x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

¿Volver a la casilla de salida? España se enfrentará con "certeza" a nuevos brotes locales como los surgidos en China o Corea

  • Los expertos aseguran que habrá nuevos brotes de contagios en focos muy concretos, por lo que si el sistema sanitario es capaz de detectarlos de manera precoz es "improbable" que la población tenga que volver a confinarse
  • Países como Japón, Corea o China han conseguido, gracias al rastreo de contactos de los nuevos positivos, controlar y aislar a los nuevos contagiados, evitando así la expansión de la transmisión y una segunda oleada
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 25/05/2020 a las 06:00
Dos mujeres conversan en un banco de L'Hospitalet (Barcelona).

Dos mujeres conversan en un banco de L'Hospitalet (Barcelona).

Los tan temidos y advertidos nuevos brotes de contagio de coronavirus ya han comenzado a aparecer. Países como China, Japón, Corea del Sur, Alemania o Francia se han visto obligados ya a informar de que algunas zonas se han convertido en nuevos focos de transmisión del SARS-CoV-2. Pero la clave es, precisamente, que haya sido en "algunas zonas". No ha habido una transmisión descontrolada. Al menos, no por ahora. ¿Es un aviso para España? ¿Podría ocurrir algo similar en nuestro país? Rafael Bengoa, exdirector de Sistemas de Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), asegura que sí. "No es una posibilidad, es una certeza", dice desde el otro lado del teléfono. ¿Significa eso que volvamos a la casilla de salida? Pues eso dependerá, consideran él y otros expertos en salud pública consultados por infoLibre, de la capacidad que tenga el sistema sanitario, sobre todo la atención primaria dependiente de las comunidades autónomas, de identificarlos, controlarlos y pararlos. "Brotes locales va a haber, pero mientras sean locales y los controlemos, eso nos dará confianza en lugar de quitárnosla", añade Bengoa. 

La de una nueva oleada era una posibilidad que estaba sobre la mesa. De hecho, la OMS ya instó la semana pasada a todos los países a "estar preparados" para eventuales rebrotes de covid-19. Así lo expresó en una entrevista a la cadena de televisión CNN la epidemióloga de la institución Maria Van Kerkhove, que afirmó también que, aunque eso ocurra, "lo realmente importante" es que estos países tengan "sistemas para identificar rápidamente el virus y comenzar el rastreo de contactos". El mantra que han ido repitiendo expertos una y otra vez: lo importante no son los test masivos, sino el rastreo de las personas que han estado cerca de un positivo en algún test. "Esta es una lección para todos los países. Al virus le gusta encontrar oportunidades para resurgir, para aumentar nuevamente. Y todos necesitamos estar preparados para eso", añadió. 

Por su parte, la directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon, ya dio por hecho que esos nuevos brotes de transmisión ocurrirán. "La pregunta es cuándo y cómo de fuerte será", dijo en una entrevista concedida al periódico The Guardian. "No quiero dibujar una imagen del fin del mundo, pero creo que tenemos que ser realistas. Ahora no es el momento de relajarse por completo. La gente piensa que se acabó. Pero no es así, definitivamente no lo es", lamentó.

El ejemplo está en Alemania, que ha registrado nuevos brotes en cinco municipios concretos en pleno periodo de desescalada. Sin embargo, no han saltado las alarmas porque, según aseguran las autoridades, son focos controlados. De hecho, Hanno Kautz, portavoz del Ministerio de Sanidad, no tardó en tranquilizar a la población asegurando que "no se puede concluir" que el país se encuentre de nuevo "ante una situación descontrolada". Pero no es solo ese país. En la ciudad china de Wuhan, donde empezó la pandemia, se ha registrado un nuevo brote tras 35 días sin detectar ningún nuevo contagio. Allí fueron rápidos y tajantes en la respuesta: nada más lozalizarlo, comenzaron a realizar pruebas a sus 11 millones de habitantes. Casi al mismo tiempo, las autoridades del país confinaron a otra ciudad entera: Shulan. Otro rebrote les alertó. Sus 700.000 habitantes llevan desde el pasado lunes en cuarentena obligatoria. 

Pero ha ocurrido en más países. El pasado 6 de mayo, un hombre de 29 años dio positivo en la ciudad coreana de Seúl. ¿El problema? Había visitado una zona de bares. Las autoridades, rápidamente, detectaron los contactos y realizaron pruebas a 35.000 personas. Al menos 20 están relacionadas con ese joven. En Japón, la isla de Hokkaido empezó a finales de abril a sufrir una segunda oleada de contagios que, según los expertos, estaba provocada por un levantamiento demasiado rápido del estado de emergencia. Fue el primer territorio de todo el país en declararlo. 

En España podría ocurrir algo similar. Más si tenemos en cuenta, explica el catedrático en Salud Pública Joan Villalbí, los resultados de la encuesta de seroprevalencia realizada por el Ministerio de Sanidad, que analizó los anticuerpos generados por una muestra representativa de los españoles. Según los resultados provisionales, tan solo el 5% de españoles ha contraído el covid-19. ¿Qué quiere decir eso? "Que hay un 95% de personas que siguen siendo susceptibles a un contagio", explica. Y mientras haya gente susceptible, habrá riesgo de que haya transmisión del virus. Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), coincide en el diagnóstico. "Hay una proporción de población susceptible alta, así que riesgo habrá hasta que tengamos soluciones a la enfermedad o haya pasado muchísimo tiempo", explica. 

Brotes locales y concentrados: ¿podrían descontrolarse?

Pero, ¿cómo serían esos nuevos brotes? Pues similares a los que ya han surgido en otros países, según consideran todos los expertos. Serán locales y concentrados. Básicamente porque, tal y como recuerda Villalbí, el contagio se produce a través de un contacto cercano. Algo que, según añade Javier del Águila, médico residente de Salud Pública, hace "más difícil de lo que parece" la transmisión. El virus "no flota en el aire", dice. "Depende de un contacto muy cercano, por lo que va a tender a provocar casos entre familiares, íntimos amigos o lugares cerrados donde haya mucha gente, como una residencia", explica. 

Por eso el confinamiento ha sido tan efectivo. "El aislamiento ha sido tremendamente eficaz, ha cortado la transmisión de la enfermedad de una manera bastante exitosa, pero lo ha hecho porque todo el mundo estaba en su casa. Ha sido como si al fuego le hubiéramos quitado el 99% de oxígeno. Lógicamente, se ha apagado. Sin embargo, lo más seguro es que cuando vayamos saliendo todos a la calle se vayan avivando nuevas llamas, que serán esos pequeños brotes que están viviendo estos países", dice Del Águila. Para él, igual que para Bengoa, eso es "una certeza". 

El objetivo es que esas "llamas" nunca se expandan. De hacerlo, podríamos volver a la casilla de salida. ¿Y de qué depende que lo hagan? Pues de la capacidad para detectar el foco de transmisión, identificar a sus contactos, hacerles una prueba y poder aislarles. Lo que han hecho en China y Corea del Sur. Pero para ello es necesario que el sistema sanitario, sobre todo la atención primaria, esté preparada. "Hay que hacer test donde pueda haber riesgo. Ante cualquier mínimo síntoma, un test; ante cualquier sospecha, un test. ¿Da positivo? Seguimiento de contactos inmediato. Eso es lo que ahora tenemos que tener engrasado", explica Hernández. Esa capacidad es, de hecho, una de las que valora el Ministerio de Sanidad a la hora de aprobar o no el cambio de fase de las distintas comunidades autónomas que lo solicitan.

Pero puede que la capacidad falle. Ahí está el peligro, dice Bengoa. "Si se te va de las manos el brote local, se convertiría en una epidemia más amplia de transmisión comunitaria. En ese momento ya tendrías que volver a pensar en un confinamiento", asegura. Pero no sería volver a la casilla de salida. La situación no tendría porqué ser la misma que a mediados de marzo. "El confinamiento podría ser de un pueblo o de una ciudad. Ahora, si ya se observa que hay varios contagios y no se consigue identificar a los contactos, entonces sí que habría que ampliar ese confinamiento", explica. 

Para que eso no ocurra, la Comunitat Valenciana ha rechazado esta semana solicitar el paso a la fase 2. Lo hacen, dijo la consellera de Sanidad, Ana Barceló, por "prudencia". "No tenemos ningún brote, pero queremos esperar a esta semana. Dejaremos que transcurra y permaneceremos en la fase 1 otros siete días más. Sumaremos 14 días en las tres provincias, más los siete días que llevaban los 10 departamentos de salud que pasaron antes", explicó en una rueda de prensa ofrecida este martes. "No pasa nada, podemos ir asegurando mejor las fases porque entre la segunda y tercera diferencias son abismales y mejor ir paso a paso", añadió. 

Las medidas de seguridad como arma para evitarlo

Sin embargo, todos los expertos coinciden en que no será tan sencillo que esos brotes se descontrolen y provoquen una situación que nos sitúe a mediados de marzo. ¿Por qué? Porque las medidas de seguridad que conlleva la desescalada —la más "severa" de Europa, según Bengoa— lo complican. "Si la gente sigue la norma de los dos metros, usa la mascarilla, se lava las manos, etc., ese brote no debería convertirse en explosivo. Eso sí, solo nos sentiremos seguros en el momento en el que, si lo hay, vemos que es controlable", sostiene el exdirector de Sistemas de la OMS. 

"Los pasos no tendrán que darse con pies de plomo, pero casi", añade Hernández. "Debemos asegurarnos de que la gente vea que es posible recuperar el sector productivo y social, pero tomando medidas. Hay que asumir esa forma de convivencia, que durará un tiempo", lamenta. El objetivo, dice, es llegar a los meses de "enero o febrero" en buenas condiciones. "Si es así, habremos tenido un éxito", sostiene. 

De momento, el primer triunfo habrá que verlo en otoño, que es cuando todos los expertos coinciden en que podría producirse esa nueva oleada de contagios. ¿Por qué en esa fecha? Porque, en vista de lo que ha ocurrido con otros coronavirus, el SARS-CoV-2 tendrá que perder virulencia con las altas temperaturas y la luz ultravioleta del sol, explican Villalbí y Bengoa. Pero también porque, según Hernández, el verano es la época donde la vida se traslada al aire libre, lo que dificulta la transmisión. Además, señala el portavoz de Sespas, en otoño se producirá la apertura de los colegios, donde otros virus respiratorios se transmitirán y obligarán al sistema a realizar pruebas para descartar el covid. Eso podría saturarlos y provocar que la detección de la enfermedad que provoca el coronavirus se demore, complicando los aislamientos. 

Pero habrá que estar preparados. El riesgo continúa y los brotes surgirán. Eso sí, es "improbable", dice Hernández, volver al confinamiento total. "La población china puede confinarse fuera de Wuhan porque no estuvieron tan mal, los coreanos no se confinaron y los alemanes lo hicieron más suave. Pero no creo que a la población española o italiana la puedas volver a encerrar a corto plazo", sentencia Del Águila. 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




14 Comentarios
  • Argaru Argaru 25/05/20 14:37

    Tengo la impresión que esta desescalada es una "desenfrenada", con una población joven que, desde el minuto cero se ha tomado esta pandemia como un castigo innecesario, ya que el maldito "bichito" no les afecta para nada, aunque lo lleven pegado al "mismísimo culo". Por otro lado, La desbandada de madrileños por todo el país en el momento que den "el toque de rebato" en la fase dos, da un poco de "miedo". No quiero ser agorero y me gustaría equivocarme, pero ¿cuántas vidas estamos dispuesto a pagar por esta pronta, en mi opinión, desescalada? Todavía no conocemos este virus y, por lo tanto, no sabemos cómo va a reaccionar. ¿Somos conscientes que estamos en terreno desconocido? No obstante, me gustaría estar totalmente equivocado pero, por si acaso, cruzaré los dedos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • Maevita Maevita 25/05/20 13:58

    Consejos y Deseos

    Han pitado el tiempo muerto
    Ni podemos cultivar el huerto

    La Pandemia tiene consecuencias
    Que ni imaginò la ciencia
    La pandemia tendrá consecuencias
    espero que tomemos conciencia


    Es urgente encontrar acuerdos
    que del último ni me recuerdo
    De esta nos jugamos el futuro
    Y dejemos las miserias del Maduro

    Arreglar este desbarajuste
    pero sin bulos ni embustes
    Parar de tanta crispaciòn
    que no merece esta bella Nación


    Que cada uno muestre sus cartas
    Y la UE arrime la pasta
    Llegados a ese Punto
    todos a arrimar el hombro y punto

    El pueblo os lo agrederà
    si se hace con Honestidad

    Daos prisa que en verano
    quiero estar con amigos y hermanos
    Aunque para meternos mano
    Nos tengamos que lavar las manos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • GRINGO GRINGO 25/05/20 13:57

    Pues yo estoy tranquilo, y hasta esperanzado que así sea, entonces podremos observar si todas las estrategias, tratamientos y medidas de las que han sido conocedores las "derechas y muy extremas derechas españolas" a través del Capitán Aposteriori, surten el efecto deseado y nos convertimos en la envidia mundial.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Baños Baños 25/05/20 13:14

    El pensamiento mágico es bueno para fabular y acaso para componer la vida al modo propio. Pero unas dosis de realismo no vienen mal como antítesis. Los virus no vienen por arte de magia. Suelen ser mutaciones de cepas con la finalidad de supervivencia y hemos de acostumbrarnos a saber convivir y controlar. Pero esto significa: Primero conciliarnos con la naturaleza y adecuar esa brutal apetencia por atesorar "capital", porque el más preciado es el ser humano en su entorno. Segundo: Como ya es ineludible, habilitemos mecanismos preventivos, saludables y honestos, es decir no fraudulentos para que unos especuladores perviertan la vida y la naturaleza a expensas del prójimo. Mecanismos: Una sanidad preventiva, no radica en los hospitales, recurso último cuando fracasan los previos, sino en una Atención primaria con dotación de recursos pertinentes ( que no tengan que marcharse todos los años 2.000 sanitarios al extranjero porque aquí no se les estima ). Entonces existirán una redes de detección precisas que evitarán inventarse un oficio nuevo de "rastreadores".
    En definitiva, se trata de una SANIDAD PÚBLICA bien dotada y educación preventiva escolar, universitaria, empresarial y de la senectud, a fin de no dejarse arrinconar en aparcamientos.
    Y por supuesto, cuando todo esto falla, no hay otra alternativa que el aislamiento hasta la vacuna o tratamiento sintomático.
    El gobierno esta respondiendo a todas las secuencias extraordinariamente con los mimbres que tenía y gracias a expertos como el Dr. Simón.
    Si apoyamos, venceremos, pero preparándonos de cara al futuro. Volver al punto de partida sin más, será letal. Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Fernandos Fernandos 25/05/20 12:37

    Visto lo poco que nos importa la vida, seguro que tendremos rebrotes, la gente solo quiere fiesta y eso nos puede costar caro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 25/05/20 08:43

    Aunque no se contabilicen como debidas a la COVID-19, se sabe que gran parte de las muertes se han producido por contagio en geriátricos. Lo que no se dice, pero me temo que es verdad, es que otra gran parte se ha debido a contagio en hospitales. Conozco al menos dos casos de ancianos que han podido morir de la enfermedad pero acudieron a urgencias por otras razones (fracturas de cadera, concretamente: un caso es casi seguro que se contagió en el hospital, el otro no tanto): en algún momento, tal vez durante la propia espera en urgencias, se contagiaron y el contagio fue fatal. No pretendo con eso censurar la actuación personal de los sanitarios, que ha sido y es encomiable, pero el desconocimiento de las pautas de contagio y la falta generalizada de protección ha podido estar en el origen de una gran cantidad de contagios ligados justamente a la red hospitalaria y, en menor medida, a la de asistencia primaria. Eso podría explicar por qué el aislamiento, como decía antes, no ha funcionado: los hospitales y su personal no han estado confinados y han funcionado como centros y vectores de contagio antes y después del 14 de marzo. En algún momento, por vidrioso que sea el asunto, habrá que estudiar detenidamente el papel que, junto a los geriátricos, han jugado los hospitales y sus urgencias en la transmisión y amplificación de la epidemia.

    Un dato: en número redondos, se han detectado 50.000 positivos entre los 150.000 sanitarios del país. De ellos han muerto unos 50 (letalidad comprobada: 1 por mil) pero, ¿a cuántos pacientes han podido contagiar? Si los sanitarios iban mal protegidos, ¿cómo iban los pacientes? Habrá que volver sobre esto. Ya sé que no va a gustar.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • jorgeplaza jorgeplaza 25/05/20 08:26

    No creo que la reclusión haya sido efectiva salvo, como mucho, para evitar rebrotes. El gran brote de marzo evolucionó sin que la reclusión ordenada el día 14 modificara para nada las pautas de crecimiento observadas hasta entonces. Lo que pasa es que hay que fijarse en la curva de muertes diarias, que son datos más o menos seguros, y no en los contagios, puramente hipotéticos. (La prueba de la última afirmación es que los contagios detectados son un cuarto de millón, pero los seropositivos son el 5% de los españoles, es decir, diez veces más en números redondos: algo ha fallado en la detección diaria de contagios para dejarse nueve de cada diez). El brote de marzo se paró solo, como el sarampión de mi infancia sin vacunas. A los gobiernos que han impuesto encierros forzosos a ultranza les viene bien decir que sus drásticas medidas han tenido mucho éxito, pero eso es bastante dudoso salvo (no es poco, pero no es lo que ellos argumentan) para evitar rebrotes en los casi dos meses que ya han pasado desde el pico de la epidemia. Solo en el caso de cuarentenas muy tempranas (no en España) el encierro ha tenido éxito y solo en el sentido de que ha aplanado la curva de hospitalizaciones y muertes en este primer brote, pero los que no se hayan contagiado en el primero, se contagiarán en los sucesivos: cuanto más exitoso el primer encierro, más probable es que el segundo brote sea más fuerte que el primero y ese es justamente el argumento de Suecia frente a los otros escandinavos. Finalmente, parece bastante claro que no toda la población es susceptible al virus o, al menos, una parte importante tiene una resistencia considerable a contraer la enfermedad, tal vez como consecuencia de la inmunidad cruzada producida por otros virus más o menos similares. Si no fuera así, no se entendería por qué la enfermedad cede tras un virulento brote inicial incluso en países que no han confinado a la población.

    Algo que no encaja en todo esto. La gripe de 1918 mató a 60 millones de personas en un mundo con 2.000 millones. Hoy somos cuatro veces más, pero en vez de ir por 240 millones de víctimas o cosa parecida, aún no se llega al medio millón. Fallan las cuentas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    4

    0

    • Ayla* Ayla* 25/05/20 17:41

      Claro, las medidas sanitarias de 1918 son las mismas que las de ahora.
      La reclusión ha sido efectiva para evitar más muertes y aún así, se ha colapsado el sistema sanitario y ha habido demasiadas.
      Aunque no te cuadren los números.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • jorgeplaza jorgeplaza 25/05/20 20:22

        Ni idea. No tienes ni idea de lo que dices. El problema es que el Gobierno habla para indocumentados como tú y os convence.

        Entra en https://cnecovid.isciii.es/covid19/#declaración-agregada (tranquila: es del Instituto Carlos III: más oficial, ni el Ejército) y mira el gráfico de la derecha. ¿Chino, verdad? Yo te lo explico: dice que el uno de marzo el número reproductor andaba por 6 o 7, el 1 de abril bajó a 1 (fin de la fase expansiva de la pandemia) y que justo después del confinamiento (hacia el 15 de marzo) LA RÁPIDA BAJADA QUE TRAÍA DESDE PRINCIPIO DE MES SE RALENTIZÓ. Traducción para indocumentados: de hacer algo en el curso de la epidemia, el confinamiento ralentizó la bajada espontánea de las infecciones. Fue, de ser algo, contraproducente.

        Por cierto, en el mismo gráfico se ve que es dudoso que la manifestación del 8 contribuyera gran cosa: es verdad que la bajada también se detiene ahí, pero ya se había detenido un par de días antes.

        Ese gráfico no lo conocía: lo acabo de ver en el último vídeo de Llaneras en El País, me ha llamado la atención y lo he buscado en la web. Revela la mala fe del Gobierno, que sabe (si es que se cree a sus expertos, como presume) que el encierro no sirvió para parar el brote y presume de todo lo contrario. Y la ignorancia de la oposición, que no aprovecha una baza objetiva que tiene en su mano.

        Voy a ser sincero del todo: el gráfico se basa en los contagios detectados, de los que no se puede uno fiar en absoluto, de manera que yo soy el primero que se lo toma con cierto escepticismo. Lo que pasa es que las conclusiones coinciden con lo que se deduce mirando las muertes, no los contagios, y de las muertes sí me fío (no sé si debería) algo más. Y puede que el encierro sí haya servido para algo, pero no para lo que dice el Gobierno, sino para evitar rebrotes desde que el brote principal se paró él solito. Hace casi dos meses que la epidemia dejó de multiplicarse (Rt < 1) y no ha habido rebrotes serios. Puede que para eso sí haya servido, aunque no se puede asegurar. Pero para frenarlo en marzo, desde luego que no.

        Si no sabes ni leer un gráfico, cállate y no corrijas a los que hasta ahí sí llegamos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        0

        • Ijon Tychi Ijon Tychi 26/05/20 13:11

          Entonces, según su interpretación del gráfico, todos los gobiernos que decretaron el confinamiento en sus países son unos ineptos o tienen intereses ocultos. Sin embargo los gobiernos de los países que no han decretado el confinamiento, ya están curados. No sé pero yo que usted se lo decía a los americanos, británicos y suecos. A lo mejor les sirve de consuelo

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • pepelu. pepelu. 25/05/20 07:10

    Hay mucha gente que tiene mucho miedo al contagio del covid-19 por ser una persona con alto riesgo, por el deterioro como consecuencia de su elevada edad, etc, y son precavidos, pero no es menos cierto que hay unos cuantos que se lo toman a broma y ponen en riesgo la vida de los ciudadanos que respetan las indicaciones de las autoridades sanitarias. Quizá teníamos que emprenderla a palos como ocurre en china, a quienes viéramos sin mascarilla por la calle, que evitara el contagio y los rebrotes.
    Alguien ha apuntado la posibilidad de tener la obligación de tener un diario individual, donde se apunte al final del día, en qué ámbito se ha movido y el riesgo que haya podido tener por la proximidad de otras personas, que facilitarían el rastreo y seguimiento del rebrote.
    Porque si vuelve la virulencia de la pandemia, quien le dice a los sanitarios que den nuevamente el callo para poner otra vez en riesgo sus vidas?.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    4

    • Ivallberg Ivallberg 25/05/20 08:56

      Así mismo, parece que algunas personas solo entienden cuando se les sanciona de una forma u otra, hay demasiada gente paseando y haciendo deporte sin mascarilla, en zonas muy aglomeradas. El pasado domingo volví a mi casa bastante indignado ,asumiendo que no podre salir a pasear a no ser que vaya donde no haya ni un alma, llevaba puesta mi mascarilla ffp2 y puedo asegurar que el 90% de la gente con la que me cruce (ciclistas, corredores, etc) ninguno llevaba puesta la mascarilla, cruzándonos en muchos casos a menos de medio metro. Veo mucha irresponsabilidad por parte de la población ,que parece que nunca hubiera sucedido nada y ponen en riego la salud de la parte que si cumple con las normas establecidas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • Raul Raul 25/05/20 16:22

        Pruebe usted a correr llevando una mascarilla y si sigue vivo despues del intento  me cuenta la experiencia...... cuanto CUÑAO hay por aqui.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1

    • jorgeplaza jorgeplaza 25/05/20 08:29

      A los leprosos se los echaba violentamente o se los mataba cuando todavía había lepra. (En Marruecos sigue habiéndola, por cierto: ahí al ladito). Hoy a esas actitudes se les suele considerar monstruosas. Efectivamente, hay gente que tiene mucho miedo. Como en la Alemania de entreguerras. Ya se vio lo que salió de aquel miedo y de aquella ruina. Actitudes como la suya son las que dan miedo hoy.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      2

 
Opinión