X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Aquí me cierro otra puerta

Cifuentes y los que obedecen

Publicada el 16/02/2021 a las 06:00

De la sentencia del caso del Máster de Cristina Cifuentes caben dos interpretaciones: la primera, que la asesora María Teresa Feito decidiera cargarse con el marrón y decir que todo fue iniciativa suya a la espera de que la condena no fuera la que ha sido. Dudo, de ser así, que calculara que iba a acabar ingresando en prisión. Pero vamos a confiar en la segunda: que el fallo judicial no es una verdad solamente judicial sino una verdad a secas. Que ocurrió así. Que Feito, motu proprio, decidiera ordenar la falsificación de documentos para encubrir a la por entonces presidenta de la Comunidad de Madrid.

Vivimos en un mundo en el que eso es posible. Es más: vivimos en un mundo en el que cada vez es más probable que hubiera podido ocurrir así. Hemos llegado a desestimar tanto los lazos que nos unen con los demás, hemos desechado tanto las asociaciones con nuestros iguales, que en todas las esferas de la vida nos enfrentamos en solitario contra el poder y, claro, perdemos. Por ejemplo, en los periodistas se traduce en la autocensura: ya saben qué pueden escribir si trabajan en según qué medios o para según qué jefes y estos no necesitan ni ejercer un control efectivo sobre aquellos. Nos aplicamos la autocensura en todas partes porque el castigo está ahí y nos percibimos como seres sin fuerza contra los que ejercen el poder sobre nosotros. Nos pasa en las relaciones humanas, en las laborales, en las sociales. La autocensura es la mayor de las obediencias y el mejor mecanismo de control que existe. Cuando la autocensura nos lleva a anularnos o a cometer atrocidades, se torna en tragedia. Para nosotros y para los demás.

Si la verdad jurídica del caso Cifuentes fuera la verdad real (cosa que no creo, por cierto) revelaría aún más lo pérfido de la figura de la expresidenta: no necesitaría ni presionar para que la cadena de mando flirteara con el delito (y con arruinarse la vida, como ha hecho Feito) por propia voluntad. Sería un reinado del terror tan tremendo que la verdad jurídica sería humanamente más escalofriante que la (presunta) verdad real.

Todas las atrocidades de la vida, las más grandes tragedias de la humanidad, se basan en los que obedecen. En el caso que hubiera llevado a Cifuentes a ser condenada hubiera sido una cadena de mando al uso. En el caso de que la sentencia reflejara lo que pasó, la tragedia sería muchísimo más grande.

En cualquier caso, todos debemos sacar una enseñanza de esto. La obediencia ante el mal es el ejército que hace que el mal se ejecute. Pero el que obedece, muchas veces, solo es una víctima que se ve sola. En nuestra mano, en el compañerismo, en el asociacionismo, en el sindicalismo, en la sororidad, está ayudar a que eso no ocurra. Y aquí una experiencia personal: muchísimas veces eres más fuerte de cara a los de arriba de lo que te crees. Nadie debería señalar con el dedo al que lo obedece, pero sí podemos poner de nuestra parte para que eso no ocurra.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




63 Comentarios
  • Dver Dver 16/02/21 23:50

    Mi hija, que es abogada, me lo ha explicado todo. El juicio ina de probar si hubo presiones y quien las hizo. Como la asistenta no ha cantado y no se ha podido probar que Cifuentes las hiciera, ha sido absuelta. Hasta ahí todo correcto en una justicia garantista. Pero lo que no entiendo es que si en la.misma sentencia se viene a decir que no existió el trabajo, como los jueces no instan al fiscal a llevar un caso de apropiación indebida o lo que toque, o ellos mismos abran una pieza separada o algo parecido. Gurtel-Kitchen-Villarejo. Porque siempre el material se lo dieron sin que ella lo pidiera ni lo hiciera su obligación era devolverlo. O sea, se queda un ilícito y no pasa nada. La acusación se ha lucido al no incluir lo que este tipificado para quien se queda lo que no es suyo. En fin, como yo soy un capirote de los que tiran la piedra y esconden la mano, mi amiguete, un capo del narco, ya me está preparando un convicto con un VanGog y un Picasso. Le dije el.otrobdia que me gustaban mucho. Y que a mi ni sentarme.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • whomples whomples 17/02/21 01:28

      Con el Atlético de Madrid pasó algo pareció: ser quedaron con el ilícito, aunque fuera por otra causa. No entiendo estas leyes que permiten que alguien se quede con algo que no es suyo y así se demuestra. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • tonyga tonyga 16/02/21 23:07

    La intermediaria es mas tonta de lo que yo pensaba. Ha cargado con el mochuelo cuando ademas la ex-presidenta ya no esta para repartir prebendas o recompensas a los cabezas de turco. ¿Habrá recurso? Por cierto que el rector y otros personajes de la Universidad se han ido de rositas tambien. Lamentable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • robes_pi_r robes_pi_r 16/02/21 21:44

    Es posible, como apunta algún comentario, que la acusación se haya limitado a inducir a la falsificación de un acta y no a un caso más general de corrupción porque las ramificaciones del caso llegan bastante más lejos. A lo mejor, o a lo peor, tiene que ver que cuando Cifuentes fue admitida en un máster que llevaba tres meses de curso, el rector Rector de la Universidad Rey Juan Carlos se llamaba Pedro José González-Trevijano Sánchez, Magistrado del Tribunal Constitucional desde 2013 a propuesta del PP (gracias Petín 1).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • robes_pi_r robes_pi_r 16/02/21 21:10

    En el siguiente artículo se da una pequeña visión de la gangrena que puede llegar a extender una familia de bien madrileña
    .

    https://www.elplural.com/politica/los-genoveses/el-polemico-clan-de-los-cifuentes_96892102


    Es el país que los defensores de la democracia plena no quieren ver y que lo inunda todo con sólo rascar un poco.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • XUAN NAIDE XUAN NAIDE 16/02/21 19:33

    Ya es mala suerte comprobar que las personas que más luz pueden aportar a los procesos abiertos judicialmente sobre los casos de corrupción en el P.P., se vayan quedando por el camino.

    Ya es mala suerte y una desgracia comprobar que, Enrique Álvarez Conde, testigo clave y epicentro del caso Máster, al que la Fiscalía le pedía una pena de tres años y medio de cárcel por falsedad documental, se nos quedara por el camino por una infección derivada de su tratamiento contra el cáncer. Ya es mala suerte comprobar cómo la desgracia se ceba en personas cercanas o pertenecientes al P.P., un partido que debe tener la media más baja de esperanza de vida y la más alta tasa en suicidios, caídas y accidentes de todo tipo, de todo el espectro político del estado español. Ya es mala suerte que: Rita Barberá, Miguel Blesa, Francisco José Yáñez Román, María del Mar Rodríguez Alonso, Isidro Cuberos, Antonio Pedreira, Juan Pérez Mora, José Martínez Núñez, Francisco Sánchez Arranz, Leopoldo Gómez, Álvaro Lapuerta, María José Alcón, etc., etc., sufrieran una serie de catastróficas desdichas en forma de accidentes, suicidios y/o infartos y ya no estén con nosotros. Esperemos que en su nueva sede tengan un recuerdo para todas estas personas que dieron su vida por el partido...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    20

  • Salamandra65 Salamandra65 16/02/21 19:29

    La partida no ha acabado. Todavía queda el recurso de la subordinada "obediente". Por ahora no va a ingresar en prisión. Cuando se resuelva el recurso sabremos si lo hizo por obediencia. Para entonces ya nos habremos olvidado de ella... y de su jefa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Juanalaloca Juanalaloca 16/02/21 18:40

    Joer Quique está vez mi enhorabuena es por el ejercicio de narrativa que haces para no decir simple y llanamente lo que piensas que estoy seguro no difiere mucho de lo que pienso yo: VERGUENZA, PAÍS DE MIERDA.
    Padres e hijos partiéndose el espinazo para poder pagar los precios abusivos de los másteres, gran negocio invento del plan bolonia y a esta se lo regalan y a las mediadoras a la cárcel y ella de rositas.
    Con lo preciosa que es Bolonia, joer.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    13

    • Emilion Emilion 18/02/21 20:33

      Y los raperos en la cárcel por cantar, hasta cuando va a durar esto?

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • TL TL 16/02/21 16:03

    Espero que se recurra la absolución de Cifuentes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • joelam joelam 16/02/21 16:01

    Esta reflexión que hace Quique me recuerda este artículo de 2016 inspirado en la tesis de Hanna Arendt sobre la Banalidad del mal: https://estepais.com/impreso/el-espejo-de-las-ideas-repensar-la-obediencia/

    Una cita: "La burocracia dócil y acrítica está vinculada al autoritarismo. A mayor grandeza prometida mayores atrocidades consentidas"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • 74camilo 74camilo 16/02/21 15:43

    Je, je, je. Yo creo que a estos sumisos lamecu...no les ha quedado claro aquello de ROMA NO PAGA A TRAIDORES!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11



Lo más...
 
Opinión