X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

El 'semáforo covid' que se rebajó en octubre obligaba al cierre del interior de los bares como medida clave para frenar la tercera ola

  • Siete comunidades se resisten a la clausura de estos espacios y Madrid es ya la región más laxa en este ámbito pese a ser la séptima en incidencia
  • El documento de medidas conjuntas acordado entre Gobierno central y regiones se suavizó tras la primera propuesta de Sanidad para permitir la apertura de la hostelería aun con una transmisión descontrolada
  • Fernando Simón aseguró este lunes que la clausura de la hostelería es la medida que se ha demostrado "más eficaz" para reducir los contagios, pero su impacto económico es notable
  • Publicamos esta información sobre el coronavirus en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

Publicada el 20/01/2021 a las 06:00
La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el líder del PP, Pablo Casado, charlan en bar de la localidad de Móstoles.

La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el líder del PP, Pablo Casado, charlan en bar de la localidad de Móstoles.

Efe

La tercera ola del covid-19 arrecia en España: el pasado fin de semana fue el más duro en cuanto a contagios registrados desde el principio de la pandemia. La gran mayoría de provincias se encuentra en un nivel alto o extremo de transmisión, con una incidencia acumulada a 14 días (casos/100.000 habitantes) por las nubes, hospitales de nuevo al borde de la saturación y una estrategia de test que no llega a cubrir las necesidades. Sin embargo, siete de ellas, aún con fuertes limitaciones, no han llegado a tomar una de las decisiones más duras y eficaces para cortar las alas del virus: cerrar el interior de bares y restaurantes. La Comunidad de Madrid, séptima en cuanto a incidencia acumulada, permite en toda la región un aforo del 50% en estos espacios, abriendo hasta las 22 horas.

Esto es posible gracias a un acuerdo del Consejo Interterritorial de Salud, que en octubre aprobó por consenso un documento llamado Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19, que pretendía establecer medidas conjuntas contra la pandemia. Sin embargo, la propuesta del Ministerio de Sanidad, estricta en su origen, se descafeinó hasta la práctica irrelevancia en algunos de los ámbitos. En cuanto al interior de bares y restaurantes, el documento solo impone que los Gobiernos autonómicos "deberán valorar" la idoneidad de clausurarlos. La única obligación es planteárselo. 

La Comunitat Valenciana, con una incidencia acumulada a 14 días de las más altas del país (896,12 casos) es la última que se ha sumado al cierre completo de la hostelería para aplanar la curva. Se suma a otras que han clausurado la totalidad de estos establecimientos, como Castilla-La Mancha, Baleares en las islas de Mallorca e Ibiza, Extremadura en los municipios de más de 5.000 habitantes o Murcia salvo nueve pueblos y ciudades menos afectados. Otras han decidido clausurar solo los interiores, aunque las bajas temperaturas hagan difícil la rentabilidad de la terraza: es el caso de Asturias en Avilés, Corvera y Castrillón, así como Canarias, Castilla y León y Galicia en el nivel más alto de restricciones. Y, en un tercer grupo, siete comunidades mantienen bares y restaurantes funcionando en todos sus espacios, aunque con diferentes limitaciones, pese a sufrir un nivel alto o extremo de covid-19. Es el caso de Andalucía, Aragón, Cantabria, Cataluña, Euskadi, La Rioja y la Comunidad de Madrid. 

Sin embargo, Madrid se ha distanciado del resto con las medidas más laxas con respecto a la hostelería de entre las que se encuentran peor por la pandemia. La última novedad fue el establecimiento del toque de queda a las 23 horas y el cierre de bares y restaurantes a las 22. Con una incidencia acumulada que bordea los 700 casos, es la séptima más afectada por el virus. La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, se niega a ir más allá: "Para arruinar más a la hostelería, conmigo que no cuenten", declaró este martes. En un primer momento, el Ministerio de Sanidad pretendió acordar con las comunidades autónomas el cierre de los interiores cuando se alcanzaba un nivel alto o extremo de transmisión. Todas las regiones mencionadas están en esos escenarios, al cierre de este reportaje. Siete no han ejecutado la clausura de estos espacios, porque la negociación de octubre en el marco del Consejo Interterritorial tumbó la obligación. Solo se establece, en el documento definitivo, que "deberán valorar" la decisión. Sin más. 

El 15 de octubre se filtró a la prensa una primera versión, elaborada por el Ministerio de Sanidad, del documento llamado Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19, también conocido como semáforo covid a semejanza de lo establecido por otros países europeos. Establecía cuatro estadios para cada territorio mediante los cuales calificar su situación: nueva normalidad, riesgo bajo, riesgo alto y riesgo extremo, según indicadores como los casos, el número de test realizados, el porcentaje de esas pruebas con resultado positivo, la trazabilidad (la capacidad de detectar de dónde proviene un caso), la incidencia entre los grupos de riesgo, los hospitalizados o la situación de las UCIs, entre otros ámbitos. Y lo más importante: establecía medidas mínimas a implementar por cada autoridad sanitaria autonómica. Eran duras, visto hasta dónde han llegado las regiones: y algunas polémicas, como limitar el aforo del transporte público sin una obligación expresa de teletrabajar. 

En cuanto a la hostelería, la versión del 14 de octubre defendía que, en los dos niveles más altos, los interiores debían estar cerrados. En terrazas al aire libre, el aforo debía ser del 50%. También se proponía en estos escenarios "limitar aforo al 30% en autobuses, metro, trenes y aviones". Además, exigía reforzar "más del 30%" las capacidades de la Salud Pública, sobre todo en lo relativo al rastreo de casos. Todo desapareció en la versión definitiva tras el paso del documento por el Consejo Interterritorial de Salud. Para garantizar su cumplimiento, estas actuaciones debían ser consensuadas por todas las comunidades. Y, como suele ser habitual, se optó por un consenso de mínimos. 

El acuerdo final, "actualizado a 22 de octubre de 2020" y disponible aquí, disipaba cualquier tipo de concreción con respecto a los interiores de bares y restaurantes. El punto sobre la hostelería llama a las comunidades en nivel de riesgo alto o extremo (la inmensa mayoría, ahora mismo) a "valorar el cierre de las zonas interiores de los establecimientos, y en su defecto, reducir los aforos al mínimo posible". Todo lo relativo a las capacidades de la Salud Pública se eliminó directamente de la parte dedicada a las medidas. Y, en cuanto al transporte público, se cambiaron las limitaciones de aforo por un genérico "aumentar la frecuencia de horarios al máximo para garantizar una ocupación lo más baja posible". 

La modificación relativa al interior de bares y restaurantes no es baladí. Si el documento propuesto por Sanidad hubiera salido adelante, hasta siete comunidades tendrían que tomar medidas más estrictas que las que están tomando ahora, en plena tercera ola y con un ritmo endiablado de contagios. Además, todos los expertos en Medicina Preventiva y Salud Pública coinciden en que es necesario tomar decisiones duras con respecto a estos establecimientos, donde la ingesta de comida y bebida es incompatible con el uso de mascarilla y donde la transmisión por aerosoles se hace fuerte.

No es fácil: el dinero para las ayudas se agota y la situación económica de los empresarios y de sus trabajadores es muy difícil desde la primera ola. "Sé que no es popular, pero la medida más eficaz y la que ha demostrado un mayor impacto en el control de la transmisión es el cierre del interior de los bares", aseguró este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. No es, en todo caso, una varita mágica: en muchas ocasiones, como se demuestra aquí, suelen hacer falta más de 15 días para empezar a notar las consecuencias en forma de descenso de la curva. Hay otros factores en juego.

Desde la desescalada tras el primer confinamiento, la mayoría de las decisiones en cuanto a la lucha frente al covid-19 son competencia de las comunidades autónomas. Están bajo al amparo del decreto del estado de alarma, vigente como mínimo hasta mayo, y que establece límites a las medidas que chocan con los derechos fundamentales: como se ha encargado recientemente el Gobierno de recordar con un recurso contra Castilla y León, no se puede adelantar indefinidamente el toque de queda. Tampoco se puede establecer un confinamiento domiciliario de los ciudadanos: sería necesario un nuevo decreto. Sin embargo, algunas regiones piden más contudencia al Ejecutivo central sin ir hasta el final en cuanto a las restricciones que están en su mano. 

Es el caso de Andalucía. El vicepresidente, Juan Marín (Cs) ha asegurado que el confinamiento domiciliario "es la solución": sin embargo, y por el momento, el interior de bares y restaurantes sigue abierto en la comunidad, aunque los establecimientos deben cerrar a las 18 horas. También las terrazas, calificadas como de "bajo riesgo" por el documento consensuado con las regiones en el Consejo Interterritorial. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sigue en su guerra permanente con el Gobierno. "El Gobierno de España o está desaparecido en la lucha contra el virus o está entorpeciendo la estrategia del resto de administraciones", declaró este lunes con respecto a la petición de Castilla y León. Sin embargo, nadie le impide aplicar la "estrategia" que los epidemiólogos coinciden que es más útil contra la transmisión: cerrar el interior de bares y restaurantes. 
 

La salud es lo primero: suscríbete a infoLibre

Cuando nos golpeó la pandemia, infoLibre fue el primer medio en España en abrir todos los contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda acceder gratis a ellos. El esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las fake news. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




15 Comentarios
  • Dver Dver 20/01/21 22:56

    ße equivoca IDA, como se equivocó Trump. Ese ella quien va a arruinar la hostelería y lo que se tercie. Cuando no haya clientes ni trabajadores, ni pequeños propietarios de bares o de comercio, veremos a quienes venden algo. Trump ha dejado el país hecho un desastre económico entre otras cosas por no hacer caso de la pandemia. Ya veremos que pasa en España cuyo sector turístico hostelero es de cerca del 12%.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Sugrañes21 Sugrañes21 20/01/21 18:30

    Error flagrante en el artículo. En Cantabria llevamos con el interior de los bares cerrado desde noviembre. Muchos han tenido que cerrar por no tener posibilidad de terraza, y los demás con terraza con aforo restringido, con obligación de tener al menos dos laterales abiertos. En noviembre hizo muy buen tiempo pero diciembre ha sido terrible y enero lleva el mismo camino. Hosteleros, pobres, y ciudadanos cumplimos como jabatos y ya llevamos así más de dos meses. Y lo que nos queda, eso lo tenemos asumido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • elcapitantan elcapitantan 20/01/21 17:41

    Ya ha dejado bien claro esta psicópata que ella hace lo que le da la gana.
    Y cada vez gusta más a los madrileños mucho y muy madrileños que tienen intención de votarla a mansalva.
    Al parecer que el interior de los bares esté abierto da un toque muy "gato" a esa gran urbe que es España dentro de España.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • NUORGOMA NUORGOMA 20/01/21 10:55

    Que nadie se sorprenda con la reunión de ésta tarde cuando se dé el pacto Illa/Ayuso, sin ese pacto, las elecciones catalanas nunca serían el 14 de Febrero pues con un toque de queda a las 20,00 horas sería imposible.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Androide paranoide Androide paranoide 20/01/21 10:30

    Para arruinar la hostelería,con ella no cuenten. Ni para dar atencion médica a miles de ancianos, que fueron abandonados en residencias tampoco. Demasiados muertos a su espalda, que no a su cabeza, porque la cabeza solo la tiene para separarle las orejas. Espero que algun dia pague todo el mal que han hecho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • EAJ49radio EAJ49radio 20/01/21 10:25

    No me digan que la foto no es ideal. Cómo comerán los callos (supongo que lo serán, porque es Madriz) digo, con la mascarilla puesta, uhmmm que asco!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    2

    • jorgeplaza jorgeplaza 20/01/21 10:37

      Los callos se comen de muchas y muy variadas maneras en España. Y en Francia. Lo primero que hice al llegar por primera vez a Estrasburgo, hace muchos años, fue zamparme unas "tripes" encebolladas en una tasquita que había entonces al lado de la catedral a la que me llevó un buen amigo.

      Deliciosos a la madrileña, con garbanzos o con cebolla, como en Estrasburgo.

      Lo tuyo se llama envidia y memez. (Y no se dice "Madriz", que os lo tengo dicho a los pardillos. Los de Madrid decimos "Madrí", acabado en i acentuada. Practica, anda).

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      6

      0

      • EAJ49radio EAJ49radio 20/01/21 23:58

        Se equivoca usted. El asco lo decía por la mascarilla no por los callos Sr. mío. En la foto con un poco de guasa, que usted no tiene, parece que estén comiendo con ella puesta. Bueno, no sé porqué lo explico si no lo va a entender

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • EAJ49radio EAJ49radio 21/01/21 00:01

          Y además, me puede decir de que puedo tener envidia?

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • jorgeplaza jorgeplaza 20/01/21 10:09

    Este artículo accesible a todos es un buen resumen de que, como acabo de decir, se tiene muy poquita idea del origen de los contagios:

    https://www.elconfidencial.com/espana/2021-01-20/coronavirus-covid19-contagios-navidad_2912863/

    Aunque todavía no he visto información sobre los sanitarios españoles, teniendo en cuenta que los sanitarios están cortados por el mismo patrón en todas partes, me extrañaría mucho que los nuestros se vacunaran todos sin rechistar. Sobre la renuencia de los sanitarios alemanes a vacunarse:

    https://www.abc.es/sociedad/abci-tantos-sanitarios-alemanes-rechazan-vacuna-202101111144_noticia.html

    Sobre el escepticismo en Francia, con alguna referencia a sus sanitarios:

    https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2021-01-19/francia-antivacuna-inmunizar-coronavirus_2906467/

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • jorgeplaza jorgeplaza 20/01/21 09:59

    ¿Sabe alguien, empezando por el Ministerio de Sanidad y siguiendo por todas las CC.AA. sin excepción, dónde y cómo se contagia la gente? Los contagios cuyo origen se conoce deben de ser, como mucho, el 20% de todos los detectados, de manera que la respuesta a la pregunta retórica del principio es que no, que nadie tiene ni idea.

    En cualquier país europeo hay menos bares por habitante que en España. En ningún país europeo hay "Puente de la Constitución". Sin embargo, en estos momentos hay varios países europeos en situación peor a la de España, entre ellos el Reino Unido y la hasta hace nada "ejemplar" Alemania. ¿También en esos casos hay que echarle la culpa a los bares, con o sin interior? ¿O fueron las rebajas del "Viernes Negro", esas que se han puesto de moda últimamente? ¿O quizá un castigo de Alá por ser tan mayoritariamente infieles?

    Las autoridades harían bien en reconocer que no tienen ni idea de cómo ni dónde se producen los contagios y el público en general debería abstenerse de echarle la culpa a lo que más fobia tenga, sean los bares, las rebajas, los botellones, el uso o no de mascarillas o la conjunción de Marte y Júpiter. Más nos valdría a todos reconocer la casi total ignorancia y limitarnos a hacer recomendaciones a la prudencia y al sentido común, me parece.

    En lo poco que se sabe, el calendario de vacunación indica que el Ministerio conserva algo de sentido común: geriátricos y sanitarios. Los que más riesgo corren y los que más se contagian (y, por tanto, los que más contagian a otros). Ahora falta que las vacunas funcionen, que no produzcan efectos negativos insospechados y, si es así, que se administren, extremo este que no está nada claro, en vista de la lentitud de la campaña y de la dudosa aquiescencia de los sanitarios a vacunarse.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • Larry2 Larry2 20/01/21 09:41

    La Sra Ayuso no cuenta con nada ni con nadie. Ella a lo suyo. No le importaron nada las vidas delos ancianos, ahora no quiere tocar para nada el asunto de hosteleria. La semana que viene estará echando la culpa al gobierno de lo que hace ella, es interesante lo que pasa  por esa cabezita. Los madrileños se la tienen que comer con patatas, eso han votado, y su objetivo ya sabemos cual es. Madrid no es ejemplo de nada, caos, basura, nieve, hielo, la culpa del tiempo no la tiene ayuso, pero está claro que hace lo que quiere, y el gobierno me da la sensación que le tiene mucho miedo, agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • itsuga itsuga 20/01/21 07:33

    NO, no hace falta tomar NI MAS, NI NUEVAS MEDIDAS, tan solo hace falta CUMPLIR LAS MEDIDAS QUE HASTA AHORA ESTAN EN LA CALLE, pero para ello tenemos que tener GOBIERNOS RESPONSABLES Y CAPACES, y nos encontramos con GOBIERNOS INEPTOS.
    Si, SE CUMPLEN LAS NORMAS ACTUALES AL 100%, SI SE MULTA A QUIEN NO LAS CUMPLE Y NO TAN SOLO SE LES DA UN AVISO, EN ESOS 14 DIAS DE CADENCIA, LA CURVA BAJARA UN TRAZO SIGNIFICATIVO.
    En todo caso, "" endurecer las penas a quien no cumpla con las normas"""

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0



 
Opinión