X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Abominable moción de censura "constructiva"

Juan-Ramón Capella Publicada 03/12/2017 a las 06:00 Actualizada 08/12/2017 a las 21:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

La Constitución española de 1978 y la Constitución de Alemania tienen dos parecidos notables. Además la segunda ha sido el modelo de la primera. Sin embargo uno de los parecidos no tiene nada que ver con eso: consiste en que ambas han sido constituciones tuteladas.

La Constitución española fue tutelada por el "estado mayor político" del Ejército, que incluso dictó literalmente su artículo 2º, además de ejercer un control difuso sobre el texto y determinar otros puntos intangibles para los legisladores electos. El acta de la primera reunión de la ponencia constitucional —hace más de cuarenta años— es secreto oficial todavía hoy. De eso, si se quiere, se puede hablar otro día.

La actual Constitución alemana es la Ley Fundamental de la República Federal, de 1949, confiada a un "consejo parlamentario" de 65 personas no elegido sino designado por las potencias occidentales ocupantes de los Land federados. Tras la aprobación por los ocupantes, esa Ley Fundamental lo fue también por ese Parlamentarische Rat. Más concretamente, la Ley Fundamental fue supervisada por el coronel W. J. Donovan, fundador del OSS, antecedente de la CIA. Donovan fue un jurista y militar rooseveltiano; hay quien le ha atribuido el redactado de esa Ley, siguiendo por otra parte las líneas básicas de la Constitución de Weimar. La Constitución alemana ha sido enmendada buen número de veces, sobre todo para crear un ejército, el servicio militar obligatorio, y una Ley de Emergencia restrictiva de derechos en caso de guerra. Es la referencia del filósofo J. Habermas cuando habla de "patriotismo constitucional".

La Constitución alemana y la española se parecen también en que estipulan una moción de censura constructiva. El art. 67.1 de la alemana la establece así: "El Parlamento Federal no podrá expresar su falta de confianza al canciller federal sino mediante la elección, por la mayoría de sus miembros, de un sucesor...". La Constitución española de 1978 configura la moción de censura constructiva en su art. 113: en su apartado segundo establece que "La moción de censura habrá de ser propuesta al menos por la décima parte de los diputados, y habrá de incluir un candidato a la Presidencia del Gobierno". Para su aprobación se exige mayoría absoluta del congreso.

Obviamente, tales mociones de censura se pueden presentar, pero con esos mimbres en modo alguno pueden prosperar. Nunca han sido aprobadas, ni en Alemania ni en España. Aquí han servido para que la oposición breara al gobierno de turno: Felipe González presentó una moción de censura contra Adolfo Suárez, y Alianza Popular (Antonio Hernández Mancha) otra contra Felipe González. En los dos casos se sabía de antemano que la moción no sería aprobada, que sólo serviría para desgastar mediáticamente al gobierno.

En un parlamento puede haber una mayoría de diputados dispuestos a censurar al gobierno, pero esa misma mayoría muy difícilmente puede ponerse de acuerdo en torno a un presidente de gobierno alternativo: todos, menos el autopropuesto, preferirían recurrir, si pudieran, a una cita electoral.

Conviene reflexionar sobre lo que significa esta dichosa moción de censura constructiva. Es un instrumento que sobreprotege la gobernabilidad a costa de reducir a la nada el control parlamentario a los gobiernos. Solo existe en Alemania y en España. Otras constituciones se orientan en sentido contrario y permiten censurar tanto al gobierno en su conjunto como a ministros determinados. En un verdadero sistema parlamentario el control al gobierno es esencial, y elemento definitorio de una democracia no parcial.

La exigencia de constructividad de la moción de censura reduce el control parlamentario sobre el gobierno a una pura cuestión de debates carentes de consecuencias institucionales. Gracias a la imposibilidad material de que una mayoría del parlamento censure realmente al gobierno los actos de éste permanecen a salvo del control. La moción constructiva no construye nada y destruye el control parlamentario. Queda, sí, la posibilidad de un control judicial en casos penales, por ejemplo de corrupción gubernamental; sin embargo ese control no es un control político, y no alcanza a actos de gobierno potencialmente nocivos para los ciudadanos, como p.ej. la participación en aventuras militares o la incitación a unos ciudadanos contra las actividades económicas de otros.

Una reforma constitucional democrática ha de erradicar la moción de censura constructiva y sustituirla por la moción de censura habitual en los regímenes de democracia parlamentaria. Bastaría eliminar una línea de la Constitución del 78. Una moción de censura mayoritaria contra un gobierno ha de implicar la disolución de la cámara y la convocatoria de nuevas elecciones (algunos sistemas permiten evitar la disolución si el jefe del ejecutivo obtiene la aprobación de una moción de confianza para un gobierno nuevo).

En España la adopción del sistema "constructivo" viene de que Huntington, Watanuki y Crozier, en su Informe sobre la gobernabilidad de las democracias de 1975, cargando interesadamente las tintas sobre la gobernabilidad, afirmaron que los sistemas democráticos son insostenibles sin la despolitización de las poblaciones. Pero a fin de cuentas, contra lo que piensan muchos políticos profesionales aleccionados por ellos, las elecciones no son el fin del mundo. Basta mirar alrededor para darse cuenta de que la gente no le pide a la democracia cosas que la hagan imposible. Debilitan gravemente la democracia, en cambio, los grandes y nuevos poderes económicos y financieros que han aprendido a imponerse sobre los poderes políticos.
_______________

Juan-Ramón Capella es catedrático de Filosofía del Derecho. Su último libro es 'Impolíticos jardines'.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/12/17 14:50

    Mencioné, que había pedido 'Impolíticos jardines' para -si lo recibía- leerlo durante el acueducto. Fue y lo he leído; también he compilado lo que he encontrado (imposible conseguir un ejemplar) de 'Ciudadanos siervos'

    1. Doy vueltas al arlo 113, intentando racionalizar la frase que el Profesor Capella dice: suprimir -únicamente- para convertir la moción de censura 'constructiva' del citado arlo de la CE78, en 'habitual'.

    i) ¿Cambiaría en el punto 1. 'mayoría absoluta' por 'tres cuartas partes de sus miembros'?

    ii) Suprimiría del punto 2. puesto que admite la continuidad del Presidente, tras una moción de confianza a un nuevo equipo de gobierno: '¿...y, habrá de incluir un candidato a la Presidencia del Gobierno?' o,

    iii) Punto 4. ¿Suprimiría: '...sus signatarios no podrán presentar otra durante el mismo periodo de sesiones? Dado que entiende moción de censura 'habitual' para llevar a efecto el control efectivo al Gobierno, por la Cámara.

    En los 'Limites de la democracia capitalista' de 'Ciudadanos siervos' refiere: '...en la sociedad moderna se hace mucho énfasis en los aspectos procedimentales por lo que la igualdad es puramente jurídica, formal, nunca de fondo o sustantiva.

    2. 'Pensar el futuro' de 'Impolíticos jardines'
    "...La visión del presente detenido no es hegemónica; la mayoría de las gentes ponen sus esperanzas en la innovación y el crecimiento, en el crecimiento económico: en el 'tiempo del progreso' como panacea para todos los males colectivos... Debe abrirse paso la concepción del presente como si estuviera detenido, como si cualquier mañana hubiera de ser mas de lo mismo. / Mi propuesta es, que pensar el futuro es pensar el presente, pero detenido, como si no fuera a cambiar. Podemos encontrar la fuerza y el verdadero optimismo de la voluntad que nos falta. La fuerza de la desesperación. Para introducir prácticas humanas en el inhumano hoy."

    Muy instructivos sus textos. Difíciles de comentar ampliamente, en este medio.

    Muchas gracias, Profesor Capella.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mirenchu Mirenchu 09/12/17 05:43

    Otro artículo que hay que suprimir es el 68.2, la circunscripción electoral es la provincia. Con provincias con 6 millones de habitantes y provincias con menos de 100.000 no hay manera de hacer una ley electoral mínimamente representativa. Habría que dejar que sea la propia ley electoral la que determine la circunscripción. Y para el senado debe ser la comunidad autónoma con correcciones demográficas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 04/12/17 10:18

    El sistema es en sí mismo extraordinariamente imperfecto. Las elecciones marcan todos los poderes pero se eligen tan sólo a diputados y senadores. Y se construyen los otros poderes desde las mayorías alcanzadas en el legislativo. Así es muy difícil que haya una auténtica separación de poderes. Y el poder de los votos en el legislativo (recordemos que no todos tienen el mismo valor por el diferente "coste" de un parlamentario según la circunscripción) se convierte así en un poder demasiado grande. Lo hemos visto y sufrido cuando determinados partidos (los nacionalistas) minoritarios en votos, territorios y votantes representados han marcado parte de la política nacional, y disponen en el poder judicial de su "cuota" de poder. Las mayorías en el legislativo mandan la composición del ejecutivo y la del judicial. Y siendo eso es muy grave, se ve agravado aún más por un incumplimiento constitucional flagrante que parece no importarle a nadie: la exigencia de disciplina de voto. La Constitución (art. 67.2) establece que el Parlamentario "no estará ligado por mandato imperativo". Sin embargo todos los partidos sancionan a los parlamentarios que no siguen la disciplina de voto del partido. Aquí la Constitución la respetamos o no según nos pete, como todo en este país. Si la ley no nos gusta, nos la saltamos y luego protestamos por el castigo que se nos impone. Y si ya no podemos mangonear en los dineros públicos, exigimos la independencia. Este país no necesita una reforma constitucional. Necesita una reforma nacional. O mejor, como algunos mantuvimos en la "sacrosanta" Transición, una ruptura total, una nueva forma de constuir un pacto social que aleje para siempre la tentanción de la corrupción que, en el fondo, practica un país que durante demasiado tiempo ha estado acostumbrado a hurtar el cuerpo de la exposición pública para evitar el castigo. Cuarenta años viviendo en un engaño hacen que se considere que el engaño es la única forma razonable de vida política. Mientras eso no cambie dará igual cómo sea la moción de censura o cualquier otro precepto constitucional. Porque quien aplica la ley puede interpretarla casi a su antojo. A las pruebas me remito.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • CarlosP58 CarlosP58 03/12/17 22:08

    Gracias Sr. Capella por sus reflexiones, que son hechos que confirman lo que sabemos pero no queremos reconocer: "somos rehenes de políticos marionetas de poderes económicos que ahogan las libertades de cualquier democracia proclamada"
    Ni hay control gubernamental, ni lo hay vía mociones, porque todo es un mal teatro de "preocupaciones por los ciudadanos" cuando lo que vemos es el predominio de un capitalismo sin control que está "medievalizando" nuestra vida.
    ¡Y seguimos tan tranquilos!
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • aguililla aguililla 03/12/17 21:17

    Lo he seguido con interés,pero me he quegado con ganas de mas.Si hace el favor,nos cuenta el resto...otro día.Gracias profesor!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 03/12/17 18:14

    Muy agradecida por su arlo. Profesor Capella. No siempre coincido en sus concepciones. Pero, especialmente, en el tema referido a 'mociones de censura' refiere 2 y los comentaristas ...¿asumen? A mi me salen tres (3) las 3 perdidas por quienes las instaron.

    La importancia de Gonzalez y Aznar, en ningun caso justifica obviar la presentada por UP el 13 junio 2017 y, defendida por Irene Montero. Se perdió igual que las dos precedentes.

    Maestro Capella, le preguntaba E. Logiudice, en 2012, con motivo de la presentación de su libro: 'Sin Ítaca. Memorias 1940-1975:
    - ¿Se podría decir que, a pesar de que relatas tus Memorias, se trata de una historia 'en hueco' de la derrota de la República?
    -... No he pretendido eliminar la subjetividad por entero sino explicitarla, para poner de manifiesto cómo es o era la subjetividad que contempla los hechos y los narra..."

    He pedido 'Impolíticos jardines' voy ha leerlo con gran interés, los 'Ensayos' me captan absolutamente. Aparecerán temas de 'comentario' ...o, discusión.

    Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 07/12/17 18:29

      Disculpas...' a leerlo...' Entro hoy, 7/12, nuevamente en el arlo y me encuentro con una 'h' de mas...!!!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Amel Amel 03/12/17 15:13

    La Constitución española fue tutelada por el "estado mayor político" del Ejército, que incluso dictó literalmente su artículo 2º, además de ejercer un control difuso sobre el texto y determinar otros puntos intangibles para los legisladores electos. El acta de la primera reunión de la ponencia constitucional —hace más de cuarenta años— es secreto oficial todavía hoy. De eso, si se quiere, se puede hablar otro día.

    A mí me encantaría que nos instruyera sobre este tema... estoy en ascuas... No espere usted a otro día, hoy es el indicado, mejor ayer porque sobre ese tema la mayoría de la población no sabemos nada. O a lo mejor soy yo el único que no se ha enterado.

    Muchas gracias por el artículo, muy instructivo, espero que pronto nos comente sobre lo dicho.

    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • El chipionero El chipionero 03/12/17 12:38

    El que las dos mociones de censura en nuestro país no se hayan ganado, no quiere decir que no se gane una tercera moción, pues, en la actualidad, el país lo necesita y los números dan. El tema está en saber porqué no se hace cuando las condiciones para ganarlas están dadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • frikeldon frikeldon 03/12/17 12:20

    A mi forma de ver, la solución no es tan sencilla, ya que los mecanismos de control siguen sin recaer en la ciudadanía, sino en sus representantes, y como ya se ha visto, estos protegerán su forma de vida antes de proteger la forma de vida del conjunto de la población. Hasta que los mecanismos de control no estén en manos de la ciudadanía para que esta pueda ejercerlos directamente, no podemos hablar de democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • platanito platanito 03/12/17 09:16

    Qué honor tener este nivel de intelectuales en InfoLibre. Gracias Sr Capella. Deseo que los políticos tomen en consideración sus reflexiones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre