X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

Garoña y los Simpson

Publicada 05/08/2017 a las 06:00 Actualizada 04/08/2017 a las 23:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13

Pertenezco a esa generación perseguida por la imagen de los peces de tres ojos. Siempre me llamó la atención que la vida en Springfield girara alrededor de la central nuclear. No parece que Matt Groening, su creador, hiciera pivotar esta sátira de la sociedad norteamericana sobre tal elemento por casualidad.

Pocos iconos son tan reveladores de las contradicciones y el sinsentido del modelo de desarrollo actual como las centrales nucleares. A fuerza de querer conjurar miedos, acabamos generando riesgos mayores cuyo control escapa de nuestras manos. Lo advirtió el sociólogo alemán Ulrich Beck a mitad de los años 80, pero sus conclusiones son difíciles de gestionar.

No creo que haya sido la lectura apasionada de La sociedad del riesgo ni la asunción del mensaje de los Simpson los que hayan hecho que esta semana se anunciara, al fin, la no reapertura de la central de Garoña, paralizada desde diciembre de 2012. Las causas hay que buscarlas en la negativa de Iberdrola –que junto a Endesa forma Nuclenor, la empresa que gestiona Garoña–, a invertir lo necesario para ajustar la planta a los requerimientos que había puesto el Consejo de Seguridad Nuclear, así como en la demanda de las empresas energéticas de modificar el marco fiscal de este tipo de energía. Habrá que atender también, para encontrar los motivos del anuncio, a la presión del PNV –cuyo votos para los Presupuestos Generales del Estado valen su peso en oro–  para cerrar la central consciente de los riesgos que suponía para el País Vasco y para el conjunto del Valle del Ebro, por no hablar del posicionamiento en contra de Gobiernos autonómicos, Parlamentos, ayuntamientos, o entidades sociales y ambientales, que llevan años denunciando los desastres que la energía nuclear puede provocar. Cada uno de estos factores, o una combinación de todos ellos –que será lo más probable–, están entre los motivos de esta decisión.

Para cualquiera que tenga una mínima conciencia ambiental, el cierre definitivo de Garoña es una excelente noticia. Estamos hablando de una central en funcionamiento desde el año 1971, con un reactor con la misma tecnología que la tristemente célebre central de Fukushima, que ha estado a punto de convertirse en la décima central nuclear más vieja del mundo, según un informe de la World Nuclear Association.

Permitir la reapertura de la central hasta los 60 años, como se estaba planteando, suponía poner en peligro a buena parte de la población de, al menos, el valle del Ebro. Un informe del Instituto Meteorológico de Austria del año 2012, hecho público por Greenpeace, daba datos escalofriantes: un accidente en Garoña contaminaría irreversiblemente todo el valle del Ebro, en el que viven 3,2 millones de personas, y especialmente las poblaciones de Vitoria, Bilbao, Logroño, Pamplona, Tudela y Zaragoza. Estimaba, además, dicho informe, que un accidente de las características del de Chernóbil o Fukushima (ambos del nivel 7) afectaría a más de 100.000 hectáreas de regadío y 85.000 kilómetros cuadrados, y no solo obligaría a desalojar a toda la población del entorno, sino que dañaría durante siglos unas tierras de gran valor agrícola y ganadero.

Garoña es sólo un ejemplo, satírico si se quiere, como los Simpson, de una sociedad que ha olvidado que la base de la vida está en la biosfera. La energía nuclear es una irresponsabilidad desde distintos ángulos. En primer lugar, por el riesgo que supone. Cada pocos años se produce un accidente grave, incluso en países de alto nivel tecnológico como Estados Unidos, con el caso de Three Mile Island en 1979, en la antigua URSS con el desastre de Chernóbil en 1986, y en 2011 en Japón con Fukushima. Sus consecuencias son incontables: vidas humanas presentes y futuras perseguidas por una contaminación que se extiende por tierra, mar y aire.

A los riesgos derivados de accidentes con base tecnológica hay que añadir los que se generan por el incremento de la vulnerabilidad: terremotos, fenómenos meteorológicos extremos y un blanco perfecto para atentados terroristas convierten a las zonas donde se instalan estas centrales en bombas de relojería. Por si esto fuera poco, como ha reflejado Ecodes en un reciente comunicado, las centrales nucleares han dejado de ser rentables: no sólo Iberdrola ha visto que no le salían las cuentas de reabrir Garoña. La mayor empresa constructora de centrales nucleares del mundo, Westinghouse Electric, quebró recientemente por el aumento de costes de construcción de nuevas centrales en Estados Unidos. Lo mismo le ocurrió a Tepco, dueña de la central de Fukushima (y de las otras cincuenta que tuvieron que cerrar por el accidente), a pesar de que también tenían un límite económico de 1.000 millones de dólares. Si a esto añadimos el coste del riesgo de accidentes, las cuentas empiezan a enturbiarse. Y no digo nada si empezamos a hablar de internalizar las externalidades, es decir, de asumir en los costes los daños que se producen en el entorno.

El debate de las nucleares excede las pretensiones de este artículo, pero creo que hay ya argumentos más que suficientes para empezar a considerar seriamente el abandono de la energía nuclear, como han hecho países de nuestro entorno. Tras el accidente de Fukushima, la Alemania de Merkel no dudó en poner en marcha un "apagón nuclear" para 2022. En Italia, aprobaron en referéndum cerrar las centrales nucleares ya en 1987, decisión ratificada en 2011 por un 95% de los votos emitidos. Incluso la gran potencia nuclear que es Francia puso en marcha, durante el Gobierno de François Hollande, un plan para cerrar el 30% de sus centrales en 20 años.

Como ya nos vamos conociendo y sé que hay lectores que piden insistentemente que no me quede en la crítica y aporte alguna solución –observación con la que estoy de acuerdo, aunque no sé si siempre seré capaz de hacerlo–, he de decir que en este asunto de la política energética no sólo existen soluciones, sino que ya se están poniendo en marcha en otras partes del planeta.

Ciñéndonos a España, como ya explicó Greenpeace, el gran objetivo es cambiar nuestro modelo energético hacia una producción Renovables 100%, que nos haga ser más limpios y menos dependientes de la importación de tecnología, algo que podemos alcanzar en 2050. A parecida conclusión llega la Fundación Renovables en su estudio La energía como vector de cambio para una nueva sociedad y una nueva economía, en el que señala, además, la conveniencia de ir cerrando las centrales nucleares, como mucho, al término de la licencia de operación de que disponen en la actualidad. Esos supondría que estuvieran todas cerradas en 2023.

Las energías renovables no sólo son deseables, son también viables económicamente sin subvenciones. Así lo demuestra el resultado de las últimas subastas en España de eólica y fotovoltaica, o el hecho de que los últimos concursos internacionales de grandes instalaciones de fotovoltaica se han cerrado a un precio de la energía menor de 40$/MWh, muy inferior a los costes de la generación con combustibles fósiles o nuclear.

Si a la apuesta por las renovables le restamos el impuesto al sol y le sumamos el autoconsumo, como han hecho ya en Alemania, Italia o California –entre otros–, habremos revolucionado el mercado energético siendo más eficientes, más sostenibles y más democráticos.

El gran hándicap a superar para todo esto es que las empresas energéticas españolas comprendan que el futuro tarde o temprano va por aquí. Por eso es difícil de entender que este sector no haya visto el nicho de negocio que se abre y se haya puesto a la cabeza de las transformaciones tecnológicas y de modelo que están llamando a la puerta. La buena noticia, sin embargo, es que se cuentan ya por decenas las pequeñas comercializadoras y cooperativas de energía que están apostando por este modelo.

Como se ve con este ejemplo, no sólo la política está en transición. Ahora bien, esa transición debe hacerse con justicia, como vienen reclamando insistentemente los sindicatos en las cumbres climáticas, ayudando a la reconversión de zonas y sectores productivos enteros para que empiecen a formar parte de la solución.

Esta vez, sí: hay alternativas, se han mostrado viables, y os las cuento para ir pensando qué pasaría en Springfield si se cerrara la central nuclear y se instalaran placas fotovoltaicas en los tejados. ¡Pobre Monty Burns!
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • Josep Asensi Josep Asensi 05/08/17 14:06

    Como mi opinión es muy larga, espero que me perdonen la inmodestia de poner un enlace a mi cuaderno.
    http://josepasensi.blogspot.com.es/2017/08/carta-abierta-al-ministro-de-energia.html.
    Si los moderadores lo consideran inoportuno, reescribiré un resumen.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    3

    • svara svara 08/08/17 02:16

      Magnifico Josep. Salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • itnas itnas 05/08/17 15:12

      Un comentario muy oportuno e ilustrativo, enhorabuena. No obstante, al menos a mí, el link ofrecido no es correcto, más bien es éste: http://josepasensi.blogspot.it/search/label/Opini%C3%B3n el cual recomiendo con mucho placer. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • korrosivo korrosivo 05/08/17 11:42

    No soy de los peces de tres ojos de "Los Simpson", no soy capaz de ver un capítulo entero de esta serie, llámenme raro si les peta. Soy más de la mujer de tres tetas de la película "Desafío total" (1990) de Arnold Schwarzenegger. ¿Obseso? ¡Vaya Vd. a saber!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 05/08/17 09:28

    La "solución" alemana ha producido el aumento de las emisiones de CO2 a la atmósfera derivadas de la producción eléctrica, entre otros beneficios. Ese aumento es casi inevitable porque es imposible sustituir el 100% de la potencia nuclear --que no emite CO2-- por potencia renovable. Como el viento y el sol producen cuando se les antoja, para tener la seguridad de producir cuando se necesite (y no cuando Dios quiera) lo que ha dejado de producir la nuclear, es preciso sustituir una parte con energía convencional, normalmente carbón o ciclos combinados, que sí emiten CO2: de ahí la dificultad de no aumentar (no digamos disminuir) las emisiones de CO2 cuando se cierran nucleares a gran escala.

    Por la evidente razón de que es difícil reunir varias características muy raras al mismo tiempo, es muy improbable ser muy feo, muy bobo, muy alto y, a la vez, tener un ojo de cada color y un pie de cada talla. Para los antinucleares furibundos la energía nuclear es la más peligrosa, la más cara y la peor desde el punto de vista ambiental. Aunque solo fuera porque la probabilidad de que tal cosa ocurra es muy baja, uno debería desconfiar. En el primer párrafo me he limitado a indicar una consecuencia comprobada de la política de cierre anticipado de las nucleares en Alemania que, espero, haga al menos dudar a los que aún se pretendan guiar por la cabeza en vez de imitar a los Caballeros Jedi de la Guerra de las Galaxias, a los que sus maestros --lo recordé anoche mismo-- les entrenaban recomendándoles sentir y no pensar.

    Igual que nuestros ecologistas jamás critican la superpoblación, que es la clave de los problemas ambientales del planeta, jamás he oído comentar a los ingenieros energéticos que menudean entre el gremio de cuñados del país otro punto clave: que la energía nuclear se adapta mal a los mercados eléctricos "liberalizados" en que el precio se determina por un mecanismo marginal. A la energía nuclear le sentaba mucho mejor la planificación indicativa, aquella de los años 60 y principios de los 70 en Europa. Pero es que los nuevos progres son más individualistas que Ayn Rand: otra de las paradojas de nuestra época.

    En fin...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    11

    5

    • itnas itnas 05/08/17 14:56

      Me declaro casi ignorante del problema energético, vaya por delante, lo que no obsta para que analice el discurso que leo. Por ejemplo, yo puedo creerle cuando dice que en Alemania ha aumentado la emisión de CO2, bien, pregunto ¿cuánto? Lo digo porque a la vista de que consideramos un problema multifactorial, será partinente saber la influencia de cada factor, por ejemplo, a través de un análisis de componentes principales como inicio. Así, de primera impresión, me parece raro que los alemanes no hayan percibido tal anomalía y tratado de corregirla, por lo que conozco de ellos. Lo que no me parece pertinente es su discurso probabilístico, y le digo por qué. Como sabe la probabilidad de la intersección de sucesos indepenedientes es el producto de las probabilidades de cada uno; de aquí, 1) que sean independientes ser muy feo, etc. habrá que comprobarlo ya que, como sabe, las características que definen a un mismo ente biológico dificilmente son independientes, y 2) más importante, claramente al multiplicar números estrictamente inferiores a 1 (y superiores a 0) el resultado es un número menor que cada uno de ellos, pero fíjese: no es arriesgado decir que la probabilidad de ser la nuclear la energía más cara es 1 (suceso seguro), igualmente la probabilidad de ser la más peligrosa es 1, y finalmente la de ser peor ambientalmente también 1; bien, ahora suponga que son sucesos independientes y multiplique sus probabilidades: nada que ver con un suceso raro! Si debo darle la razón en lo concerniente a la superpoblación (ay las campañas religiosas!) y que no conviene ser radicales en asuntos como éste.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      10

  • itnas itnas 05/08/17 08:52

    Estimada profesora, las propuestas que indicas como alternativas me han parecido muy valiosas. Pienso que es una labor tan o más importante que la crítica y, sobre todo, más desafiadora intelectualmente, como sabes. No creo que debieras dudar de tu capacidad, demostrada no sólo con el trascurso de tus artículos sino también porque precisamente dicha capacidad comienza por preguntarse uno mismo si estará a la altura; pero también porque me pregunto la razón por la que ante una pregunta específica decir 'permíteme que lo piense y mañana te doy la solución, o tal vez no porque la desconozco' está tan mal visto. Si entre tus lectores, entre los que con sumo placer me encuentro dadas tanto tu honestidad como la calidad de tus artículos, hay alguien con intención de contribuir a dar soluciones más allá de confiar en su personal conocimiento, valiosísimo sin duda, tus citas de Greenpeace y Fundación Renovables me parece a mí son de gran utilidad por su probada experiencia, de aquí su erudición, sobre el problema. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • DrNick DrNick 05/08/17 07:27

    Desmantelar las central tiene un costo elevado, superior a los 300 millones de € y con una duración de unos 20 años. Para mí estos datos tienen truco. Primerno lo de los 20 años. Si bien es posible desmantelar la central, no lo es tanto eliminar los residuos que genera su reactor. Quiero preguntar si ese gasto, que posteriormente se verá incrementado, lo pagamos entre todos o es cosa de la propia empresa. La pregunta es retórica claro.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    5

    • itnas itnas 05/08/17 08:54

      Bueno, también retóricamente me pregunto si lo que propones es la continuación del actual 'status quo' y su coste.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      3

      • DrNick DrNick 05/08/17 10:57

        Yo sólo comento que los costos los pagaremos los de siempre. En otro orden de cosas decir que las seguridad de las centrales es más bien un deseo. Que es prácticamente imposible por lo desproporcionado calcular el costo de un Chernonil. Y también decir que el costo del KW de una nuclear esta falseado, dado que no se tiene en cuenta el coste del almacenamiento, que es muy elevado en dinero y en el tiempo. No se puede estar a favor de ello.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        5

        • JM JM 13/08/17 14:18

          ¿Y el coste del seguro de accidentes?, imposible calcularlo. Es el Estado (nos) el responsable de cubrir el coste de reparación de los daños ocasionados por un desastre nuclear.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

        • itnas itnas 05/08/17 16:28

          Gracias por la respuesta, hasta donde sé lleva razón. Saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • paco arbillaga paco arbillaga 05/08/17 06:37

    Cristina: te superas con cada escrito. En cuanto a lo de aportar soluciones además de informar de lo que nos acontece, si te atreves, tú misma, aunque no me parece que esa sea la principal labor de quienes denunciáis las injusticias con las que estamos viviendo. Soluciones tenemos tod@s, SOLO falta aplicarlas, voluntad y medios para hacerlo y que una mayoría esté de acuerdo con ellas.

    Valga o no valga la redundancia, se te agradece la luz que has aportado sobre el problema de la luz. Osasuna2 salu2.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    7

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Qué tienen en común el PP, Ciudadanos y la CUP?

    Esta campaña tiene exceso de relato y déficit de concreciones sobre cómo salir de esta, por lo que no queda más remedio que acudir a los programas electorales y ver qué propone cada candidatura para gestionar la siguiente fase.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Explico algunas cosas

    Como no soy creyente ni me afectan las ideas religiosas, he encontrado en la poesía mi lugar de lo sagrado, el lugar en el que no puedo mentirme, un espacio de la verdad, del respeto a uno mismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Hay una carta para ti del cardenal Cañizares

    Con motivo del aniversario de la Carta Magna, Antonio, el cardenal más dicharachero de la Conferencia episcopal, ha escrito unas líneas sobre "la dignidad inviolable de todo ser humano" que no tienen desperdicio. ¡Que corra el orujo!
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre