x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La removilización de la izquierda

Antón R. Castromil
Publicada el 07/01/2019 a las 06:00 Actualizada el 06/01/2019 a las 13:16
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La vida política española, con la entrada de Vox en el Parlamento andaluz tras las elecciones del 2 de diciembre, está sufriendo una fuerte sacudida. Se combinan demasiados interrogantes que conviene analizar en su conjunto. A mí se me ocurre agruparlos dentro de dos ejes analíticos: debate público y estrategia electoral.

El principal tema que ha copado la atención preferente de los medios en los últimos meses tiene que ver con el independentismo catalán, su vía unilateral y la respuesta del Estado. En esta cuestión, la izquierda ha ido a remolque del empuje de partidos como el PP o, especialmente, Ciudadanos, mucho más cómodos en estas lides. Al fin y al cabo, el partido de Albert Rivera surge en 2006 del “problema catalán”.

La desventaja de fondo de la izquierda tiene que ver con su histórico problema de reconciliación con símbolos como la bandera o la idea misma de España. Simplemente no hay encuadre. Por este motivo, cuando la discusión pública se ve monopolizada por el “tema España” y sus amenazas; socialistas y podemitas lo pasan realmente mal.

Pero, creo yo, la entrada en escena de Vox está cambiando esta circunstancia, los matices del “tema España”. Y, ya se sabe, el quid de la cuestión en política, muchas veces, es una cuestión de matices. Con la ultra derecha a las puertas, el acento de la idea de España se está desplazando desde “la amenaza catalana” hacia la propia “idea de nación”. Una nación definida en términos indigestos: la vieja idea de la España franquista, el nacional-catolicismo y, quizá también, en la línea de otros populismos europeos, de solar patrio amenazado por la inmigración y movimientos como el feminismo o la reivindicación de los derechos de los homosexuales.

Ante esta tesitura, no es que la izquierda haya podido fijar por fin un encuadre convincente de España, que sigue sin tenerlo. La clave se encuentra en que, sencillamente, ya no es necesario. Porque el “tema España” se ha vuelto más bien reactivo a ojos de muchos ciudadanos y movimientos sociales. Ante la idea de España de la ultra derecha no es necesario ya oponer un encuadre alternativo, resulta suficiente con movilizar apoyos en su contra.

De este modo, entramos en el segundo eje analítico que me gustaría mencionar aquí: el de la estrategia electoral. El pasado viernes 14 de diciembre, la periodista de la Cadena Ser, Pepa Bueno, abría su noticiario de las 8 de la mañana del programa Hoy por Hoy mencionando la enésima irrupción del ex presidente José María Aznar en la estrategia que la derecha debería poner en marcha.

Y destacaba una cuestión que a mí me parece de importancia crucial. Lo que pretende Aznar es una reedición de los dos períodos de crispación política vividos en España en el pasado reciente. El del final del felipismo con el “váyase señor González” que protagonizó directamente. Pero también el de la “teoría de la conspiración” que dirigió a la sombra de sus títeres Eduardo Zaplana y Ángel Acebes.

Si en aquellos momentos la crispación pivotó sobre la corrupción y el terrorismo, respectivamente, ahora se propone que lo haga sobre la “idea de España”. Pero el ex presidente, que seguro tendrá en mente una agrupación de la derecha, empezando en el PP, pasando por Ciudadanos y terminando en Vox; no está teniendo en cuenta dos cuestiones muy importantes que se le podrían volver, una vez más, en contra.

En primer lugar, no aprende de sus errores. Las tácticas de crispación extrema y juego sucio puestas en marcha tanto en el período 1993-1996 como en el más reciente 2004-2008 le salieron por la culata y agravaron problemas que ahora padecemos, como la polarización en Catalunya. Además, en ambos momentos, la izquierda se movilizó en su contra. Parecen estrategias de impacto moderado entre los suyos (ya convencidos) y de sensibilidad extrema entre los electores moderados y progresistas.

El segundo error de cálculo de Aznar, y de la derecha que representa, tiene que ver con la mutación del propio tema de debate “España” que acabamos de comentar. De la dañina para la izquierda “cuestión catalana”, se pasa ahora a la preeminencia de la rancia idea de España que ha puesto encima de la mesa Vox. La movilización de la izquierda, como ya sucedió en el pasado, podría volver a producirse.

Por estos motivos, un adelanto electoral no parece descabellado. O, cuanto menos, un redoble de las estrategias movilizadoras de una izquierda que tiene ante sí la posibilidad de recuperar la iniciativa. Aunque sea por la vía de la reacción contra Vox y la derecha aznariasta.
-----------------------------------------------------
Antón R. Castromil es profesor en la Universidad Complutense.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

14 Comentarios
  • Grever Grever 08/01/19 09:36

    "Las tácticas de crispación extrema y juego sucio puestas en marcha tanto en el período 1993-1996 como en el más reciente 2004-2008 le salieron por la culata..." ¿Seguro? El asalto al Estado del Bienestar (privatizaciones de enseñanza, sanidad, viviendas públicas y cajas de ahorro) supone un botín de magnitudes insospechadas. La polarización de Cataluña es un efecto colateral de escaso valor frente al saqueo realizado en Valencia o Madrid.
    Andalucía está en el punto de mira.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ataio Ataio 07/01/19 20:50

    Buen artículo. Difiero en dos cuestiones.
    El tema catalán, aparte de por reclamar a la izquierda un modelo de estado concreto y viable ( federalismo ?? ); daña al Psoe por competir en españolismo con la derecha, que en ese campo siempre le ganará ; y a Unidos Podemos por anteponer principios ( democracia y diálogo ) a electoralismo. Por suerte el gobierno, aunque timidamente, se pasa al lado de Unidos Podemos. Lo considero un gran acierto, será pienso, la única y mejor salida. Lo que suceda con los presupuestos alumbrará por donde seguir y quien es quien.
    Por otro lado, no estoy de acuerdo de acuerdo con lo del adelanto electoral. Agotar la legislatura, practicar el máximo de políticas sociales con el apoyo-empuje de Unidos Podemos, combatir la evasión fiscal, y explicitar muy bien estas medidas es la mejor propaganda que la izquierda puede y debe hacer para vencer la subida ( ahora mismo están arriba ) de las cínicas y corruptas derechas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • TURACA TURACA 07/01/19 19:36

    Y de nuevo la izquierda a remolque, por detrás y dejándose quitar argumentos. Desde el franquismo la izquierda se ha dejado quitar la idea de un país orgulloso de su historia y sus gentes. Hasta el presente en el que España sólo parece ser Vox.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Pelias Pelias 07/01/19 13:59

    ¡Pero que la removilización no sea en Falcon, ni con las cínicas y mentirosas facturas consiguientes!

    ¡Este Sánchez cree que el resto del mundo se traga sus meteduras de pata y estupideces! A ver cuando se entera que en este país hay gente sería.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    1

    • passarola passarola 07/01/19 17:25

      Pelias que quieres decir?? Ya basta de contaminar y echar espuma por la boca.
      En este pobre pais hace falta gente que opine desde el pensamiento mesurado y razonado.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • hayundi hayundi 07/01/19 13:46

    La ultraderecha se cuela por los resquicios que deja la mala gestión de los problemas, la inmigración : no se puede andar recogiendo gente infinitamente, no se puede tratar el conflicto territorial como se ha echo, no se puede luchar contra la violencia de genero sin explicar bien a la sociedad en que consiste, no se puede presentar una izquierda dividida y no se puede justificar la corrupción venga de donde venga. La izquierda tiene el reto de presentar un proyecto global y realista del país que sea capaz de convencer a una mayoría, si no seguiremos perdiendo terreno.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • unlector unlector 07/01/19 10:59

    venimos demasiado viciados del pasado. Todavía hoy gritar ¡Viva España¡ si no es en un partido de fútbol suena a fachuzo casposo. Me repito ya aquí si digo que ese tufo y carga negativa en nuestros símbolos y lemas debemos perderlo ¡ya! A los rancios hay que dejarlos morir de viejos, de 'no' reciclados, disueltos homeopáticamente en un ambiente saturado de modernidad. En esas no sabrán ni donde meterse. Se quedarán sin silla en el juego.

    Si alguien plantea un 'Viva España' "RELOADED" en términos como energías renovables, talento, industria puntera, investigación, servicios públicos modélicos, empleo de calidad, derechos sociales... todo 'marca España'... muchos votantes, sobre todo los más jóvenes, se subirán a ese carro sin dudarlo.
    "Tengo un coche español, ¡¡mira qué guapo!!" ¿Nos imaginamos eso?
    (yo hace tiempo que no)

    ¿Por qué aceptamos de los franceses un "Vive la France", o de los alemanes un "Viva Alemania" (como quiera que lo digan), pero nos suena tan rancio e impronunciable nuestro "Viva España"? ¿Es que España o los españoles no merecemos amor propio patrio sin sonar a facha? ¿Tanto poder tienen?

    Si la izquierda empieza a proponer un 'Viva España' así, asociado exclusivamente al futuro, mirando adelante y menos atrás, casi que Vox les hará campaña cada vez que ondee una bandera o repita el lema.
    Quien cuelgue una bandera lo hará por fín anhelando futuro y renombre, no pasado y mediocridad.

    Esa España futurista, ilusionada, sostenible, productiva, talentosa, excelente, con marca propia mundial, es la que queremos y necesitamos, creo yo, la mayoría de la población.
    Que por el mundo presumamos de "soy español" con el mismo orgullo que un alemán presume de "soy alemán" o un sueco de "soy sueco".
    Rajoy y la derecha rancia poca España nos han dejado para presumir de ella.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    6

    • luzin luzin 07/01/19 11:25

      No debería hacer mucho caso de los discursos interesados de diferentes movimientos políticos, más dados a defender sus intereses que los generales. España es un gran país para vivir, de lo mejor del mundo. Basta con darse un vuelta por el planeta tierra para comprobarlo. Evidentemente los nacionalistas separatistas necesitan destrozar la imagen de España para sus fines y parte de la llamada izquierda necesita continuamente resucitar a Franco ante la incapacidad transformadora que sufre pero le urgen argumentos por la necesidad imperiosa de vivir a costa del presupuesto.
      Y no hace falta sentirse orgulloso ni acomplejado ... nacer en un lugar determinado es azar y sexo ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      3

      5

      • unlector unlector 07/01/19 13:15

        aún con todo, gracias por el consejo. Estaré alerta.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • unlector unlector 07/01/19 12:23

        no aspiro a que seamos más patriotas de la cuenta, pues nunca es bueno ser cualquier cosa más de la cuenta.
        Pero si un español presume de coche de marca española, o de placas solares marca española en su tejado, o de hitos en investigación, y un largo etcétera, significa que las cosas van bien en el país. Eso sube la moral de las gentes (moral profesional, doméstica, familiar...), mejora las condiciones de vida y por supuesto, apacigua la convivencia.
        Que un ingeniero decida irse del país no por gusto sino porque aquí no se le aprecia profesionalmente, dudo que sea un hecho a celebrar con alegres panderetas.

        Creo que el entusiasmo y el "amor patrio" SANO hay que fomentarlos en contraposición a todo cuánto pretende destruirlos la derecha, pues si por ellos fuera, es ya evidente, este país se hundiría cada vez más en la mediocridad y la 'antigüedad'. Derechos cero, amor patrio cero, industria puntera cero, sostenibilidad cero, hacer bien las cosas, cero. Y peor, lo poco que hay, terminando en sus bolsillos.

        Con todo el respeto, no creo que usted Luzin ni nadie aquí se conforme con un país sólo destacable mundialmente en turismo, bello folklore, buena gente y poco más. Es decir, un país atrayente sólo para venir de vacaciones.
        Es más, ese es precisamente el plan del PP para España, convertir esto en el mega-resort barato al sur de Europa.
        Veremos aquél sueño de EuroVegas si no resucita ahora en Andalucía, si gobiernan.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        3

  • luzin luzin 07/01/19 10:22

    Si lo que tiene la izquierda para tomar la iniciativa electoral, parece que sólo se trata de eso, es el temor a VOX entonces lo llevan claro. Pueden mirar el ejemplo de Susana Díaz en el PSOE que centró buena parte de su campaña en hablar contra VOX pensando que dividiría el voto.
    Si la izquierda sigue "jugando" con los que quieren romper el espacio político y económico entonces lo va a llevar más claro todavía. Los que tienen como objetivo la ya fracasadas confederaciones y federaciones sub-realistas, asímétricas y bajo principios de ordinalidad, es decir, un camuflado supremacismo, entonces acabarán enterradas como falsas izquierdas que se atreven a dividir a los ciudadanos por su origen o nacimiento ¿y esto es la izquierda?

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    4

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 07/01/19 09:22

    Unas elecciones generales antes o coincidiendo con las locales/autonómicas/europeas del próximo 26 de mayo no me parecen nada deseables.
    Es verdad que la subida de Vox ayudarâ a la movilización de la izquierda. Pero veo un escollo, es el de levantar sin mâs la tradicional bandera del antifascismo frente a la oferta casposa de la Derecha. En la columna vecina, Cristina Monge subraya que la aparición de todos esos movimientos de derecha extrema en Europa se enmarcan en un posfascismo, ya que no quieren dinamitar la democracia representativa desde dentro sino aprovecharse al máximo del sistema.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ayla Ayla 07/01/19 08:32

    Ojalá acierte y las personas se movilicen, porque el soberbio ser tiene claro el querer volver al siglo pasado y no dejará de mover a sus tres marionetas para seguir crispado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • platanito platanito 07/01/19 07:25

    Pués que acierte usted con sus vaticinios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.