x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Recuperar el relato de la historia

Juan Manuel Aragüés
Publicada el 27/04/2020 a las 06:00

Que el papel lo aguanta todo es una expresión habitual de nuestro idioma. Con ella queremos poner de manifiesto la a veces evidente distancia que existe entre una declaración, una posición política, una propuesta, y el perfil o intenciones de quien la enuncia. Como el papel va perdiendo, a marchas forzadas, el privilegio comunicativo que en otras épocas tuviera, bien podríamos decir que esa capacidad de aguante, de sostenimiento, se extiende por igual a todo discurso público. Cada vez, en esta época de la posverdad, constatamos con mayor frecuencia la propensión fabulatoria de buena parte de nuestros actores sociales y políticos, atentos, en todo momento, a construirse el discurso que más se ajuste a sus necesidades, aunque este poco tenga que ver con la realidad. Y hacer hegemónica una mirada sobre la realidad garantiza la eficacia política de quien la detenta.

En los últimos años, la derecha española, en sus diferentes versiones, ha perdido buena parte de los complejos que arrastraba desde la Transición y ha comenzado a retirar todos los velos que cubrían su visión del mundo. Tras jugar durante un tiempo al juego del centrismo, como modo de adquirir legitimidad democrática, ha abandonado ese campo para regresar a un discurso profundamente reaccionario que, en muchas ocasiones, no oculta sus querencias franquistas. La crisis territorial que estamos viviendo ha ayudado mucho en esa dirección. Pero hay un campo, el de la historia de España, en concreto el período de la II República y de la Guerra Civil, en el que la derecha ha mantenido un discurso constante que los sectores progresistas de este país no han querido, o sabido, afrontar y que, entiendo, están detrás de muchas de las posiciones que en la actualidad la extrema derecha puede defender con una cierta aquiescencia social.

En efecto, la derecha, cuyo cordón umbilical con el franquismo siempre se ha mantenido activo, ha presentado el período de la II República como un episodio de caos, de violencia y desgobierno que desembocó, de modo casi necesario, en una intervención militar cuyo resultado fue el restablecimiento de la paz social en el país, aunque para ello fuera precisa una desgraciada Guerra Civil en la que, dicen, "ambos bandos cometieron barbaridades", como ocurre en toda guerra, añaden. Se convierte, de este modo, la primera experiencia democrática seria de nuestro país, con innegables logros políticos, sociales y culturales, en una época sobre la que pasar de puntillas y cuyo recuerdo resulta, incluso, incómodo. Y la Guerra Civil en un juego de equidistancias en el que no merece la pena entrar. Y así, mientras para la II Guerra Mundial nos queda muy claro dónde se encontraba la defensa de la libertad, cuando de la Guerra Civil se habla esta perspectiva desaparece por completo. Desde mi punto de vista, ese relato histórico, a pesar de nuestros tiempos democráticos, no ha dejado de ser hegemónico.

Recuerdo mis años de escolar. Cuando Franco muere, yo contaba diez años. Y recuerdo mi estupor cuando en casa, antes de la muerte del dictador, se me explicó que la Guerra Civil la había provocado un golpe de Estado encabezado por Franco. Tal como se me habían explicado las cosas en el colegio, yo había entendido que Franco siempre había sido la autoridad legítima y que la guerra la provocan quienes se sublevan contra él. Recuerdo también haber hablado de la cuestión con algún compañero de clase y cómo me contestó que Franco había traído la paz a España. Paradójico que quien provocó una guerra sea presentado como pacificador. No es de extrañar, claro, que la escuela del momento, como aparato ideológico de la dictadura, transmitiera esa versión falseada de la realidad histórica. Lo sorprendente es que, consolidada la democracia, la versión hegemónica de ese momento histórico no fuera en exceso diferente de la que transmitía la escuela franquista.

No es de extrañar que la derecha, con el respaldo de ciertos sectores sociales cargados de ingenuidad, nos haya repetido que no hay que mirar al pasado. Evidentemente, no les interesaba revisitar un pasado cuyo relato habían hegemonizado y popularizado. Ya lo decía Walter Benjamin, la historia la escriben siempre los vencedores y algunos, en este país, no han dejado de vencer.

Pero lo que aquí planteo no es un problema historiográfico, sino político. Y muy serio. Porque esa hegemonía en la interpretación de la historia da alas a Vox para utilizar un discurso guerracivilista en el que el peligro son los socialcomunistas en el gobierno a los que se acusa, incluso, de dar un golpe de Estado o de practicar una "feroz eutanasia" con los ancianos, mientras la extrema derecha se presenta como defensora de la Constitución. El mundo al revés, en efecto, pero no tan al revés para aquellos que han aceptado el relato del caos izquierdista de la II República y el restablecimiento del orden, la paz y la ley por parte de Franco. Delirios que, sin embargo, forman parte del sentido común de una parte de la población española.

Está claro que llegamos con enorme retraso, porque una izquierda en exceso timorata no supo reivindicar una parte del pasado y explicar las atrocidades de otra. Parar a la extrema derecha pasa, también, por generar otra visión hegemónica de nuestro pasado que impida a quienes destruyeron la democracia presentarse bajo la piel de cordero de defensores de la Constitución. Porque cuando se quiten la piel de cordero puede que ya sea demasiado tarde.

_________________________

Juan Manuel Aragüés es profesor de Filosofía en la Universidad de Zaragoza

Más contenidos sobre este tema




5 Comentarios
  • MASEGOSO MASEGOSO 27/04/20 12:34

    Lamento que en mi comentario anterior, cuadro de actuación represiva en la GC 1936/39, no haya podido reflejarse tal como lo tengo establecido y pueda parecer algo confuso.

    Observo que, con dificultad, se lee bien.

    Disculpad mi intento de que las cosas salgan a mi modo ya que infoLibre tiene sus características para los comentarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 27/04/20 11:33

    Fuente: "EL HOLOCAUSTO ESPAÑOL" Autor: PAUL PRESTON
    REGIÓN VICTIMAS DATOS PORCENTUALES
    GOBIERNO REBE DIF GOBI G R
    ANDALUCÍA 8367 47399 39032 15% 85%
    ARAGÓN 3901 8523 4622 31% 69%
    ASTURIAS 2000 5952 3952 25% 75%
    CASTILLA LA NUEVA* 15419 11943 3476 56% 44%
    CASTILLA LA VIEJA 1858 17195 15337 10% 90%
    CATALUÑA 8352 3688 4664 69% 31%
    EXTREMADURA 1567 10594 9027 13% 87%
    GALICIA S/DAT 4265 S/DAT 100%
    BALEARES 323 2300 1977 12% 88%
    CANARIAS S/DAT 2600 S/DAT 100%
    MURCIA 1660 2870 1210 37% 63%
    NAVARRA S/DAT 3280 S/DAT 100%
    PAÍS VASCO 945 1900 955 33% 67%
    VALENCIA 4880 4922 42 50% 50%

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 27/04/20 11:20

    Ya es demasiado tarde.

    Los subterfugios ya no son creíbles por que no han aparecido los documentos que los avalan, guardados a cal y canto o destruidos antes del 20/11/75.

    La memoria es corta para los que no han tenido ocasión de ir conociendo la verdad con el estudio que nos llegó de fuera de nuestras fronteras. Leer libros sobre el tema no está de moda y, además los libros son caros. No llegan a todos.

    Gracias por el artículo profesor y gracias también a Alfonso J.Vázquez que, en su comentario incluye hechos historicos relevantes por su pacifismo y truncados por los mismos que hoy pretenden truncar esta democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 27/04/20 08:19

    Seamos rigurosos con lo que decimos. La PRIMERA EXPERIENCIA DEMOCRÁTICA tuvo lugar PACÍFICAMENTE cuando se proclamó la I REPÚBLIC, pero se frustró ants de permitir aprobar u Constitución mediante un Golpe de Estado, felizmente NO SANGIENTO , que es la única forma de acabar con la democracia. La PRIMERA EXPERIENCIA DEMOCRÁTICA tuvo lugar PACIFICAMENTE cuando se proclamó la II REPÚBLICA. Se rustró et vez tras cinco años cuando se nombróun nuevo gobierno elegido democráticamente que iba a seguir la tare del primer Gobierno: hacer que España diera otro aalto a delante para alcanzar los niveles del resto de los países europeos desarrollados. Pero otro golpe de Estado, esta vez cruento, nos trajo, finalment, a los mismos borbones a los que el pueblo había echado por segunda vez. El régimen bajo el que vivimos hoy no tiene solución de continuidad del régimen fascista con cuyas leyes juró el heredero de Franco que nos seguiria atropellando nuestros derechos fundamentales. Luego, cumpliendo con el testamento de Franco "todo queda atado y bien atado" y siguiendo la doctrina del Príncipe de Salinas "se cambió todo para que todo siguiera igual". Tan igual que ni juró la CE78, porque él era REY DE ESPAÑA POR LA GRACIA DE FRANCO,y ese nombramien o ¡y no otro PORQUE NUNCA HUBO OTRO!, es el que de modo legalmente ilegítimo sigue usurpando su hijo de modo no democrático. Este régimen NO ES DEMOCRÁTICO. es, a lo sumo,REPRESENTATIVO, pero como la ley electoral es un fraude, todos los españoles no somos iguales ante a ley; además de porque UN ESPAÑOL ES MAS IGUAL QUE TODOS LOS DEMÁS, la ley electoral es inconstitucional porque el VALOR DE NUESTRO VOTO ES DESIGUAL con lo que tampoco en este caso se respeta el art.14 declarado DERECHO FUNDAMENTAL. En ese contexto no cabe sorprenderse porque la TRANSICIÓN A LA DEMOCRACIA no se acabe NUNCA poraue NADIE hará nada para recuperar la democracia aunque la mayoria de españoles la queramos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • subeChico subeChico 27/04/20 09:34

      Magnífico y certero análisis don Francisco. Gracias.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

Lo más...
 
Opinión