X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
28F: Día de Andalucía

Andalucía sigue sin levantarse

  • Los datos de pobreza, paro y desarrollo industrial desmienten las promesas fundacionales de la autonomía, en el furgón de cola de los indicadores básicos
  • Sobre una base industrial más frágil que la media española, el golpe de la crisis del covid-19 ha sido mayor, cebándose en sectores clave como el aeronáutico
  • El profesor de Economía Marcial Sánchez-Mosquera advierte sobre el abandono escolar: sin arreglar eso, "modernizamos una maquinaria estropeada"
  • El antropólogo González Alcantud pone el énfasis en la “ociosidad” y “falta de formación” de las élites, con escaso compromiso con el desarrollo local
  • “Andalucía necesita un cambio institucional para superar la condición de economía colonizada”, afirma el historiador de la Economía Carlos Arenas
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 28/02/2021 a las 06:00
Acto en memoria del asesinato de Blas Infante, considerado 'Padre de la Patria andaluza', en el kilómetro 4 de la antigua carretera de Carmona, en la Gota de Leche.

Acto en memoria del asesinato de Blas Infante, considerado 'Padre de la Patria andaluza', en el kilómetro 4 de la antigua carretera de Carmona, en la Gota de Leche.

EP

“Andaluces, levantaos”, reclama el himno. Pero lo indudable es que, en múltiples aspectos cruciales, la gran comunidad del sur no se ha levantado, algo que pasará desapercibido en la celebración, este domingo, del Día de Andalucía, 28F, con sus premios, sus actos, su himno y su “orgullo de lo nuestro”.

Pero los números no dan para un exceso de celebración. Ni en PIB per cápita, ni en paro, ni en pobreza, ni en desarrollo económico.

¿Causas? infoLibre las busca en el examen de los datos y puntos de vista de académicos e investigadores. Se detecta un problema, a su vez síntoma y desencadenante de otros, en el fracaso en la escuela. “Con unos niveles [de abandono escolar] que superan el doble de lo que Europa considera favorable, tenemos una rémora cada vez que intentamos modernizar”, afirma el profesor de Economía Marcial Sánchez-Mosquera. El antropólogo González Alcantud pone el énfasis en la falta de conciencia de la situación de dependencia economía, así como en la “ociosidad” y “falta de formación” de las élites. El historiador de la economía Carlos Arenas reclama un “cambio institucional” que permita una toma de decisiones menos sujeta a intereses externos. Todos coinciden en el problema que supone la pérdida de tejido financiero a raíz de la Gran Recesión.

Paro, pobreza, endeblez industrial

Las mismas diez comunidades que estaban en 2000 por debajo del PIB per cápita nacional (15.975 euros) siguen por debajo del dato de 2019 (26.438). La brecha norte-sur no se cierra. Andalucía, siempre en la zona baja, estaba en 2000 en un porcentaje del 74,2% del PIB nacional, en 2008 había mejorado hasta un 76,7%, pero en 2019 cayó de nuevo hasta un 74,4%.

Es la segunda por la cola, sólo por delante de Extremadura. Las décadas de torrencial discurso sobre “modernización” y “progreso” no ocultan este saldo: no ha habido convergencia en PIB per cápita.

Paro, el mal endémico. El desempleo al cierre de 2020 era del 22,7%, sólo mejor que Canarias, y más de 6 puntos por encima del conjunto de España (16,1%). Andalucía vuelve a acercarse a la cifra psicológicamente demoledora del millón desempleados registrados en las oficinas de los servicios públicos: 969.437 al terminar el cuarto trimestre del año pasado. Estos datos no incluyen a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE.

La comunidad, que suele perder empleo rápidamente cuando hay crisis y recuperarlo lentamente cuando no la lay, suma ya el 25% del total de parados en las oficinas en España, con menos del 18% de la población. De las 15 ciudades con mayor tasa de paro, diez son andaluzas, incluidas las cinco primeras: Linares, La Línea, Córdoba, Alcalá de Guadaíra y Huelva, según la edición 2020 del proyecto Urban Audit de Eurostat.

El paro está vinculado con la endeblez industrial. Un informe de los consejos generales de ingenieros industriales y economistas señala que Andalucía, con casi un 18% de la población, aporta menos un 9,6% al PIB industrial nacional. Menos que el País Vasco, que tiene cuatro veces menos población. Tres de las 15 áreas metropolitanas con menor peso de la industria son andaluzas, según Urban Audit.

La tasa de riesgo de pobreza está en el 31,3%, con datos del INE, frente al 20,7% nacional. Andalucía ha empeorado desde que empezó la serie en 2008, pasando del 27,3% al 31,3%. Sólo Extremadura está peor (31,5%).

Dicho informe, que pone la lupa a los 413 municipios españoles de más de 20.000 habitantes, sitúa a Andalucía en la cabeza de las listas de pobreza. De los 50 municipios con menor renta media por habitante, 34 son de Andalucía, que tiene los siete más pobres. El que más Níjar (6.755 euros). Tiene nueve de los diez y 13 de los 15 de menor renta. Entre las 15 áreas metropolitanas más pobres hay siete de Andalucía.

El reciente informe Vulneración de derechos: trabajo decente, elaborado por la Fundación Foessa, impulsada por Cáritas, señala que los trabajadores en situación de pobreza relativa en España son el 13,2%, porcentaje que en Andalucía está en el 21,6%. El estudio El estado de la pobreza. 2008-2019, publicado en octubre por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza, también incluye a Andalucía en el cuadrante rezagado. No falla.

Todas estas desigualdades tienen a su vez refrendo en la salud. Lo muestran los datos del INE de esperanza de vida. Andalucía es la comunidad con menor esperanza de vida, 82,22, 2,77 años por debajo de Madrid. Volviendo al Urban Audit, 9 de los 15 municipios con menor esperanza de vida al nacer son andaluces. La lista de los cinco primeros la lidera La Línea (79,5 años).

Expectativas incumplidas

Andalucía ha recibido desde 1986 más de 100.000 millones de fondos europeos. Es verdad que el dinero no se ha perdido. Ahí están las infraestructuras y la modernización agrícola, entre otros logros incuestionables. Pero tampoco ha servido para el desarrollo de un modelo productivo que permita a Andalucía no ser tan frágil ante las crisis. Ni para enfilar el camino hacia la media europea en los principales indicadores.

En 2007, en pleno boom de la construcción, Andalucía llegó alcanzar el 79% de la renta media europea. Pero era una conquista artificial, por la espuma de la burbuja y el efecto estadístico de la entrada de los países del Este en la UE. Hubo discursos triunfalistas, algo habitual. Andalucía está acostumbrada a la grandilocuencia. Siempre parece haber un futuro mejor a la vuelta de la esquina. José Rodríguez de la Borbolla, que fue presidente de 1984 a 1990, decía que debía ser “la California del sur”. El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla (PP), se presentaba cuando aún era opositor como el “piloto” adecuado para el “Ferrari” andaluz, todo ello antes de prometer 600.000 empleos. ¿Cómo los crearía? Nunca estuvo claro.

Cuando explotó el ladrillo, Andalucía volvió a bajar al 66% de la renta media europea. Y por ahí sigue. Tras seis años en el grupo de las llamadas regiones en transición, aquellas cuya riqueza por habitante están por encima del 75% volvió a caer al grupo de regiones en desarrollo.

Y ahora llega la crisis del covid-19. Todavía no está cuantificado cómo va a impactar en Andalucía el golpe al turismo, actividad que iba camino del 14% del PIB regional. El retroceso de la producción industrial en 2020 ha sido del 11,9%, 2,8 puntos por encima de la media nacional. Inquietud extra ha provocado el trauma suscitado en el sector aeronáutico, emblema industrial en Sevilla y Cádiz, arrastrado por el batacazo de Airbus.

Educación y demanda

Marcial Sánchez Mosquera, profesor de Economía de la Universidad de Sevilla y coordinador de un proyecto de investigación sobre competitividad en colaboración con CCOO Sevilla, tiene una visión de conjunto de las flaquezas existentes ya antes del covid-19. Así se expone en el estudio elaborado para este proyecto: “El sector industrial andaluz ha sufrido un progresivo declive [...] por el duro proceso de reconversión durante la década de 1980. La caída de la producción industrial andaluza fue más profunda que la española”.

La fragilidad industrial hace que el mercado de trabajo sea más precario que en el resto de España, señala el informe, que pone énfasis en el reto de la digitalización. Camarero, albañil, vendedor de comercio minorista, peón de industrias manufactureras, peón agrícola, profesional de actividades recreativas y culturales, teleoperador y cuidador a domicilio son las profesiones dominantes.

“Estamos en el cuadrante malo, con escasa participación de la industria, muchas empresas pequeñas, falta de empresas medianas...”, explica Sánchez-Mosquera. “Los problemas son endémicos”, añade. A su juicio, suele obviarse un problema de base: el abandono escolar temprano, cuya tasa está en un 21,6%, frente al 17,3% de España. La tasa bruta de finalización de la Secundaria en País Vasco es del 81,7%, en España del 72,8% y en Andalucía del 69,3%. El informe PISA tampoco deja buena noticias. Andalucía es la penúltima comunidad, sólo mejor Canarias –y que Ceuta y Melilla–.

“Con unos niveles [de abandono escolar] que superan el doble de lo que Europa considera favorable, tenemos una rémora cada vez que intentamos modernizar. Es lo que pasó en la época de los gobiernos socialistas en Andalucía: modernizamos una maquinaria estropeada”, explica. La educación, a la que tanta atención presta Sánchez-Mosquera, está relacionada con un círculo vicioso que lleva a la escasez de demanda de empleo de alta calidad, y a su vez al subempleo o la salida de Andalucía de los perfiles más formados.

Resultado, según el investigador: “El tejido productivo, en los sectores más dinámicos, es muy reducido”.

Dependencia económica

José Antonio González Alcantud, catedrático de Antropología Social, cree que existe un problema de diagnóstico. Andalucía no ha interiorizado, a su juicio, los porqués de sus problemas. “No tenemos una teoría sólida sobre nuestra dependencia económica. Blas Infante lo intentó, con la reforma agraria, pero sigue pendiente”, explica. El problema de base, a su juicio, es que los réditos de la producción han ido a parar mayoritariamente fuera. “Hace falta un cambio cultural, que necesita un diagnóstico. Tenemos, hemos tenido siempre, una clase alta ociosa. Las clases proletarias se ven subordinadas a unas élites sin formación. Andalucía es una tierra ubérrima, tendría que producir ese milagro andaluz. Pero para eso hace falta que los réditos económicos repercutan en Andalucía”, señala González Alcantud, que se detiene en un detalle importante: a diferencia del sur de Italia, no puede decirse que las fondos para inversiones no se hayan utilizado.

El desarrollo de infraestructuras en Andalucía –exceptuando casos de grave déficit ferroviario en Jaén y Granada– es significativo. Y a pesar de eso, ha seguido “replegada en sí misma”, añade. “El AVE fue un AVE más Sevilla-Madrid que Madrid-Sevilla”, añade González Alcantud, que observa además un problema de base del diseño autonómico. “A Andalucía le pasa como a España, que es una red de ciudades de tipo medio. Imponer una capitalidad en Sevilla ha causado muchos duelos y quebrantos. Se podría haber optado, como Galicia con Santiago o Extremadura con Mérida, por una capitalidad política en Antequera. Eso hubiera suscitado más unanimidad, más cercanía”.

En ese diagnóstico que pide González Alcantud se esfuerzan investigadores como Manuel Delgado, catedrático de Economía Aplicada, investigador sobre la “dominación” ejercida sobre las economías del sur. Colaborador del grupo Andalucía Post-Covid, que reclama una transformación de las bases económicas, Delgado sitúa las desigualdades territoriales españolas que castigan a Andalucía en un esquema mundial que arranca en 1492. Así lo explica [ver aquí]: “La separación norte-sur es antigua. A los territorios conquistados del sur se les ha asignado el papel de abastecedores de materias primas”. “Madrid, Cataluña y el País Vasco han venido funcionando como centros tradicionales de la economía española, grandes atractores de población, capitales y recursos”, señala Delgado en un informe del Observatorio de Desigualdad de Andalucía. Entre estas tres comunidades, con el 9,3% del territorio, acaparan el 42,6% del valor añadido. En el lado opuesto estarían Murcia, Galicia, Castilla La Mancha, Castilla León y Andalucía, donde tiene lugar el 67,9% de la extracción de recursos. Estos territorios aportan sólo el 30,1% del valor añadido.

Otro destacado contribuyente a la exploración del atraso meridional es el historiador Carlos Arenas, autor del ensayo Poder, economía y sociedad en el sur. Historia e instituciones del capitalismo andaluz (Centro de Estudios Andaluces, 2016), convencido de que no es posible un salto de la economía andaluza sin una redefinición de su posición en el mapa de reparto español y europeo de la inversión y la producción. Arenas, que ahora prepara un nuevo libro sobre historia de Andalucía, se ha dedicado a la caracterización de un capitalismo andaluz de carácter extractivo y clientelar, una tradición económica de origen medieval basada en la ociosidad del capital, el rentismo y el oportunismo. Un posible hito de desarrollo fue la reforma agraria, desaparecida de los planes del PSOE para Andalucía a principios de los 80, y sustituida por el PER.

“Andalucía necesita un cambio institucional. No sólo de Gobierno, que también, sino de superación de la condición de economía colonizada. Dicho de forma tajante, tenemos un modelo de capitalismo que desoye a la inmensa mayoría de la población. Históricamente ha estado en manos de muy poca gente. Eso ha creado un clima fatalista, que yo llamo la dictadura de la necesidad, que lleva a la mayoría a aceptar lo que haya, a costa de lo que sea”, señala Arenas, que teme el momento en que descienda el caudal de ayudas y Andalucía se quede a solas con su deteriorado sistema productivo.

Arenas afirma que la industria andaluza ha sido siempre lo que llama “el saloncito para las visitas”: una habitación bien ordenada, para presumir ante la visitas, a las que no se deja acceder a las oscuras estancias interiores. “Nuestros enclaves, la petroquímica de Huelva, la siderúrgica del Campo de Gibraltar, la aeronáutica de Cádiz y Sevilla, están ahí, pero no crean externacionalización alrededor, eso que se llama un cluster. No hay un tejido empresarial en evolución, porque no hay una apuesta política fuerte. Pasa como ocurría en el siglo XIX, con la industria de los Heredia o los Larios, que eran islotes”, explica Arenas, para quien la apuesta por la revitalización de la minería ofrece un problema: “Tiene un recorrido corto. La minería se acaba”.

Todos los consultados coinciden en un problema de base: la estrechez del tejido financiero andaluz. Al inicio de la Gran Recesión, Andalucía soñaba con la creación de una “caja única”, ambicioso proyecto de Manuel Chaves. No salió. Entre los motivos estuvieron los celos entre Sevilla (Cajasol) y Málaga (Unicaja). Finalmente, de la “caja única” se pasó a la “única caja”, Unicaja, con sede en Málaga, que escapó al festín de absorciones. Ahora Unicaja prevé fusionarse con Liberbank. “La forma de transferencia de rentas de Andalucía a otras partes de España se ha producido siempre a través de la banca. Además, ha habido falta de voluntad política. El Gobierno de PSOE e IU [2012-2015] se rompe cuando tocaba crear una banca andaluza pública”, afirma Arenas. “Si el ahorro se va a entidades con escaso compromiso con el territorio, pues estamos financiando indirectamente proyectos fuera”, añade Sánchez-Mosquera.
 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




19 Comentarios
  • PEPECHARITO PEPECHARITO 02/03/21 13:41

    Con profunda tristeza y mucha rabia, leo este magnífico trabajo que refleja nuestra realidad actual en Andalucía. Y decía profunda tristeza y mucha rabia, porque hace TREINTA Y TRES AÑOS, presenté ante el Tribunal examinador de la Escuela de Graduados Sociales de Granada, la Memoria fin de carrera que se denominaba, POBREZA Y DESIGUALDAD EN ANDALUCÍA. Es increible como se reproducen los datos. Las circunstancias es evidente que han cambiado, obviamente, bueno estaríamos si fuese así, pero los datos estadísticos son idénticos después de TREINTA Y TRES AÑOS, y de "regalo" un Gobierno en Andalucía con la extrema derecha ( ¿ o son fascistas?) marcando el terreno a la Derecha y/o Derecha extrema. Andaluces y andaluzas LEVANTAOS..... pero cuándo?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 01/03/21 18:43

    Ya se ha visto que no, que incluso para resolver ese problema han sido un fracaso, pero las Autonomías se pensaron con la esperanza de resolver el problema de los separatismos vasco y catalán. Aunque la solución haya fracasado, tenía sentido. Pero donde no había ni separatismo, ni lengua propia, ni problema étnico alguno (es decir, en todos los demás sitios salvo, quizá, Galicia) las CC.AA. no han servido más que para aumentar el poder de los caciques locales y multiplicar las instancias de decisión dificultando la acción de gobierno, como se ha visto con especial claridad con la epidemia de covid. Por supuesto, para lo que no han servido de ninguna manera es para resolver los problemas de desigualdad o pobreza: el caso de Andalucía es paradigmático, pero viva el cantón de Cartagena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • yokin yokin 01/03/21 12:50


    Por mucho que me duela como andaluz, tengo que estar de acuerdo tu su artículo, los andaluces aún no nos hemos levantado y por lo que se ve, tardaremos en hacerlo, se dice de nosotros que somos un pueblo muy alegre, y es cierto, debe ser la forma de sobrellevar tantos siglos de penas, pero bueno, no perdamos la esperanza, algún día estaremos a la misma altura que los demás, ni más alto ni más bajo, ”SEA POR ANDALUCIA LIBRE ESPAÑA Y LA HUMANIDAD” eso sí, los himnos los bordamos. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Chinchirina Chinchirina 28/02/21 18:28

    Pero ya se pueden poner nombres. De ese Borbolla que lo único que hacía era prepararse en la semana para asistir al palco. Le daba igual que fuera de la plaza de toros que del Sevilla. Se debe hablar de la Zuzi, siempre a la sombra de Felipe González, que cuando lo ficha Gas Natural, la Zuzi introduce como energía verde para Andalucía el gas y que para contentar más a Felipe, propone hacer el gran almacén de gas en Doñana. Podemos hablar de los ERES y más que por el robo, por el fraude a la sociedad. En muchos pueblos de Andalucía se habilitaba un número de cuenta del ayuntamiento donde el ·parao" ingresaba 250€ y el ayuntamiento le rellenaba la cartilla para que cobrara el mes de paro.
    De los de ahora no digo nada, que por mi madre que blasfemo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 28/02/21 12:14

    En mi opinión habría que profundizar más en una afirmación que en este artículo hace Carlos Arenas: "superación de la condición de economía colonizada", porque Andalucía y Extremadura son botín territorial entregado a los "reconquistadores", como también señala en el artículo Manuel Delgado. Finalizada la expulsión de la península de los musulmanes, su territorio pasó a engrosar el patrimonio de las grandes fortunas que colaboraron con la "reconquista", y desde entonces a Andalucía se la trata como a una colonia: se extrae cuanto se puede de ella y no se presta atención a sus habitantes, vistos como una molestia necesaria para que compongan la fuerza productiva. El gran dolor de todo esto es que durante los muchísimos años de mandato del partido socialista no se haya intentando acabar con esa situación, obligando a las grandes fortunas a que dejaran en Andalucía el rédito de su producción, y que no se lo llevaran a sus respectivas y ya gruesas cuentas corrientes. Eso, unido a una propaganda muy efectiva que muestra al pueblo andaluz como un colectivo dado a la jarana, la cultura del mínimo esfuerzo, sometimiento religioso y cierto fatalismo existencial, da como resultado gente poco movilizada, con una concienciación escasa (la represión a los líderes andaluces contra la dominación ha sido históricamente salvaje) y una capacidad mermada de tomar las riendas de su propia economía. La única esperanza es que hay una nueva generación que se está alejando de los tópicos, y con los escasos medios de que disponen tratan de descollar en las tecnologías más avanzadas. El gobierno central no invierte en Andalucía porque sus movimientos sociales tienen una repercusión muy escasa y una intensidad casi más escasa aún. Ojalá recuperen esa conciencia de clase oprimida que tuvieron en momentos de nuestra (y, por tanto, su) historia y se enfrenten sin complejos a una situación colonial indecente para un pueblo tan noble y con tanta riqueza cultural.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Juanan1 Juanan1 28/02/21 11:24

    Una pena qué Andalucía siga sin levantarse, y menos ahora con el gobierno que tienen. Yo recuerdo aquella vez hace muchos años, en que, por problemas económicos creo, se tomó la decisión de descender a la segunda división del fútbol español al Sevilla FC. Entonces se convocó una manifestación en Madrid a la que acudieron miles de andaluces sevillistas. Y consiguieron anular la decisión. Y yo decía, podían poner el mismo ímpetu para defender la tierra, el trabajo y sus condiciones, la pobreza, el abandono escolar, etc. Lo sigo diciendo porque aprecio a esa tierra y a sus gentes. Andaluces, levantaos de una puta vez.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Cabuérniga Cabuérniga 28/02/21 10:44

    Estoy totalmente de acuerdo con todo el articulo.A la ociosidad de la clase dominante, poca dada a hacer fructificar sus rentas, se une una buena parte de la población con poco espiritu crítico y constructivo ante la situación de paro y expectativas en general. A los andaluces nos sobra inteligencia y sabiduria de vida y nos falta constancia y espiritu emprendedor. Hay un ejemplo sencillo pero que dice mucho: En la misma Sevilla se está construyendo una segunda autovia de circunvalación, como ya tienen en numerosas ciudades de España incluso mucho menos habitada, la SE-40 que permitiría mayor fluidez y gran mejora del tráfico entre una provincia y otra. Pues debe de hacer pues, no se exactamente, pero como 15 años, si no más, que se construye y nunca acaba ¡Y NO SE OYE NINGUNA PROTESTA NI ES TEMA DE CONVERSACIÓN NI DE PROPUESTAS POLITICAS¡. Llevan años si se decide hacer un puente sobre el Guadalquivir por Coría del Rio o hacer el paso de la autovia por un subterraneo. Y no se oye una protesta ni nadie promueve manifestación alguna ante los órganos decisorios. Así no se llega a ninguna parte, y más cuando vemos como muchas veces se gastan las energías en actividades futiles. Otro pequeño detalle. Hoy es el Dia de Andalucia. Tenemos una bandera, la Blanca y Verde. Yo la tengo en mi ventana. No busquen más por todo el lugar ni busque un politico, ni de izquierda, que proponga colocarla en nuestros balcones como signo de identidad andaluza. Asi nos va.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • paco arbillaga paco arbillaga 28/02/21 07:02


    ANDALUCES de JAÉN (Miguel Hernández)

    Andaluces de Jaén, / aceituneros altivos, / decidme en el alma: ¿quién, / quién levantó los olivos?

    No los levantó la nada, / ni el dinero, ni el señor, / sino la tierra callada, / el trabajo y el sudor.

    Unidos al agua pura / y a los planetas unidos, / los tres dieron la hermosura / de los troncos retorcidos.

    Levántate, olivo cano, / dijeron al pie del viento. / Y el olivo alzó una mano / poderosa de cimiento.

    Andaluces de Jaén, / aceituneros altivos, / decidme en el alma: ¿quién / amamantó los olivos?

    Vuestra sangre, vuestra vida, / no la del explotador / que se enriqueció en la herida / generosa del sudor.

    No la del terrateniente / que os sepultó en la pobreza, / que os pisoteó la frente, / que os redujo la cabeza.

    Árboles que vuestro afán / consagró al centro del día / eran principio de un pan / que sólo el otro comía.

    ¡Cuántos siglos de aceituna, / los pies y las manos presos, / sol a sol y luna a luna, / pesan sobre vuestros huesos!

    Andaluces de Jaén, / aceituneros altivos, / pregunta mi alma: ¿de quién, / de quién son estos olivos?

    Jaén, levántate brava / sobre tus piedras lunares, / no vayas a ser esclava / con todos tus olivares.

    Dentro de la claridad / del aceite y sus aromas, / indican tu libertad / la libertad de tus lomas.

    https://www.youtube.com/watch?v=jVCyNeuYpQ4

    Buen día, pueblo andaluz. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    15

    • Pepa Rosado Pepa Rosado 28/02/21 16:20

      Gracias señor Paco por su comentario, siempre es necesario recordar los versos dedicados a mi tierra por Miguel Hernandez. Si alguna vez viene por Jaén y puede, visite Quesada un bonito pueblo de la sierra donde existe el Museo Zabaleta que alberga, a su vez, unas salas dedicadas al poeta, es digno de ver y disfrutar. De una jaenera y aceitunera altiva. (Leo sus comentarios, sabios, prudentes y siempre correctos, un saludo de corazón)

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      4

      • paco arbillaga paco arbillaga 28/02/21 20:00


        Pepa Rosado: Gracias por tu comentario. He tenido la suerte de visitar Jaén, también la provincia (no he visitado el Museo Zabaleta), y buena parte de Andalucía. Además he tenido la fortuna de conocer en mi vida a varias personas andaluzas y hacer amistad con ellas. Un placer saludarte. Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        2

        • paco arbillaga paco arbillaga 28/02/21 20:05


          La poesía de Miguel Hernández, además de un homenaje a quienes plantaron y cuidan los bosques de olivos de esa tierra, me parece también una alusión a los trabajadores que son quienes con su trabajo hacen funcionar el mundo. Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          3

          • Pepa Rosado Pepa Rosado 28/02/21 20:27

            Así es y aún seguimos trabajándola, poco a poco y aunque aún quedan señoritos latifundistas vamos consiguiendo nuestra pequeña parcela en este mar de olivos. Lo dicho, un placer leerle. Saludos.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            2

      • Toreador Toreador 28/02/21 18:32

        Pepa Rosado, tu comentario me ha hecho que las lágrimas acudan a mis hojos recordando a mi madre, fallecida hace ya unos años y nacida en Quesada, ese bonito pueblo que tu mencionas, el cual conozco con su museo al pintor Zabaleta, nacido en el lugar, con la cueva del agua y la virgen de Tiscar en lo alto de la sierra. Gracias, un afectuoso saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • Pepa Rosado Pepa Rosado 28/02/21 20:28

          Un saludo afectuoso para usted, siento haberle traído tristes recuerdos aunque recordar a la madre de uno nunca es triste ¿no?. De nuevo saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

    • paco arbillaga paco arbillaga 28/02/21 11:36



      Lo acabo de recibir en forma de pegatina: «Yo no elegí nacer en Andalucía. Simplemente, ¡TUVE SUERTE! - ¡Feliz Día de Andalucía! - 28 febrero». Sí me parece que es una suerte haber nacido en tan hermosa tierra. Osasuna.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • Gorgias Gorgias 28/02/21 03:34

    Andalucía sigue sin levantarse. Sin duda. Por eso sigue siendo más necesario que nunca gritar y cantar con fuerza ese !Andaluces, levantaos! de nuestro himno.
    Es absolutamente necesario que la ciudadanía andaluza tome conciencia de que vive en una situación de colonia, especialmente en el ámbito económico; pero también en el cultural: conocemos mejor lo que sucedía en la historia de la Edad Media en Aragón o en Asturias que lo que pasaba en nuestra tierra en esa misma época.
    El artículo señala con claridad las causas de esta situación, especialmente las de tipo económico.
    Pero las políticas que se han puesto en práctica en las últimas décadas no han servido, no ya para solucionar estos problemas, sino ni siquiera para ponernos en camino para su solución.
    El actual gobierno parece más centrado en privatizar los servicios públicos que en impulsar la transformación profunda de la economía y del modelo productivo de la Comunidad Autónoma, apoyados, como están, en un partido que quiere acabar con el constitucional Estado de las Autonomías.
    El PSOE andaluz -con excepciones en determinados municipios- ha estado siempre más preocupado de mantenerse en el poder que de afrontar de raíz los problemas de esta tierra. Y en el andalucismo siempre vio un peligro, un competidor: se lo apropió y lo desvirtuó.
    El andalucismo de la transición, el que nos ilusión con las movilizaciones del 4 de Diciembre que hicieron posible el 28 de febrero, dejó de ser útil y fue perdiendo fuerza a medida que se fue derechizando.
    La posibilidad de impulsar un nuevo andalucismo, de izquierda, que reivindicaba que Andalucía no quería ser más que nadie, pero sí ser como la que más, se ha visto frustrada por el centralismo de UP que ha destrozado la iniciativa de confluencia “Adelante Andalucía”.
    El futuro se presenta difícil. Pero no podemos perder la esperanza. Porque lo necesitamos. Porque tenemos derecho. Porque, como sucedió en los comienzos de la transición, siempre hay pueblo que en Andalucía no se rinde.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    9

    • Deciertopelo Deciertopelo 01/03/21 01:11

      Yo creo que el destrozo de Adelante Andalucía lo ha provocado Teresa Rodríguez, al querer apropiarse del nombre y de todo lo demás, porque hasta cambió el número de cuenta bancaria sin contar con nadie. Si ya tenía problemas con Unidas Podemos antes de las últimas elecciones, ¿por qué fué en sus listas?. Yo creo que se ha pasado de lista y ha hecho un gran daño a la izquierda Andaluza.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • Artero Artero 27/02/21 22:34

    Y PARA TERMINARLO DE ARREGLAR, SE DOTA DE UN GOBIERNO, QUE PIENSA EN PASADO, CON MUY POOCA VISIÓN DE FUTURO

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



Lo más...
 
Opinión