X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

¿Hacia un Estado de Excepción?

Publicada 20/09/2017 a las 06:00 Actualizada 20/09/2017 a las 08:00    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 66

A uno y otro lado del Ebro, la libertad está siendo la primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana, sin que ello provoque protestas clamorosas. Si en casi todas partes es posible conseguir el aplauso de la mayoría al recorte de libertades y derechos como respuesta a una movilización social o territorial, ya no digamos a un acto terrorista, en España es aún más fácil. Lamento tener que repetir que este es el país que se perdió la reforma protestante, la Ilustración y las revoluciones burguesas, el país de Torquemada, el Vivan las caenas, Primo de Rivera y Franco.

Tuvimos una fibra liberal –en el buen viejo sentido de la palabra- y hasta una fibra libertaria en el siglo XIX y el primer tercio del XX, pero el franquismo se encargó de desenraizarlas brutalmente. La España de la Transición deseaba una democracia homologable con las europeas, pero también valoraba muchísimo los conceptos de ley, orden, seguridad y unidad, inculcados durante décadas en escuelas, iglesias y medios de comunicación. El temor a un golpe de Estado o incluso la repetición de la Guerra Civil fue clave en que la democracia se recuperara a partir de la reforma del franquismo. La correlación de fuerzas –ideológicas y físicas- era la que era.

Aquí es casi imposible que el deseo de tantos catalanes de decidir sobre su relación con el resto de España tenga una respuesta como la canadiense, la británica o la estadounidense: pactemos para que puedan celebrarse referendos en Quebec, Escocia y Puerto Rico. No debería extrañarles a ustedes que el New York Times recomiende una consulta negociada para el problema catalán. El concepto de libertad prima en el mundo anglosajón desde hace siglos.

Me defino como un libertario en la línea de Albert Camus, de los que proclaman que su patria es la libertad. Así que me preocupa mucho lo que está ocurriendo en estas vísperas del 1-O. Lo que está ocurriendo a uno y otro lado del Ebro. Me preocupa que despidan a un columnista de La Vanguardia porque su actitud ante la convocatoria del referéndum no coincide con la de ese diario. Y comparto la angustia de tantos amigos catalanes porque allí se haya impuesto un clima de exaltación nacionalista que les margina por defender terceras vías federalistas, vías que permitan una nueva forma de integración en una España más democrática.

Pero me inquieta también la gran adhesión que a este lado del Ebro reciben las respuestas represivas al intento de celebrar el referéndum. Me mosquea la unanimidad militante de los diarios impresos de Madrid en torno al argumentario y las medidas de Rajoy, la imposibilidad de distinguir entre La Razón y El País. Y no me gusta ver a la Guardia Civil registrando imprentas y periódicos en Cataluña, incautándose de impresoras, ordenadores, carteles y papeletas. Prefiero verla combatiendo en todas partes la corrupción, ese robo del dinero ganado por los contribuyentes honestos con el sudor de su frente.

Encuentro aberrante que un juez politizado hasta los tuétanos prohíba la celebración de un acto en dependencias municipales madrileñas para debatir sobre el derecho a decidir. O que otro envíe a la Policía para negarle a una diputada catalana el derecho a explicarse en Vitoria. O que lluevan amenazas de multas y encarcelamientos sobre cientos de alcaldes que quieren poner urnas. Puede que todo ello sea conforme al Derecho Penal, pero –llámenme estrafalario- pienso que la libertad de expresión es primordial.

La crisis del 1-O es, entre otras cosas, un choque de nacionalismos: el catalanista y el españolista. Sabido es que en estas peleas a banderazos siempre pierde la libertad. Coincido con algunos jueces valientes –muy pocos- que han dicho que no todo vale para impedir una consulta el 1-0, por poco o nulo encaje que esta tenga en la legalidad vigente. Y con alguno de los juristas –pocos también- que advierten sobre el gravísimo riesgo de sustituir el espíritu democrático que pueda haber en la Constitución por la letra del Código Penal.

Llueve sobre mojado. Llevamos varios años de sistemático recorte de las libertades y los derechos. Se han criminalizado las manifestaciones callejeras, deteniendo y procesando incluso a un profesor sexagenario bajo la inverosímil acusación de haber agredido a jóvenes y fornidos antidisturbios. Se ha perseguido a titiriteros, tuiteros y humoristas. Se ha convertido a RTVE en un obsceno órgano de propaganda del Gobierno y sus amigos.

Dada la actual correlación de fuerzas –no olviden nunca este factor-, veo difícil que de esta crisis salgan una Cataluña y una España relacionadas mediante un nuevo pacto que suponga más libertad, justicia y honestidad a ambos lados del Ebro. Los que defendemos esta idea somos minoritarios y, desde luego, mucho menos poderosos que los incondicionales de las autoridades y el autoritarismo. Más posible veo que siga asentándose un Estado de Excepción que no quiere decir su nombre.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • Mayor Al Mayor Al 24/09/17 10:29

    Diálogo de sordos. Ante cambios profundos sentimos temor de que no sea para mejor, pero no tiene por qué ser así. Quizás los que hemos vivido bajo el franquismo y sus leyes, estemos parcialmente incapacitados para los cambios que se avecinan y debamos confiar más en la capacidad de las nuevas generaciones, pero observo que hay posturas muy diversas en la sociedad española y en la catalana y el sentido de la justicia y de respeto a las leyes me parecen importantes en un Estado de Derecho y su incumplimiento no puede ser justificado por los pecados, abusos y corrupciones del poder central. Pienso que un adelanto electoral podría clarificar el peso de cada partido y facilitar el diálogo que tanto se reclama.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pedrohz pedrohz 23/09/17 11:12

    Sr. Valenzuela, sus razonamientos si que constituyen un estado de excepción intelectual

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    5

  • Bacante Bacante 21/09/17 20:51

    Yo también,  sólo digo gracias por este maravilloso artículo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    11

  • individualiberal individualiberal 21/09/17 20:04

    No es nada personal Javier pero no tengo coraje para leerte. No digo que está mal, tal vez tu articulo haga bien a otra gente, no pasa nada. He visto "Torquemada"escrito, remontas lejos, parece que te gusta la España decimonónica. Como dato curioso e interesante Torquemada era de origen judío pero muy ademâs próximo en su caso. Hablas de la reforma protestante, mi hijo acaba de leer "El hereje" de Delibes y le ha gustado mucho.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    2

  • canor canor 21/09/17 19:27

    Sencillamente, GRACIAS

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • esfera esfera 21/09/17 11:54

    Sembrao, pero que muy sembrao, Sr.Valenzuela.
    Como que lo llaman DEMOCRACIA y no lo es.
    Gracias por su Artículo y saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • pilariso pilariso 21/09/17 10:46

    Y es más, al final, y de malas maneras, tendremos que aceptar lo que parece ser: Cataluña está tirando del carro. A ver si este país despierta de una puñeteras vez!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • pilariso pilariso 21/09/17 10:36

    No puedo más que aplaudir este artículo, su espíritu de concordia y libertad. ¿ Por qué no impera el sentido común en este país tan unido y solidario en momentos catastróficos?. ¿ Tanta es la ignorancia y la incultura que llevan a votar partidos corrompidos hasta la médula y totalmente en contra de los propis intereses?. ¿ Es una cuestión de fe al estilo religioso?.
    Me parece preocupante que lo que está pasando en Cataluña no movilice a más gente " al otro lado del Ebro", sinceramente.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    14

  • PereCP PereCP 21/09/17 08:04

    Magnífico artículo, en mi opinión.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Artero Artero 21/09/17 04:32

    Al menos a posteriori si le han respaldado casi en todo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre