x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Los brotes sorprenden a Feijóo y Urkullu sin haber resuelto en cuatro meses cómo votar en medio de la pandemia

  • Los gobiernos de Galicia y Euskadi improvisan normas en las últimas horas de campaña para regular quién puede votar y quién no y bajo qué condiciones
  • Casi todos los partidos de la oposición se opusieron en su día a convocar tan pronto las elecciones sin saber cómo iba a evolucionar la pandemia 
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 11/07/2020 a las 06:00
El lehendakari Iñigo Urkullu y el presidente Alberto Nuñez Feijóo.

El lehendakari Iñigo Urkullu y el presidente Alberto Nuñez Feijóo.

Efe

Que durante la nueva normalidad se iban a producir brotes de coronavirus era algo que conocían los expertos sanitarios y los epidemiólogos que asesoran a los gobiernos de Galicia y el País Vasco, como lo sabía el comité científico del Ministerio de Sanidad. Aun así, ni el ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo (PP) ni el de Iñigo Urkullu (PNV) previeron que la epidemia pudiese poner a prueba los protocolos para votar en localidades y comarcas en las que los contagios se han descontrolado.

Ambos presidentes se dieron mucha prisa en volver a convocar las elecciones nada más conocerse el calendario de la desescalada y observar cómo se iba aplanando la curva de la covid-19. Lo hicieron con la opinión en contra de casi todos los partidos que participan en las elecciones, que consideraron precipitado reiniciar tan pronto la maquinaria electoral que el estallido del virus obligó a paralizar el pasado mes de marzo. En Euskadi sólo respaldaron la iniciativa el PNV, el PP y Equo. Enfrente se situaron EH Bildu y Elkarrrekin Podemos. En Galicia sólo el PP estuvo a favor. El resto de las formaciones sostuvieron que no se daban las condiciones sanitarias para votar con normalidad.

Feijóo y Urkullu confirmaron el 18 de mayo la fecha —este 12 de julio, en pleno verano—, cuando sus respectivos territorios estaban todavía en la fase 1 de la desescalada. Para entonces ya llevaban semanas, desde finales de abril, buscando la manera de retomar el proceso electoral que frustró la pandemia y que se vieron obligados a cancelar cuando el presidente Pedro Sánchez decidió decretar el estado de alarma y forzar un drástico confinamiento de la población para frenar la expansión de la covid-19. Cuatro meses durante los cuales los gobiernos de Galicia y Euskadi han sido incapaces de prever la posibilidad de rebrotes, hasta el punto de tener que improvisar, en las últimas horas, las condiciones y las limitaciones que sufrirán este domingo los ciudadanos de ambas comunidades a al ahora de enfrentarse al ejercicio de su derecho de sufragio.

La gestión que tanto Urkullu como Feijóo han hecho de los preparativos de las elecciones han sido objeto de duras críticas por parte de los demás partidos. La grave situación creada en el distrito sanitario de A Mariña lucense, con tasas se incrementó diarias de contagio cercanas al 20%, no ha sido suficiente para convencer al presidente gallego para que convocase la diputado permanente del Parlamento como le pidieron los candidatos de PSdeG-PSOE y del BNG, Gonzalo Caballero y Ana Pontón.

Las normas excepcionales que se van a aplicar este domingo no se han pactado con los partidos. Los parlamentos de Galicia y de Euskadi llevan cerrados desde el 10 de febrero, lo que significa que la actividad política normalizada, incluido el control de los gobiernos autonómicos de Feijóo y Urkullu, está suspendida desde hace casi medio año. Lo que no ha impedido a ambos presidentes, especialmente al gallego, acumular horas de presencia en televisión mientras sus adversarios políticos permanecían en la zona de sombra de la actividad política.

El documento en el que Urkullu se apoyó para reconvocar las elecciones proponía que la Junta Electoral Central habilitase un procedimiento para el voto por correo de las personas confinadas, en cuarentena u hospitalizadas similar al existente en las prisiones, en el que el personal de Correos se desplaza al domicilio, residencia u hospital.

La idea consistía en que la persona interesada llamase al Instituto nacional de Estadística (INE) para expresar su voluntad de votar por correo, éste prepararía la solicitud, junto con toda la documentación para poder votar y el personal de Correos llevaría los papeles al lugar correspondiente. Entregaría la solicitud a la persona interesada para que la firmase identificándose debidamente, recogería la solicitud y entregaría el resto de documentación para poder emitir el voto Nada de esto se ha llevado a cabo ni en el País vasco ni en Galicia y ahora serán centenares de personas las que se verán privados de su derecho a votar. Por no hablar de las que evitarán acercarse a las urnas por temor a los contagios.

Régimen excepcional

La situación ha obligado a establecer excepciones a la libertad de movimientos que contradicen las medidas de salud pública. En Galicia por ejemplo, la Xunta permitirá a las personas confinadas en el municipio de Burela y en los ayuntamientos costeros de A Mariña abandonar su localidad para ir a votar, en el caso de que estén inscritos en un colegio electoral diferente. Y a aprobar normas que deben seguir las personas en cuarentena que no han dado positivo en un test PCR para acercarse a las urnas, si bien su cumplimiento depende exclusivamente de los afectados. Nadie en el colegio electoral sabrá que quien se ha acercado a votar es un caso potencialmente peligroso.

Feijóo, igual que su homólogo vasco, lleva desde mayo presumiendo de tener la situación bajo control y, en su caso, de gobernar la primer comunidad que abrazó la nueva normalidad. En abril, tras la fallida convocatoria precedente, pensaba de otro modo. Entonces decía que las elecciones sólo deberían volver a convocarse si había “garantías” para que los gallegos ejerciesen su derecho a sufragio y para el operativo electoral. “Las elecciones autonómicas en Galicia son absolutamente secundarias” declaró entonces. “Lo único que nos importa es la salud pública”.

Tanto Urkullu como Feijóo justifican sus prisas en el miedo a que en otoño la pandemia se recrudezca. Oficialmente ambos dirigentes temían que, a medida que se fuese acercando el final de la legislatura —el plazo legal de cuatro años vence el 25 de octubre y más allá de esa fecha se abriría una situación alegal— se incrementasen de nuevo los contagios.

A las razones oficiales esgrimidas desde uno y otro territorio hubo que añadir otro: el deseo de anticipar la cita para evitar que la votación tenga lugar cuando la crisis sanitaria asociada a la covid-19 derive en una crisis económica y social, con el correspondiente desgaste político que ello conlleva.

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.


 

 

Más contenidos sobre este tema




14 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 12/07/20 20:18

    Menos mal: un joven politólogo que se queja casi de lo mismo y en parecidos términos a los de un servidor. Parece que todavía no es Alzheimer.

    No solo es que se hayan aplazado elecciones sin base legal para hacerlo o que ahora se impida, con la inexplicable connivencia de las juntas electorales, el derecho al sufragio con el pretexto de conservar la salud. Lo peor es la conformidad, la docilidad con la que tal conculcación de derechos se admite por la ciudadanía.

    https://elpais.com/opinion/2020-07-12/derechos-infectados.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • josemariarojas josemariarojas 12/07/20 10:25

    totalmente ilegitimo de que un ciudadano se le prive del voto por estar infectado, que acudan a su domicilio con una urna y le permitan ejercer el derecho fundamental,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ayla* Ayla* 11/07/20 21:11

    Esto es un despropósito.
    Cómo les van a prohibir ir a votar? Va la estar un GC en la puerta de cada persona que haya dado positivo?.
    No sé podía haber articulado un mecanismo de urgencia para que pudieran ejercer su derecho fundamental?.
    Estoy de acuerdo con los comentarios anteriores, es peligrosa la deriva si aceptamos que se restrinjan derechos fundamentales por la incompetencia de los dirigentes. Se podrían articular mil formas, pero la más fácil es prohibir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isa. Isa. 11/07/20 19:44

    Artículo 3.2. Ley Orgánica del Régimen Electoral General: Toda persona podrá ejercer su derecho de sufragio activo, consciente, libre y voluntariamente, cualquiera que sea su forma de comunicarlo y con los medios de apoyo que requiera.

    Soy persona de riesgo e iré a votar con las mismas medidas de seguridad que cuando voy a la farmacia, a las tiendas del barrio o cualquier desplazamiento. Es imprescindible que Feijoo deje de ejercer tanto poder sostenido en un sistema electoral a su medida, son muchos años de poder y no es de recibo que los recursos de Galicia se inviertan en falsas apariencias. La Sanidad y Educación pública de Galicia está en situación de riesgo porque la política de recortes del pp es un hecho en todas las CCAA - aunque él quiera posar, como siempre - desvinculàndose de las siglas porque le da vergüenza! Por eso, es vital el voto para que se pueda comenzar a cumplir esa expectativa de vida. No hay lugar para la excusa. Amedrentar No. Votar Si. Deseo con toda la intención que Ana Pontón sea la primera Presidenta de la Xunta de Galicia y que tenga posibilidad de acción con todos los partidos progresistas. Forza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jagoba jagoba 11/07/20 10:57

    Tan imbéciles como cualquier politico mamandurrio.
    Podrían haber aplazado las elecciones o podrían elabora

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    3

    2

    • jorgeplaza jorgeplaza 11/07/20 11:10

      Aplazar las elecciones agravaría el problema en vez de solucionarlo. Ya se aplazaron, en mi opinión sin fundamento legal para hacerlo. Se empieza aplazando unas elecciones y se termina eliminándolas. ¿Hasta cuándo se van a aplazar? ¿Hasta que haya una vacuna eficaz? ¿Y si no la hubiera nunca? ¿Eficaz hasta qué punto? (Ninguna vacuna es inocua al 100% ni eficaz al 100%). ¿Hasta cúando se aplazarían? ¿Mismo plazo que las elecciones después del 1 de abril de 1939 en España o después del 30 de enero de 1933 en Alemania?

      Nos hemos hartado de ver votar telemáticamente en el Parlamento. ¿Por qué no es aplicable a unas elecciones el mismo procedimiento que usan los parlamentarios? ¿Por qué no se amplia y facilita el voto por correo? Si ningún procedimiento alternativo se ha preparado a tiempo, ahora no hay otra (legal, claro) más que permitir que vote según el procedimiento ordinario todo el que quiera. Con mascarilla, eso sí: ¿no dicen las autoridades que protege del contagio? Pues que hagan como se creen sus propias prédicas por una vez en la vida.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      1

      2

      • K2K2 K2K2 11/07/20 11:42

        No creo que esto no le importe a nadie. Más bien casi nadie lo percibe con el tono apocalíptico de las preguntas que se formulan, no se si de forma retórica. Intento contestar, o más bien comentar, algunas. Las elecciones se aplazan hasta que se tengan garantías suficientes de que no se pone en peligro la salud pública: por tener vacuna (tenga la efectividad que tenga será infinitamente mejor que no tenerla), por tener tratamiento, por tener ambas cosas, o porque, sin haber conseguido nada de esto, se haya logrado articular un sistema de votación que no resulte un suicidio comunitario (en Estonia llevan más de una década votando online, y tienen la población de Galicia, o se puede realizar un voto por correo masivo). Poner en marcha este sistema es responsabilidad de PP y PNV, que no lo hacen (y no veo mucha crítica por ello, aunque I magino que también será preocupante). Pero en cualquier caso, sr Plaza, no se preocupe: no habrá un golpe de estado, ni se va a eliminar la democracia. Lo que ha hecho este gobierno es garantizar que el daño sea el menor posible, y el confinamiento es totalmente constitucional, aunque moleste llevar mascarilla paseando en solitario. Tenemos un 70% de la población que no conoce otra cosa que la democracia, y no aceptará perderla, el ejército es en gran medida razonablemente democrático,, y sobre todo nuestra economía depende de que seamos una democracia: la clave del 36 fue que los March y compañía apoyaron el golpe por intereses económicos, y que una Alemania nazi apoyó a las tropas franquistas. Esto no va a ocurrir ahora, no en la UE, el euro, y con la globalización. No es ese el peligro de España: no queramos asustar a la ciudadanía, esto en inglés se llama fear-mongering, y es una cosa muy fea. 

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        1

        1

        • BASTE BASTE 11/07/20 14:44

          En primer lugar,tu concepto de la forma de perder la democracia es decimonónico,hoy se pierde de una forma tan sutil y paulatina que cuando empiezas a darte cuenta estás en la urna (no la de la votación si no la de las cenizas),vivimos un sistema gatopardiano en el que todo cambia para que todo siga igual,los reyes forrándose (eso sí,pidiendo perdón de algo que la edad no permitirá repetir y renunciando a todo menos al sillón),los políticos girando en puertas idem.(los ejemplos son múltiples,desde el sr.X hasta el de la patada en la puerta,pasando por el del hermanísimo y todos los neofranquistas de derechas) y con la incorporación de nuevas figuras que mantienen aquéllo de "el que se mueva no sale en la foto".Estábamos jodidos rodando por la pendiente y el coronavirus ha sacado el estoque que nos dará la puntilla si no esopabilamos.Si vitamos a los de siempre tendremos más de lo mismo,luego no vale quejarse.Por cierto,siempre he tenido la curiosidad de dónde ha salido todo ese medallero que portan algunos de nuestros militares, ¿de Cuba o ifni?:no son tan viejos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

        • jorgeplaza jorgeplaza 11/07/20 13:13

          Opiniones como la suya son justamente las que facilitarán a todos los gobiernos del mundo restringir a su antojo las libertades, empezando por el francés que suspendió la segunda vuelta de las municipales porque sí.

          No veo que haya más riesgo de contagiarse en la cola para votar que en la cola de una tienda cualquiera y ciertamente es menor en la cola de la votación que haciendo la compra en el súper, donde uno permanece mucho más tiempo. Como la mayoría de los infectados son asintomáticos (Simón dixit) no hay ninguna garantía de que quienes nos acompañen en esa cola no estén contagiados por mucho que no se les haya detectado. Y para mayor sarcasmo, los gobernantes demuestran que no se creen una palabra de lo que dicen de las mascarillas: ¿no protegían (Simón dixit) del posible contagio de su portador a quienes le rodeaban? Pues eso: el contagiado (que podría ser usted si fuera, como la mayoría de infectados, asintomático) se pone la mascarilla y asunto resuelto.

          Lo repito: son posturas como la suya las que permiten a los gobiernos hacer con nuestras libertades lo que se les antoja. ¿Qué ocurrirá si, como es perfectamente posible, no se consigue nunca una vacuna eficaz? ¿Qué si se siguen produciendo rebrotes, como los hay cada año de la gripe? ¿Se aplazarán las elecciones una y otra vez, es decir, se eliminarán de hecho?

          Si no han facilitado antes el voto telemático, por correo o como fuera de los contagiados (que los iba a haber era evidente) ahora los autoritarios gobernantes, si quieren cumplir la legalidad, no tienen más remedio que permitir que vote por el procedimiento ordinario todo aquel que quiera, con PCR positiva o con lúes en tercera fase. Con su mascarilla milagrosa cuidadosamente ajustada, claro. Y si los ciudadanos medrosos prefieren no votar a correr un riesgo mínimo de contagio, con esa conducta acobardada se estarán delatando a sí mismo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          1

          2

          • K2K2 K2K2 11/07/20 14:48

            Me resulta sorprendente la ligereza (no quiero decir inconsciencia porque intento no faltar el respeto) con la que usted asegura que el riesgo es mínimo. Lo es? Incluso para alguien que conviva con un enfermo del corazón, asmático, epoc...? Esto usted lo sabe por...? Las mascarillas limitan el riesgo, pero en absoluto lo eliminan. La diferencia no es entre la cola del súper e ir a votar, esto es frivolizar, sino entre salir en una zona con poca incidencia de Covid, y otra confinada por rebrotes. Afirmar que 'actitudes como la mía ' acaban con la democracia y traen autoritarismo es tan insolente y desinformado como si yo le acusara de que su actitud y la de gente como usted será responsable de contagios y muertes en Galicia y Euskadi. Yo temo una pandemia que va por 30.000 -quizás 40.000- muertos, y usted teme una involucion democrática que a mi juicio es tan irreal como la llegada del socialismo boliviano a España. No tiene por qué haber vacuna, basta con tratamientos eficaces, y si se pueden evitar situaciones de riesgo fácilmente ( voto online, que va siendo hora, por correo etc.) quien puede insistir en ver colas en los colegios electorales de personas de todas las edades? (porque a los supermercados con frecuencia no van los ancianos, que reciben la compra en casa o tienen a alguien que la haga por ellos, cosa que aquí es imposible). Pero nada, todo sea porque el PP alcance la mayoría absoluta con unas elecciones irregulares e injustas con la oposición. Ad maiorem gloria...

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            3

            • jorgeplaza jorgeplaza 11/07/20 15:47

              Su manera de "argumentar" es falaz de cabo a rabo. Responda, si es tan amable:

              ¿Por qué es más grande el riesgo de contagiarse en la cola del voto que comprando en el súper? ¿No es más bien al revés?

              ¿Cómo sabe usted que sus vecinos de cola (del súper o del voto) no están contagiados si la mayoría son asintomáticos (Simón dixit) y ni ellos mismos pueden saberlo? ¿Cómo sabe que usted mismo no está contagiado en este momento o lo estará mañana?

              ¿No era previsible que hubiera rebrotes? ¿No se ha podido elaborar un procedimiento que garantizara el voto estando o no contagiado en estos meses?

              Si no se descubre una vacuna 100% eficaz, ¿habrá que seguir prohibiendo el voto o aplazando arbitrariamente elecciones? (Para su información, no existe vacuna eficaz que yo sepa, contra ningún virus cuyos efectos sean predominantemente respiratorios, incluyendo los de la gripe y el resfriado común).

              Le voy a decir cuál es la razón real de la prohibición. No es de mi cosecha, me lo indica perspicazmente mi mujer y me convence inmediatamente: los reyezuelos de taifa implicados (Urkullu y Núñez) tienen miedo de perder la elección, o ganarla con menos holgura de la esperada, por la abstención que presumiblemente provocaría en los numerosos ciudadanos (que les votarían en condiciones normales pero están tan atemorizados como usted) saber que los contagiados pueden ir libremente a votar. Por eso no se limitan a recomendar a los positivos confirmados que no voten, sino que lo prohíben y lo promulgan para que se sepa urbi et orbi, arriesgándose a acabar (eso sí, dentro de diez años) condenados en un tribunal si alguien con recursos y decisión presenta contra ellos una querella criminal probablemente ganadora por atentar contra un derecho fundamental como es el voto. Eso es lo que realmente hay tras la hondísima preocupación por la salud de sus administrados de esos gobernantes autonómicos.

              Responder

              Denunciar comentario

              2

              2

  • jorgeplaza jorgeplaza 11/07/20 09:10

    ¿A nadie le preocupa la despreocupación con la que los gobernantes se están saltando tan la legalidad? Tanto ayer aquí en Infolibre como hoy en El Confidencial (https://www.elconfidencial.com/espana/2020-07-11/covid-arrolla-derecho-votar-vetados-sin-sustento-legal-cientos-contagiados_2677251/) todos los juristas consultados coinciden en que es ilegal impedir el derecho a voto amparándose en una norma sanitaria. Más ilegal aún si se tiene en cuenta que ya no está vigente el Estado de alarma. Además, añado yo, es ridículamente incongruente prohibir ir a votar a quien lleve su correspondiente mascarilla. ¿No habíamos quedado en que protege sobre todo a los demás del posible contagio del que la lleva? Para acabar de arreglarlo, se pretende también prohibir votar a quien esté esperando el resultado del test.

    Ya durante el Estado de alarma se crearon precedentes graves contra las libertades ciudadanas, como lo de interpretar que la limitación de movimientos a horas y lugares concretos amparaba un confinamiento prácticamente absoluto (salvo si uno tenía que pasear al perro) o que se podía prohibir pasear en solitario, como si la enfermedad se pudiera transmitir por el móvil o quizá por telepatía a personas situadas a kilómetros del paseante, como era el caso en los pueblos pequeños. Tampoco se justificó adecuadamente el aplazamiento de las dos elecciones convocadas, o yo no vi la justificación legal por parte alguna.

    Me preocupa sobre todo que este asunto no le preocupe a nadie. Ayer hice un comentario en el mismo sentido que este (artículo de Sabela Álvarez) que resultó ser el único y no tuvo votos a favor ni en contra. En El País iban por cinco comentarios sobre el asunto hace unos minutos. El Confidencial, menos mal, le dedica la noticia de cabecera, pero ningún partido político, ni asociación ni persona influyente alguna parece estar alarmado o inquieto por un asunto que me parece muy grave. Será porque me crie en el franquismo, pero la libertad de expresión y el derecho a voto me parecen la base de la democracia. Son irrenunciables.

    Ya sé que soy viejo, pero no creí yo que tanto: Ha vuelto el "Vivan las caenas" que yo creía muerto. Y el paisanaje, tan feliz.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    3

    • BASTE BASTE 11/07/20 10:32

      Por una vez,totalmente decauerdo con tu comentario,los intereses políticos y los económicos han dejado sin efecto los intereses sanitarios que son los primordiales en esta situación,adornándolos con una serie de medidas contradictorias y sin fundamento (parezco Arguiñano) científico alguno.En Euzkadi estamos en manos de un maestrillo txistulari con sus monaguillos en competencia por la incompetencia.Se vota lo que se vota (el que puede,los hay enterrados en mierda que no pueden) y se tiene lo que se tiene,no vale quejarse.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • jorgeplaza jorgeplaza 11/07/20 11:01

        Ya hemos coincidido en alguna otra ocasión, Baste, no es esta la primera. Discrepamos en muchas cosas, pero está claro (¿la edad?) que coincidimos en otras y esto del derecho al voto es fundamental precisamente para poder discrepar con arreglo a normas comunes que acepten las partes discrepantes. Por eso estoy perplejo de que aparentemente no le importe a nadie.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

Lo más...
 
Opinión