x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

¿Flexibilizar el objetivo de déficit público para luchar contra la enfermedad?

Fernando Luengo
Publicada el 12/03/2020 a las 06:00 Actualizada el 12/03/2020 a las 09:05

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acaba de anunciar un paquete de medidas para enfrentar la crisis provocada por el COVID-19, que están aún pendientes de concretar cuando se escriben estas líneas. Será importante que este paquete esté adecuadamente financiado, que permita una respuesta de la sanidad pública a la altura del desafío, que palie con criterios de equidad los graves efectos económicos que ya está teniendo y que se gestione con agilidad.

Esta claro que estamos ante una crisis de salud pública importante –amplificada por unos medios de comunicación, siempre en busca de audiencias a cualquier precio– de imprevisible evolución en los próximos meses. Enfrentar esta crisis requiere un sustancial esfuerzo presupuestario; esfuerzo que, inevitablemente, tensionará el gasto público; asimismo, como consecuencia del menor crecimiento o incluso de una posible recesión, que no puede descartarse, tendrá un impacto negativo en la capacidad recaudatoria del Estado. El resultado de más gastos y menos ingresos será un crecimiento del déficit público en relación a las previsiones aprobadas recientemente en el Parlamento en materia de techo de gasto.

Se supone que la Comisión Europea flexibilizará los estrictos objetivos de déficit público. Es un gesto imprescindible que necesitan los países más afectados por la enfermedad ante una situación verdaderamente excepcional. Pero la cuestión trasciende la coyuntura. Flexibilizar ¿hasta que se vuelva a la normalidad? ¿Hasta que la economía recupere el tono previo al desencadenamiento de la enfermedad? ¿Retornar, entonces, a los parámetros de ajuste presupuestario impuestos desde Bruselas?

En absoluto. En mi opinión, la crisis del coronavirus debería ser una oportunidad para una reflexión de calado sobre las consecuencias de las políticas austeritarias, llevadas a cabo con especial dureza en la periferia meridional europea. No sólo por los destructivos efectos que, entre otros ámbitos, han tenido sobre los sistemas de salud pública y que ahora está pagando la ciudadanía –carencia de medios, personal e instalaciones, precarización laboral…–, sino también porque situar la acción política en esas coordenadas impide desarrollar una agenda social, productiva y ecológica, cuyo eje vertebrador tiene que ser necesariamente un sector público potente, financiado con criterios de progresividad.

Entiendo, por supuesto, que todas las miradas y las esperanzas estén depositadas en la acción gubernamental para atajar la enfermedad y suavizar los efectos de la misma. Pero creo imprescindible una reflexión más amplia, que abra el horizonte y que amplíe el foco de la intervención de las administraciones públicas. Un gobierno con un perfil de izquierdas debe tener claro su compromiso con la ciudadanía, que debe concretarse en una agenda política centrada en la reducción de la desigualdad, acometer la transición energética y transformar el modelo económico poniendo en el centro las personas y la vida del planeta. Estos objetivos sólo se podrán acometer con una decidida y contundente intervención pública. Al igual que con la enfermedad, también en estos ámbitos urge implementar un plan de emergencia.

Y hay que ser claros al respecto. Avanzar en esta dirección colisiona frontalmente con los objetivos en materia de déficit y deuda públicos que vertebran el Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento, que debe ser abiertamente cuestionado, en el contexto de una Europa cooperativa, solidaria y equitativa. Esto es mucho más, en realidad es algo diferente, que pedir una aplicación más flexible de las estrictas e inaceptables medidas de ajuste presupuestario exigidas desde Bruselas.

________________

Fernando Luengo es economista.

Más contenidos sobre este tema




3 Comentarios
  • Fernandos Fernandos 12/03/20 10:55

    Bueno, a lo mejor ahora habrá que utilizar la economía para algo distinto de especular.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 12/03/20 07:39

    Sería acpetable pero sólosi lasinversiones se producen en ienes de interés social directo, ¡no concertado! por el que se estaría malversando el dinero público para meterlo, más o menos legalmente, en las manos privadas, que es lo que hacen todos los futuros usuarios de las puertas giratorias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • jvrgimeno jvrgimeno 11/03/20 23:50

    La verdad, me he quedado con las ganas de saber lo que propone el autor para que el Gobierno pueda contar con los apoyos necesarios en la cámara que permitan unos nuevos presupuestos. Claro, lo ideal sería, como dice Luengo, garantizar una decidida y contundente intervención pública para lograr los objetivos de "reducir la desigualdad, acometer la transición energética y transformar el modelo económico poniendo en el centro las personas y la vida del planeta". Claro, ¿quién puede oponerse a tales objetivos desde una perspectiva de izquierda? La cuestión es cómo lograrlo con la correlación de fuerzas existente en el Parlamento, teniendo en cuenta que buena parte de la izquierda fuera del Gobierno de coalición antepone sus objetivos e intereses nacionalistas a la satisfacción de las necesidades básicas de quienes más sufren los envites de este modelo económico. Por el momento, no parece haber más alternativa que la de optar por la mejor de las soluciones posibles o continuar con los presupuestos de Montoro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión