siendo dos temas de seguro enfrentamiento.
    La actual derecha heredera de aquél franquismo sigue queriendo controlar la sociedad a través de la católica, de la familia tradicional, del orden económico “natural” establecido, y del control del sexo. Utiliza a la católica para seguir transmitiendo los valores que la perpetúen mediante el control social. En el 36 utilizó para ello a unos militares paletos y en el 2020 se le ocurre sacar la bandera de Libertad, que ya tiene c. la cosa.
    Necesita seguir manteniendo todo un entramado de proselitismo que eduque en valores míticos. Necesita reproducirse para mantenerse. Sigue necesitando una sociedad mágica.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    13

  • bidebi bidebi 26/11/20 12:09

    A mi me parece que muchas veces desenfocamos un poco la realidad al fijar como el principal enemigo del progreso humano a las religiones. En nuestro caso a la retrógrada iglesia romana o católica. Y en el tema de la educación en centros religiosos concertados ocurre también lo mismo.
    Lo que quiero decir es que el verdadero enemigo de ese progreso son las clases dominantes, los poderes establecidos. Y que las religiones no son mas que herramientas, instrumentos, que utilizan esos poderes para seguir manteniendo su poder. Y esto ha venido sucediendo en toda la historia de la humanidad.
    Los dioses no los inventaron los curas o chamanes, o por lo menos no los promocionaron o mantuvieron, si no que los dioses siempre han venido muy bien a los poderes establecidos para mantenerse. Porque la religión lo que crea es un mundo irreal, un mundo mágico. Y nada mejor para un poder establecido que el mundo mágico lleno de mitos y creencias. Al emperador Constantino le interesaba mucho una nueva religión para el imperio que adorara a un único dios y fuera la suya, el cristianismo empezó a ser poder. El general Franco inició su cruzada fascista con dos mitos mágicos : el mito metafísico de la unidad de la patria en peligro y el mito de la defensa de la religión atacada por el ateismo. Construyó el mundo mágico español que ha llegado hasta nuestros días y que tiene mucho que ver con nuestras actuales discusiones sobre la escuela concertada.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9



 
Opinión